Mendacamina, La Dama de Hierro.

Habitantes de Ceoris: Mendacamina, La Dama de Hierro.
Mendacamina era conocida como hermana Agnes cuando, siendo joven interna en un convento a las afueras de Viena, descubrió su interés por las plantas. Labró un enorme huerto y comenzó a cultivar distintos tipos de hierbas medicinales.

Aunque en el convento hubo quien consideraba que aquel interés la distraía de sus deberes con Dios, la madre superiora fomentó la afición de la hermana Agnes. Ésta pensó que aquello de debía a que las pociones y los ungüentos que hacía a partir de las hierbas aliviaban a un buen número de malestares…

Trasfondo: Mendacamina era conocida como hermana Agnes cuando, siendo joven interna en un convento a las afueras de Viena, descubrió su interés por las plantas. Labró un enorme huerto y comenzó a cultivar distintos tipos de hierbas medicinales. Aunque en el convento hubo quien consideraba que aquel interés la distraía de sus deberes con Dios, la madre superiora fomentó la afición de la hermana Agnes. Ésta pensó que aquello de debía a que las pociones y los ungüentos que hacía a partir de las hierbas aliviaban a un buen número de malestares sufridos por diversas hermanas. Lo cierto es que la madre superiora, otrora mujer de mundo, era una confidente del mago Etrius, a quien consideraba un hombre santo pese a sus conocimientos ocultistas. En el año 945, Etrius escuchó su descripción de la hermana Agnes y pensó que la joven bien pudiera poseer algún talento para la magia. Dispuso enviarle copias de libros antiguos acerca de plantas y jardinería. En los márgenes apuntó notas que explicaban su significado místico. Intrigada, la hermana Agnes quiso conocer la identidad de su misterioso benefactor. La abadesa accedió, a regañadientes, a permitir el intercambio de correspondencia con Etrius.

Estas cartas entre dos creyentes y eruditos solitarios desembocaron en un amor en vías de expansión, expresado en exclamaciones de fervor religioso y exaltadas de descripciones botánicas. Una severa hermana veterana encontró las cartas de Agnes, vio en ellas las emociones que ambos corresponsales se negaban a reconocer, y se las llevó a la madre superiora quien, previa lectura de las misivas, expulsó a Agnes del convento. Pensó en acudir a Etrius, cosa que hizo. También pensó que ambos admitirían el amor que sentían por el otro y contraerían matrimonio. Se equivocaba. Etrius atormentado por separar a Agnes de Dios, suprimió la atracción que sentía por ella. Agne, segura de que Etrius desaprobaba sus impulsos básicos y carnales, no se atrevió a declararse.

Sin ningún pariente con vida, Agnes no tenía medios para subsistir. Etrius encontró a una compañera maga, de instinto maternal, en la capilla de Viena y consiguió que Agnes se convirtiera en su aprendiza. Agnes adoptó el nombre de Mendacamina y desarrolló su fascinación por la magia de las hierbas. Etrius y ella se rondaban sin tocarse, temerosos de que la pasión los abrumara. Con el transcurso de las décadas, su fervor pareció enfriarse.

Sin embargo, con el cambio de siglo, Etrius comenzó a pasar cada vez más tiempo en Ceoris, pese a ser líder nominal de la capilla de Viena. Envalentonada por la distancia, Mendacamina reanudó la correspondencia con él. Su pasión floreció de nuevo. En 1022, se reunieron en Viena y a punto estuvieron de consumar su amor. Etrius le prometió que antes contraerían matrimonio. Luego partió hacia Ceoris, para tomar parte de cierto ritual.

Mendacamina recibió una carta en la que Etrius le explicaba que no podía explicarle el porqué. Ella se dirigió a Ceoris para hablar con él cara a cara, y terminó llorando cuando su amado la repudió. Tenía la impresión de que algo no había salido según lo previsto durante aquel ritual. Continuó buscando su compañía. Por fin, un año después, Etrius cedió, la atrajo hacia sí y la Abrazo. Cuando despertó, lo que había sentido por Etrius permaneció al otro lado del umbral de la muerte. El odio la consumió cuando se dio cuenta de que había perdido la facultad de amar sin concesiones. Se convirtió en la más cruel y encarnizada de los Cainitas de Ceoris. Renegó de Etrius. Se unió a Goratrix y comenzó a ayudarle en sus esfuerzos de asesinar al hombre que alguna vez había amado. Cuando Tremere obligó a Goratrix y a los demás consejeros a prestar el juramento de sangre, a Goratrix le costó convencerla de que olvidase su afán de venganza. Al ver que la hora de atacar había pasado, pero a sabiendas de que algún día volvería a presentarse la oportunidad, Mendacamina prometió contenerse. No obstante, primero hizo sufrir a Goratrix, regocijándose en la ironía que suponía que él tuviera que suplicar por la vida de Etrius.

A Goratrix le mortificaba tenerla como aliada, pero no podía negar el poder de su ira era implacable. En 1042, la nombró señor de los calabozos de Ceoris, e interrogadora en jefe de sus prisioneros. Cuando Goratrix fue enviado a Francia en 1133, ella conservó el cargo. Ni siquiera hoy se atreve Etrius a entrevistarse con ella en privado. Por mucho que le disguste la violencia caprichosa que a veces desata la mujer sobre aquellos sirvientes que le desagradan, suma sus esfuerzos a los de los demás Cainitas para ocultar sus crímenes a los ojos de los magi mortales.

Mendacamina busca aliados que la ayuden a su búsqueda de venganza contra Etrius, pro aún ha de encontrar a alguien que se merezca su plena confianza. Podría granjearse la amistad de algunos visitantes de Ceoris y utilizarlos para lograr sus fines sin revelarles cuales son sus verdaderas razones.

Aspecto: La tez de Mendacamina reluce con un fulgor radiante que contradice la cólera arremolinada tras sus ojos verde oliva. Su rostro es un óvalo perfecto. Viste por entero de blanco y el corte de su vestido recuerda al de los hábitos monacales.

Sugerencias de interpretación: La persona que amaste antaño te ha traicionada y te ha condenado. Ahora se revela ante ti toda la hipocresía de Etrius. No te amaba a ti, ni a Dios, sólo a si mismo. Conseguirás vengarte de él, pero eso implica paciencia, necesitas tiempo y fingir que tienes otra razón para vivir. Te comportas como una maga más, intrigante y obsesionada por el conocimiento. Finges que te importa el futuro de la casa, tus estudios y el desarrollo de la guerra. Sólo lo haces para mantener a la vista al objeto de tus iras. Cada vez que acabas con la vida de un criado irritante o aplicas el hierro candente a la carne de un prisionero, ves los rasgos agonizantes de Etrius en vez de los de tu víctima.

Secretos: Sólo Goratrix sabe cuanto ha intentado acabar con Etrius. Nadie se imagina que lo único que espera es esta oportunidad.

Influencia: Gracias a sus concienzudos interrogatorios. Mendacamina ha demostrado su utilidad a los demás Cainitas. Aunque no posee ningún aliado dentro de la capilla, todos temen cruzarse por ella por culpa de la venganza que anida en su interior y el odio que la propulsa. Siente una atracción calculada por el antiguo Setita, Dauud el Copto. Se dice a sí misma que no es amor, puesto que su capacidad de sentir tal emoción ha sido erradicaba para siempre. Empero, quizás al cabo de muchos años de cuidadoso seguimiento, el hombre se muestre lo bastante digno de confianza como para convertirse en su amigo.

Destino: Tremere la nombra regente de la capilla de Viena en 1232, tras la muerte de su predecesor a manos de la Orden de Hermes. Mendacamina acepta a los magi mortales como enemigos, sustitutos y se convierte en su más encarnizado azote. En 1240, abdica para dar caza a los magi en solitario. Le proporciona un placer especial destruir a aquellos que se ocultan tras un manto de pureza. En 1284, sen encuentra por sorpresa con Etrius en la catedral de Beauvais. Intentando matarlo y su lucha provoca que el edificio se desmorone a su alrededor. Etrius consigue escapar, pero ella perece bajo los escombros.

Clan: Tremere
Sire: Etrius
Naturaleza: Fanática
Conducta: Monstruo
Generación: Sexta
Abrazo: 1023
Edad aparente: Menos de veinte
Físicos: Fuerza 2, Destreza 3, Resistencia 2
Sociales: Carisma 3, Manipulación 3, Apariencia 2
Mentales: Percepción 3, Inteligencia 4, Astucia 3
Talentos: Alerta 5, Esquivar 5, Intimidación 5, Subterfugio 5
Técnicas: T. con animales 2, Herbolaria 2, Armas CC 2
Conocimientos: Academicismo 2, Investigación 2, Ocultismo 3
Disciplinas: Auspex 3, Dominación 3, Taumaturgia 6
Sendas Taumatúrgicas: Creo Ignem 3, Senda de la Protección 2, Cebarse en el miedo del Alma 5, Rego Motus 3, Rego Tempestas 2, Rego Vitae 5
Trasfondo: Posición 2 (entre los Tremere)
Virtudes: Convicción 5, Instinto 3, Coraje 3
Camino: Diablo 7
Fuerza de Voluntad: 10