Organización de los Taftâni

Los Taftâni suelen trabajar solos, habitando fortalezas aisladas, viajando por la soledad de los desiertos o viviendo pobremente en los barrios bajos de las ciudades de todo Oriente Medio. Algunos de estos magos solitarios se une a un grupo de nómadas, como protectores de lo que queda de una cultura que desaparece con rapidez. La única relación organizada entre los brujos Taftâni es la del lazo entre el maestro y el alumno.

Aunque todos los Taftâni tienen una filosofía en común, cada Tejedor adorna su idea de cómo actúa la magia mediante una propia y única visión. Los Taftâni rara vez comparten sus descubrimientos con los suyos, a excepción de los estudiantes. Guardan celosamente sus secretos y hallazgos, y de esta forma consienten las rivalidades entre ellos, ya que ven a los otros Taftâni como competidores. Cuando hay un conflicto entre dos o más Taftâni, la manera más lógica de resolver el problema es mediante duelo mágico, que en ocasiones provoca que la espectacular pirotecnia dañe inintencionadamente a los espectadores y en otras ocasiones acaba con el fallecimiento del perdedor. Otras veces, la naturaleza altamente vulgar de la magia Taftâni, unida a la propensión de éstos hacia la utilización del fuego como un arma mágica, tiene como resultado la muerte de ambos bandos.

Tan sólo cuando una amenaza demasiado poderosa requiere la cooperación y la alianza de los Taftâni, éstos aceptan trabajar juntos. Tales ejemplos de trabajo en equipo desaparecen normalmente en cuanto la amenaza deja de serlo.

Siguiendo una costumbre tan antigua como los propios orígenes de la magia Taftâni, los Tejedores seleccionan a sus aprendices con gran cuidado. Antes del advenimiento del Islam, los hechiceros Taftâni viajaban por todas sus tierras buscando los jóvenes con talento para entrenarlos en los misterios de la convocación y atadura de los genios. En el mundo actual, no obstante, pocos Taftâni disfrutan de la misma consideración que una vez poseyeron. Donde antaño tuvieron el privilegio de elegir los mejores y más brillantes candidatos, hoy los Tejedores peinan los orfanatos, los callejones y el mercado negro en busca de estudiantes. Cuando un mago Taftâni encuentra un individuo prometedor, hace pasar al estudiante potencial unas pruebas calculadas que determinan la presencia de talento mágico. Una vez que un Tejedor acepta un estudiante, supervisa una segunda batería de pruebas y tormentos que miden la validez del aprendiz para aprender los secretos del maestro. Los estudiantes rara vez sobreviven al fracaso, dado que los peligros de la magia Taftâni son grandes. Además, los aprendices deben erradicar cualquier vestigio de monoteísmo de sus creencias religiosas, ciñéndose por el contrario a la creencia en la existencia de una gran variedad de deidades.