Piedra de Disformidad.

Piedra de disformidad. Esta palabra es fuente de muchas fábulas y habladurías, pero también es el origen de muchos de los horrores reportados a lo largo y ancho del Imperio. Locura, enfermedad, insania, mutaciones…

Piedra de disformidad. Esta palabra es fuente de muchas fábulas y habladurías, pero también es el origen de muchos de los horrores reportados a lo largo y ancho del Imperio. Locura, enfermedad, insania, mutaciones… todo esto y más es lo que produce a su alrededor. Por no mencionar la atracción que ejerce sobre Dioses que todo el mundo en su sano juicio preferiría evitar. A pesar de esto se han contado, y se cuentan, historias sobre sus posibles efectos beneficiosos. Entre ellos destacan sus milagrosas propiedades curativas y la idea de que es la base de la piedra filosofal. Desgraciadamente estas habladurías, historias contadas por los ignorantes, son la fuente de muchos males.

Físicamente, es de color negro con un intenso brillo que absorbe toda luz. Si se mira fijamente causa náuseas y escozor en los ojos. Su contacto con la piel es doloroso y allí donde toca la piel se escama y deshidrata. En cuanto a tamaños y formas, la piedra de disformidad suele ser del tamaño de un puño o menor y de forma indefinida e irregular. Aún así no debe pensarse que no existen pedazos más grandes; por ejemplo más de una vez se ha hablado del Arca Chaotis o Arca Negra, un arcón de color negro que contiene un enorme trozo de piedra de disformidad suspendido en un campo de energía. Una forma particularmente insidiosa de la piedra de disformidad es su forma granular, el polvo de disformidad. Este es aún más inestable que la piedra y es especialmente peligroso porque se puede ingerir por el mero hecho de respirar. Con el tiempo este polvo se aglutina formando pedazos de piedra de disformidad. El polvo de disformidad también es el responsable de la denominada \”lluvia negra\”. Este se mezcla con el vapor de agua del aire formando espesas nubes negras que al enfriarse caen en forma de lluvia. De esta forma la contaminación se extiende no sólo en la superficie sino que también penetra en el suelo corrompiendo la tierra desde su mismo seno. Pocas veces se ha sabido de estas \”lluvias negras\” pero las pocas zonas afectadas han sido fuertemente transformadas en lugares de terror y locura. Como ejemplos pondremos la maldita capital del Imperio Subterráneo: Plagaskaven y la Baronía de Wittgenstein (ver El Enemigo Interior 2: Muerte en el Reik).

Los efectos de la piedra de disformidad en el ambiente son terribles, impredecibles y, sobretodo, devastadores. La radiación que emite es dañina para la salud de los seres vivos, tanto animales como vegetales. Siendo una manifestación física de energía disforme tiene unos efectos parecidos a esta, alterando y desafiando las leyes físicas. Sometidas a sus efectos las plantas mueren o se transforman y los hombres y animales muestran extraños comportamientos y horribles cambios corporales. Pero no sólo los vivos son afectados por ella, los muertos también son sensibles a su influencia. Expuestos a su radiación los muertos se levantan de sus tumbas y atacan a los vivos.
Fuentes de piedra de disformidad

Al colapsarse los portales interdimensionales la materia del Vacío, que a pesar de su nombre tiene sustancia y criaturas autóctonas, penetró en el mundo en forma de polvo y piedra de disformidad. Esta marea disforme es la responsable de la creación de muchos de los horrores que hoy pueblan el Viejo Mundo. Actualmente a través de los destruidos portales sigue saliendo polvo de disformidad haciendo que el Reino del Caos avance cada año un poco más hacia el sur. Pronto las mareas de la Oscuridad volverán a asolar el mundo cuando una nueva ola de Magia Oscura lo recorra. Pero dejemos esto para el futuro y dediquémonos al presente.

Actualmente hay varias fuentes de piedra de disformidad, de las cuales la principal es Morrslieb, la luna del Caos. Cuenta la leyenda que en el cielo había un portal al Vacío por el que salían legiones de demonios para asaltar el mundo. Morr, Dios de la Muerte, destruyó a los demonios y con sus restos creó la luna para bloquear el paso a estas criaturas. Quizá por esto se le llama Morrslieb, la querida de Morr. Otra gente piensa que cuando el Caos penetró en el mundo, un enorme bloque de piedra de disformidad fue colocado en el cielo. Estas leyendas encajan bastante bien con la teoría de que Morrslieb está formada por piedra de disformidad en estado puro. Así se explicaría el porqué de sus órbitas erráticas y sus impredecibles ciclos. Sobre esta luna se han reportado varios incidentes extraños, desde pasar varios días llena y brillar de día a colgar sobre una ciudad mostrando una faz demoníaca y observar los acontecimientos debajo suyo. Se dice que sus eclipses son vaticinios de grandes males y que suelen ocurrir cada mil años, aunque no se le puede dar mucho crédito a estas afirmaciones. Lo que sí es cierto es que los meteoritos de piedra de disformidad vienen de Morrslieb y que allí donde caen causan gran devastación. Estos meteoritos no suelen ser mayores que una cabeza humana; ya que el meteoro se va desintegrando al atravesar la atmósfera, esparciendo polvo de disformidad alrededor del sitio de impacto. Como se puede ver mucho se ha visto y dicho sobre los cometas y meteoritos; desde augurios portentosos como el cometa de doble cola de Sigmar hasta verdaderas lluvias de meteoritos sobre ciudades. Hace poco más de doscientos años, durante la época en que se acercaban las incursiones del Caos, ocurrieron varios hechos portentosos. Alrededor de Morrslieb se formó una chisporroteante aura y grandes lluvias de meteoros cayeron del cielo; la población fue asaltada por febriles sueños y muchos se volvieron perdida e irremisiblemente locos.

A parte de los meteoritos también existe otra fuente de piedra de disformidad, desconocida para los humanos pero bien conocida por los Enanos y los Skaven. Para los primeros ha supuesto el cierre de muchas minas y la caída de más de una comunidad; mientras que para los segundos es una bendición de la Rata Cornuda. Estamos hablando de vetas de piedra de disformidad que los Skaven buscan con desesperación. La autoría de la aparición de estas vetas de piedra de disformidad es propiedad indiscutible de los Skaven. Casi mil quinientos años antes de la aparición de Sigmar los nacientes Skaven se vieron en la necesidad de expandirse. Para esto idearon un ambicioso plan para abrir una gran grieta bajo tierra. A ese efecto, construyeron una enorme máquina propulsada por magia y enormes cantidades de piedra de disformidad. Por alguna razón el experimento falló, pero no antes de enviar enormes oleadas de energía disforme a través de la tierra. Como es conocido, esto provocó la caída de numerosas poblaciones enanas y fue el golpe de gracia para el debilitado Imperio Enano. Lo desconocido es que a medida que la energía disforme avanzaba iba transformando vetas de mineral en piedra de disformidad pura. Aunque no son muy numerosas son un recurso valiosísimo para la raza Skaven y una maldición para los Enanos.

Como ya se ha dicho el polvo de disformidad fluye a través de los portales hacia los Desiertos del Norte pero afortunadamente muy poco llega tan lejos como el Imperio. Sí, afortunadamente; pero no debemos olvidar que estos no son los únicos accesos al espacio disforme. Cuando un demonologista invoca a un demonio abre un portal al Reino del Caos por lo que pequeñas cantidades de polvo de disformidad penetran en la realidad. Si permanece abierto mucho tiempo se puede amontonar cantidades respetables de polvo y piedra de disformidad.

Efectos de la piedra de disformidad

Los efectos de la piedra de disformidad son muy variados aunque siempre implican un cambio. Normalmente sus efectos serán muy destructivos, pero también dota de vida a aquello que no tiene. Ante su radiación los objetos inanimados cambian de forma y adquieren vida. Aunque este es uno de sus poderes más aterradores, la forma de afectar a los seres vivos no se queda corta. Con el tiempo, aquello expuesto a su influencia empezará a cambiar y transformarse, a menudo en forma de deformaciones, hasta que se produzca la mutación. Si persiste la influencia, las mutaciones pueden aumentar hasta llegar un punto donde lo único que queda es una masa de formas cambiantes sin raciocinio alguno, en pocas palabras, un Engendro del Caos.

Usos y usuarios

Muchos y muy diversos. Si hay alguna raza conectada con la piedra de disformidad es la Skaven. Esta sustancia es recurso indispensable para que la sociedad Skaven funcione y progrese. No sólo la utilizan en la fabricación de su armamento sino que sin ella no serían capaces de practicar magia. Cuando un ingeniero brujo o vidente gris quiere lanzar un hechizo ingiere una determinada cantidad de polvo de disformidad, dependiendo del efecto deseado. No hay que pensar que los brujos Skaven “mastiquen” pedazos de piedra de disformidad en bruto. Para que pueda ser empleada a pleno efecto y con seguridad primero se ha de refinar. Una vez eliminada toda impureza está lista para ser ingerida o inhalada, dependiendo de las preferencias del brujo. Los ingenieros brujos del Clan Skryre no sólo la utilizan para lanzar hechizos. La piedra de disformidad es utilizada en la fabricación de sus temibles armas, ya sean mosquetes Jezzail, lanzallamas de disformidad, globos de viento envenenado o el generador de piedra de disformidad de la Rueda de Muerte. Aparte, el Clan Eshin la utiliza en las espadas supurantes que empuñan sus asesinos; mientras que los Portadores del Incensario de Plaga del Clan Pestilens utilizan piedra de disformidad ardiendo dentro de una bola hueca con pinchos. Pero no sólo se utiliza para fabricar armas, sino que también se usa en los primitivos experimentos genéticos del Clan Moulder.

A pesar de estos usos, los Skaven también utilizan la piedra de disformidad para fines más mundanos. Abajo en las profundidades del Imperio Subterráneo es difícil que crezca el cereal sin la luz del sol. Para resolver esto los Skaven “abonan” el cereal con polvo de disformidad. Este se impregna con la energía vigorizante del Caos y crece fuerte y rápidamente. Visualmente es de color negro y aspecto enfermizo con espigas duras y aceradas. Cualquiera que coma cereal negro sin disponer de un estómago especialmente preparado como el de los Skaven será incapaz de digerirlo… por supuesto, los Trolls son un caso aparte. Como ejemplo de la importancia para los Skaven de la piedra de disformidad, hay que señalar que es la moneda de cambio en el Imperio Subterráneo. Otro detalle sobre los Skaven es que pueden sentir la presencia de la piedra de disformidad; la pueden oler; y se sienten atraídos psíquicamente hacia ella.

Aparte de los Skaven hay otros grupos interesados en la sustancia; como los Nigromantes, los Demonologistas y los Cultos del Caos. Cada uno de ellos la quiere para fines distintos, aunque muchas veces pueden ser los mismos. Cualquier aspirante a Nigromante buscará fragmentos de piedra de disformidad porque sin ellos es materialmente imposible levantar una legión de muertos vivientes. Un Nigromante por sí solo no tiene suficiente energía mágica para levantar y, más importante, mantener una horda de No muertos. Así para levantar cientos de esqueletos, el Nigromante en cuestión esparcirá polvo de disformidad a lo largo y ancho de un cementerio o campo de batalla antes de realizar el ritual en cuestión. Posteriormente someterá periódicamente a la influencia de la piedra de disformidad a sus tropas a efecto de que el hechizo se mantenga. Es por esto mismo que los Skaven se enfrentaron a Nagash; por piedra de disformidad.

Otro personaje interesado en la cuestión es el Demonologista. Aunque en principio su uso no es tan evidente, no por ello quiere decir que no la utilicen. Primero, la piedra de disformidad es energía disforme en estado sólido, como tal, el Demonologista puede utilizarla para lanzar hechizos más allá de su capacidad personal, además que su radiación evita la Inestabilidad. Otro problema que resuelve es la rareza y dificultad de obtener de algunos ingredientes mágicos. Cualquier Demonologista puede utilizar piedra de disformidad en sustitución de cualquier ingrediente necesario para la invocación. Estas opciones no sólo están abiertas para los Demonologistas sino que también lo están para cualquier hechicero que este lo suficientemente loco. Así como también lo está su uso en pociones y otros brebajes alquímicos. Hay que destacar que la utilización de la piedra de disformidad de esta forma, aparte de corromper al hechicero, suele llevar consigo efectos secundarios y fallos inexplicables e imprevistos en el funcionamiento de hechizos y artefactos.

Los Cultos del Caos, por su parte, utilizan la piedra de disformidad de varias maneras. Es muy probable que dentro de sus filas se encuentren Nigromantes y Demonologistas por lo que los usos señalados antes son aplicables. Otro uso mucho más horrible que los predecesores es su uso en el sabotaje. Lanzar un fragmento de piedra de disformidad en el suministro de agua de un pueblo causará un daño irreparable en la comunidad afectada. El pelo empezará a caerse, la piel se escamará y con el tiempo la temida mutación aparecerá. Aparte la locura, la enfermedad y la insania, así como la violencia, aumentarán espectacularmente. Al cabo de poco tiempo la situación será insostenible, acabando irremediablemente con el pueblo sino es que los Cazadores de Brujas o las autoridades no lo queman antes. Además es muy probable que la causa de la infección sea desconocida y la gente hable de brujería y maldiciones sin saber que la fuente de sus males está delante suyo.
Actitud de las autoridades y métodos para destruirla

Por suerte, los diversos gobiernos y cultos del Viejo Mundo están mejor informados que el populacho y no dan crédito a sus fábulas. La mayoría de estas organizaciones no se engañan sobre sus efectos y actuarán con mayor prontitud una vez se dé la alarma. Cualquier sospechoso de poseer piedra de disformidad es juzgado por brujería, herejía, traición y es quemado en la hoguera. Una vez se halla un fragmento de piedra de disformidad se almacena en una caja de plomo para disminuir la radiación. Estas cajas son almacenadas en sitio seguro a cargo de las autoridades o culto en cuestión. Aún así esta sólo es una medida preventiva y no es una solución definitiva al problema.

Aquí entra cómo destruirla, ya que tratarla no es una solución, y no es fácil. Una forma sería devolverla al lugar de donde procede abriendo un portal al Reino del Caos. Evidentemente no es una opción por la que se opte. Ciertos alquimistas afirman que pueden convertirla en inocua mediante un proceso de refinado, aunque no se les puede dar mucho crédito. Para métodos más fiables debemos dirigirnos a diversos cultos religiosos. Por ejemplo, se dice que si se lanza dentro del la Sagrada Llama del Alto Altar del Templo de Ulric en Middenheim esta es destruida. Los religiosos de Sigmar utilizando el hechizo de comunión, tras un ritual largo y agotador, pueden reducirla a una forma inocua o al menos poco dañina. Evidentemente la mayoría de estudioso y sacerdotes ulricanos de la línea dura se burlan de esto. Los servidores de la Ley también tienen rituales secretos para destruir la piedra de disformidad. Extrañamente ciertos poderes renegados del Caos como Zuvassin o Malal utilizan encantamientos capaces de destruir la piedra de disformidad y hacer desaparecer mutaciones (ver Algo Está Podrido en Kislev). Por último, ciertas leyendas cuentan como los Altos Elfos transforman la piedra en energía benigna. Hay que decir que estas medidas no son fiables al cien por cien. Mucho se puede debatir al respecto y, por tanto, se deja a discreción del Director de Juego su veracidad y fiabilidad.