Ratkin

Bajo las ciudades de la humanidad, en oscuros y retorcidos túneles, la más baja de las Razas Cambiantes se aferra a la supervivencia.

 

Ya no se preocupan por su deber como cuidadores de la humanidad; desde los acontecimientos del Impergium y la Guerra de la Rabia, los Ratkin han perdido interés en combatir a los Garou para reclamar su viejo puesto. Por lo que a ellos concierne, sobrevivir al Apocalipsis tiene prioridad absoluta. Los Ratkin no han estado nunca atados a un espacio geográfico.

Organizacion

Se ciñen a unos pocos clanes estrechamente unidos, en realidad más similares a una familia que a otra cosa. Cada clan está en buenas relaciones con los demás; desde la perspectiva Ratkin. Todos los hombres rata pertenecen a la misma familia.

Rasgos

Están dotados con un increíble sentido espacial, excelente visión nocturna y un oído impresionante. Es más, tienen un misterioso “sentido de túnel”, una combinación de absoluto sentido direccional y percepción espacial que funciona sólo bajo tierra.

Los hombres rata son además notablemente inmunes a las enfermedades, aunque pueden ser portadores de esta. De hecho, esta inmunidad surge de la Plaga del Nacimiento, que siempre corre por las venas de los Ratkin. Si alguien consiguiese, por medios sobrenaturales, curar a un Ratkin de todas las enfermedades en su sangre, este perdería la mitad espiritual de su identidad, volviendo a ser un humano o una rata ordinaria… o muriendo, en el caso de los Metis.

Los hombres rata tienen diversos aspectos q conforman sus papeles en la sociedad Ratkin. Al contrario q los auspicios, estos aspectos no están determinados por la fase de la Luna, sino que, tras pasar la Plaga del Nacimiento, el hombre rata escoge uno basándose en las alucinaciones y sueños ocasionados por la enfermedad.

Razas

Sólo los que se someten al rito de la Plaga del Nacimiento tienen alguna posibilidad de convertirse en hombres rata; los que no pasan el rito son Parentela siempre. Como los niños nacidos de dos Ratkin son estériles, los hombres rata someten al rito a todos sus Metis. Desgraciadamente, los Metis son los que menos posibilidades tienen de sobrevivir a la enfermedad.

Rito de la Plaga del Nacimiento

Este rito implica invocar a un avatar de Rata para morder a un Ratkin potencial y determinar si puede crearse un nuevo hombre rata. Una vez mordido, cae víctima de la enfermedad que arrasa su cuerpo y su espíritu. Si sobrevive (lo que no está ni mucho menos garantizado) su cuerpo y su espíritu se han convertido para siempre en los de un Ratkin.

Los que sobreviven recuerdan alucinaciones sufridas bajo los efectos de la enfermedad, en las que Rata y otros espíritus aparecían para ofrecerle revelaciones de su nueva vida.

Cita

“No me importa a qué reglas estéis acostumbrados arriba. Aquí abajo todo es diferente. No hay Sol ni Luna ni amigos que te vigilen la espalda… tío lo único con ojos en la espalda somos nosotros”