Relato Luca Vizjerei – David contra Goliath

Otro de los mejores relatos del concurso del mes de Marzo del 2005. Espero que lo disfruten tanto como nosotros.

-Puedo escuchar la voz, puedo escuchar su voz dentro de mí.-

Mientras duermo puedo escuchar la voz,
Recordar la muerte que anoche sentí.
Despierto, y le busco alrededor,
Es inútil, aún está dentro de mí.

Me levanto de la cama, renegando del dolor,
Me arrodillo, rezo, pienso en lo que ví…
Quizá así, no lo se, halle una solución
Pero nada podré hacer, por el alma que perdí.

Es hora de abandonar, dejar ya de vivir,
Dibujar el último aliento en mi corazón.
Imaginar en mis labios, sonrisa de amor,
Pues ya no existe el tiempo: ha cesado su latir.

Caigo, ahora quema la mañana.
Lloro, pues mi vida apagaste.
Caigo, de mi ya no queda nada.

Duele, pues ya poco puede hacerse.
Lloro, en el pecho y en el alma.
Duele, recordar que me abrazaste.

En una blanca noche invernal, escuché tu suspiro.
Llegaron tus suaves caricias, y los versos sibilinos.
Después sólo había nieve, y tu adiós definitivo.

Perlas negras recubrían mi rostro,
Lágrimas muertas de un deseo prohibido.
Maldita por dios atravesé un paraje angosto,
Fui un mero reflejo de cuanto hube sido.

Hojas muertas volaron entonces al suelo,
Soñando, que algún día volverían a respirar.
Como una estrella tras un eclipse de velo,
Un apagado corazón cesó en su palpitar.

Cerré los ojos y me entregué a tu horror,
Mas que esperabas que hiciera, ¿luchar?
No mi amor, no más dolor,
Un sufrimiento que solo hubiera podido alargar.

Mas mi vida, no es la muerte lo temido,
Es saber que no volveré a amar.
Y con ello, poder haberte perdido,
El dolor de la verdad.

Y no tengo más lugar,
amor mío, más lugar,
que en el mar de tu sangre naufragar.

Así sea.