Ritos de los Kuei-jin -Ritos Chi-

Los Kuei-jin pueden manipular el Chi mediante sus Disciplinas, pero también conocen otros modos de acceder a la energía ambiente que les rodea. Aunque como no-muertos hallan sido apartados del Gran Ciclo, conservan el recuerdo del modo de manipular el Chi de la Rueda mediante la invocación de ritos: palabras ceremoniales, gestos y acciones que les permiten acceder a la energía en circulación.

RITOS DE LOS KUEI-JIN
Los Kuei-jin pueden manipular el Chi mediante sus Disciplinas, pero también conocen otros modos de acceder a la energía ambiente que les rodea. Aunque como no-muertos hallan sido apartados del Gran Ciclo, conservan el recuerdo del modo de manipular el Chi de la Rueda mediante la invocación de ritos: palabras ceremoniales, gestos y acciones que les permiten acceder a la energía en circulación.
Estos ritos son similares en cierto modo a los Taumatúrgicos, pero son mucho más amplios. Los Kuei-jin los emplean para aplacar a los espíritus, celebrar las estaciones y acceder a las vastas energías de los nidos de dragón. Todos los vampiros tienen el potencial para aprenderlos, aunque suelen ser empelados pos los de las direcciones oeste y centro.
Los ritos se clasifican por su nivel, desde Uno (los más sencillos) hasta Cinco (los más potentes). Para aprender un rito el Kuei-jin debe tener la Habilidad Rituales al menos a mismo nivel que el Rito que se desea. Además, a mayor iluminación más sencillas son estas ceremonias; la dificultad de un rito invocado por un Kuei-jin con una puntuación de Dharma menor que el Nivel aumentara en uno. Abundan rumores sobre ciertos ancestros y bodhisattvas que conocen poderosos ritos de Nivel Seis o aun mayores, pero no han podido ser confirmados.
Los personajes pueden empezar con uno o más ritos, lo que queda representado por el Trasfondo del mismo nombre. También es posible aprenderos durante el juego. Para ello, el personaje debe someterse a la instrucción de un mentor ( ya sea otro Kuei-jin o un espíritu). Aprender un rito suele llevar un numero de semanas igual a su puntuación, y casi todos los maestros enseñan sus ceremonias solo a los estudiantes dignos (o a vampiros que se distingan para ello cumpliendo alguna misión).
Los Kuei-jin suelen necesitar componentes materiales (jade, ginseng, perlas, sangre, etc.) para invocar ritos. El tiempo necesario suele ser unos 10 minutos por nivel, ya que hay que invocar nombres de espíritus, dibujar elaborados ideogramas y realizar complicados movimientos.
La siguiente sección presenta algunos tipos generales de ritos y proporciona ejemplos de cada uno. El Narrador es libre para emplearlos o ignorarlos, así como para crear sus propias ceremonias. Existen muchos más tipos, algunos específicos de determinadas cortes o Dharmas, aunque de momento son un misterio.

PULIR LAS ESCAMAS DEL DRAGÓN: RITOS CHI
Los ritos descritos en esta sección se relacionan directamente con las fuerzas del Chi Yin y el Yang, permitiendo al Kuei-jin localizar lugares de poder, lograr acceso a los mundos espirituales y realizar pequeños ajustes enérgicos en sus cercanías. Estas ceremonias son conocidas en su conjunto como “pulir las escama del dragón”.

SEGUIR LA SANGRE DEL DRAGÓN (rito de nivel uno)
Seguir la Sangre del Dragón es emplear el Chi propio para invocar las corrientes de Chi que fluyen entre os nidos de dragón. En esencia, el Yin llama al Yang, y viceversa. El ritual permite a los Kuei-jin percibir todas las potentes líneas de poder dentro del alcance de la vista e identificarlas como Yin o Yang. Una vez se vena claramente las líneas se podrá decir donde conducen (salvo que hayan sido ocultas deliberadamente, un efecto que requiere un ritual que solo conocen Catayanos muy poderosos).
Sistema: el Kuei-jin elige un punto ventajoso desde el que invocar el ritual (evidentemente, la cima de una montaña proporciona el mayor campo de visión, aunque las líneas lejanas pueden requerir acercarse a ellas y volver a invocar el rito). Después gasta un punto de Chi y se concentra en la localización de las líneas dragón al tiempo que pie ayuda a los dragones locales. Después se sacrificará un pequeño objeto que satisfaga a estas criaturas (jade, dinero de la suerte, hierbas aromáticas, incienso o un punto adicional de Chi). El ritual suele llevar entre 10 y 20 minutos, dependiendo de lo elaborada que sea la invocación. No será necesario hacer tiradas a no ser que las líneas estén ocultas, en cuyo caso se tirará Percepción + Ocultismo (dificultad 8) para dar con ellas. Sin embargo, los puntos de destino no se podrán percibir claramente. A discreción del Narrador, los rituales especialmente elaborados u originales pueden rebajar en uno o dos la dificultad del ritual.

CONTEMPLAR EL PORTAL DE LOS ESPIRITUS (ritual de nivel dos)
Encontrar los puntos de entrada hacia los mundos espirituales permite a un Kuei-jin entrar en ellos sin al necesidad de replicas de jade o de los niveles superiores de las Disciplinas Prana. Como los portales se abren hacia destinos concretos, usarlos es más preciso que elegir un lugar y cruzar desde allí, buscando después a lugar al que se quería ir.
Los portales siempre se encuentran en nidos de dragón, pero no todos los nidos de dragón sirven como portales. Estas ventanas a los mundos espirituales conducen al Mundo Yin o al Yang.
Aunque persisten rumores sobre aberturas hacia el Mundo Yomi, ningún Kuei-jin ha localizado nunca una. Los vampiros que quieren encontrar un portal deben viajar a una zona en la que crean que existe, usando luego este ritual para determinar su localización exacta, si es Yin o Yang y cual es el punto de destino.
Sistema: tras llegar al lugar en el que se cree esta la entrada, el buscador inscribe un ideograma Kaja que simboliza “portal”. La inscripción puede realizarse con tinta sobre un pergamino, con una cuerda de seda en forma de ideograma, con un dibujo de tiza sobre el suelo, con polvos esparcidos, con varias piedras dispuestas para formar un portal, etc. Mientas se escriben los caracteres o se forma la entrada, el buscador entonará una plegaria a los moradores de ambos mundos y les suplicará que le concedan al visión que necesita. Después encenderá incienso y lo agitara sobre el ideograma, haciéndose visible el portal.

IMBUIR EL JADE (rito de nivel tres)
Este rito permite al Kuei-jin imbuir con propiedades que permiten a su dueño entrar en los mundos espirituales o utilizar las líneas dragón. El vampiro crea diminutas replicas de jade de sí mismo para seguir los pasos del cangrejo, mientras que para cabalgar la lengua del dragón talla pequeños botes.
Sistema: el Kuei-jin debe conseguir varios trozos pequeños de jade. Si desea viajar al Mundo Yin éste deberá ser blanco; para el Yang se prefiere el jade rojiza. Para los botes puede usarse cualquier color. El Kuei-jin llena un cuenco de bronce con agua clara, añade una infusión de hierbas aromáticas y lo deja todo bajo la luz de la luna durante una hora. Mientras la infusión se asienta, el vampiro emplea un cuchillo de bronce para cortar cada pieza de jade que desee imbuir. Debe obtener una figura humana o un bote, aunque no hace falta que la manufactura sea buena. Se gastan dos puntos de Chi y se sumerge el jade bajo el agua. Bajo la luz de la luna, el mineral asume al forma la forma adecuada (un bote o una persona), cargándose de poder. Los jades de viaje (como suelen llamarse normalmente) suelen guardarse en un pequeña bolsa bien ornamentada y confeccionada. Cada ritual puede crear doce jades de viaje que pueden dividirse como se desee (por ejemplo, todos pueden ser botes, o todos personas, o cualquier combinación de ambos. El agua empleada en e ritual se carga de Chi y puede mejorar el crecimiento de cualquier planta de florecimiento nocturno sobre la que se vierta.

OCULTAR EL PASO DEL DRAGÓN (rito de nivel cuatro)
Este ritual, diametralmente opuesto al que sirve para rastrear al sangre del dragón, sirve para ocultar una línea dragón y su punto de destino. Es un método mediante el cual un Kuei-jin cuyo refugio se encuentra cerca de uno de estos caminos puede hacerlos más difíciles de encontrar, aunque manteniendo la línea para su uso de sus propios rituales. Si alguien descubre la línea de dragón el ritual se deberá volver a invocar.
Sistema: el vampiro debe usar un bote de jade para recorrer toda la línea que quiere ocultar (Cabalgar la Lengua del Dragón). Mientras viaja gastará dos puntos de Chi, invocará la ayuda del dragón y dejará a su paso una mezcla de polvo de jade, gemas machacadas y ginseng cubriendo el camino. Este preparado puede ser muy costoso, dependiendo de la calidad de los materiales empleados. Se deberá dejar cada pocos metros mientras se entonarán plegarias a los dragones guardianes. Aunque parece que este ritual tarda horas en realizarse, en realidad no dura más que el tiempo normal de viaje. Si se emplean materiales extraordinariamente costosos el Narrador puede asignar una mayor dificultad a los intentos de descubrir el camino oculto (hasta un máximo de 10).

RITO DE SÚPLICA (ritual de nivel cuatro)
Una vez se ha encontrado e identificado un portal, un Kuei-jin de gran poder y posición puede abrirlo y entrar en los mundos espirituales. Aunque se trate de algo engañosamente simple, solo los más poderosos pueden hacerlo apropiadamente. Tras completar el rito de Contemplar el Portal de los Espíritus, el Kuei-jin que quiera pasar al otro lado no tendrá más que hacer sonar una pequeña campara o un gong.
Sistema: el Kuei-jin toma una pequeña campana o gong y lo hace sonar lentamente cinco veces. Cada uno de los sonidos debe morir completamente antes de producirse el siguiente. Cuando la ultima nota se apague el portal se abrirá y l viajero podrá entrar. Puede haber guardianes, tanto en el Reino Medio como al otro lado, que deberán ser aplacados o vencidos antes de entrar.

CREAR EL PORTAL FLUVIAL (rito de nivel cinco)
Para poder cabalgar en la lengua del dragón un Kuei-jin debe entrar en un portal y navegar por el río de Chi desde un lugar a otro. Cada año estas entradas (llamadas portales fluviales) deben ser renovadas. Con este ritual es posible tanto crear como mantener estas entradas. Todos los portales fluviales disponen de un “protector”, que es el responsable de su cuidado. Algunos ignoran esta obligación y toleran que cualquiera que lo desee emplee estas puertas; otros pueden imponer una tarifa, o permitir su uso solo en determinadas ocasiones. Algunos se niegan dejar pasar a nadie, a no ser que sena derrotados antes en combate o en cualquier otro tipo de reto.
Sistema: el día de año nuevo, el Kuei-jin responsable del mantenimiento de un portal fluvial debe renovar su poder. Tan pronto sea posible debe ir hasta a entrada, elevar un cántico al dragón afiliado con su portal y sacrificar una pequeña pieza de jade o una perla (machacándolos). Después gasta un punto de Chi para estabilizar al entrada durante un año más. Cada dirección que tenga al lengua termina en un portal similar, que también deberá ser renovado por su guardián para permitir el viaje entre los dos. Si se ignora este mantenimiento, el portal se cerrará y no podrá ser reabierto hasta que se invoque este ritual y se gasten tres puntos de Chi en la noche de la siguiente luna llena. Aquel que realice la ceremonia se convertirá en el guardián, aunque el responsable actual siempre tiene el derecho de ser el primero. Aquellos que se adueñen de un portal fluvial establecido renovándolo sin el consentimiento o el mandato de un ancestro pueden ser expulsados o castigados de algún modo por su trasgresión.