Romper con la Tradicion

Una breve reseña sobre el mundo de Hombre Lobo: el Exilio, lo que significa ser un hombre lobo, y cuales son las diferencias entre el mito y la realidad de este Juego Narrativo de Furia Salvaje.

El concepto popular del hombre lobo toma su fuerza de la familiaridad. Todo el mundo sabe que un hombre lobo es incontrolable, una bestia salvaje en las noches de luna llena. Esto no ayudaría mucho al juego nadie quiere adoptar el papel de otra persona, y perder el control justo cuando las cosas comienzan a ponerse interesantes. Lo que se constata aún más cuando consideras un juego Narrativo como una actividad social. El juego funciona mejor cuando todo el mundo en la mesa se lo pasa bien, y a menos que el resto del grupo disfrute mirando a otra persona jugar a solas con su personaje, cada uno de los asistentes debería tener algo que hacer.

Por tanto Hombre Lobo: El Exilio rompe con varios de los mitos acerca de las películas de hombres lobo, y unas pocas tradiciones folklóricas, para así crear un jugo de hombres lobo que si bien no es tan familiar y vocativo, sí jugable. El mordisco de un hombre lobo no transmite una enfermedad, sino que en su lugar permite encontrar a los de su propia especie. La luna llena tiene efecto dramático en lo que es un hombre lobo, pero también lo poseen el resto de las fases lunares. Como resultado, los hombres lobo son más que monstruos cambiaformas vinculados a la luna, y hay más que hacer que encerrarse en el sótano tres noches de cada mes.

Hombre Lobo: El Exilio también se basa en la mitología animista; la creencia de que las cosas en el mundo físico poseen espíritus. En el mundo animista, un enorme roble podría tener un espíritu de roble cuya salud está atada a la del propio árbol, y que puede influir en el mundo (en las cercanías de su hogar). En el Mundo de Tinieblas, sin embargo, el animismo adquiere un tinte siniestro. Los espíritus no se preocupan por la humanidad salvo en el sentido de considerarla fuente de entretenimiento y alimento, y es más fácil obtener este ultimo esparciendo el mido y el dolor que inspirando esperanza y alegría.
Ser un hombre lobo implica ser un iniciado en e mundo animista y ver lo inhumano que en realidad es el universo. Es encararse con un universo mucho más primario, incluso en el corazo de los hombres, de lo que la humanidad jamás hubiera pensado.

El Primer Cambio
Los hombres lobo no son victimas que se han convertido en monstruos debido a un ataque: nacen monstruos. Crecen creyendo que son humanos como el resto, pero el instinto asesino que brota ala superficie los confunde. Para la mayoría, su primer contacto con lo que son, sucede cuando uno de su propia estirpe les ataca y muerde. Este mordisco no le convierte en hombre lobo. Solo el permite al atacante saborear la sangre del hombre lobo cercano al cambio. Cunado llega el momento, los Uratha serán capaces de encontrar a su nuevo primo.

El Primer Cambio tiene un profundo efecto en el hombre lobo. No todos experimentan el Primer Cambio bajo la luna llena. La fase de la luna en la que el hombre lobo sufre el Primer Cambio marca su destino. Esta mitad revelación, mitad bendición, se denomina auspicio.

Tribus
Si el auspicio es una cualidad interna, la tribu es una unidad social a gran escala. Es una reunión de hombres lobo que comparten una cultura basada en aspectos filosóficos y prácticos comunes; una familia en el sentido amplio de la palabra, unida pro vínculos espirituales más que por lazos de sangre.

La Manada
La más importante faceta de la sociedad de los hombres lobo es la manada. Los hombres lobo no son criaturas solitarias, y aquellos que se empeñan en vivir aislados, acaban por perder al cordura. La manda es la autentica familia, un grupo de hombres lobo que se consideran hermanos.

Las Cinco Formas
Los hombres lobo pueden adoptar formas intermedias, además de las de hombre y lobo que forman el corazón de las leyendas. Dalu, o la forma más próxima a la humana, es más poderosa y bestial que ésta, puesto que conserva la destreza humana además de la fuerza animal. Urshul es al forma contraria, la más próxima a la lobuna, pero se trata de un lobo mucho mayor y de una fuerza tremenda. La forma más infame es la de Gauru, mitad hombre, mitad lobo; una amalgama de tres metros de hombre y lobo, cuyo instinto principal es el de matar y destruir.

Mito y Realidad
El folklore sobre el hombre lobo es un tanto engañoso. A menudo se contradice a si mismo, y muchos de los mitos que versaban acerca de gente que era capaz de adoptar forma de animal, trataban sobre brujas en lugar de monstruos cambiaformas. Por tanto, muchos de los elementos consensuados sobre los hombres lobo son invenciones recientes (por ejemplo, la bala de plata es una idea de Hollywood) ¿Así que cuales de estos mitos se aplican a los Uratha y cuales no?

Los hombres lobo contraen la licantropía cuando son mordidos por otro hombre lobo: mito. Los hombres lobo nacen así, aunque al principio se consideran humanos. Un hombre lobo puede ser mordido antes de su Primer Cambio, pero el mordisco no transmite la condición. Es más bien una iniciación, el primer paso hacia el descubrimiento de lo que se es en realidad.

Los hombres lobo cambian durante las noches de luna llena: parte realidad, parte mito. Los hombres lobo están vinculados a la luna, y cada fase influye en los impulsos de cualquier hombre lobo cuyo Primer Cambio ha ocurrido bajo la misma pase. Aquellos hombres lobo que cambian bajo la luna llena tienden a ser más violentos y sus ataques de furia suelen coincidir con la aparición de la fase lunar en el cielo. No obstante, el hombre lobo es capaz de modificar su forma sin importar la fase lunar concreta.
Los hombres lobo solo pueden ser muertos mediante la plata: mito, aunque con cierta base real. Los hombres lobo pueden morir, si sufren el daño suficiente, pero como sanan con mucha rapidez, es necesario que el castigo infligido sea tremendo. Por otro lado, la plata causa heridas que no curan con tanta presteza, así que una bala de plata acabará con un hombre lobo con más probabilidad que una lluvia de plomo.
Los hombres lobo son alérgicos al acónito: mito. El acónito afecta los hombres lobo, pero solo cuando se imbuye con poder sobrenatural. Sin tal tratamiento, es como cualquier otra planta.

Los hombres lobo son brujas que visten pieles de lobo para cambiar de forma: mito. De nuevo, los hombres lobo nacen, no se hacen; no obteniendo sus “poderes” a través de ningún ritual mágico.

Los hombres lobo pierden su intelecto cuando cambian de forma: mito. En la mayoría de las formas, un hombre lobo conserva si inteligencia, aunque posee una cierta cantidad de instinto depredador en todas ellas. La excepción es la horrible forma Gauru. Un hombre lobo que adopta esta forma aún posee inteligencia humana, pero su lado racional se ve abrumado por el deseo de destruir. Se requiere una gran fuerza de voluntad para hacer otra cosa que no sea atacar y matar mientras se esta en dicha forma.
Un hombre lobo pude ser detectado en forma humana mediante determinados detalles; como que la persona sea cejijunta o tenga los dedos anular e índice de igual tamaño: mito. La forma humana de un hombre lobo es más discreta.

Los hombres lobo son monstruos solitarios: mito, en parte. Los hombres lobo son animales de manada, como los lobos. Sin embargo, no se llevan bien con los seres humanos, y la mayoría prefiere la compañía de los de su propia estirpe.
Si cortas la pata de un hombre lobo cuando está n forma de lobo, más tarde se convertirá en una mano humana: realidad. Se si corta la mano de un hombre lobo (o cualquier otro miembro), se convertirá en su contrapartida humana, como también lo hará el cadáver del hombre lobo, que volverá a su forma original. Esto se aplica, incluso, a la sangre de los Uratha, lo que evita que un análisis de ADN demuestre la existencia de los hombres lobo. Si bien es cierto que un hombre lobo en su forma de guerra puede perder litros y litros de sangre, toda ésta parecerá, a todos los efectos, sangre humana.