Suijen

Suijen son hábiles como cortesanos y arpías. Disfrutan de las virtudes aparentemente conflictivas de la intriga y la confianza, y también veneran a norte, al invierno y al color negro. Son las fuerzas de mayor Yin, y muchos trabajan en el Ministerio del Agua (Shui Fu). Los suijen son guardianes de todas las masas de agua y de aquellos mortales que se ganan la vida en mares y ríos.

 

Un suijen no ofrece su confianza fácilmente a nadie, pero una vez que lo hace, esta confianza nunca desaparece, incluso si esa misma persona traiciona al kamuii. La mayoría de los Shinma piensan que los suijen son turbios y crueles. En realidad sólo son extremadamente cautelosos en sus tratos con otros hsien o con los mortales. Muy pocas veces admiten los puntos positivos de los demás, y suelen ser rápidos en señalar faltas y errores. La lengua de un suijen es un arma destructiva, pero tan sutilmente afilada, que la víctima no suele darse cuenta de que ha sido herida hasta horas más tarde. Un suijen es capaz de pasar mucho tiempo averiguando cosas sobre un amigo o enemigo. Puede que en la superficie parezca áspero, pero lo que hace es cultivar su opinión cuidadosamente antes de obtener conclusiones.

Por desgracia, la mayoría de los Shinma desconfían de los suijen en general, y los ven como fuerzas de malignidad y oscuridad.Estos kamuii suelen involucrarse con facilidad en la controversia y la intriga, por muy inocentes que sean sus intenciones. No pueden resistirse a ser cotillas y a rumorear, lo cual suele enfadar a otros y provocarles rencor. Por supuesto, muchos de los secretos de los suijen son verdaderos, pero ¿qué hsien querría que otros supieran de sus encuentros con un Kuei-jin o con un occidental?

Los hsíen-tsu suijen suelen ser educados, aunque fríos y formales. Si sus padres esperan de ellos un comportamiento correcto y una obediencia estricta a las reglas, estos Shinma prosperarán, pero si los crían en un entorno caótico y enfermizo, se convertirán en un problema. Los jóvenes suijen suelen escuchar a escondidas y recoger rumores para utilizarlos más tarde contra sus padres mortales. Sin embargo, si sus padres les tratan bien, hasta estos fríos y calculadores bsíen les recordarán más adelante con cariño.

Los hsien-jin suijen suelen pasar mucho tiempo con grupos de hsien, escuchando y observando todo lo que les rodea. Carecen de las habilidades de percepción de los chu jung, no siempre se dan cuenta de lo que sucede realmente, pero lo más probable es que siempre tengan los mejores trapos sucios sobre la política Shinma local. Los suijen se comportan entre sí con formalidad y cierto aire de sarcasmo. Con los demás se muestran educados, llegando a parecer gélidos. A pesar de su actitud desdeñosa y arrogante, muchos suijen han sorprendido a otros hsien convirtiéndose en compañeros realmente útiles.

Muchos suijen se sienten atraídos por los objetivos de los Li Shen y los Yü. Unos pocos siguen en secreto los ideales de los Xian Mun e incluso los Shuh Shen. Prácticamente ninguno de ellos está relacionado con los Wu Hsien o los Xian Mo.

Apariencia: La mayoría de los suijen tienen ojos verdes, ámbar o azules y pelo negro azulado. Bajo su forma wani, la piel del suijen se vuelve escamosa y adopta un tinte azulado. Tanto varones como hembras llevan el pelo largo y suelto, con toda clase de chucherías entre sus trenzas. Los suijen tienen hendiduras de agallas en el cuello, y tienen los dedos de manos y pies ligeramente palmeados, lo que les ayuda a la hora de nadar. A la mayoría de estos Shinma les gusta llevar perlas de todos los colores y tamaños. Los colores que más les gustan para la ropa son el verde esmeralda y el azul índigo. Cuando adoptan la Máscara de Shintai, aumentan de estatura, brillando con una luz de color azul celeste. Sus escamas se acentúan, y a su alrededor empiezan a sonar las olas rompiéndose contra las rocas, al tiempo que aparece un aroma a sal marina en el aire.

Fortuna: Agua.

Suerte: Los suijen son extraordinarios nadadores, y tienen un +2 a cualquier tirada para nadar o llevar a cabo actividades físicas en el agua.

Maldición: Los Suijen no suelen preocuparse por las necesidades y sentimientos de4 los demás, por lo que a menudo se expresan con brutal honestidad. Deben superar una tirada de Fuerza de Voluntad (diicultad 8) para evitar decir lo que piensan, aunque moleste o hiera a otras personas.

Poder Wani: Los suijen pueden respirar bajo el agua igual que los humanos respiran aire. De la misma forma, no pueden ahogarse en el agua, aunque no son invulnerables a otros líquidos. No tienen penalizaciones a las tiradas de combate o Percepción en el agua.

Conceptos: Propietario de establecimientos de veraneo, asesor cortesano, buceador profesional, entrenador de natación.

Méritos y Defectos: Favor, Intolerancia.

Cita: “Es muy interesante el punto de vista que has adoptado respecto a este asunto. No sabía que estuvieses tan bien informado sobre el funcionamiento de la industria marítima. Por favor, sigue hablando y comparte tu sabiduría conmigo, ya que sé tan poco”

Estereotipos
Con lengua de dragón, Jaw-long habla con sinceridad a todo el que escuche:
Sobre los chu-ih-yu – Son frágiles, y se romperán antes de poder doblarse. Es una pena que sus rígidas mentes sólo puedan evocar su autodestrucción.
Sobre los chu-jung – No se parecen a nosotros en nada. Tal vez sea esa la razón de que nos resulten a menudo intrigantes los señores de fuego.
Sobre los hou-chi – No paran de lloriquear y gruñir hablando de los misterios del mundo, de la misma forma que sus preciosos árboles crujen con el viento. Es patético.
Sobre los komuko – Saben manejar su poder, pero no parecen tener en cuenta a los demás en su viaje hacia el equilibrio.
Sobre los fu hsi – Las serpientes están siempre preparadas para atacar, incluso si levan escamas enjoyadas y hablan con palabras sabias.
Sobre los hanumen – Son un incordio en el mejor de los casos y una invitación al asesinato en el peor. Todos saldríamos beneficiados si esos diablillos tontos se fuesen.
Sobre los heng po – Esos parientes lejanos son útiles para ciertas cosas. Muchas veces nos han proporcionado información que no podíamos o no queríamos encontrar.
Sobre los nyan – Si se dirigiesen sigilosamente al infierno de aceite hirviendo derramaríamos pocas lágrimas. No dejan de aullar y dar alaridos. Son muy ruidosos.
Sobre los tanuki – Los tejones trabajan a cambio de poco y hacen un trabajo excelente. Ignora sus palabras insolentes y su temperamento violento: simplemente prefieren el miedo al amor. Eso es encomiable.
Sobre los waigoren – ¿Seres mágicos como nosotros, dices? ¿Los occidentales? Parece una oportunidad estupenda para utilizarles, quiero decir, darles la bienvenida a nuestras tierras