Tribu – Roehuesos

En el mundo del Medievo Oscuro los campesinos forman un grupo miserable… y más miserables son los pobres de las ciudades; por lo tanto, no resulta sorprendente que entre estos desgraciados se oculten los Garou más humildes: los Roehuesos.

En el mundo del Medievo Oscuro los campesinos forman un grupo miserable… y más miserables son los pobres de las ciudades; por lo tanto, no resulta sorprendente que entre estos desgraciados se oculten los Garou más humildes: los Roehuesos.

 

Los Roehuesos siempre han sido los “lobos omega” de la nación Garou. El resto de los garou afirma que esta tribu no se formó a partir de un conjunto de ideas comunes, sino por necesidad. Algunas tribus, como la Camada de Fenris, se unieron porque admiraban mutuamente su fuerza y partieron en busca de una patria propia, sin embargo, los Roehuesos se unieron porque todos ellos eran marginados y nadie más les quería. Desde entonces han sobrevivido… y, al hacerlo, se han convertido en una familia.

En la época del Imperio Romano, los Roehuesos conocieron el significado de compasión y descubrieron que despreciaban la institución de la esclavitud. En la actualidad, consideran que el sistema feudal es otra forma de esclavitud, y por eso continúan trabajando con aquellos que poseen lo más ínfimo y luchan la inanición y el inclemente clima para mantenerles con vida. Su mayor reto es luchar por los espíritus de sus elegidos… pero por mucho que intenten cambiar las cosas, en el Medievo Oscuro escasean las esperanzas.

Territorio:
Los Roehuesos levantan sus hogares en las florecientes ciudades del mundo, desde Londres hasta Constantinopla. A diferencia de otras tribus, los Roehuesos prefieren vivir en el centro de la humanidad. Ven su propia persecución reflejada en las caras de los humanos que les rodean y se esfuerzan por aliviar el esfuerzo de los pobres. Suelen moverse de un territorio a otro sin que los Garou locales se opongan a ello (pues la mayoría de las tribus considera que los Roehuesos son incapaces de alterar su status quo, o que no desean hacerlo. Y no se equivocan).

Como se reproducen con los supervivientes de la adversidad, su Parentela está repleta de judíos, personas de “sangre mixta” y otros indeseables. Es una fuerte tribu en la que se mezclan diversas sangres, debido en gran parte a que muchos Roehuesos prefieren escoger una pareja por amor y no por razones más prácticas. De todas las tribus, son las que mejor aceptan a los metis, aunque esto no significa que animen a sus compañeros de tribu a reproducirse entre ellos (pues eso provocaría la cólera del resto de las tribus). Con todo el sufrimiento del mundo, consideran que compadecerse por aquellos que han nacido con el roce del pecado es lo correcto.

En la actualidad, los túmulos de los Roehuesos son más rurales que urbanos, pues las ciudades son bastante jóvenes (en relación con el mundo espiritual) y todavía tienen que florecer como entidades espirituales. Los túmulos de la tribu suelen estar dedicados a la resistencia, la supervivencia, la fuerza de voluntad… e incluso a la esperanza. En diversas ocasiones, la tribu ha intentado abrir túmulos de fertilidad y abundancia pero no ha tenido suerte… parece que los Hijos de Rata tendrán que escarbar eternamente para conseguir lo que necesitan.
El mayor enemigo de los Roehuesos es la enfermedad. Han sido los primeros en observar cómo la lepra y la peste acaban con los habitantes de las ciudades y por eso, han cultivado una amistad con los Hijos de Gaia, la mayor de todas las tribus curadoras. Gracias a los esfuerzos de los Hijos de Gaia, gran parte de la Parentela de los Roehuesos puede sobrevivir y proliferar incluso en la mayor de las estrecheces… y en recompensa, los Hijos de Gaia saben que cuentan al menos con un aliado en todas las ciudades.

Campos:
En estos días existen pocos campos de los Roehuesos: la filosofía y las posibilidades de la época todavía son demasiado limitadas; como el Apocalipsis está muy lejos, el campo de los Desertores todavía no se ha formado; de forma similar, los Pueblos Francos no existirán hasta el siglo XX. Los Roehuesos siguen viviendo y reproduciéndose con los pobres, pero el sistema feudal no tolera el estilo de vida de “terrateniente pobre” que dará lugar a los Pueblos de las Colinas. En ocasiones aparecen Roehuesos agitadores que son los antepasados de las Ratas Viles, pero su campo no emergerá hasta que el público pueda influir más en los asuntos de sus líderes.

Sin embrago, en esta época está empezando a formarse La Capucha (y rebasa los límites del Bosque de Sherwood). Muchos jóvenes Roehuesos idealistas están uniéndose a los rangos de La Capucha, intrigados por el concepto de redistribución organizada de la riqueza. Como bandoleros y ladrones de reyes, encuentran una nueva forma de apropiarse de los alimentos de aquellos que los tienen en abundancia y los ponen en la boca de los hambrientos. Las macabras historias sobre hombre lobo famélicos que surgen de vez en cuando dan crédito a la existencia de los Comehombres (al fin y al cabo, cuando hay hambre, a un Roehuesos le resulta muy tentador alimentarse, eliminando al mismo tiempo a dos o tres bocas hambrientas). Sin embrago, existe otro campo de los Roehuesos que tiene una forma muy diferente de acercase a la escasez de alimentos…

Hijos de la Inanición: Estos Roehuesos son famosos porque son guerrilleros y misericordiosos a partes iguales. Aunque el hambre sea una forma de vida entre los pobres del medievo… los Hijos de la Inanición hacen todo lo que pueden para aliviar el problema. Se sabe que entran furtivamente en las tierras reales o roban el grano de los monasterios en tiempos de carestía. Los Hijos de la Inanición también opinan que Gaia jamás tuvo la intención de que Sus Hijos pasaran hambre… de modo que el Wyrm es el responsable de la escasez de alimentos. Si la sequía o un gran daño azota la tierra, los Hijos de la inanición suelen buscar al culpable. Si encuentran a alguien aprovisionándose de alimentos, ejercen una dura justicia contra este miserable… pero aunque la carestía no haya sido provocada por algo externo, los Hijos de la Inanición siguen buscando a alguien a quien culpar. Y como sacrificio, este alguien suele acabar regando los áridos campos con su sangre.

Aliados y enemigos:
Los Roehuesos no destacan por su diplomacia y etiqueta, por lo que suelen tener pocos aliados incondicionales entre la Nación Garou y muchos menos en el exterior. Aunque en los próximos años los Antiguos de la tribu romperán sus contactos con los vampiros Nosferatu, en la edad medieval existe una pequeña rivalidad entre ambos grupos. Al igual que otros vampiros de la época, los Nosferatu suelen vampirizar a todos los humanos que puedan y se alimentan sin preocuparse demasiado del castigo que pueda recibir… y como los Nosferatu suelen adentrarse en los protectorados de los Roehuesos para cazar, es normal que corra la sangre.
Su mayor secreto, uno que desconoce la mayor parte de la tribu, es que los Ratkin todavía viven. Sólo los más sabios y astutos de la tribu conocen este secreto y sólo lo transmiten a sus sucesores de más confianza. De modo que los Antiguos de los Roehuesos pueden invocar… recursos sorprendentes, como enfermedades que dejen lisiados a sus enemigos y acaban con ellos con una rapidez alarmante.
A parte de estos contactos, la tribu suele mantenerse ocupada con los horrores que infestan las ciudades o aldeas del Medievo Oscuro, normalmente la peste mundana o las hambrunas. Sin embargo, existen abundantes Perdiciones que proliferan en la miseria humana y se sienten atraídas hacia los pobres de la época. Los Antiguos de la tribu advierten a los jóvenes de la veracidad de las leyendas que hablan del hombre del saco que secuestra a los niños. Los Roehuesos tienen que enfrentarse a los terrores que se arrastran en la noche… terrores tan grandes que a su lado, las leyendas urbanas del siglo XX parecen cuentos de hadas.

Trasfondos:
Los Roehuesos no pueden comprar Raza Pura ni Recursos. Sin embrago, algunos todavía poseen el don Vida del Pasado.

Dones iniciales:
Cocinar, Olor a Dulce Miel, Sendero de la Despensa.

Estereotipos:

Caminantes Silenciosos: Resulta difícil mantener la calma cuando uno de estos príncipes exiliados está cerca. ¿Qué es lo que ven cuando se alejan de los límites de los campos y las ciudades?
Colmillos Plateados: Nuestros nobles señores no son distintos a cualquier otro señor… olvidan las necesidades de su pueblo por el bien de su gloria.
Fenrir: No comprenden que ganar batallas no compensa el perder la guerra.
Fianna: Están demasiado envueltos en su legado como para comprender el mundo real. Sin embargo, comparten gustosamente su brebaje (¡qué es excelente!); lo único que tenéis que hacer es tomar asiento, escuchar sus alardes y sonreír.
Furias Negras: Pueden mirarnos con desprecio, pero ambos luchamos en la misma guerra con el mismo propósito.
Garras Rojas:¡Bestias incluso para nuestros ojos! ¿Acaso están tan ciegos que no ven el dolor que inflingen? ¿O son tan sumamente monstruosos que no les importa?
Hijos de Gaia: Si los clérigos y los nobles tuvieran el doble de virtud y gracia que afirman tener, seguirían siendo monos para los Hijos.
Protectores: Un buen grupo en conjunto. Terriblemente incomprendidos por los demás.
Señores de la Sombra: Maestros de la oscuridad, así es. Hacen tratos con criaturas con las que nosotros no deseamos encontrarnos y juegan con poderes que no queremos comprender.

Cita:
“Benditos sean los humildes” ¿Acaso no lo recuerdas?. Repite conmigo: “Porque ellos heredarán la tierra”. ¿Sabes por qué es eso cierto, pequeño? Porque las criaturas orgullosas como tú tienen oro, acero y tierras… pero los humildes tienen a personas como yo a su lado. Puedes gritar si eso te hace sentir mejor.