Unidades especiales de la Camarilla

La mayoría de los arcontes son sólo arcontes (si es que “sólo” es un término que pueda aplicarse a estos Vástagos). Sin embargo, al igual que ocurre con las fuerzas militares y policiales, existen misiones que no pueden llevarse a cabo por el agente “estándar”. Las operacio­nes especializadas requieren personal especializado.

Mas Información de los Arcontes

Estas unidades no son demasiado numerosas, ya que la mayoría está formada por una única cuadrilla de arcontes en un determinado momento, y algunas han dejado de existir durante años. Como ocurría con los cargos mencionados con anterioridad, algunos son designaciones formales reconocidas por el cuerpo político de la Camarilla, otros son títulos informales que ostentan los arcontes especializados y que les dan prestigio ante ciertos Vástagos más jóvenes.

Aunque puedes crear otros títulos adicionales a los que presentamos a continuación, debes tener cuidado. No debería existir una unidad de arcontes especializados para cada mínima eventualidad que pudiera acontecer. Para la mayoría de las misiones, los arcontes “normales” deberían ser suficientes.


Alastor

Los alastor forman el “cuerpo” más famoso de arcontes, ya que se encargan de cazar a los vampiros que forman parte de la Lista Roja; estos vampiros, llamados Anatemas, son los Cainitas más buscados por la Camarilla. Aunque el hecho de considerar que los alastor son un subgrupo de arcontes no es exacto, un gran número de miembros proviene de ese grupo. Cualquier Vástago que destruya un Anatema recibe el rango de alastor de forma automática (con o sin su consentimiento y se espera que se dedique a seguir con este trabajo. Los alastor sólo responden ante el Círculo Interior, no ante los justicar, y se rumorea que sirven a otros propósitos además de cazar a los criminales de la Lista Roja. Técnicamente, los alastor están por encima de las interpretaciones locales de las Tradiciones, y a diferencia de los arcontes, tienen una forma de demostrarlo: un tatuaje en la mano derecha, llamado el Trofeo o la Marca de la Bestia. Esta marca, que mantienen oculta bajo guantes, les otorga ciertos beneficios e inmunidad ante posibles persecuciones locales.

Los alastor forman una organización secreta, aunque el secreto ha ¡do desapareciendo con el paso del tiempo. Incluso a pesar de que sólo unos pocos (justicar, arcontes de alto rango y praetor, así como algunos príncipes) son capaces de reconocer la marca, ninguna orga­nización que utilice un tatuaje para identificarse puede permanecer oculta. Aunque muchos Vástagos ignoran la naturaleza y el propósito exacto de los alastor, están seguros de que existe un grupo de arcon­tes que se dedican a cazar a los Anatemas.

Para obtener más información sobre los alastor, los Anatemas y la Lista Roja puedes consultar la Guía de la Camarilla.

Perreros

Este término informal suele aplicarse a aquellos arcontes que han demostrado su valía y conocimientos en los enfrentamientos contra Lupinos. No se trata de sobrevivir a un combate contra hom­bres lobo, o incluso alzarse con la victoria. Los perreros (también lla­mados unidad K-9 por los Vástagos modernos) se han especializado en ello, ya que se dedican a perseguir a aquellos Lupinos que invaden territorio Cainita para “animarles” a desistir de su empeño o para destruirlos. Los arcontes que entran dentro de esta categoría (y que por motivos obvios no son demasiados) poseen grandes conocimien­tos sobre el comportamiento de los hombres lobo, sus creencias y sus poderes. Los perreros suelen operar formando una sola cuadrilla, a pesar de que formalmente puedan servir a justicar distintos. A pesar de su posición oficiosa, las noticias de sus hazañas se han extendido como la pólvora, por lo que muchos príncipes solicitan su presencia cuando deben enfrentarse a incursiones “salvajes”. Los justicar y el Círculo Interior están a punto de declararles como una división ofi­cial de los arcontes (aunque es probable que acaben cambiando el título por otro más digno).

Existen rumores que indican que los perreros poseen un prisio­nero Lupino oculto en un refugio. Ésta es la fuente del gran cono­cimiento que poseen y la familiaridad con que se enfrentan a ellos. Nadie detalla la forma en que los arcontes consiguieron esta gesta ni los métodos que utilizan para mantener a un prisionero tan peligroso a buen recaudo, y pocos Vástagos con un mínimo de sentido común creen en esas cosas.

Pero a pesar de todo, estos Vástagos con un mínimo de sentido común saben que los rumores no deben tomarse a la ligera…

Cambiaformas

Este título informal hace referencia a un agente encubierto. Es­tos arcontes son unos maestros en el arte del disfraz, la suplantación y el espionaje, tanto en términos mundanos como en la maestría de Disciplinas como Auspex, Dominación, Ofuscación y (en el caso de un determinado arconte, si es que tal cosa es posible) Vicisitud. La mayoría de cambiaformas se ha sometido voluntariamente a una se­rie de condicionamientos mentales para evitar confesar su verdadera condición bajo interrogatorios, torturas e incluso Dominación, y casi todos están vinculados a su justicar para reforzar sus lazos de lealtad.

Aunque en ocasiones cumplen misiones que les llevan a obtener información del Sabbat o de otras facciones ajenas a la Camarilla (como los Seguidores de Set), los justicar y el Círculo Interior pre­fieren arriesgar a agentes menos vitales en esas misiones. Las ope­raciones más frecuentes suelen estar relacionadas con la seguridad interna, por lo que suelen reunir información sobre las actividades de Vástagos de la Camarilla. Estas misiones suelen estar dirigidas a obte­ner información sobre príncipes y otros Vástagos que ocupan posicio­nes elevadas, aunque su presencia entre los anarquistas no es desconocida. La técnica favorita de un cambiaforma consiste en observar a un determinado individuo que es un aliado cercano (o se cree que es un aliado cercano) del Vástago bajo sospecha. Este individuo es ob­servado hasta que el arconte está seguro de que puede hacerse pasar por él. En este momento, el sujeto es “eliminado de la circulación” (un eufemismo que significa ser empalado y almacenado en un frío sótano hasta que el acto de intercambio finaliza, aunque los culpables de actos contra la Camarilla son ejecutados), y el cambiaformas toma su puesto. Rajo este disfraz, el arconte puede acercarse al verdadero objetivo de su investigación y desvelar detalles que sería incapaz de conocer por otros medios. Algunos de los cambiaformas más famosos han pasado años bajo una identidad falsa sin ser descubiertos.

Pero incluso el observador más perspicaz es incapaz de descu­brir todos los detalles de un sujeto (si pudiera, no harían falta los cambiaformas, ya que podrían aprender todo lo que necesitaran de su objetivo principal), por lo que estas suplantaciones suelen ser des­cubiertas. Por motivos obvios, los Vástagos que los conocen suelen odiar a los cambiaformas con una pasión inusitada. Si la identidad de un cambiaformas es descubierta, el arconte deberá escapar lo más rápido que pueda, ya que si permanece en la ciudad es muy probable que su existencia se mida en unas pocas horas.

División E

La rama más moderna de arcontes, la División E (Enigma) se creó hace unas pocas décadas gracias a la iniciativa de Karl Schrekt, el antiguo justicar Tremeré (Schrekt no fue el responsable del nombre de la división, este honor se le concedió al joven Vástago que organizó e implemento el plan, por lo que el justicar no estaba satisfecho con el nombre elegido. Su irritación se incrementó cuando supo que muchos de los neonatos se referían a la División E como el “Expediente X”). La razón de ser de la División E es investigar los fenómenos paranor­males o fenómenos no identificados que puedan poner en peligro a la Camarilla y que estén alejados de la experiencia de la secta. Esta de­finición incluye cualquier cosa desde las hadas y la nueva carnada de “inmortales” (algo de lo que ni la División E sabe nada) hasta horrores inexplicables que carecen de precedente y de contexto.

La mayor parte de los arcontes de la División E están menos especializados en las habilidades de combate (aunque son capaces de enfrentarse a una gran cantidad de oponentes) que en las de investi­gación. Esta división está formada en su mayor parte por jóvenes an­cillæ que se esfuerzan por conocer una gran cantidad de habilidades útiles y evitan especializarse en determinadas áreas, y que cuentan con la ayuda de tecnología moderna que los Vástagos más antiguos desconocen por completo. Los operativos de la División E son ca­paces de reaccionar de forma instintiva a fenómenos inesperados, y carecen de oportunidades para redimir sus errores. El resto de los arcontes no les otorga un gran respeto, ya que los considera como los “bebés” de la orden. Esta actitud va cambiando con el paso de las noches conforme la Camarilla descubre que existen más misterios en el mundo de los que sus miembros más sabios han imaginado, por lo que muchos antiguos comienzan a agradecer que algunos arcontes estén preparados para tratar con esos sucesos paranormales.

Josianos

Estos arcontes, bautizados con este nombre en honor del bíblico rey Josiah, quien puso fin a la adoración de dios Moloch en el Valle de la Gehena, concentran sus esfuerzos en eliminar a los diversos cultos de la Gehena que han aparecido en el seno de la Camarilla. Para pertenecer a este cuerpo no hacen falta habilidades especiales, aunque la mayoría de ellos están familiarizados con el conocimiento Nodista, ya que es la mejor arma para descubrir a los que creen en estas cosas. Estos arcontes forman un cuerpo por su propósito, no por sus habilidades. El procedimiento estándar suele consistir en que un sólo agente debe abrirse camino a través de las distintas capas de un culto de la Gehena, en espera del momento en que tenga la oportu­nidad para atrapar a todos sus miembros en un mismo lugar. En ese momento, el resto del equipo se encarga de ejecutar a los herejes.

Para la gran mayoría de los Vástagos que saben de su existencia (y hecho para muchos miembros del grupo), aquí acaba todo. Pero los Josianos poseen un propósito oculto conocido sólo por el Círculo Inte­rior, los justicar y los miembros más antiguos de la propia orden. Bus­can cultos de la Gehena, pero su verdadero propósito no consiste en detener la expansión de estas prácticas heréticas. Los líderes Josianos utilizan las ocasiones que les brindan estas operaciones para estudiar el conocimiento y las prácticas de estos cultos en busca de evidencias que ratifiquen sus creencias. Aunque la Camarilla mantiene su escep­ticismo ante los Antediluvianos y la llegada de la Gehena, los cargos más elevados sospechan lo contrario. No todos creen que la Gehena es inminente (aunque algunos que dudaban han comenzado a poner su escepticismo en cuarentena a la vista de lo sucedido en la Semana de las Pesadillas), aunque todos admiten la necesidad de estar preparados. Por este motivo los miembros más antiguos de los Josianos se apropian de cualquier evidencia de conocimiento que se obtenga en los saqueos de los cultos, entregándolo a los justiciar y al Círculo Interior.

El Círculo Interior está seguro de que la Camarilla se desmoro­naría si llegara a saber que los “mitos” de la Gehena y los miembros de la Tercera Generación no son tan míticos y que los líderes de la secta lo han sabido desde el principio. El verdadero propósito de los Josianos es uno de los secretos mejor guardados de la Camarilla y el mínimo atisbo de que alguien pudiera haber hablado demasiado ha causado asesinatos en masa.

Quaesitor

Los Quaesitor forman un cuerpo único entre los arcontes, ya que sus miembros pertenecen a un único clan (o casi en su mayoría). Los miembros de esta rama, formada por taumaturgos Tremere, sirven a la Camarilla como jueces, mediadores y tácticos en cualquier tema mágico. Su objetivo consiste en combatir a koldun Sabbat, hechiceros Setitas, magos mortales y Tremere renegados.

Si existe un grupo de arcontes que sea menos querido que el de los cambiaformas, es el de los Quaesitor. Pocos Vástagos es­tán convencidos de que estos Brujos hayan puesto el bien de la Camarilla por encima del suyo y del de su clan. Algunos vam­piros mantienen que el verdadero propósito de los Quaesitor es perseguir y eliminar cualquier taumaturgo ajeno al clan Tremere. Incluso el nombre “Quaesitor” tiene su origen en este clan, ya que perteneció a una sociedad difunta del clan y a una casa hermética que existió hace siglos.

Debido al hecho de que los Quaesitor se enfrentan en solita­rio a las amenazas mágicas, los justicar están haciendo esfuerzos para que el resto de los Vástagos confíen más en ellos. Por este motivo, se evita que los Quaesitor sirvan bajo Anastasz di Zagreb y los justicar los someten a vínculos de sangre con más frecuen­cia que al resto de los arcontes. Otros esfuerzos van destinados a incrementar la presencia de miembros ajenos al clan Tremere en el cuerpo, aunque el hecho de que un Quaesitor deba dominar la magia de sangre hace que este paso sea complicado. Aquellos po­cos hechiceros de sangre de la Camarilla que no son Tremere no están dispuestos a poner sus existencias en manos de compañeros que los ven como poco más que rivales.