Via Bestiae: El Camino de la Bestia

Una relato de como se comportan los seguidores de este camino o vía, te servirá para comprender mucho mas de ellos si solo leísteis el manual básico de Vampiro Edad Oscura, debido a que en dicho libro la descripción es muy pobre. Espero que te sirve tanto como a mi para comprender como funciona.

 

Via Bestiae: El Camino de la Bestia

Los Ojos del Gangrel no se apartaron de mi mientras retrocedía a rastras en las sombras proyectadas por la luna. Tiro del cuerpo del leñador como un perro aferraría a un conejo, sus mandíbulas cerradas en torno a la garganta de la presa. Le oí desgarrar la carne y empezar a alimentarse. Durante un largo rato fue el único sonido en las desoladas ruinas del viejo molino.
“Yo no sigo ningún camino, Brujah”, dijo por fin. Su vos era como una bisagra oxidada. “Soy fiel a mi mismo. Soy un vampiro, una criatura que se alimenta de la sangre de los hombres. El hambre estaba conmigo cuando desperté en la tumba, mas fuerte que cualquier cosa que haya sentido nunca. Me lleno de fuerza y aguzo mis sentidos, y así me levante de la húmeda tierra y empecé a cazar. La oscuridad estaba viva aquella noche, y me moví a través suyo como uno de vuestros despreciados reyes. Cuando encontré a mi presa, deje que corriese, solo por el placer de la caza.”
Se aparto de su comida y empezó a caminar con paso ligero. Su silueta estaba encorvada, como si le resultase difícil mantenerse erguido. Había en el una energía nerviosa, una tensión que llenaba, como una bestia enjaulada.
“Ya se acerca el alba, encontré una cueva en la que descansar. No estaba asustado ante aquello en lo que me había convertido, sino en paz. ¿Sabes porque? Por que no necesitaba riquezas, ni favor de algún noble cobarde, ni las bendiciones de un soberbio sacerdote. Aquello era para las reses de las que me alimentaba. Me había hecho como el lobo, aceptando los impulsos animales de mi interior. La vida era simple y completa.”
Arrojo al leñador a mis pies. La sangre oscurecía el manto de lana del cadáver. “Bebe de una presa cazada de forma honesta para variar, erudito. Tu y tus retorcidos hermanos apenas sois mejores que el ganado del que os alimentáis. Intentáis enterrar vuestra naturaleza bajo cortes y leyes, fingiendo que aun sois humanos, que nada ha cambiado. Vuestra cobardía me pone enfermo.”
El Gangrel se convirtió en un borrón de movimientos fluidos, saltando al antepecho de la ventana. Era alto y delgado, y no llevaba mas ropa que una sencilla túnica de hilo hasta las rodillas. Su cabello era una desordenada masa que proyectaba sombras sobre su pálido rostro. “Puedes beber o no” dijo, con el rojo resplandor de la luna de verano en sus ojos. “Pero abandona el bosque antes del amanecer. Este es mi terreno. Si te encuentro aquí de nuevo serás mi presa.”

Estos ferales aceptan los instintos bestiales que surgen con el abrazo como condición natural del Vampiro. Solo unos pocos, amargados y asqueados por la corrupción de la sociedad mortal, optan deliberadamente por el salvajismo.
En la superficie la Via Bestiae puede parecer caótica, pero el feral sigue un estricto código de comportamiento. Debe establecer un territorio del tamaño apropiado para proporcionarle buena caza y mantenerlo libre de rivales.

Esto fue extraído de Edad Oscura Companion. White Wolf Company tiene todos los derechos reservados.