Vidal Jarbeaux, Renard de Madame Guil

Siendo al mismo tiempo aristócratas corruptos y justos pastores de los depredadores, los miembros de esta secta se acercan más y más al borde del abismo cada noche. Aunque aprieta los puños cada vez con más fuerza, los vampiros se escapan de ella como granos de arena.

Trasfondo: encantador, suave, de buen humor, siempre preparado con la palabra correcta, cautivador, sexy, genuino, algo irónico pero jamás malicioso; los Vástagos generalmente utilizan esos términos para referirse a Vidal, al Arconte de la Justicar Toreador Madame Guil. Tales alabanzas merecidas, a pesar de todo, porque él es uno de los artistas más capacitados de la Camarilla. Habilidoso como orador y actor, confortable en gran variedad de habilidades, un maestro de los enigmas, una astucia aguda y creatividad sagaz, este Toreador es el más feliz cuando está jugando “el juego”. Con esas fuerzas a su favor en una adición excelente al, de otra forma, bizarro séquito de Guil.

Lamentablemente Vidal suele ser la señal de la aparición de su señora.
Vivió en el París del siglo XVIII como un hombre de recursos moderados. Incluso entonces, su talento como crápula era impresionante. Nació en una familia de clase media y utilizó su gracia y su encanto para amasar dinero de la aristocracia francesa.

Jugaba perfectamente el juego social, engañando a muchos que pensaban que era un hombre de posición. Invitaba a gente a su supuesta villa veraniega cuando sus verdaderos propietarios aún estaban en París, cortejaba a diferentes mujeres a la vez haciendo juegos malabares entre sus diferentes relaciones y utilizó la estratagema del Prisionera Española a menudo y lo suficiente para mantenerle toda la vida. Aunque los mortales caían ante las argucias de Vidal, los Toreador de París le conocían mejor; le permitían utilizar sus habilidades porque era condenadamente bueno y entretenido.

Incluso se puso de moda durante un breve periodo de tiempo el participar en sus juegos, generalmente en el papel de testigos o crédulos. Cuando Vidal lograba una conquista, le ponían el listón más alto poniéndole obstáculos más duros. Siempre salía victorioso y, debido a su habilidad, le maldijeron con el Abrazo.

Después de hacerlo se aburrieron rápidamente de él y empezaron a argumentar que habían perdido su “toque” especial. Aunque él lo negaba públicamente en su interior sabía que la chispa de la creatividad había muerto junto con su corazón. En un intento desesperado en recuperar la pasión de la… no-vida, buscó juegos nuevos donde las dificultades fueran mayores. Dificultades mayores significaban mayores peligros y mayores peligros suponían mayores retos. Si ganaba podía seguir mintiéndose a sí mismo diciendo que nada había cambiado, pero después de dos siglos de intentarlo todavía no había encontrado una empresa que supusiese la emoción de los días mortales.

Con un nuevo mundo que explorar y nuevas habilidades para completar sus capacidades, abandonó París para ver el resto de Europa. Su cronometraje fue impecable. La Revolución Francesa arrasó Francia poco después de su partida, destruyendo a la mayoría de los Vástagos que le conocían. Durante más de un siglo estafó a la elite de la sociedad. Del Líbano colonial y Egipto a las cortes londinenses de Reina Anne, asumió docenas de personalidades, disfraces y papeles.

Dijo pertenecer a cualquier clan y poseía la habilidad para demostrarlo: era el arqueólogo que buscaba fondos para un viaje a Egipto, el explorador que lanzaba expediciones al Amazonas, era el ayudante de Freud, el niño de Lindbergh, podía ser quien desease ser. Desafortunadamente, su suerte estaba destinada a fallarle. Sin saberlo, atrajo la atención del Justicar Montecalme, que por aquel entonces centraba su atención en cazar a los enigmáticos, pero con talento, artistas del timo. Como nunca había sido un hombre que desaprovechase una buenas habilidades tomó a Vidal bajo su ala después de encontrarle y le utilizó para asuntos especiales; Vidal se convirtió en el hombre de confianza de Montecalme, sólo los Justicar, los Arcontes y el Circulo Interior sabían de su existencia.

Recientemente Montecalme terminó su periodo de deber y descendió de su puesto no sin cierta controversia. El Círculo Interior nombró a Vidal Arconte (un caso extraño ya que son los propios Justicar los que los nombran) y lo asignó a la Toreador Madame Guil. Oficialmente es un intermediario y diplomático para la temperamental y, a menudo, antagónica dama, pero secretamente alguien del Círculo tiene sospechas sobre la buen Justicar y está utilizando a Jarbeaux como espía. Vidal tiene muchas sospechas, e incluso sus propias dudas respecto a Guil: ella afirma ser parte de la aristocracia francesa antes de la Revolución, pero el Toreador lo sabe mejor, debido que fue Abrazado durante esa época. Aún así, la asignación es tosca y la dama es una oponente reservada que no confía en nadie y ha dejado entrever poco. Vidal, a pesar de todo, espera que este sea el reto de su vida.

Imagen: hace que las cabezas se giren cuando pasa. Apuesto y bien vestido, sólo lleva lo mejor en ropa: corbatas alemanas, chaquetas de París, gemelos de oro de Mónaco, jerséis de Londres, pantalones y calzado italianos y un reloj de oro suizo. Su forma estrecha sugiere un cuerpo bien desarrollado, y él se comporta como un caballero. Porta una sonrisa con la que desarma las sospechas y una rosa con la que hacer que el precavido baje la guardia. Su bastón-estoque es para los poco apreciativos.

Sugerencias de Interpretación: juegas bien tus cartas. Sonríes fácilmente y, aparentemente, sin nada de malicia, pero te ha llevado décadas conseguir esconder tu naturaleza depredadora. Siempre hablas como si los mejores dramaturgos del mundo hubieran escogido tus diálogos. Las palabras son seda sobre tu lengua de plata y nunca hablas rudamente a los demás. Tu habilidad es hacerles sentirse como iguales en la conversación, y es lo que hace que apoyen tus argumentos. A pesar de tu apariencia cultivada eres un timador, puedes calibrar las desigualdades de una situación y hacer que jueguen a tu favor. Truhán y Señor, eso es lo que eres.

Clan: Toreador
Sire: Baronesa Margaret d’Hautmont
Naturaleza: bizarro
Conducta: vividor
Generación: 7ª
Abrazo: 1768
Edad Aparente: principios de la veintena
Físicos: Fuerza 3, Destreza 4, Resistencia 3
Sociales: Carisma 4, Manipulación 5, Apariencia 5
Mentales: Percepción 4, Inteligencia 3, Astucia 4
Talentos: Agenciar 4, Alerta 4, Atletismo 3, Buscar 2, Callejeo 2, Diplomacia 5, Empatía 4, Estilo 4, Gracia 4, Intimidación 3, intriga 4, Interrogación 4, Mascarada 2, Mímica 4, Pelea 3, Subterfugio 4
Técnicas: Armas C.C. (bastón-estoque) 4, Armas de Fuego 4, Buenaventura 4, Conducir 3, Disfrazarse 4, Etiqueta 5, Lectura de Labios 2, Sigilo 3
Conocimientos: Academicismo 2, Burocracia 5, Cultura de la Camarilla 3, Cultura del Sabbat 2, Historia 2, Investigación 2, Leyes 3, Lingüística 5, Medicina 1, Ocultismo 1, Política 3
Disciplinas: Auspex 3, Celeridad 3, Fortaleza 2, Ofuscación 3, Potencia 2, Presencia 5
Trasfondos: Contactos 5, Criados 1, Posición 3, Recursos 3, Rebaño 1
Virtudes: Conciencia 4, Autocontrol 3, Coraje 5
Moralidad: Humanidad, 5
Fuerza de Voluntad: 8

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.