Virtudes Kuei-ji – Hun y P´o –

El pensamiento tradicional chino divide el alma en dos partes: el alma inferior y animal (el P´o) y la racional y elevada (el Hun). Casi todos los Kuei-jin adoptan esta visión dual, aunque los de las zonas más periféricas suelen referirse a ellas con diferentes nombres.

 VIRTUDES CATAYANAS

Quizá sea en las Virtudes en lo que más se diferencian los Catayanos de los Vástagos de Occidente. Como regla general, la visión de los Vástagos sobre el mundo es la de un conflicto salvaje e individualista contra la propia naturaleza interior; por el contrario, el pensamiento clásico Kuei-jin se concentra en la sintonía con la armonía del todo.
Hasta los Kuei-jin que simpatizan con los ideales y las practicas occidentales suelen poseer las siguientes Virtudes , no las clásicas Conciencia, Autocontrol, etc. El Segundo Aliento imparte duras lecciones, y solo la instrucción más rigurosa puede impedir el colapso kármico.
Los Kuei-jin tienen cuatro Virtudes agrupadas en dos pareas opuestas. Son las Virtudes Chi (Yin y Yang) y las Virtudes del Alma (Hun y P´o). Las primeras actúan como una medida de la personalidad y cuantifican la habilidad del vampiro para absorber y emplear el Chi. Las Virtudes del Alma miden los lados racional y bestial del personaje.
Todas estas Virtudes varían entre 1 y 10, pero al ser opuestas los puntos de una de ellas reducen el máximo posible de su contraria. Un Kuei-jin inicial puede tener un máximo de 10 puntos en cada pareja de Virtudes; por tanto, si la puntuación de Yin del vampiro es 6 su máximo Yang puede ser 4. En un personaje inicial una Virtud Chi superior a 5 se considera extraordinaria, y una de 7 o más cualifica la vampiro para un desequilibrio permanente de Chi.
Las puntuaciones superiores de Dharma conceden a los personajes una mayor comprensión de su existencia. Por tanto, los vampiros que más hallan avanzado en su senda del Dharma podrán superar estas limitaciones. Un personaje con Dharma 6 podría tener hasta 12 puntos en una pareja de Virtudes (Hun 4/ P´o 8, por ejemplo, o Yin 6/ Yang 6).

VIRTUDES DEL ALMA: HUN Y P´O
El pensamiento tradicional chino divide el alma en dos partes: el alma inferior y animal (el P´o) y la racional y elevada (el Hun). Casi todos los Kuei-jin adoptan esta visión dual, aunque los de las zonas más periféricas suelen referirse a ellas con diferentes nombres. Todos los Kuei-jin tienen Virtudes del Alma, el Hun y el P´o. Como las Virtudes Chi, varían entre 1 y 10, aunque cualquier puntuación superior a se considera extraordinaria en un personaje inicial.
Como ocurre con las Virtudes Chi, estas dos son diametralmente opuestas. Una puntuación alta en una disminuye el máximo posible de la otra. Como ocurría antes, los vampiros con alta comprensión de su Dharma pueden asimilar sus necesidades opuestas y superar estas limitaciones. Los jóvenes arrivistas que retan a un bodhisattva aparentemente pacifico suelen verse sorprendidos por al fuerza del Demonio que se oculta tras una placida fachada, igual que un perro fiel aguardando al orden de su amo.

HUN
El Hun es la Virtud que se corresponde con la fuerza de alma elevada del personaje. Mide le lado racional del vampiro, su capacidad para pensar de forma abstracta y estética, su empatía con los mortales y su resolución general. Recuerda a la Virtud Conciencia de Occidente, pero no es exactamente igual. Los personajes de sociedades en las que la vergüenza es muy importante tienen Virtudes Hun que se concentran en el cumplimiento de obligaciones, no en la adhesión a la moralidad. En cierto modo, el Hun es la medida del honor y la devoción del personaje.
Los personajes con un Hun elevados suelen ser más pensativos y espirituales, más pacientes y controlados. Por el contrario, aquellos con puntuaciones más bajas (a pesar de poseer elevados Atributos Mentales) tienden a observar la existencia desde un punto de vista más básico, animal y sensual.
La puntuación de Hun se emplea para resistir y controlar al P´o. Los vampiros también la usan para entrar en sintonía con el mundo invisible que le rodea. El Hun gobierna la Fuerza de Voluntad; un Kuei-jin tendrá una Fuerza de Voluntad inicial igual a su puntuación Hun, y un máximo en el mismo rasgo igual a su puntuación de Hun + 5 (ó 10, lo que sea menor).

USO DEL HUN
Ø Artes Demoníacas: cuando se invoca una de las Disciplinas del Arte Demoníaco del P´o, puede usarse el Hun para “llevar” al demonio hacia un frenesí controlado. Después de invocarse el Arte Demoníaco, el Kuei-jin tira Hun contra una dificultad igual al P´o. El éxito permite invocar el Arte al tiempo que se controla la propia Naturaleza; un fallo significa que el P´o se adueña del cuerpo mientras se use e Arte Demoníaco.
Ø Empatía: un Kuei-jin nunca podrá tener una Empatía superior a su Hun.
Ø Naturaleza sombra: se emplea Hun en las tiradas para resistir el control del P´o.
Ø Sentidos aumentados: como los Kuei-jin son espíritus atrapados en cuerpos materiales, pueden usar su Hun para evocar los sentidos aumentados de los fantasmas. Estos poderes son idénticos al poder Sentidos Agudizados de Auspex. Para invocar el poder, el vampiro debe concentrarse durante un turno y tirar Hun (dificultad 6); el poder durará una escena y podrá reactivarse (con la misma tirada o mejor) cada escena posterior.
Ø Hablar con los Espíritus: un Kuei-jin puede tirar Hun (la dificultad es la Muralla local) para hablar con un espíritu al que ya haya detectado previamente.
Ø Contener al P´o: un Kuei-jin que sucumbe a su naturaleza sombra puede hacer una tirada de Hun (dificultad 9). Si la tirada tiene éxito, el Kuei-jin será conciente de las acciones tomadas por el Demonio. No podrá evitar la posesión, pero si gastar Fuerza de Voluntad para influir sutilmente en el P´o, impidiéndole tomar una acción durante un turno por cada punto gastado ( por Ej., si un vampiro poseído va a matar a un niño, el vampiro podría gastar un punto de Fuerza de Voluntad para hacerse dudar durante un turno, dando al pequeño la oportunidad de escapar). Del mismo modo, un Kuei-jin cuyo aspecto Hun permanezca conciente podrá gastar un punto de Fuerza de Voluntad para pronunciar una frase lucida (en el ejemplo anterior, el vampiro podría gritar “¡Huye, insensato!”…suponiendo que el niño no lo haya hecho ya por su cuenta).

* Inestable
** Normal
*** Sensible
**** Sabio
***** Sagas
6*+ Iluminado

P´O
El P´o, opuesto del Hun, es el lado monstruoso y salvaje del vampiro. Los Vástagos se refieren a él como la Bestia. Es el P´o el que azuza el hambre del Catayano y el que convierte un desagrado menor en una furia asesina.
En muchos sentidos puede pensarse en el P´o como en el lado oscuro del alma del personaje, una parte de la que no sentirse orgulloso pero que no puede negarse. El P´o tiene su propia Naturaleza, que representa una fracción significativa de la Psique del personaje, por lo que debe ser interpretada. Los vampiros con valores de Hun elevados suelen intentar canalizar y domar al P´o. Otros Catayanos cultivan y dan acomodo a sus Demonios, ya que consideran sus acciones vitales para su deber kármico como monstruos.
Los Kuei-jin han estudiado escrupulosamente su condición durante milenios, y por tanto no temen tanto al P´o como los Occidentales temen a la Bestia. Los mayores sabios shen enseñan que solo puede encontrarse un verdadero fin a la existencia vampirica cuando se acepta, se comprende y se asimila el P´o. Por supuesto, el Demonio no siente las mismas inclinaciones hacia el “debilucho” Hun.
Al contrario de lo que ocurre en Occidente, el P´o no es meramente un adversario ciego que deba ser controlado y suprimido por el alma superior. Suele ser al encarnación del lado oscuro del personaje, un Demonio astuto y corrupto, no una simple Bestia. La Naturaleza Hun se elige entre los Arquetipos aparecidos en el libro básico de Vampiro: La Mascarada, pero la naturaleza P´o, la voz del demonio interior, se escoge de una tabla especial.
El P´o tiene sus usos. Los vampiros con altas puntuaciones son guerreros terroríficos y formidables. En algunas ocasiones el demonio es el único capaz de sacar al personaje de una situación realmente peligrosa.

USO DEL P´O
Ø Furia asesina: el personaje puede intentar inducirse una furia asesina. Tirará tantos dados como su puntuación de P´o contra una dificultad igual a Hun + 3 (máximo 10); un éxito indica que el personaje activa su naturaleza fuego. En este estado no se sufren penalizaciones por heridas y se logra acceder al Chi Demoníaco (ver más adelante).
Ø Artes Demoníacas: ningún personaje puede tener ningún Arte Demoníaca superior a su nivel de P´o.
Ø Chi Demoníaco: el personaje canalizar parte del poder del Demonio para sus propios fines. Por cada punto de P´o permanente se considera que el vampiro tiene un punto de P´o temporal o “Chi Demoníaco”; esta energía puede “gastarse” para lograr acciones adicionales (como si el Kuei-jin empleara Celeridad), éxitos adicionales de daño (automáticos como Potencia) o éxitos adicionales de Fuerza (también automáticos).
Un Catayano no puede gastar más Chi Demoníaco por turno que su puntuación de Resistencia. Una vez consumido, este Chi desaparece durante le resto de la noche. Sin embargo, normalmente se recuperarán algunos o todos los puntos la despertar cada anochecer; en este momento se tirará P´o (dificultad 6), recuperando un punto por cada éxito obtenido. El Chi Demoníaco también puede ganarse en lugar del normal si el personaje se alimente en un lugar de Chi contaminado.
Para invocar el Chi Demoníaco durante una escena el vampiro debe hacer una tirada contra dificultad Hun + 3 debiendo lograr al menos un éxito. Si obtiene cuatro o más sucumbirá a la naturaleza fuego, aunque seguirá pudiendo acceder al Chi Demoníaco en ese tiempo.
Ø Colmillos: al contrario de los Vástagos, los Catayanos no tienen colmillos naturales. Gastando un punto de Chi Demoníaco el personaje puede hacer surgir unos que, en todos los aspectos, son idénticos a los de un vampiro occidental. Gastando dos puntos de Chi Demoníaco se puede hacer surgir toda una boca llena de ellos (Fuerza + 2, daño agravado). Estas armas duran una escena.
Ø Cambio de naturaleza: P´o es la Virtud que se emplea para determinar si el personaje entra en su naturaleza fuego, sombra u ola. Por lo general se usan tantos dados como la puntuación de P´o para realizar un cambio. Dependiendo del cambio en cuestión, el personaje se resistirá con Yin, Yang o Hun.
Ø Resistencia: cuando el personaje sufra un control mental mágico podrá intentar usar su P´o para liberarse. El vampiro tira P´o (dificultad 9); un éxito rompe el dominio, pero obliga a realizar un chequeo inmediato para no entrar en naturaleza sombra.
Ø Naturaleza sombra: el poder más temido del P´o es su capacidad para adueñarse del cuerpo del Kuei-jin. En ciertas condiciones, el alma P´o puede arrollar al Hun y sustituirlo como personalidad dominante. En estos casos, el jugador deberá interpretar la Naturaleza P´o de su personaje. Si el jugador es incapaz de hacerlo, el Narrador podrá determinar las acciones del vampiro.

* Agresivo
** Vengativo
*** Violento
**** Cruel
***** Bestial
6*+ Monstruoso

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.