Casas – Verdugos

Los Ángeles de la Muerte, la última de las Casas Celestiales, recibieron la melancólica tarea de deshacer todos los prodigios que creaban sus compañeros, poniendo fin a las vidas y borrando grandes trabajos para que otros pudieran ocupar su lugar. Era un papel solemne en el seno de las muchas glorias del cosmos, pero los segadores estaban tan satisfechos con su trabajo como cualquier otro ángel… hasta que nació la humanidad.

Al igual que los demás Celestiales, los Segadores amaban a los seres humanos y concentraban todos sus esfuerzos en hacer del Edén un lugar vibrante y dinámico, pero la humanidad en su ignorancia sentía miedo y pesar por la muerte de los animales y plantas. Su reacción esconcertaba y entristecía a los Segadores, que anhelaban apaciguar los temores del hombre pero acataban la prohibición de Dios. Cuando Lucifer enarboló la bandera de la rebelión, muchos Segadores se unieron a la Caída impulsados únicamente por su desesperado deseo de ser amados en vez de temidos.

Luego se produjo el trágico contraataque del Cielo. El castigo por la desobediencia de la humanidad fue la maldición de la mortalidad. Ahora los Verdugos estaban obligados a poner fin a las vidas que amaban, y el dolor que esto les suponía los alejó aún más de los hombres y los caídos por igual. Aunque muchos sirvieron y se forjaron una terrible reputación como guerreros y campeones en la Guerra de la Ira, los Verdugos en su conjunto se encontraban al borde del conflicto, concentrando sus energías en paliar las muertes de la humanidad más que en contribuir a aumentar el número de víctimas.

Tras su misteriosa liberación, los Verdugos se encuentran en un mundo que ha sufrido enormemente la ausencia de quienes debían gobernar las artes del envejecimiento y la muerte. El suplicio del mundo y la humanidad convence a muchos Verdugos de que el único recurso que les queda es traer la noche final y proporcionar al mundo una muerte piadosa. Un puñado de demonios determinados, en cambio, ven el daño que se ha producido y creen que al restaurar el
equilibrio, los Verdugos podrían ganarse por fin la paz y la comprensión de la humanidad que ansían desde el principio.

Facciones: Muy pocos Verdugos son Luciferinos, dado que nunca profesaron una exacerbada lealtad al Lucero del Alba. Él era el núcleo de la rebelión, y ellos se encontraban al margen, más concentrados en salvar a los humanos y frustrar los planes del enemigo que en ganar batallas. Hay más Verdugos Fáusticos, pero muchos miembros de la Casa que se centran en el potencial de la humanidad se convierten en Reconciliadores, transformando su pasión en una búsqueda de Dios, trabajando para recrear el mundo tal y como era antes de la revocación de la inmortalidad. No creen que fomentar la autodeterminación de la humanidad sirva de nada, puesto que opinan que la protección contra la muerte sólo puede concederla el mismo Dios. De lo contrario sería un sistema cerrado, y no habría confianza, evolución ni purificación que fuese suficiente.

Los Crípticos atraen a un gran número de Verdugos, porque la naturaleza abstracta e inquisitiva de la facción seduce a muchos miembros de esta Casa. Los Voraces también consiguen numerosos adeptos entre los Verdugos. Sus miembros dirían que existen varias razones: que cumplen con el deber que les encomendara Dios, o que están ampliando las filas de los espíritus para lanzar un asedio contra el Cielo, o que en ausencia de Dios se han convertido en los jueces de la humanidad. Pero por lo general es la envidia que sienten de los vivos, lo que los empuja a deleitarse en la destrucción, una y otra vez.

Preludio: Los Verdugos se sienten atraídos por quienes valoran en poco su vida. Sus huéspedes son personas que han destruido sus espíritus intentando suicidarse, más que los de cualquier otra Casa. La gente que se enfrenta a diario a la delincuencia o a la violencia también es particularmente susceptible; policías, soldados y adictos, por ejemplo.

Con cada golpe, dirigido contra sí mismos o contra otros, se desmoronan por dentro un poco más. Los refugiados, o las víctimas de la tortura o los malos tratos también se suman a la lista de candidatos. Luego están aquellas almas que han sido erosionadas por la banalidad y la negligencia, los que se pasan cuchillas por la piel sólo para experimentar algún tipo de sensación. Sin embargo, la desesperación no es el único factor que anula el espíritu. Alguien que se haya pasado la vida ayudando a los demás, sin esperar recompensa en ningún momento, podría llamar la atención de un Verdugo. La gente que crea fervientemente en la religión o la filosofía que se concentre en la próxima vida a expensas de la actual —o que crea que la experiencia física y el deseo son ilusiones— también es adecuada.

Fe: Filosóficamente hablando, esta Casa se encuentra en una posición delicada cuando se trata de reunir seguidores y segar la Fe. Se suponía que la humanidad no debía morir, de modo que los Verdugos que intenten restaurar el Paraíso (Reconciliados y Crípticos, en su mayoría) deberán animar a los humanos a pasar por alto su mortalidad… y el lugar que ocupe el demonio en sus vidas. Para quienes predican la rebelión contra Dios, la muerte es el recordatorio definitivo de su fracaso.

Algunos Verdugos pretenden eludir por completo estas cuestiones. Se esfuerzan por reunir Fe, no como ángeles de la muerte, sino como ángeles a secas. La forma más sencilla de conseguirlo consiste en imitar a un miembro de cualquier otra Casa: los Diablos (utilizando el orgullo) y los Perversos (utilizando los secretos) son los candidatos más evidentes. Otra solución sería formar una Iglesia de Todos los Ángeles, la Iglesia del Único Dios o la Ascensión de la Humanidad, algo genérico. Otros convierten la muerte en el eje principal de su relación con sus esclavos. Los Voraces son los que más fácil lo tienen: pueden limitarse a fundar una secta destructiva y listo. Los Verdugos con un elevado nivel de Tormento quizá no tengan otra elección. Dada su fascinación por todas las facetas de la vida, los Verdugos buscan a menudo un grupo ecléctico de seguidores, aun cuando organicen una secta centrada en la muerte. Son proclives a tomar decisiones un tanto arbitrarias, como optar por la primera opción pasablemente aceptable o aceptar a todos los que busquen al demonio. Algunos incluso se fijan en una cara en medio de la multitud y dedican todos sus esfuerzos en iniciar a esa persona, esa alma, en los misterios.

Creación del personaje: No hay un grupo de Atributos que sea importante enfatizar, aunque los Mentales son comunes (sobre todo la Percepción). La Fuerza y el Carisma suelen descender por debajo de la puntuación original del huésped, pero la Resistencia aumenta. La Manipulación puede ser elevada, pero quizá les cohíba un poco emplearla. La Consciencia, la Intuición y el Sigilo son Habilidades predilectas. La Intimidación y la Investigación también son buenas opciones, y parece que los miembros de la Casa acumulan rápidamente todo tipo de información sobre el mundo que los rodea, por lo que cualquier conocimiento sería apropiado. Las Habilidades como el Liderazgo y la Empatía no son elecciones naturales, pero quién sabe lo que podría haber experimentado el Verdugo durante la Guerra.

Tormento inicial: 4

Saberes de la casa: Saber del Espíritu, Saber de la Muerte, Saber de los Reinos

Debilidades: Antes de la guerra, los Segadores eran evitados a menudo por los demás ángeles, lo que les proporciona un aire de indiferencia que suele encubrir su intenso escrutinio del mundo vivo. Incluso los recuerdos de sus huéspedes les resultan más extraños que a los demás demonios. Quizá sean expertos descubriendo entramados engaños, pero las cosas más simples, sobre todo la motivación humana, pueden desconcertarlos. Aunque sean atentos y receptivos, cuando toman una decisión les cuesta mucho admitir que hayan podido equivocarse. Conforme aumente su Tormento, su percepción del mundo se tornará más nítida y, paradójicamente, se sentirán más aislados de él. Casi todo el daño que provoque un Verdugo con un Tormento elevado obedecerá a su obsesión por dejar alguna huella en la realidad que se le escapa entre los dedos.

Estereotipos

  • Azotes: Ambas Casas se profesaban una enorme enemistad durante la guerra. Ahora los Verdugos consideran a los Azotes sus hermanos más próximos, y olvidan sus antiguas diferencias.
  • Corruptores: Los Corruptores han tendido un puente entre la humanidad y ellos, salvando así un abismo que era tan profundo como lo es el de los Verdugos a su manera. Pero lo único que han hecho con su nueva oportunidad es malgastarla comportándose como niños mimados y groseros, o eso dicen los Verdugos.
  • Devoradores: Los Verdugos aconsejan a los Devoradores que se abstengan de recrearse en la violencia y el desperdicio de vidas. No obstante, les alegra asociarse con la Casa, a la que proporcionan asesoramiento sobre muchos otros temas. Algunos afirman que esto es así para conseguir que los Devoradores les hagan de guardaespaldas, pero, evidentemente, los Verdugos lo niegan.
  • Diablos: Cunado se les pide que expresen su opinión, los Verdugos a menudo parecen sentir una extraña conmiseración por los Diablos. Sus mentiras y ambiciones podrían recibir por toda respuesta una sonrisa lacónica y condescendiente.
  • Malefactores: Los Verdugos afirman que los artefactos —cualquier objeto material, en realidad— son simples juguetes, distracciones de los verdaderos problemas del mundo. Sin embargo, parecen llevarse bien con los Malefactores y les gusta tenerlos cerca.
  • Perversos: Algunos Verdugos dicen que, en ausencia de Dios, ahora es la muerte la que produce los sueños y da forma al rumbo de las estrellas. Así, los Perversos forman otra Casa por la que sienten una estrecha afinidad.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.