Saber de la Transfiguración

• Imitar

Esta evocación permite al Corruptor asumir los gestos exactos y la tonalidad vocálica de un sujeto, pudiendo así disfrazarse lo suficiente para engañar a un observador lejano.

Sistema: Esta evocación requiere que el Corruptor haya pasado al menos una hora en compañía del individuo que pretenda imitar. Tira Manipulación + Interpretación en una tirada enfrentada a la Percepción + Alerta del observador. Si resultas vencedor, el objetivo creerá que eres la persona que intentas imitar. Si el observador no conoce al sujeto imitado, la tirada tendrá éxito automáticamente. Los efectos de esta evocación duran tantos turnos como puntos de Fe tenga el personaje. No se trata de una ilusión (el cuerpo de tu personaje cambia realmente) por lo que este poder podría confundir también a otros demonios.

Tormento: Los demonios monstruosos pueden imitar la voz y los ademanes de otros, pero su Tormento siempre empapa el disfraz y perturba a los testigos, inspirando incomodidad y paranoia. Tira Fuerza de Voluntad por todo aquel que se encuentre con el demonio disfrazado, con una dificultad igual al Tormento del Corruptor. Si falla la tirada, el mortal se sentirá tan incomodado por la presencia del Corruptor que huirá de él.

•• Alterar el aspecto

El Corruptor puede emplear esta evocación para alterar sus cualidades cosméticas o las de otro ser. Puede cambiar el color de sus ojos, de su cabello o de su piel, y eliminar cualquier cicatriz.

Sistema: Tira Carisma + Subterfugio. El Corruptor podrá alterar una cualidad cosmética por éxito conseguido. Las alteraciones se-sostendrán durante tantos turnos como puntos valga la Fe del demonio, aunque también pueden hacerse permanente mediante el gasto de un punto de Fuerza
de Voluntad. Tu personaje deberá tocar al sujeto que pretenda modificar. No se trata de una ilusión (el cuerpo de tu personaje cambia realmente) por lo que este poder podría confundir también a otros demonios.

Tormento: Los demonios monstruosos pueden alterar sus rasgos o los de los demás, pero a menos que ejerzan un estricto control, su Tormento les provocará perturbadoras deformidades. Cuando tu personaje logre ejecutar esta evocación, haz una tirada de Fuerza de Voluntad (dificultad igual a su Tormento). Si la tirada falla, él o su sujeto sufrirá una deformidad sutil pero
inquietante. La dificultad de todas las tiradas Sociales aumentará en dos por culpa de esta deformidad.

••• Alterar la forma

El Corruptor puede alterar su forma y dimensiones, aumentando o disminuyendo así su peso, altura, envergadura y circunferencia.

Sistema: Tira Carisma + Subterfugio. El Corruptor puede alterar un rasgo físico por éxito obtenido. Las alteraciones persistirán durante tantos turnos como puntos de Fe tenga el demonio, aunque también podrá eliminarlas prematuramente o volverlas permanentes gastando un punto de Fuerza de Voluntad. No se trata de una ilusión (el cuerpo de tu personaje cambia realmente) por lo que este poder podría confundir también a otros demonios.

Tormento: Los demonios monstruosos pueden ejecutar la misma evocación, pero cabe la posibilidad de que su aspecto sufra alguna deformidad. Cuando tu personaje tenga éxito al intentar esta evocación, tira Fuerza de Voluntad contra una dificultad igual a su Tormento. Si falla la tirada, el Corruptor sufrirá alguna minusvalía física y perderá un punto en algún Atributó Físico mientras se sostenga la evocación. Puedes elegir tú mismo el Atributo a mermar.

•••• Sosias

Esta evocación permite al Corruptor alterar su aspecto por completo, basándose en las expectativas de su objetivo. De este modo, asumirá la forma que espere o quiera ver la víctima.

Sistema: Gasta un punto de Fe y tira Manipulación + Empatía. La tirada se enfrenta a la Fuerza de Voluntad del objetivo (dificultad 8). Si tu tirada se salda con éxito, tu personaje asumirá la forma física, la voz y los ademanes de una persona que la víctima espere ver en el contexto de
la escena. Si lo deseas, tu demonio puede ahondar en los recuerdos de la víctima y asumir la forma de un individuo específico hacia el que el objetivo sienta algo especial, aunque esto aumentará a 8 la dificultad de tu tirada. Si tu personaje intenta ejecutar esta evocación sobre un grupo de individuos, asumir una forma que todos ellos esperen en ver en determinada situación
aumentará la dificultad a 9. Los efectos de esta evocación durarán tantos turnos como puntos valga la Fe de tu personaje, a menos que éste decida disiparla prematuramente. No se trata de una ilusión (el cuerpo de tu personaje cambia realmente) por lo que este poder podría confundir también a otros demonios.

Tormento: Cuando es un Corruptor monstruoso el que ejecuta esta evocación, el resultado es siempre una versión siniestra de lo que espera la víctima. La dificultad de todas las tiradas Sociales para manipular al objetivo se reducen en dos, puesto que cualquier sentimiento inapropiado que
profese el testigo al demonio quedará relegado a un segundo plano.

••••• Cambio de forma

Esta evocación proporciona al Corruptor un domino absoluto sobre sus rasgos físicos o los de los demás. Podrá transformarse y transformar a cualquiera en el paradigma de la belleza, o condenar a quienes lo contraríen a una pesadilla de carne deforme.

Sistema: Gasta un punto de Fe y tira Inteligencia + Medicina. Tu personaje deberá tocar al sujeto, que hará a su vez una tirada enfrentada de Fuerza de Voluntad (dificultad 8) si pretende resistirse al cambio. Si superas la tirada, tu personaje podrá alterar su aspecto (o el de otro) a su antojo. Si desea alterar la apariencia de otra persona según su propio criterio (opuesto al del objetivo), la dificultad será de 7. El Atributo Apariencia aumentará o disminuirá en un punto por éxito que consigas, siempre dentro de los límites máximo y mínimo de 5 y 0 en el caso de los mortales. Los
demás Atributos y Habilidades de tu personaje o el objetivo permanecerán inalterados, da igual la forma asumida. Los efectos de esta evocación duran tantos turnos como puntos de Fe tenga el Corruptor, aunque también pueden volverse permanentes mediante el gasto de un punto de Fuerza de Voluntad. No se trata de una ilusión (el cuerpo de tu personaje cambia realmente)
por lo que este poder podría confundir también a otros demonios.

Tormento: Los demonios monstruosos deben ejercer un férreo control sobre esta evocación, so pena de crear un reflejo de su Tormento. Si la evocación se lleva a cabo con éxito, haz una tirada de Fuerza de Voluntad, donde la dificultad será igual al Tormento de tu personaje. Si falla la tirada,
el sujeto asumirá la forma de un monstruo espantoso. Aquellos mortales que vean a esta figura de pesadilla huirán aterrorizados a menos que superen una tirada de Fuerza de Voluntad (dificultad 8). Si esta tirada fracasase, el observador adquiriría un trastorno temporal.

Mammetum – La faz de la Transfiguración

Los ángeles de la transfiguración se revelan como figuras luminiscentes  desprovistas de rasgos o expresiones de identidad, pavorosas en su silencio y su gracia parsimoniosa. Todo su cuerpo es un espejo que refleja el talante y los pensamientos de quienes los rodean, maleable como el mercurio en medio de un caos de sensaciones y expresiones contradictorias.

La Faz de la Transfiguración confiere las siguientes habilidades especiales.

• Empatía mejorada: La dificultad de todas las tiradas de Empatía disminuye en dos.

• Sin reflejo: La imagen del demonio no aparece en los espejos, como tampoco puede capturarse en fotografías ni películas de vídeo.

• Pasar sin dejar huella: La dificultad de las tiradas de Sigilo del personaje se reduce en dos, y su paso no interferirá con el entorno en ningún aspecto. No dejará huellas de pisadas ni se moverán las hojas.

• Destreza mejorada: Suma dos a la Destreza del personaje.

Tormento: Los ángeles de la transfiguración que sucumben a su Tormento pierden toda luminiscencia y reflejan su dolor y su odio en espeluznantes visiones del Abismo. La criatura se convierte en un escenario ambulante de espíritus torturados que arañan mudos la barrera que los separa del mundo físico.

La Faz de la Transfiguración-confiere las siguientes habilidades Atormentadas especiales.

• Garras/Dientes: El personaje manifiesta garras y colmillos capaces de infligir Fuerza + 2 de daño agravado.

• Iniciativa mejorada: Suma dos a la iniciativa del personaje.

• Veneno: Las garras y los dientes del demonio están recubiertas de veneno. Si el Corruptor inflige siquiera un nivel de salud de daño (contundente, letal o agravado) en combate sin armas, la víctima deberá enfrentarse a una tirada de Resistencia (dificultad 7) en cada turno posterior, durante tantos turnos como puntos valga el Tormento del demonio. De fallar una de estas tiradas, la víctima sufriría un nivel de salud adicional de daño letal.

• Acciones adicionales: Se pueden gastar puntos de Fe para conseguir acciones adicionales en un turno, al precio de un punto por acción. Estas acciones tienen lugar en orden descendente de iniciativa, de modo que si un Diablo con iniciativa 7 elige realizar una acción extra, ejecutará
su primera acción con una iniciativa de 7 y la segunda con una iniciativa de 6. El jugador deberá decidir comprar acciones adicionales al principio del turno antes de emprender cualquier otra acción.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.