Linaje Feérico: Sluagh

«Conozco muchos secretos. Secretos de los vivos y de los muertos. Y quizás incluso algunos tuyos.»

Oscuros y misteriosos, los Sluagh son unos incomprendidos, y la verdad sea dicha, ellos prefieren que sea así. Muchos los llaman la “subgente”, y persisten los rumores sobre vastas catacumbas donde realizan espantosos rituales de sacrificio y matanza, pero son sólo tremendas suposiciones…, al menos en su mayor parte. Algunos forman su hogar en túneles abandonados y alcantarillas bajo las calles de las ciudades, pero la mayoría de Sluagh prefiere mansiones victorianas en ruinas o edificios de piedra antiguos. Al tiempo se desconfía de ellos y se los teme, se les hace burla y se los ignora. Los Sluagh ignoran las provocaciones e indignaciones y se dedican a sus asuntos de coleccionar secretos y saber perdido.

Son coleccionistas por naturaleza, y recopilan cosas abandonadas y desechadas: juguetes rotos, curiosas chucherías, manuscritos ancestrales, libros agusanados y correspondencia descartada son carnaza para la sed de conocimiento de los Sluagh. Los foráneos suelen quedar desconcertados por la inclinación de los Sluagh por coleccionar cosas aparentemente inútiles, pero, bueno, la obstinación es la marca de los Sluagh.

Los mortales siempre han temido la oscuridad y las cosas escurridizas que viven bajo la tierra.  Quizás lo único que los humanos temen más que la oscuridad sean los muertos. La muerte y la podredumbre son recuerdos de que todos debemos volver a la tierra algún día. Es de estos sueños o, quizás más apropiadamente, pesadillas de donde nacieron los Sluagh.

Aunque es cierto que los Sluagh prefieren la tranquilidad y pasar tiempo solos, algunos de los más aventureros pasan tiempo en las cortes de la superficie, normalmente merodeando por los rincones. También son conocidos por cultivar amistades con changelings y otros seres, e incluso realizan juramentos o se unen a cuadrillas. También se apartan de su camino para ayudar o proteger a un extraño que les muestra respeto o amistad. Aun así, incluso los Sluagh que encuentran un grupo en el que puedan confiar necesitan tener un lugar secreto al que puedan retirarse.

Su afición por perseguir secretos suele llevarlos a lugares oscuros y misteriosos. De los Kithain, están entre los que más probablemente interactuarán con otros seres sobrenaturales, especialmente vampiros y wraiths. A menudo encuentran entre ellos la aceptación que no encuentran entre los Kithain, y de ellos pueden aprenderse muchos secretos y saber perdido.

Apariencia: Los Sluagh son delgados y pálidos y se mueven de una forma perturbadora, como si tuvieran cartílago en lugar de huesos. Carecen de dientes, sus labios son negros y tienen ojos pequeños y de aspecto cansado. Rara vez miran a nadie a los ojos; en su lugar miran a algo que nadie más puede ver. El olor a tumba persiste a su alrededor como un pesado perfume. Prefieren la ropa antigua, normalmente negra y siempre ornada.

Estilo de vida: Ermitaños y solitarios por naturaleza, los Sluagh no encajan bien en la sociedad mortal. Tienen problemas para encontrar una forma de sobrevivir. Los más civilizados de entre los suyos encuentran empleos en librerías, tiendas de ocultismo y anticuarios. Los demás malviven en cloacas y edificios abandonados. Son tímidos, aunque territoriales, y se adhieren a extensos códigos y reglas de etiqueta insondables para los demás Kithain.

Infantiles: Estos Sluagh están impresionados con el mundo iluminado por el sol, aunque también lo temen. Sienten una tremenda curiosidad por quienes viven en la luz y se los puede encontrar
acechando en las sombras, vigilando y escuchando. Sólo en raras ocasiones abandonan las sombras y, cuando lo hacen, suelen encontrar un changeling al que aferrarse. Adoran reunirse en pequeños grupos, susurrando durante horas y compartiendo secretos e historias.

Rebeldes: Los Sluagh Rebeldes siempre están excavando, rascando y buscando saber perdido y olvidado. Acechan en bibliotecas y moran en ruinas antiguas, siempre buscando nuevos pedacitos
de conocimiento. Dedican la mayor parte del tiempo a descubrir saber oculto y secretos. Son los Sluagh más sociables, aunque esto no es decir mucho, y son los que es más fácil encontrar en compañía de otros changelings, pero incluso entonces suele ser porque están esperando descubrir algún secreto oscuro. Sin embargo, no es infrecuente que los Rebeldes forjen amistades con otras hadas e incluso pasen gran cantidad de tiempo con ellas.

Gruñones: Poseedores de muchos secretos oscuros, se aferran a su conocimiento como si lo hicieran manos muertas. Convencer a un Gruñón de que deje su guarida no es tarea fácil. Prefieren los lugares oscuros donde pueden leer detenidamente sus bibliotecas de manuscritos antiguos y olvidados y examinar su colección, colocando y recolocando continuamente estos tesoros.

Afinidad: Objeto.

Deleite: Los Sluagh encuentran Deleite en escabullirse a través de túneles prohibidos, aprender nuevos secretos y hacer honor de alguna otra forma a su reputación de eruditos y anacoretas. Aunque un hecho poco conocido sobre los Sluagh es que tambiénrecuperan Glamour asustando a gente perversa o egoísta para que se “enderece”; los sueños que los generaron eran las fábulas sobre cosas que hay en la oscuridad.

Desatar: Los cantrips conjurados por los Sluagh suelen estar acompañados de volutas plateadas de telarañas quiméricas. También es frecuente el punzante olor del moho de las lápidas o el hedor de la carne podrida.

Privilegios

Escurrirse: Confinar o retener a un Sluagh es casi imposible porque son capaces de contorsionar su cuerpo con facilidad. No pueden cambiar su masa, pero pueden contorsionarse para adoptar casi cualquier forma. El jugador debe tirar Destreza + Atletismo a una dificultad que va desde 6 para escapar de unas cuerdas a 9 para escurrirse entre los barrotes de una celda cerrada. Un Sluagh no
puede usar este Privilegio cuando esté confinado o retenido con hierro frío.

Sentidos Agudizados: La dificultad de todas las tiradas de Percepción se reduce en 1 para los Sluagh. También pueden ver a través de la magia ilusoria; esto requiere gastar 1 punto de
Fuerza de Voluntad y superar una tirada de Percepción + Alerta a dificultad 7. Los Sluagh son capaces de ver a los fantasmas. Esto requiere que el jugador supere una tirada de Percepción + Sagacidad a dificultad 7. Si gasta 1 punto de Glamour, el Sluagh también puede conversar con estos espíritus.

Flaqueza

Maldición del Silencio: No importa cuánto lo intenten, los Sluagh no pueden hablar más alto que un susurro. Incluso sus gritos sólo resultan en un suave suspiro. Se sienten muy incómodos en las situaciones sociales y suman 2 a la dificultad de cualquier tirada Social cuando interactúan con cualquiera que no sea un Sluagh.

Estereotipos

Elsa Mandrake, una sabia Sluagh, murmura:

Sobre los Boggans: Su talento para aprender secretos es admirable. Si quieres aprender secretos de la corte, habla con el chef Boggan, no con el cortesano Sidhe.

Sobre los Clurichaun: Entierran su angustia en violencia y cerveza. Atiende a sus historias y oirás su verdad.

Sobre los Eshu: Viajeros y narradores. Sus historias son luz y vida, llenas de sabiduría. Siempre se las arreglan para encontrar el camino hasta nuestras habitaciones privadas, maldita sea.

Sobre los Nockers: Maravillosos artesanos. Aunque son terriblemente inseguros.

Sobre los Piskies: He descubierto que una ligera capa de aceite de hiedra venenosa disuade su tendencia al robo.

Sobre los Pooka: Encuentran la verdad a través de mentiras. Esconden la verdad tras sus bromas y estupideces.

Sobre los Redcaps: El suyo es un terror sangriento y primario. Conozco secretos que convertirían sus huesos en gelatina.

Sobre los Sátiros: Como muchos mortales, montan escandalosas fiestas porque temen el silencio.

Sobre los Selkies: Gente inquieta y trágica, dividida entre dos mundos. Nunca estarán completos. No importa cuánto intimen con alguien en tierra, el mar siempre llama.

Sobre los Sidhe Arcadianos: Tratan de aferrarse a las riendas del control incluso más fuerte que sus primos de Otoño. Cuanto más fuerte las agarren, más se les escurrirán entre los dedos.

Sobre los Sidhe de Otoño: Creen que tienen el control, pero es todo una fachada que se derrumba incluso mientras tratan de aferrarse a ella.

Sobre los Trolls: Tan estoicos y fuertes y albergan un profundo dolor oculto. Es diferente al nuestro, pero lo podemos entender.


Los Wraiths

Los Sluagh describen cómo cada mortal que muere dejando asuntos por resolver se arriesga a metamorfosearse en una especie de Pródigo. Antaño, los Sluagh consideraban a los wraiths alguna forma de quimera de pasión en descomposición, aunque los demás apenas creen este rumor hoy en día. La pasión poseída por un wraith se ve aumentada más que la de un simple mortal, ya que el deseo del difunto llega a definir y fortalecer al wraith. En lugar de estar en descomposición, los wraiths son quimeras con una concentración sin igual.

Su realidad, conocida como las Tierras de las Sombras, atrapa a la mayoría de los muertos. El reino es creado por sus sueños de vida y lo que podría haber sido. Eso no significa que sean incapaces de interferir con los reinos de los vivos. Las hadas suelen encontrarse con wraiths de forma accidental, al interactuar con sus Grilletes o sus Pasiones. Los Grilletes son cosas físicas de suficiente importancia para el wraith. El cuchillo que lo asesinó, un preciado coche que pasó años reparando en sus días mortales; cualquier cosa podría ser un Grillete. Las Pasiones son las emociones motrices que convierten a un wraith en algo más que una aparición estática.

Remordimiento por no ver a su hija graduarse, odio hacia la compañía que lo despidió; estos poderosos sentimientos empujan a un wraith a actuar. Si un changeling interfiere con algo importante para el wraith, puede esperar recibir una visita de un espíritu potencialmente furioso, o quizás uno agradecido si el changeling salvó de la destrucción a un Grillete o fuente de Pasión.
Igual que con cualquier otro Pródigo, es posible razonar con un wraith, aunque los Sluagh rumorean sobre la constitución quimérica de un wraith. Igual que la sociedad feérica se divide entre Luminosos y Oscuros, los wraiths están poseídos por porciones racionales e insidiosas que se disputan su control. La Sombra es la mitad oscura del wraith y puede ser difícil determinar cuándo se ha hecho con el poder. La Sombra aborrece la vitalidad presente en los changelings y orquestará malévolamente la caída de los Kithain a los que se oponga. Los wraith controlados por la Sombra vaciarán el Glamour de un changeling.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.