Casas Nobles – Casa Liam

Que la luz del sol queme mi piel,
que la luz de la luna me dé pavor,
que la comida de la Tierra me cause hambre,
que las aguas de la vida sequen mi garganta
si renuncio a la brújula de mi viaje,
si descuido el cuidado del Ensueño,
si estoy ciego a las necesidades de aquéllos a mi cargo,
si ignoro la pureza de mi deber.

Corte: Luminosa.

Apodos: Monjes, Rompejuramentos (vulgar).

La Casa Liam, criticada por hablar en favor de los mortales, fue rechazada por el resto de las Casas Nobles antes de la Ruptura. Muchos Sidhe veían a los humanos como poco más que fuentes de Glamour, molestias en el peor de los casos y mascotas en el mejor. La Casa Liam insistía en que los mortales tenían derechos y valor, al igual que las hadas, una postura que los hizo muy impopulares entre la nobleza Sidhe. Los Sidhe preferían culpar a los humanos de la Banalidad que invadía el mundo, convencidos de que, sacrificando a todos salvo a unos pocos Soñadores verdaderos, restaurarían el equilibrio y harían retroceder la marea de Banalidad.

Al interponerse entre los mortales y el resto de los Sidhe, la Casa Liam orquestó su propio exilio inconscientemente. Algunos apuntan a incidentes más concretos como ejemplos de por qué el exilio de la Casa Liam estaba garantizado. El fundador de la Casa, el Rey Liam, creyó una vez que el advenimiento del cristianismo no sería una sentencia de muerte para las hadas, como opinaban otras Casas. Él vio en la fe y la devoción de estos humanos el mismo brillo de pasión creativa que se encontraba en otras artes y músicas. Mientras visitaba órdenes religiosas por toda Europa, se enamoró de una joven monja novicia llamada Melisande, cuyo melodioso canto auguraba una fuente de todo el Glamour que Liam creía que la fe podría proporcionar. Sin embargo, cuando un noble de la Casa Gwydion supo de Melisande, la secuestró. La ira de Liam desembocó en la destrucción total del convento donde Melisande vivió una vez, y las pocas monjas supervivientes portaron con ellas el recuerdo del terrible esplendor de Liam, el cual otros Sidhe señalaron como la raíz del odio de la Iglesia cristiana hacia las hadas. Peor aún, la ira de Liam lo llevó a matar a dos criados del señor Gwydion. El Rey Liam fue llevado a juicio y al final su amor y defensa de la humanidad sobre las vidas y derechos de sus compañeros Sidhe le costaron su lugar en la sociedad noble. Liam y su Casa fueron desterrados al momento y nunca se les permitió regresar.

Aunque la Casa Liam ostenta pocas tierras (y éstas tienden a ser dominios urbanos pequeños y relativamente yermos en comparación con las extensas propiedades de otras Casas), los Sidhe que juran fidelidad a esta Casa son los que están más extendidos. Los Liam se esconden a plena vista, se mezclan con otras cortes, con plebeyos y con mortales. Sus relaciones con los plebeyos tienden a ser positivas, aunque pocos plebeyos les juran fidelidad. El amor de la Casa por los humanos, aunque bien conocido, suele malinterpretarse. No los ven como irreprochables y por encima de las hadas, sino que reconocen y valoran los defectos de la humanidad. Creen firmemente que los humanos deberían vivir libres de la influencia de las hadas. Si las demás Casas Luminosas desaprueban el Saqueo por principio al verlo como ineficiente e innoble, la Casa Liam aborrece activamente este medio brutal de cosechar Glamour por la fuerza. La debilidad de los Liam por los humanos puede suponerles un obstáculo en la sociedad feérica, pero les sirve bien en otras áreas.

Más que cualquier otra Casa, son capaces de integrarse en la sociedad humana, guiando gentilmente a artistas e intérpretes por las sendas más creativas, defendiendo a jóvenes y viejos y forjando conexiones duraderas que proporcionen una fuente continua de Deleite.

Favor

La Casa Liam posee una afinidad concreta con los mortales y quienes sufren, y se hace responsable de cargas que otros no pueden soportar. Si un miembro de la Casa Liam impone sus manos sobre un mortal, el jugador puede gastar 1 punto de Glamour para reducir la Banalidad del mortal en 1. De igual forma, si impone sus manos sobre otro changeling, su jugador puede gastar 1 punto de Glamour para reducir la Pesadilla del changeling en 1.

Defecto

Los lazos de la Casa Liam con los mortales conllevan un precio. Los personajes Liam comienzan con 1 punto permanente de Banalidad adicional. Los Liam también son incapaces de Saquear
Glamour.

Exilio

Los Sidhe de la Casa Liam fueron exiliados antes de que la Ruptura tuviese lugar, rechazados por la sociedad feérica a causa de su fascinación por los mortales y la ira que los demás Sidhe sentían que Liam había provocado por su intromisión en la Iglesia cristiana. Cuando las demás Casas huyeron a Arcadia durante la Ruptura, la Casa Liam no sólo se quedó, sino que muchos de ellos decidieron rendirse a la Banalidad y permanecer entre los mortales. Los pocos miembros que lograron retirarse a Arcadia vivieron en el ostracismo y los límites de la sociedad y fueron expulsados a la primera oportunidad.

Facciones y sociedades

Los Caballeros Templarios son un grupo de Tradicionalistas fanáticos que trabajan de forma encubierta defendiendo a la Casa Liam, especialmente contra cortes que tratan mal a sus miembros. Los Monjes Grises viven entre órdenes religiosas con la esperanza de cosechar Glamour de los verdaderos creyentes. Los Enmascarados de Medianoche son una sociedad Oscura secreta que se burla de los miembros santurrones o hipócritas de la Casa Liam. Causa Justa,
un grupo de labor social y compromiso con la comunidad, atiende a poblaciones mortales de bajos recursos y proporciona juguetes y suministros artísticos a niños pobres, de los que discretamente cultiva Ensoñación.

Miembros destacados

El Duque Gwilliam, un alto noble en busca de un nuevo lugar para la Casa Liam en el mundo. Ellen Rynson, una antigua Eshu plebeya que trabaja como fotoperiodista retratando familias rotas, víctimas de abusos y otras imágenes oscuras para crear conciencia. Arlequín, un miembro de los Enmascarados de Medianoche. El Alto Señor Noman, noble de alto rango de la Casa Liam que
viaja por el mundo disfrazado como un vagabundo. Sir Odhran ap Liam, veterano de la guerra para tomar Concordia. La Condesa Gwrly de los Pájaros. La Reina María Teresa de Aragón. El Duque Benjamin Connor, un abogado cuya firma defiende a Kithain encarcelados pro bono.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.