Casas Nobles – Casa Leanhaun

Por los elementos y la esencia de los Sueños, declaro ante testigos que estoy listo para aceptar mis deberes en la Casa Leanhaun. Permaneceré leal a mi Casa, guardaré sus secretos, ayudaré a todos mis compañeros y protegeré sus tesoros. Si fallo en cualquiera de mis deberes o si traiciono a mi Casa, que mi nombre sea borrado de las historias y eliminado de las mentes de los  Soñadores. Que mi historia quede inacabada, mi propósito sin lograr y mi esencia dispersada por los vientos. Que ningún Kithain recuerde que jamás existiese alguien como yo.

Corte: Oscura.

Apodos: Musas, Íncubos / Súcubos (vulgar).

Mientras los Ailil traman para lograr la supremacía de la Corte Oscura y los Balor trabajan en pos de oscuros fines decretados por sus antepasados ancestrales, la tercera de las grandes Casas Oscuras se ocupa de atender el jardín que se le ha entregado. Los miembros de la Casa Leanhaun se enorgullecen ampliamente de su reputación
como mecenas de las artes, y la lista de artistas y Soñadores a los que afirman haber inspirado desde su retorno es un verdadero quién es quién de una docena de industrias. Esta percepción, junto con su reputación de libertinos, ha llevado a más de un Luminoso a no considerarlos rivales serios. Es un error común.

Los miembros de la Casa Leanhaun tienen una merecida reputación de musas y mecenas, pero lo que hacen con esa influencia es lo que los hace tan peligrosos como un confabulador Ailil o un espadachín Balor. Las Musas entienden, quizás mejor que ninguna otra Casa, que quien dirija el arte dirige la cultura, y por ello atienden su jardín con cuidado, alentando algunas voces mientras sofocan otras. Conceden fama y riquezas a cambio de favores y juramentos de servicio, creando sensaciones mundiales de la noche a la mañana y una legión de artistas influyentes que les deben favores.

Por supuesto, la cultura es una amante veleidosa y muchos de los artistas brillan con fuerza pero durante poco tiempo antes de sumirse de nuevo en la oscuridad. Los Leanhaun son igualmente
conocidos por sus caprichosas vidas amorosas, igualados entre los nobles sólo por los Fiona. Se relacionan con los artistas durante su meteórico ascenso y siempre parecen apartarse justo antes de la inevitable caída. Y mientras que otros se distraen con sus idilios y amigos famosos, las Musas juegan a más largo plazo, moldeando la propia cultura: libro a libro, canción a canción y película a película.

En lo que respecta a la sociedad mortal, las Musas siempre buscan posiciones que les den acceso a una gran cantidad de Soñadores potenciales, preferiblemente una donde también haya un recambio regular para poder disimular mejor sus despreciables apetitos. Agentes, cazatalentos, reporteros de entretenimiento y profesores de arte son profesiones comunes para los Leanhaun,
aunque algunos se contentan con ser groupies y superfans. También es muy común que las Musas sean consumados artistas por derecho propio que atraen a Soñadores como colegas de trabajo e iguales.

Los Leanhaun Luminosos tienden a ser relegados a roles de cara a la galería por sus camaradas para que den una buena imagen de la Casa y sus actividades y rara vez se los invita a las fiestas y
retiros donde realmente se dirigen los negocios. Esto puede llevar a un extraño estado en el que un miembro Luminoso tenga una privilegiada vida mortal (amigos famosos, gran cantidad de dinero, aceptación en la alta sociedad) mientras ostenta poca o ninguna autoridad en la sociedad Kithain.

Favor

Las Musas son antinaturalmente carismáticas. Los Leanhaun reciben 1 punto gratuito de Carisma, incluso si eso hace que supere los 5 puntos. También pueden concentrar toda la fuerza de sus
encantos en una persona; todas las tiradas Sociales y para obtener Glamour que impliquen a ese individuo se realizan a –1 de dificultad. El objetivo sólo puede ser uno por escena.

Defecto

Los miembros de la Casa Leanhaun envejecen rápidamente cuando se les niega el acceso a Glamour mortal fresco. Cada semana que un Leanhaun no obtenga Glamour de un Soñador
envejece un año. El Glamour obtenido mediante Ensoñación o Éxtasis revierte tal envejecimiento a una ratio de un año por cada 5 puntos obtenidos, mientras que el Saqueo cancela 1 año por
punto ganado y el Glamour de la Rapsodia, 5 años por punto. El Deleite no restaura la juventud en absoluto. Ten en cuenta que una Musa no puede hacerse más joven de su edad real mediante
la infusión de Glamour. Cualquier “exceso” de rejuvenecimiento se pierde. Este envejecimiento se transmite a su Aspecto Mortal, lo que significa que el Leanhaun debe controlar sus adquisiciones
de Glamour con cuidado para evitar levantar sospechas.

Los estragos de este envejecimiento antinatural quedan en suspenso para los Leanhaun que viven en Feudos o en el Ensueño y no se aplican para los que aún han de experimentar la Crisálida o cuyos Semblantes Feéricos están actualmente dormidos (como a causa de una muerte quimérica o por haber sido Deshechos de forma permanente). Por supuesto, pasar mucho tiempo en Feudos o en el Ensueño genera sus propios problemas, pero a veces para un Leanhaun desesperado es necesario mantener a raya el avance de la edad.

Exilio

Los miembros de la Casa Leanhaun no creen que fueran exiliados, aunque repiten con gusto esa historia si creen que es lo que quienes les rodean quieren oír (especialmente los nobles). No,
las Musas creen que eligieron volver al Mundo de Otoño con un propósito muy específico: porque Arcadia ya está atrapada en un Largo Invierno y por ello deben aventurarse y encontrar nuevas ideas, nuevas visiones con la que restaurar su gloria. Por supuesto, si eso al final significa liderar la Corte Oscura en el proceso, pues aceptarán también ese honor.

Facciones y sociedades

La Eterna Orden de los Sueños, que secuestra a Soñadores mortales y los lleva a Feudos para que así su talento nunca muera. Los Juerguistas, espías y seductores que se hacen pasar por libertinos
diletantes. Los Descubridores, cazatalentos que, además, buscan objetivos de los que obtener Glamour mediante Saqueo y Rapsodia. Los Guardianes de la Rosa, buscadores de Tesoros que guardar en las cámaras acorazadas de la Casa para el Largo Invierno. Los Ídolos, una sociedad de músicos, actores y otras superestrellas liderada por mujeres. El Protector de los Caballeros, el brazo militante de la Casa, que está liderado por un equipo conocido como el Pacto de Medianoche. Los Revisionistas, “limpiadores” de élite que ocultan evidencias de los abusos que la Casa comete sobre los Soñadores.

Miembros destacados

La Alto Señor Eleanor, hechicera, mecenas de las artes sin igual y querida por los plebeyos por sus visiones populistas en el Parlamento de los Sueños. La Condesa Alayne Grace, afamada primera bailarina Sidhe y adorada en la alta sociedad. La Baronesa Robin, la huidiza anfitriona de las decadentes y elitistas fiestas de la alta sociedad Espectro Blanco, que se ofrecen a una exclusiva clientela feérica y mortal. La Condesa Glynann Jones, productora musical y líder de los Descubridores. Sir Strallach, mente maestra de la Corte Sombría y capitán del Protector de los Caballeros. El Barón Tarrow, mecenas sin igual de las bellas artes. La Dama Izzy Tot, estrella de
rock y voz de los Ídolos. Sir Tairngrim, guardaespaldas incansable, campeón y amante de la Alto Señor Eleanor. Lady Gentian, Juerguista bien posicionada disfrazada como una humilde barda Eshu.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.