Sanguijuelas

“Ay de ti, cachorro, que has visto a los bebedores de sangre caminar orgullosamente en la noche, protegidos en sus feudos eléctricos por testigos atados por lazos de sangre y oscuros Dones. Te diré quienes son de verdad, así no podrán engañarte de nuevo. Nunca les des misericordia o incluso piedad; en vez de eso, entrégalos al Sol para que pueda ejecutar su antigua venganza.

Fue hace tanto tiempo que ningún ancestro que vio el evento puede ser invocado, así que confiamos en el testimonio de los espíritus y el conocimiento protegido a través del tiempo. Los humanos eran abundantes y solo comenzaban a mostrar los signos de su alianza con la Tejedora. El Impergium aun estaba por venir. Aun así, la Tejedora estaba impaciente, esperando que el hombre asumiera sus costumbres, porque de todos los hijos de Gaia, ellos eran los mas apropiados para ella. Pero cada vez que ella trataba de dominarlos, los garou llegaban para volver a su parentela de regreso a su apropiada armonía, enseñando por medio de garras y colmillos.

Por ello, la Tejedora decidió hacer su propia criatura, una que la serviría completamente, sin ninguna parentela Garou para reclamarla. Incapaz de encender la chispa de vida por su propia cuenta, ella robó a un humano y tejió redes alrededor de él, haciéndolo totalmente suyo. Al hacerlo, sin embargo, ella extinguió su chispa, así que el espíritu del hombre huyó. Pero no pudo escapar del pegajoso capullo tejido con redes alrededor de él, por lo tanto estaba atrapado habitando su propio cascarón. El cuerpo pronto comenzó a pudrirse, y el ser rogó a la Tejedora con palabras dulces para salvarlo del hedor y la disolución. Ella no pudo resistir sus ruegos y tejió en su ser la inmortalidad.

Él se volvió codicioso de más poder, y uso el engaño para robárselo a ella. Le robo con súplicas y lloriqueos muchos secretos de los Patrones en el mundo, así él pudo desenredar algunas redes o tejer otras.

Pero el Wyrm vio esto, y sabía que estaba mal. Buscando el equilibrio, se tragó al Hombre No-Muerto, para devolverlo al ciclo del ser. Sin embargo, no pudo digerirlo porque la cosa estaba no-muerta. Sentado en el oscuro vientre de las entrañas del Wyrm, el Hombre No-Muerto se volvió hambriento, pero la única cosa para comer era la sangre fluyendo a raudales alrededor de él. Así que eso mordió el fluido que se movía rápidamente y succionó rápidamente de su alimento.

El Wyrm se retorció de dolor y miedo, y escupió la comida chupasangre. El Hombre No-Muerto, cubierto en la sangre del Wyrm, era un horror mirarlo. Todos los seres que lo vieron apartaron sus ojos y gimieron de terror. La misma Gaia no pudo mirar a la cosa, tan corrupta era su apariencia.

Helios miró hacia abajo al blasfemo Hombre Sangriento y lo castigó, encendiendo su carne en una dolorosa llamarada. El Hombre Sangriento se enterró gritando en la tierra, cavando un túnel lejos de la mirada del sol. Solo eso lo protegió de la ira de Helios, y la tierra sobre él sofocó la llama.

Gaia maldijo al Hombre Sangriento entonces, y dijo:

Aunque tu una vez viniste de mis entrañas y tenías una chispa del Kaos en ti, ha sido sofocada por las redes de la Tejedora. Por esto, no podrás cambiar o morir, excepto por el Poder de los espíritus u otro seres mágicos. Lo que es peor, pensarás que esta tragedia es una bendición y ansiarás estar inmutable todo el tiempo. Pero no creas que estarás siempre despierto, porque nada de lo que es puede evadir dormir y soñar. Pero tu dormir será poderoso, y durará eras, así que cuando despiertes, todo habrá cambiado, pero tu y tus sueños serán solo pesadillas. Porque el Kaos es débil en ti, ningún niño engendrarás. Porque te alimentaste de la sangre del Gran Devorador, debes corromper a otros para hacerlos tuyo. Solo a través de la muerte puedes moldear vida. Todos mis hijos engendrarán solo miedo hacia ti.

Y entonces la voz de Helios retumbo desde los cielos:

No muestres tu rostro de nuevo ante mí o lo destruiré. Y si corrompes a otros para tus propósitos, también a ellos los destruiré.

El Wyrm estaba mareado y débil por la sangre perdida después de eso y se volvió peor y peor cuando sus heridas internas no sanaron. Todos conocen esa historia y lo que vino después. Pero el Hombre Sangriento fue olvidado porque cayó en un profundo sueño en la tierra. Solo en eras posteriores se levantó otra vez para corromper a otros, creando generaciones de horribles seres como él.

Él aun esta vivo hoy. Nadie lo ha visto, pero tampoco nadie ha visto su cascarón o su espíritu”
El Registro de Plata.

 

Traducido por Jose Oyarce – Extracto del Silver Records.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.