Chi 1º parte

Para los Vástagos occidentales, la sangre es la misma vida.

Por su parte, los Kuei-jin saben que la sangre no es más que una expresión (aunque sabrosa) de la esencia que fluye por todos los aspectos de la creación. Esta energía, conocida como Chi, es la fuente de todo pensamiento, movimiento, acción e incluso respuesta.

CHI
Para los Vástagos occidentales, la sangre es la misma vida. Su poder se mide según su proximidad a la maldita sangre de Caín, y alimentan su condición no-muerta y sus artes arcanas con la vitae de sus presas.
Por su parte, los Kuei-jin saben que la sangre no es más que una expresión (aunque sabrosa) de la esencia que fluye por todos los aspectos de la creación. Esta energía, conocida como Chi, es la fuente de todo pensamiento, movimiento, acción e incluso respuesta. En el Reino Medio, los seres que pueden acceder a las fuentes internas y externas de Chi logran una conexión con reservas de poder indescriptible.
Los Kuei-jin, separados como están del ciclo de la vida y de la muerte, no disponen de Chi natural propio. Su karma es robarlo de los demás, logrando así la energía que sostiene su estado y alimenta sus Disciplinas.

YIN Y YANG PERMANENTE Y TEMPORAL
Los Catayanos tienen dos puntuaciones de Chi. Las Virtudes Chi Permanentes miden la sintonía del personaje con el tipo de Chi apropiado y su habilidad para procesarlo. También disponen de valores Temporales de Yin y Yang que miden la cantidad actual de energía que hay en sus cuerpos. Ningún Kuei-jin pude tener más de 10 puntos de cualquier tipo de Chi temporal, aunque se rumorea que los bodhisattvas y los arhats pueden almacenar mucho, mucho más.
El Chi temporal (Yin o Yang) de un personaje puede exceder su puntuación permanente, como a menudo se da el caso. Sin embargo, cada vez que esto sucede el personaje corre el riesgo de sufrir un desequilibrio temporal.

CHI YANG Y YIN
En el Reino Medio toda la energía es positiva (Yang) o negativa (Yin). La primera es conocida como Chi Yang, mientras que al segunda es denominada Chi Yin. La cantidad de energía disponible para el Kuei-jin se representa mediante las puntuaciones temporales de Yin y Yang.
El Chi Yang en la energía “cinética” de la vida. Constantemente fluye, constantemente salta de un lugar a otro, constantemente se transforma. Discurre a través de los ríos, cabalga sobre las tormentas de verano, está presente en el beso de un amante y en el salto de un tigre. Para los Kuei-jin, aislados de los ciclos normales del mundo, el Chi Yang es un estimulante que puede llevar a la euforia.
Por el contrario, el Chi Yin es energía “potencial” en descanso y en un estado pasivo. También incluye la energía del terror, al depresión y otras emociones “negativas”. En su máximo nivel de desarrollo es la energía de la muerte, empapando los diversos estratos del Reino de Jade. El Chi Yin tiende a “coagularse”, a acumularse místicamente en lugares apropiados para ello, como los cementerios, los edificios abandonados y poblados de casuchas donde abunda la enfermedad. En contraste con las fuerzas del Yang, para los vampiros el Yin es un narcótico oscuro, calmante y engañosamente embriagador.
Aunque el Chi Yang tiende a mostrar cualidades que los occidentales creen “positivas” o “saludables” mientras que el Yin encarna superficialmente elementos “oscuros” o “enfermizos”, los shen saben que ambos son partes vitales y valiosas de las Diez Mil Cosas. Alguien bombardeado constantemente con emociones y que nunca se detenga a contemplar o a meditar es tan “enfermizo” como el más morboso de los ch´ing shih.
Los Kuei-jin también tienen “Chi Demoníaco”, la incansable energía generada por el P´o. No es un verdadero Chi, pero puede ser empelado para alimentar determinadas artes. Sin embargo el precio a pagar puede ser extraordinariamente alto.

DONDE ENCONTRAR CHI
El Chi fluye de los mundos del Yin y le Yang e impregna el Reino Medio. Sus depósitos básicos son los seres vivos (especialmente los shen) y los lugares especiales (líneas dragón, nidos de dragón y otros lugares donde la Muralla entre la materia y el espíritu es débil). Los vampiros con suficiente conocimiento del Chi pueden detectar (y llegar a emplear) los flujos sutiles que les rodean.
El cuerpo humano medio contiene 10 puntos de Chi, que pueden ser absorbidos de diferentes formas. Los mortales con espíritu especialmente fuerte (cazadores de demonios o cualquiera con Fuerza de Voluntad 9+) podrían tener más, pero es poco frecuente.
Casi todos los shen tienen al menos 10 puntos de Chi y, a pesar de los diversos tratados cerrados a lo largo de los años, en ocasiones son cazados por los Kuei-jin. Esta actividad no es solo peligrosa en sí misma, sino que los vampiros que beben constantemente de los shen pueden atraer la furia de los espíritus.
Al contrario que los Vástagos, los Catayanos no pueden alimentarse de animales. Es imposible obtener nada de seres tan inferiores en el ciclo kármico, y la mera idea produce vergüenza. Los chih-mei cazan en ocasiones animales por puro salvajismo, pero no obtienen sustento de ello.
Algunos lugares son ricos en Chi. Estos sitios tienden a atraer a los shen, así como a los mortales con una gran sensibilidad hacia lo sobrenatural. Los shen que habitan en estas zonas las conocen de diversos modos: túmulos, nodos, moradas, etc. Los Kuei-jin los llaman nidos de dragón. Los Catayanos con suficiente comprensión Dhármica pueden alimentarse directamente de estos lugares, aunque alcanzar este nivel de maestría puede requerir siglos de rigurosa disciplina. Los Kuei-jin también conocen las líneas dragón, caminos místicos de Chi Yin o Yang que conectan los nidos de dragón del Reino Medio en una vasta telaraña. Muy pocos seres sobrenaturales son concientes de estas sendas, que pueden ser empleadas como transporte místico (aunque los wraiths usan los Derroteros y los hegenyokai sus Puentes Lunares).
Algunos shen, suponiendo que tengan la suficiente comprensión de los nidos y caminos dragón, pueden Chi de la zona. Por ejemplo, un aséptico rascacielos de Hong Kong podría ser “inundado” con Chi Yin dirigido desde los suburbios cercanos; en el proceso produciría un aura “tenebrosa”, permitiendo a los fantasmas y a otros espíritus atravesar la Muralla y entra en el edificio.

ALIMENTACIÓN
Para mantener su estado y animar sus cuerpos los vampiros deben alimentarse. Muchos Catayanos lo hacen de forma similar en apariencia al de los Vástagos, pero la ingestión de sangre no es en modo alguno la única forma de obtener Chi.
Un vampiro puede alimentarse de diversas sustancias, dependiendo de su nivel de comprensión Dhármica. Al principio se ingiere sangre (o carne, o aliento, o esencia) del modo habitual. Mientras la cantidad de Chi absorbido no exceda la capacidad del Kuei-jin para manejarlo (es decir, sus Virtudes Chi permanentes), no habrá efectos negativos. Sin embargo, si se obtiene Chi en exceso de este limite se puede producir un peligroso desequilibrio.
Tomar Chi de otros nunca es un proceso especialmente placentero. La víctima se siente violada, ya sea en el mismo momento o más tarde. Cuando un vampiro absorbe Yin, la presa sentirá oleadas de lasitud, clama y terrible depresión simultáneamente; por el contrario, cuando se roba Yang se siente pánico, furia y una alegría infinita. Al contrario de los Vástagos, el proceso de alimentación no es una experiencia para la víctima, por lo que será necesario calmarla de un modo u otro.
El Chi absorbido regresa a la víctima a velocidad variable. El “aliento” robado se recupera a un ritmo de un punto diario. Si el Chi procedía de sangre o de carne, dependerá de la velocidad de curación de la herida provocada (evidentemente, tomar Chi de la carne de este modo es un ataque devastador). Si un mortal llega a Chi cero morirá, sufriendo el Catayano cualquier repersuasión Dhármica que ese asesinato pueda tener.

MORTALES, VIRTUDES Y CHI
Las Virtudes Kuei-jin pueden ser difíciles de aplicar a otras criaturas. Aunque las diferentes especies de shen tienen diversas ventajas mágicas que se corresponden con las Virtudes Chi Kuei-jin (detalladas en sus respectivas secciones), es especialmente importante establecer la puntuación de Chi de los mortales, ya que son los seres de los que más a menudo se alimentan los Catayanos.
Los mortales no suelen poder usar el Chi (aunque sí algunos cazadores; ver Cazadores de Demonios X). En cualquier caso todos almacenan unos 10 puntos de Chi.
Los humanos también disponen de una puntuación permanente de Chi, pero no pueden usar ninguno de los poderes sobrenaturales inherentes a los Kuei-jin (solo les sirve para defenderse). Por lo general, la puntuación de Yin equivale al Autocontrol, mientras que el Yang representa el Coraje. Los mortales de “espíritu especialmente fuerte”son un plato exquisito… al menos para los Catayanos.
Los humanos también tienen una Virtud del Alma Hun. Su puntuación suele ser la mitad de su valor de Humanidad, redondeado hacia arriba. De nuevo, no pueden utilizar el Hun para realizar actos sobrenaturales, aunque se rumorea que algunos místicos pueden emplear poderes Hun propios.
Muy pocos mortales tienen la Virtud P´o, ya que el Demonio es una maldición particular de los Kuei-jin. Sin embargo, algunos disponen de puntuaciones rudimentarias. Si un mortal alcanza Humanidad 1 ganará un P´o de valor 1, aunque no podrá emplearlo igual que los Kuei-jin. Cada vez que la Humanidad del mortal descienda por debajo de uno (ver a Guía del Jugador de Vampiro) no solo ganará un Trastorno, sino que también sumará uno a su P´o. Este hecho puede ser importante con determinados poderes Catayanos; los humanos contaminados por el P´o pueden enloquecer y unirse a los vampiros en sus furias destructivas.
Si es necesario, se puede asignar a los Vástagos occidentales Virtudes Kuei-jin, al y como se ha indicado anteriormente. El P´o efectivo de un Vástago es igual a [10 – Humanidad / Senda].

HAMBRE
Como los Vástagos, los Kuei-jin sufren un hambre devoradora. Cuando a un vampiro le quedan cinco o menos puntos de Chi (de cualquier tipo), estará hambriento, debiendo hacer una tirada para entrar en naturaleza fuego cada vez que se presente un fuente evidente de energía. Si le quedan dos o menos puntos de Chi, estará famélico. Un Kuei-jin en este estado debe tirar también para comprobar si entra en naturaleza fuego, pero el P´o necesitara un solo éxito para conseguirlo.
Los vampiros con un desequilibrio Yang se vuelven famélicos con cinco o menos puntos de Chi, e incontrolables con dos o menos. Un Kuei-jin en este estado debe buscar Chi por encima de cualquier otra cosa, y entrará en naturaleza fuego automáticamente a menos que gaste Fuerza de Voluntad para evitarlo.

MODOS DE OBTENER CHI
Los vampiros más básicos, los chih-mei, solo pueden obtener su Chi de la carne humana recién muerta. Los Kuei-jin son capaces de hacerlo, aunque a mayoría prefiere evitarlo al ser considerado, como poco, grosero.
La mayor parte de los Catayanos se alimenta, como los Vástagos, de la sangre. Un Punto de Sangre se convierte en uno de Chi. Que éste ya sea Yin o Yang depende de la victima y de las circunstancias (ver “Sangre”, más adelante).
Como los vampiros asiáticos no tienen generación, ningún vampiro “nace” con una mayor comprensión sobre el modo de ingerir y concentrar la energía. Sin embargo, cada Dharma enseña yogas, sutras y otros ejercicios que ayudan a comprender el funcionamiento interno del Chi. A medida que el Kuei-jin descubre más sobre su condición, aprende a conectar, canalizar y enfocar la energía por todo su cuerpo.

CARNE
Los Kuei-jin más bajos, los chih-mei y los más cercanos a ellos, obtienen su sustento de la carne humana. Los chih-mei y otros vampiros de Dharma cero no pueden alimentarse de otro modo. Pocos Kuei-jin de cierta condición se dedican abiertamente a la antropofagia, aunque se dice que algunos degenerados en el Quincunx y en las Cortes Doradas han refinado la practica hasta convertirla en un arte culinario.
Por supuesto, estos banquetes son repulsivos y altamente desagradables. Casi todos los Catayanos civilizados consideran esta practica sucia y repugnante (como poco), y aquellos que fueron budistas o sintoístas en vida la desprecian absolutamente, igual que a sus practicantes. Pocos Dharmas la aconsejan, ya que se trata de un billete seguro hacia la degeneración Dhármica.
Sistema: un humano medio dispone de 10 “niveles” de carne, cada uno de los cuales se convierte en un punto de Chi. Los Kuei-jin pueden ingerir fácilmente más carne de la que sus estómagos pueden almacenar por lógica. Cada turno es posible ingerir un punto de Chi en carne, infligiendo en el proceso un Nivel de Salud de daño a la víctima. El Chi robado se recupera al ritmo de la curación de la herida.
La carne de un muerto reciente (cuatro horas) proporciona Yin y Yang en igual medida, la de una cadáver frió proporciona básicamente Yin (asume 8 Yin, 2 Yang) y la de una presa viva (sucede, especialmente entre los chih-mei) básicamente Yang (asume 8 Yang, 2 Yin).

SANGRE (DHARMA 1+)
Un vampiro con una puntuación de Dharma de 1 ó más puede alimentarse de la sangre, de un modo similar al de un Vástago occidental. La mayoría lo hace de forma practica, aunque los aristocráticos mandarines suelen convertir en una elaborada y artística ceremonia. En Kyoto se ha abierto un establecimiento, una “casa de té” de clase elevada que rinde tributo al antiguo rito chano-yu japonés. Los recipientes humanos están condicionados para proporcionar tanto alimento como placer estético. Los pozos de carne de las Cortes Doradas suelen acoger locales menos refinados en los que los Kuei-jin se alimentan de recipientes aterrorizados (o extáticos).
Sistema: casi todos los mortales tienen 10 Puntos de Sangre, que el vampiro convierte en Chi Yin o Yang en una relación de uno a uno. Normalmente se destila de forma automática le tipo de Chi del que se tiene meno cantidad, alternando, por tanto, la ingestión de Yin y Yang.
Ejemplo: un Kuei-jin tiene un Virtud Yin 4 y Yang 3. tiene un punto de Yang temporal y tres de Yin temporal. Tras beber sangre, decide recuperar primero dos puntos de Yang (lo que iguala su puntuación permanente y equilibra su Yin). Si el vampiro sigue alimentándose ganará un punto de Yin (llevando su puntuación temporal a 4), después otro de Yang, etc.
Hay muchos modos de modificar esta ecuación. Tomar Chi de victimas que están en éxtasis o fascinadas puede resultar en superabundancia de Chi Yang, mientras que sienten tristeza o terror extremos pueden proporcionar grandes cantidades de Yin.
En términos de juego, un vampiro que pase un tiempo creando el “ambiente” apropiado en su presa puede hacer una tirada de Manipulación + la Virtud Chi deseada (dificultad 6, o asignada por el Narrador). El éxito permite entrar en sintonía con e Chi deseado en el cuerpo de la víctima; toda la energía que se absorba será de ese tipo, hasta que se haga un tirada con la Virtud opuesta para concentrarse en el otro tipo de Chi.
La energía robada de este modo se recupera al ritmo de la producción de sangre (ya sea de forma natural o por vía intravenosa).

ALIENTO (DHARMA 5+)
Un vampiro con una puntuación de Dharma de 5 ó más puede extraer Chi directamente del “aliento” de a víctima. No se trata de oxigeno o dióxido de carbono, sino de la fuerza mística que da vida a la presa. De todos los métodos “inferiores” de alimentación, éste es el que permite mayor control sobre las proporciones recibidas de Yin y Yang. Por ejemplo, un Kuei-jin que mantenga relaciones sexuales con un mortal mientras se alimenta recibirá probablemente Chi Yang, mientras que el que roba “el ultimo aliento” a un moribundo se verá imbuido con Yin.
Sistema: el vampiro debe estar en estado racional (naturaleza viento), trabar contacto físico con la víctima y tener acceso a algún orificio corporal (no necesariamente la nariz o la boca). Después se realizará una tirada de ataque, empleando la Virtud Chi correspondiente al tipo que se desea absorber. La victima puede hacer una tirada de Resistencia; la dificultad de ambas suele ser 6; aunque según las circunstancias el Narrador puede alterarla.
Por cada éxito obtenido el vampiro podrá absorber un punto de Chi por turno. Cada punto de aliento causará un Nivel de Salud automático de daño, ya que se esta robando la fuerza vital. El Kuei-jin no tiene por que tomar tanto Chi como haya indicado la tirada, ni necesita realizarse herida alguna. De eco, los vampiros más astutos pueden robar un punto o dos sin que la victima se dé cuenta de que pasa algo malo.
Si el Kuei-jin obtiene cero éxitos o menos, el ataque no funcionará ese turno pero podrá intentarse al siguiente. Si fracasa nunca podrá tomar el aliento de esa víctima, aunque si su sangre o su carne de modo normal.
Los Niveles de Salud robados de este modo regresan a la víctima al ritmo de uno diario. Ciertos maestros de las artes marciales pueden resistirse a este ataque; los detalles se encuentran en el suplemento Cazador de Demonios X.

EL ROBO DE ALIENTO Y LOS SHEN
Lo más devastador del robo de aliento es que, cuando se aplica a otros shen, permite al vampiro absorber Chi no solo de la fuerza vital, sino de las reservas del shen. En el momento del ataque el Kuei-jin decidirá cuál es la fuente de a que quiere robar, aunque el método es el mismo.
Si se ataca a otro Catayano o se usan las reglas simplificadas sobre otros shen, cada punto de Chi robado hará que su víctima pierda un punto de su Reserva mientras el vampiro uno de Yin o Yang. De este modo no se pierden Niveles de Salud.
Si se usan las reglas de otros juegos de Mundo e Tinieblas, los Vástagos pierden Puntos de Sangre, los cambiaformas Gnosis temporal, los magos Quintaesencia, los wraiths Pathos, los changelings Glamour y las momias Sekhem, mientras que el atacante obtiene Chi. La energía robada se recupera mediante el método habitual para cada una de estas criaturas.

ÓSMOSIS (DHARMA 6+)
Los ancianos (bodhisattvas y arhats) pueden absorber Chi del mundo que les rodea. Están tan en sintonía con las corrientes energéticas que pueden obtener sustento de la tierra, el agua y el aire.
Sistema: cada vez que el vampiro tenga que alimentarse pasará tres turnos concentrándose y tirará Yin o Yang con la Muralla local como dificultad. El vampiro deberá tener una puntuación de Dharma igual o mayor que la Muralla (por lo que solo los más poderosos pueden alimentarse así con regularidad). El éxito permite al Catayano absorber tantos puntos de Chi como [10 – Muralla] de las líneas de dragón, con pocos efectos negativos para el entorno. Sin embargo, no puede emplearse en el mismo lugar más de una vez al mes, salvo que se desee contaminar la zona (ver más adelante).
Si el ataque falla, o si se desea más Chi, se pueden emplear métodos más radicales. El vampiro podrá gastar un turno adicional y liberar a su P´o para que arranque literalmente el Chi del flujo universal. Para ello se tira P´o con la Muralla local como dificultad. El éxito permite al vampiro absorber tanto Chi como desee. Sin embargo, este ataque afecta automáticamente las líneas dragón de la región. A menudo se producen resultados espectaculares: los túmulos de los cambiaformas se marchitan y se hacen cenizas, los nodos se vuelven grises e inertes y las moradas se convierten en viejos edificios estériles. El Chi ambiente de la zona (un diámetro de un kilómetro y medio por cada punto de Chi robado) se considerará contaminado, por lo que si es absorbido se convertirá en Chi Demoníaco y producirá automáticamente una naturaleza sombra. No hay ni que decir que los espíritus locales se sentirán muy molestos con el vampiro.