Ghouls – Bratovich, los depravados sin un céntimo

La familia Bratovich es en parte un enigma. Hace mucho tiempo, estos Aparecidos fueron una vez considerados nobles y sus guerreros lucharon en nombre del Clan Tzimisce en numerosos conflictos. Mientras que los cazadores y soldados Bratovich combatían al lado de sus amos, sus familias eran arrestadas por practicar artes oscuras y morían en prisión. Su cantidad menguó y los miembros supervivientes de la antaño orgullosa familia Bratovich se vieron forzados a arrastrarse y mendigar por comida en las villas rurales cercanas.

Poco después de la Convención de Thorns, ya fuese por designio o por necesidad, la familia Bratovich ya no pudo ser encontrada entrenando en sus vastas propiedades, que habían sido destruidas o embargadas por sus rivales. Durante algún tiempo, los Bratovich desaparecieron hasta ser un recuerdo distante. Muchos de sus rivales creyeron que se habían extinguido o habían seguido a los Demonios a lugares desconocidos junto con las familias Grimaldi, Obertus y Zantosa para servir al recién creado Sabbat. Los registros históricos parecen apoyar esta perspectiva, ya que hasta finales del siglo xvii parece no haber mención a los Bratovich a lo largo de Europa. Entonces, en los albores del siglo xviii, varios Bratovich aparecen en un manifiesto naviero junto con el de docenas de mercaderes, comerciantes y soldados con rumbo a las Indias occidentales.

Los detalles de cuándo y cómo alcanzó la familia Bratovich las Américas se han perdido para la historia, y pocos vampiros piensan mucho sobre cómo sobrevivieron. Sin embargo, los Antiguos de la familia hablan de los terribles sufrimientos que soportaron cuando estuvieron a bordo de galeones como el Paloma Solitaria y también las riquezas ilícitas que obtuvieron como corsarios.

Aunque no puede confirmarse, los Bratovich se mantuvieron separados de sus Señores durante algún tiempo y los vínculos de lealtad se debilitaron como resultado. Ésta, afirman algunos Demonios, es la razón por la que los Bratovich no pueden ser controlados como lo fueron una vez, ya que en cuanto la relación entre reinante y esclavo se rompió, decidieron forjarse un nuevo destino independiente de los no-muertos. Aunque es imposible conocer los detalles precisos de la relación entre el Clan Tzimisce y la familia Bratovich, se asume que los Demonios terminaron por restaurar su relación con su creaciones y trataron de entrenar a los miembros más jóvenes de la familia en el arte de la Vicisitud. A pesar de cualquier queja que pudieran tener, los Bratovich trabajaron codo con codo con los Demonios para establecer nuevos baluartes en las partes rurales de América que se asemejaban a sus hogares ancestrales.

Cualesquiera tesoros que sus ancestros robasen se han gastado desde entonces en comprar extensiones de terreno y construir hogares que se han desmoronado. Habitualmente, los miembros de la familia confían en la generosidad de los Demonios para seguir sirviéndoles y los recursos que el Clan Tzimisce pueden proporcionar varían ampliamente dependiendo de dónde se localicen las propiedades de la familia y qué Señores estén involucrados.

En realidad, sin el apoyo y la cuidadosa vigilancia de los Demonios, los Bratovich acostumbran a desesperarse tanto que rápidamente caen en la depravación. Algunos Aparecidos se han visto forzados a vender sus perros de guerra a otros Cainitas, mientras otros manufacturan y distribuyen alcohol destilado ilegalmente, metanfetaminas o heroína. Sin embargo, más a menudo, los Bratovich han sido conocidos por recurrir a pequeños crímenes como robos o cobrar deudas para el crimen organizado para evitar vivir en la miseria.

La familia Bratovich tiende a vivir en áreas aisladas y rurales, alejada de la entrometida mirada de vampiros y mortales. Durante dos siglos, han vivido en ruinosas mansiones llenas de basura. Retratos rotos, antigüedades descascarilladas y trabucos herrumbrosos suelen reposar junto a televisores en blanco y negro, contenedores medio vacíos de comida podrida y teléfonos ensangrentados. Aun así, muchos Aparecidos Bratovich mantienen un tenue contacto con el mundo exterior, aunque la mayoría de sus miembros ha olvidado lo que significa ser humano.

A pesar de su reputación como paletos de pueblos perdidos, sus enemigos suelen sorprenderse de que no son lo que parecen. La familia es conocida entre los demás Aparecidos por su sentido del humor y su debilidad por las bromas horripilantes y pesadas. Aun así, por lo que respecta a la familia Bratovich, son astutos y muy conscientes de cómo les ven los demás. De hecho, un número cada vez mayor de miembros jóvenes están tramando eliminar las quemaduras que han ensuciado el nombre de su familia durante demasiado tiempo y demostrar su valor a su Clan patrón, Secta y unos a otros.

Actualmente, la familia Bratovich pasa principalmente sus noches cazando Lupinos problemáticos, causando el caos con las autoridades locales o asesinando algún objetivo ocasional para el Sabbat. Durante el día, estos Aparecidos crían perros de guerra, llevan a cabo las órdenes de sus amos y tratan de incrementar sus posesiones a través de cualquier medio que estimen necesario. Sólo el tiempo dirá si los Bratovich pueden cambiar su fortuna y ayudar al Clan Tzimisce a restaurar su vieja gloria.

Apariencia: La reputación de la familia por ser inhumana suele reflejarse en su apariencia. Quienes se ven forzados a permanecer aislados pueden vestir faldas de parches o ropa robada o tener largas barbas; los que tienen más habilidades sociales tratan de encajar lo mejor que pueden. Aun así, en general, el sentido del estilo de la familia tiende a ser pintoresco, incluso eduardiano. La artesanía corporal es infrecuente, pero cuando un Aparecido modifica su cuerpo, suele ser por razones estéticas o prácticas.

Creación de personaje: Los Atributos Físicos y Mentales suelen ser los primarios; las Técnicas y Talentos se valoran por igual. A la hora de escoger Naturaleza y Conducta, considera cuán aislado está el personaje y si le queda algo de humanidad o no. Por ejemplo, un Bratovich con Monstruo como Naturaleza y Solitario como Conducta tendría difícil socializar en público. También suelen poseer criados animales cuya carne ha sido moldeada; rapaces y perros son las elecciones más populares.

Disciplinas: Animalismo, Fortaleza, Vicisitud.

Debilidad: La ferocidad de la familia Bratovich es casi tan brutal como la de los Lupinos a los que cazan. La dificultad de todas las tiradas para resistir el Frenesí se incrementa en 2. Un Bratovich no puede gastar Fuerza de Voluntad para evitar el Frenesí, pero puede gastar 1 punto de Fuerza de Voluntad para ponerle fin.

Cita: «Sabes dónde estás y sabes quién soy, así que déjate de mierdas. Dime por qué un jodido miserable como tú está aquí o te arrancaré el brazo y se lo daré a los perros».

 

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.