Casas Nobles – Casa Dougal

Mi corazón es el corazón de Dougal. Mi brazo levantará su martillo. Mi cuerpo soportará su carga. Mi corazón se hará cargo de su voluntad. Trabajaré hasta el fin de mis días haciendo su obra.

Corte: Luminosa.

Apodos: Herreros, Rotos (peyorativo).

Hay algunas hadas que creen que los Sidhe son alérgicos al trabajo duro, pero sin duda es porque nunca han conocido a un miembro de la Casa Dougal. Esta ancestral Casa encuentra Glamour en la artesanía de todo tipo y se enorgullece de su disposición a ensuciarse las manos en su interminable búsqueda por dominar sus muchos oficios. También son consumados mecenas de artesanos y hacen todo lo posible para encontrar Soñadores talentosos y apoyarles a forjar un mundo más brillante. Se dice que los Herreros son tan honestos como un duro día de trabajo y, aunque los Dougal no son ajenos a la política y la diplomacia, aún hay mucha verdad en ese estereotipo. Después de todo, el trabajo manual no miente: o tienes la habilidad para hacerlo o no la tienes. Es esta actitud la que da forma a gran parte de la filosofía de la Casa y le reporta una reputación de hosca honestidad. O eres la clase de persona que hace lo que dice que va a hacer o no lo eres. Y no tienen mucho tiempo para los del segundo caso.

La Casa Dougal, a menudo llamada “la mano derecha de Gwydion” por los lazos entre ambas Casas, es una firme aliada de los líderes de la Corte Luminosa, aunque en los últimos años ha comenzado a darse una especie de distanciamiento debido a la creciente implicación de los Herreros en el Mundo de Otoño.

En concreto, la Casa Dougal ha hecho esfuerzos conjuntos para popularizar la ciencia y la invención con el objetivo de alejar a la humanidad de un futuro frío y estéril y aproximarla a uno de ilusión e imaginación. Es una causa que han apoyado ya que, como ellos mismos señalan, fue la llegada a la Luna lo que provocó el retorno de los Sidhe, no una feria renacentista. Con eso en mente, los Herreros han abrazado la revolución del “hazlo tú mismo” y la emergente cultura de creadores que pone la producción en manos de los artesanos locales frente a la dependencia de la producción en masa. Más de una popular serie de videotutoriales tienen mecenas Dougal, quienes también están fascinados por las posibilidades de las impresoras 3D y demás aparatos para fabricar en casa. No se les pasan por alto los potenciales peligros de tales tecnologías, pero tienen la fuerte sensación de que las posibilidades compensan el riesgo y están trabajando duro para intentar guiar su desarrollo en la dirección correcta.

Aunque, desde un punto de vista político, en apariencia son incondicionalmente Luminosos, los Dougal siguen teniendo su cuota de miembros Oscuros. Quizás la mejor forma de resumir la filosofía de estos anómalos miembros es “podría hacerlo, pero no tengo por qué”. Mientras que otros Herreros respetan la idea de que un poco de caos engendra innovación, sus miembros Oscuros también son notorios por inventar sin considerar todas las consecuencias de sus creaciones. Por ello se les vigila para que sus diseños no causen muchos problemas, pero, mientras no causen demasiados daños colaterales, se les deja trabajar en paz.

Favor

Los miembros de la Casa Dougal heredan parte de la resolución de hierro de su fundador, así como los legendarios talentos de sus ancestros. Una vez por historia, un Herrero puede convertir puntos de Glamour en puntos de Fuerza de Voluntad o viceversa, siempre que esté involucrado en alguna ardua tarea creativa o física: creando un nuevo objeto, tallando una escultura, trabado en una batalla, pintando recluido, soportando algún extenuante desafío físico, etc. Además, una vez por sesión, puede gastar un punto de Glamour para restar 2 a la dificultad de todas las tiradas de Artesanía durante el resto de la escena, conforme canaliza las habilidades e intuiciones de sus antepasados.

Defecto

El trabajo manual es parte de los Herreros en tal medida que sus propios cuerpos cambian gradualmente para incorporarlo. Por cada nivel del Trasfondo Título que adquiera un miembro, una parte de su cuerpo es reemplazada por un componente artificial totalmente funcional: un ojo de relojería, un corazón de vitral, una mano de bronce que funciona a vapor, etc. Muchos Herreros
forjan y reemplazan sus propios componentes, mientras que otros simplemente descubren que sus cuerpos cambian con el tiempo. Adquirir estos reemplazos es consecuencia de asumir un título en esta Casa y no requiere una tirada ni supone una amenaza para el Dougal. Dado que son componentes totalmente operativos, estos reemplazos no son necesariamente evidentes en el Aspecto Mortal del Dougal, a menos que éste necesite una prótesis. Un Herrero que pierda una mano en un accidente de coche, por ejemplo, podría tener una prótesis mundana así como un reemplazo quimérico.

En términos de juego, estos reemplazos no proporcionan beneficios propios, aunque podrían usarse para justificar adquirir Méritos o incluso Tesoros relacionados. Aun así, por cada dos reemplazos que posea el personaje (redondeando hacia arriba), sufre una penalización de –1 en todas las tiradas relacionadas de Empatía, Subterfugio y Trato con Animales, puesto que su naturaleza cada vez más artificial le hace más difícil relacionarse con los demás. Además, los reemplazos dejan de funcionar si entran en contacto directo con hierro frío; tales fallos infligen penalizaciones o incluso daño según considere adecuado el Narrador. Una mano que dejara de funcionar infligiría penalizaciones en las tareas que requieran coordinación manual, por ejemplo, mientras que un collar de hierro en torno a una garganta artificial podría causar daño conforme el personaje comienza a ahogarse.

Exilio

El progreso tecnológico es totalmente ajeno a los nobles de Arcadia, o al menos eso le parece a la Casa Dougal, que recuerda ser exiliada por su interés por la tecnología humana y, puede que más importante, por su insistencia en que los “perfectos” seres de Arcadia podrían aprender de ella. Las leyendas más oscuras hablan de artilugios que salieron catastróficamente mal; una de tales historias sobre una máquina de asedio acosa al actual líder de la Casa, el Alto Señor Donovan, muy a su pesar.

Facciones y sociedades

Los Ingenieros de la Discordia, hackers que creen firmemente en la doctrina de que la información debería ser libre y que sabotean redes de seguridad. La Caravana Epicúrea, gourmets errantes dedicados al floreciente mundo de los puestos de comida ambulantes y la escena de restaurantes pop-up. La Liga de la Templanza, vándalos que “templan” las pasiones de los Herreros cuyas aspiraciones se están desmadrando. La Sociedad de la Fabricación, mecenas que encuentran y cultivan artesanos locales y en línea por igual, con la mirada puesta en la alta tecnología y el talento innovador. Asuntos Serios, un irónico grupo de sastres y cosplayers que compiten por
hacer el atrezo y los atuendos más asombrosos. Los Anticuarios, eruditos que buscan estudiar el pasado y coleccionar importantes Tesoros relacionados con la historia de la Casa. Los Loricas, hechiceros que buscan forjar obras de artesanía quimérica sin igual con su habilidad y sus potentes Artes.

Miembros destacados

El Alto Señor Donovan, un taciturno maquinista con amor por las máquinas de asedio y los silencios reflexivos. La Duquesa Prya, una Boggan con una rara afinidad por encender leña y cuidar Hogueras. La Condesa Volk, un hada defensora de la cibernética y de la Sociedad de la Fabricación. El Barón Weyland, el Mentor designado de la Casa y su archivista. El Barón Ben West el Parche y la Baronesa Trisha Newton, extraordinarios cosplayers y líderes de facto de Asuntos Serios. El Escudero Greg Gannaway, empresario de un camión de batidos y la modesta voz de la Caravana Epicúrea. La Dama Oona Kinane, una experimentada acechadora de pesadillas especializada en equipo de caza y trampas improvisadas.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.