Linaje Feérico: Pooka

«¿Qué es la verdad sino algo en lo que todos estamos de acuerdo? Y, si todos estamos de acuerdo en una mentira, ¿no es una verdad entonces?»

Bufón, bribón, bromista, niñato irritante, vago e incluso filósofo son términos que se usan para describir a los Pooka. También pueden encontrarse entre los más encantadores y agradables de los Kithain e, irónicamente, entre los más dignos de confianza. Su corazón está a flor de piel; con un Pooka lo que ves es lo que hay. Adoran las bromas y los juegos y odian el trabajo y la mezquindad.

Interpretan el papel del bufón de la corte, riéndose de las figuras de autoridad y derribando los muros y fachadas que todos levantamos para separarnos unos de otros. Cada Pooka tiene un vínculo íntimo con un animal concreto y este tipo de parentesco lo expresa tanto físicamente como a través de su personalidad.

En los primeros cuentos, los Pooka eran un espíritu despreocupado que disfrutaba gastando jugarretas y molestando a los mortales. El dogma cristiano los convirtió luego en un sirviente del Diablo, un vago bueno para nada, mentiroso y traicionero, que a veces conducía a los distraídos y quienes tenían pocas luces a la muerte. Los humanos siempre han soñado con una vida mejor y con menos preocupaciones. Envidiaban a los animales que podían pasarse el día aparentemente ociosos, durmiendo al sol, picoteando cuando lo deseaban y brincando y jugueteando por el campo y entre los árboles sin ninguna preocupación en el mundo.

Los Pooka hacen todo lo que pueden para llevar magia y alegría a los corazones de mortales y changelings por igual. Hacen lo que pueden para dispersar la tristeza allí donde la encuentran, normalmente mediante bromas y tonterías. En apariencia, la vida de un Pooka no es más que un borrón de alegre caos, pero la verdad suele ser muy distinta. A pesar de sus payasadas, suelen ver el mundo con mayor claridad que los demás y pueden albergar una profunda melancolía de la que encuentran difícil deshacerse. Los Pooka temen la Banalidad y lo mundano incluso más que otros changelings. Son muy conscientes del dolor y el sufrimiento que los rodea y no quieren más que hacer que desaparezca. Sus bromas y excentricidad son su forma de lidiar con ello, así que para ellos no hay ninguna broma demasiado rastrera, ningún chiste demasiado crudo, siempre que consiga una sonrisa. Allá donde van llevan risas y alboroto. La verdad es algo curioso para los Pooka. Todo lo que dicen está probablemente salpicado de mentiras, medias verdades y desinformación. Su incapacidad para decir la verdad es bien conocida por todos los Kithain. Es su principal arma para combatir la Banalidad.

La verdad, después de todo, no es muy emocionante o alegre; por eso los Pooka mienten. No buscan hacer daño, sencillamente no pueden evitarlo. Cada palabra que pronuncia un Pooka no es del todo falsa y a menudo entierran verdades más profundas dentro de sus engaños. La mayoría no usa el mismo método de contar mentiras, sino que los mezclan, haciendo que descifrar el idioma Pooka sea más difícil. Un Pooka puede decir algo totalmente contrario a la verdad, exagerarla o mezclar rotundas mentiras.

Apariencia: Casi todos los Pooka tienen rasgos físicos relacionados con su animal afín: cola, orejas, pico, bigotes o plumas, y muchos tienen una fina capa de pelaje o plumas en manos, cara y cuerpo. A los Pooka les preocupan poco las convenciones sociales, salvo quizás cuando quieren romperlas. Se puede decir que el estilo de un Pooka es… único. Es tan probable que se presenten en la corte en pijama como que lo hagan con trajes cortesanos. E incluso éstos suelen ser exagerados, llamativos y ostentosos.

Estilo de vida: Al llevar una vida de variedad y libre elección, la mayoría de Pooka logran subsistir haciendo lo que más disfrutan. Suelen ser artistas: actores, artistas callejeros, prestidigitadores, malabaristas, etc. Prefieren vivir en barrios modernos y bohemios donde no se condenen sus excentricidades. Las comunidades artísticas y los barrios “emergentes” suelen ser lo común. Sin embargo, algunos Pooka perversos prefieren morar en lugares estirados e incluso banales, donde su presencia rompe la norma social y causa alboroto casi a diario. Prefieren urbanizaciones privadas en las afueras u opulentos apartamentos en rascacielos. Por supuesto, no suelen durar mucho allí.

Infantiles: Estos Pooka no conocen límites. Son, en cierto sentido, silvestres, casi salvajes. Están siempre jugando, haciendo bromas y contando chistes. Sus falsedades suelen ser flagrantes y a
menudo sólo piensan en sí mismos. Les cuesta tomarse nada en serio. Por otro lado, los Pooka en este estado tienen un “mejor amigo”, alguien que es el centro de su universo. Un Pooka Infantil hará lo que sea por esta persona, la cual a veces puede ayudar a ponerle los pies en la tierra y convencerlo de que se tome algo en serio durante un instante (pero probablemente sólo un instante).

Rebelde: El mundo es un lugar inmenso y maravilloso y los Pooka Rebeldes quieren experimentarlo entero. Buscan comprender la naturaleza de la “humanidad”. ¿Qué es lo que hace a alguien ser como es? Los Pooka Rebeldes son famosos por hacer interminables bromas que exponen los defectos o debilidades de alguien. Pueden volverse temerarios en su búsqueda de emociones: algunos incluso se vuelven adictos al subidón y es necesario que los detengan antes de que alguien termine herido.

Gruñones: El humor más sutil es la marca de los Gruñones. Saben exactamente qué botones pulsar, pero en lugar de realizar divertidas bromas sólo por capricho, suelen usar su juguetón sentido del humor con gran éxito. Interpretan el papel del bufón de la corte, señalando los defectos de carácter del señor o señora de formas de las que sólo un Pooka podría salir bien parado. También usan su carácter travieso para reducir la tensión o para arrojar algo de luz a una situación oscura. No hay circunstancia tan terrible como para que un Pooka no pueda animar la situación, al menos un poquito.

Afinidad: Naturaleza.

Deleite: Los Pooka adoran las bromas y hacer chistes sobre los demás, especialmente si le bajan los humos a alguien vanidoso. Es la forma clásica en la que experimentan Deleite. Los Pooka también pueden recuperar Glamour al pasar tiempo en un lugar abierto y silvestre, relajándose libres de preocupaciones.

Desatar: Sonidos animales y colores brillantes son las marcas de los cantrips Pooka. Suelen tener efectos secundarios imprevistos, como un tartazo (a veces literal) en la cara del objetivo o incluso del propio Pooka.

Privilegios

Cambiaformas: Cada Pooka tiene afinidad con un animal concreto. Siempre es un animal natural, nunca mitológico. Este animal afecta a su apariencia y personalidad, y el Pooka es capaz de convertirse en dicho animal a voluntad. Si está completamente solo, puede cambiar de forma gratis, pero si otro changeling o un mortal Encantado está presente, el cambio cuesta 1 punto de Glamour. Un Pooka no puede cambiar a su forma animal si un mortal mundano está observándolo. Recuperar su forma humana es siempre gratis y puede hacerlo en cualquier momento (de nuevo, siempre que no esté siendo observado por ojos mortales).

Confidente: Hasta los completos extraños suelen desahogarse con los Pooka. Esta habilidad para conseguir que la gente se abra y hable, incluso sobre sus más oscuros secretos, es un talento innato de todos los Pooka. Cada uno tiene su propia forma de provocarlo, pero al final el resultado es el mismo. Algunos desconciertan a la gente con una mezcla de insultos y cumplidos, otros disparan preguntas con tanta rapidez que el objetivo pierde la noción de todo lo que ha dicho y otros son tan puñeteramente monos que no hay forma de resistirse.

Una vez, durante una conversación, el jugador de un Pooka puede hacer una tirada enfrentada de Percepción + Empatía (o Subterfugio, a elección del jugador) contra la Fuerza de Voluntad del objetivo para conseguir respuesta a una pregunta. El número de éxitos determina a cuántas preguntas puede obtener respuesta el Pooka. El objetivo también puede gastar Fuerza de Voluntad para resistir este efecto; cada punto de Fuerza de Voluntad cancela uno de los éxitos del Pooka.

Flaqueza

Mentiras: Quizás la mayor treta que han realizado los Pooka es hacer creer a todo el mundo que nunca dicen la verdad. En la mayoría de circunstancias, un Pooka puede decir la verdad siempre
que esté mezclada con mentiras, medias verdades y exageraciones. El problema está cuando a un Pooka se le hace una pregunta directa. Un Pooka al que se le hace una pregunta directa debe responder con una mentira. Si desea responder con sinceridad, el jugador debe superar una tirada de Fuerza de Voluntad a dificultad 8.

Estereotipos

Ryan Colaoscura, un Pooka comadreja, parlotea:

Sobre los Boggans: Vagos y temerarios. ¡Y se quedan toda la tarta para ellos!

Sobre los Clurichaun: Borrachos libertinos, todos y cada uno de ellos.

Sobre los Eshu: Sin duda los compañeros de viaje más aburridos que puedes encontrar.

Sobre los Nockers: Gente cariñosa y educada. Si quieres alabanzas y críticas subjetivas, son a quienes debes acudir.

Sobre los Piskies: ¿Y creías que nosotros éramos los bromistas? Ellos son en los que no se puede confiar.

Sobre los Redcaps: No son exactamente la gente con mejor humor. Aunque hacerles bromas puede ser muy divertido.

Sobre los Sátiros: Nunca le des tu corazón a un Sátiro, lo más probable es que se lo coma.

Sobre los Selkies: Sus corazones pertenecen al mar. Simplemente asegúrate de preguntarles por su abrigo.

Sobre los Sidhe Arcadianos: Uno ha de preguntarse por qué eligieron volver. Estoy seguro de que no ha pasado nada malo en Arcadia.

Sobre los Sidhe de Otoño: Ser tan noble y regio les resulta tan fácil. Debe de ser maravilloso ser siempre el centro de las intrigas políticas.

Sobre los Sluagh: Tienen el sentido del humor de… uhm… ¿un pez muerto?

Sobre los Trolls: ¡Menudos pelmazos! ¿Quién necesita un muro de ladrillo que puede aporrear a tus enemigos hasta hacerlos fosfatina?

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.