Ambrogino Giovanni

La noche no pertenece necesariamente a una de la dos grandes sectas de vampiros. En realidad, en estos tiempos desesperados y modernos, muchos de los hijos de Caín eligen desdeñar las pequeñas políticas de las sectas y crear sus propios destinos. Independientes e Inconnu.

Trasfondo: un hijo bastardo tanto para el clan como para la familia Giovanni, Ambrogino se propulsó a sí mismo hasta los altos rangos de la prominencia de los Nigromantes mediante la ambición y la insensibilidad. Su determinación hizo de él una habilidoso nigromante incluso antes de su Abrazo, y la misma cualidad le llevó a buscar a los adivinos del más allá, a través de los cuales se vio a sí mismo ascendiendo a la Divinidad.

Movido por tal revelación, ha dedicado más de 300 años a la búsqueda del Fragmento de Sargón (un artefacto que muestra los planes del Antediluviano Cappadocius para diabolizar a Dios y así convertirse en Él). Aunque el italiano desecha la idea de asesinar literalmente a un miembro de la Trinidad, cree que el Anciano estuvo cerca de alcanzar una fuente de poderes divinos antes de que fuera destruido.

Desde 1666 ha estado librando una carrera contra un grupo de Vástagos apoyados por la Camarilla para encontrar el Fragmento de Sargón. Esa fanática persecución tuvo como resultado el Gran Incendio de Londres y la violación de una tregua entre la secta y el clan. A través de los siglos la temeridad de Ambrogino le ha llevado a ganar terreno frente a sus rivales y, en 1882, adquirió el Anexhexeton, un artefacto que proporciona la sabiduría requerida para penetrar en el camino hacia la Apoteosis. Con este nuevo trofeo en la mano, se retiró al Mausoleo, la fortaleza veneciana del clan.

Durante todo el siguiente siglo se ha dejado ver poco. Como el jugador de cartas que presiente que ha forzado demasiado su suerte, se ha empezado a convencer de que su cruzada ha llamado la atención del fundador del clan: Augustus Giovanni que, aunque siempre le ha dado permiso para actuar con libertad, le eliminaría si se enterase de sus verdaderas ambiciones.

Incluso durante este tiempo de silencio no ha estado desocupado. A pesar de antiguas esperanzas que negaban lo contrario, las evidencias ahora indican que el Fragmento de Sargón fue terminantemente destruido durante el Fuego de Londres. Aún impulsado por su visión obtenida de los Oráculos espectrales, empezó a buscar el Fragmento en las Tierras de los Muertos, debido a que los Giovanni saben que los fantasmas de las cosas, y no sólo de la gente, “existen” más allá del Manto.

Durante décadas ha realizado una búsqueda minuciosa por las Tierras de las Sombras: fue una tarea lenta y tediosa (entrevistándose con espíritus y enviando agentes más allá del velo que separa los dos mundos) hasta que, en el verano de 1999, el curso de las cosas cambió dramáticamente.
El nigromante estaba en el Mausoleo observando una zona particularmente peligrosa del Mar de Sombras cuando, de repente, el océano se transformó en una tsunami. Hubo una explosión de luz y un potente oleaje al mismo tiempo, y las alarmas místicas del refugio se dispararon frenéticamente. Una frenética inspección reveló que no sólo las trampas espirituales estaban llenas de almas que gemían, sino que algunos fantasmas desafortunados se habían fundido con la estructura del edificio: fueron catapultados dentro de sillas y muros, se habían enterrado ellos mismos en poderosos artefactos y algunos entes desesperados incluso habían intentado esconderse dentro de miembros del clan.

Una nueva puerta abierta al Mundo Subterráneo mostró una pesadilla en movimiento: wraiths (y jirones rotos de lo que fueron wraiths) se marchitaban en lo que parecía ser un desierto de arena. Espíritus lanzados en chorros, tanteando en esperanza de algo a lo que aferrarse, buscaban cualquier cobijo posible para refugiarse de la tormenta. Entonces, atrapados en los depravados flujos, se desvanecían.

Ambrogino sabía que tales tormentas se dan en el Mundo de los Muertos, pero no había presenciado una de tales proporciones desde hace un milenio. No sabiendo muy bien cómo afectaba este giro de los acontecimientos a sus propios planes, envasó los patéticos restos de almas atrapadas en el Mausoleo. Esas cáscaras rasgadas y balbucientes no comunicaban mucho, y lo único que eran capaces de emitir eran confusos sinsentidos. Con el paso del tiempo, a pesar de todo, el Nigromante notó que en sus divagaciones había un tema común, y pronto se preguntó si yacía una gran oportunidad en la locura.
Supo que la tormenta había comenzado con una luz cegadora y acompasada, seguida de un breve momento de silencio y calma. Durante ese instante, tres formas radiantes e iridiscentes se alzaron “a los cielos” y se detuvieron como si hicieran recuento de toda la creación. Todo se mantuvo estático durante un latido de corazón. Todos los ojos estaban fijos en los tres de forma expectante, como en espera de la llegada del un esplendor absoluto o de la total devastación. Entonces se marcharon, y una increíble explosión de truenos envolvió a todos los testigos: los desdichados fueron destruidos.

La descripción de las figuras iridiscentes cautivó a Ambrogino, que preguntó una y otra vez a quién se parecían y por dónde se habían marchado. Cuando estuvo claro que no había nada más que averiguar hizo destruir a los espíritus cautivos y se retiró al athenaeum a reflexionar.
Una semana después hizo planes para su primer viaje largo desde hace un siglo. Cuando le preguntaron por sus planes simplemente respondió: “Quizá Cappadocius estuvo en lo cierto todo el tiempo.”

Imagen: Ambrogino parece ser un hombre grande y poderoso en el ecuador de los cincuenta. Su cabello grisáceo le llega hasta los hombros y tiene los ojos también grises. Virtualmente, nadie que siga vivo puede dar una descripción suya ya que siempre oculta su aspecto tras poderes de Ofuscación y se presenta como una versión de sí mismo más joven y menos imponente. Sin importar la apariencia que adopte, su mano izquierda siempre es una garra retorcida y marchita: el precio que pagó por el control de su magia de muerte.

Sugerencias de Interpretación: te centras en las cosas y tienes confianza. Has pasado un milenio trabajando con paciencia para ganar el poder de la Divinidad. Nunca has dudado de ello porque puedes ver el futuro o, al menos, parte de él. El hecho de que no estabas preparado para el cataclismo en el más allá te preocupa un poco. Tienes el presentimiento de que el próximo viaje que vas a realizar te proporcionará la grandeza que siempre habías previsto o te lanzará sobre algún inesperado e irónico destino funesto.

Clan: Giovanni
Sire: Lady Constancia
Naturaleza: confabulador
Conducta: visionario
Generación: 5ª
Abrazo: 1045
Edad Aparente: mitad de la treintena
Físicos: Fuerza 5, Destreza 4, Resistencia 6
Sociales: Carisma 3, Manipulación 5, Apariencia 3
Mentales: Percepción 5, Inteligencia 6, Astucia 4
Talentos: Alerta 5, Atletismo 3, Esquivar 4, Empatía 3, Intimidación 5, Liderazgo 4, Pelea 4, Subterfugio 5
Técnicas: Armas C.C. 5, Armas de Fuego 4, Etiqueta 4, Equitación 4, Interpretar 5, Seguridad 4, Sigilo 5, Supervivencia 5
Conocimientos: Academicismo 5, Burocracia 5, Finanzas 5, Investigación 5, Leyes 4, Lingüística (una multitud) 5, Literatura 2, Ocultismo 8, Política 5
Disciplinas: Auspex 4, Celeridad 3, Dominación 5, Fortaleza 4, Mortis 4, Nigromancia 8, Ofuscación 4, Potencia 6, Presencia 4, Tanatosis 1, Taumaturgia 7
Senderos de Taumaturgia: Senda de la Sangre 5, Taumaturgia Espiritual 5
Senderos de Nigromancia: Senda del Sepulcro 5, Senda del Osario 5, Senda de las Cenizas 5, Senda de Mortuus 3
Trasfondos: Aliados 5, Contactos 5, Criados 5, Influencia 5, Recursos 5, Rebaño 5
Virtudes: Convicción 5, Autocontrol 2, Coraje 4
Moralidad: Senda de los Huesos, 7
Fuerza de Voluntad: 7
Méritos/Defectos: Voluntad de Hierro