El sentido del juego

El arte de los libros y algunas ideas preconcebidas, pueden hacer creer que el juego es sobre temerarios hombres que utilizan sus fuerzas sobrehumanas para combatir estilo matrix con las abominaciones de la noche.

Error.

Un cazador es una persona común y corriente que por alguna razon que no entiende y que no pidió, se ve envuelto en la lucha contra los horrores de la noche. Cazador es un juego de terror. Todo el juego perdería sentido si se los personajes no tuvieran miedos o pudieran ir con sus M-16 a cazar vampiros y fantasmas; todo el que haya leído el Drácula (de Bram Stoker) sabe a que me refiero.

Sería un error grave olvidar esto, ya que es la misma esencia de personificar un imbuido. Un ser con dudas, miedos y, con todo, una obligación.

Un ejemplo que pone el libro y que me parece excelente es el siguiente: Como se sentirían ustedes si su hermana hubiese muerto, hubieras acudido a su funeral y la hubieras visto enterrar, ¿cómo reaccionarias si la encontraras a tu puerta, hecha un desastre, con las uñas espeluznantemente largas y un icor nauseabundo rezumando por su boca? ¿saltarías sobre ella gritando y la destrozarías? No. Te cagarías en los pantalones. Y si, cuando finalmente te hubieses obligado a aceptar que esta muerta y consiguieras en valor suficiente para enfrentarte a esa cosa, esa sería la acción más valerosa que hubieses realizado en toda tu vida. Esa es la clase de realidad con la que los cazadores se enfrentan día a día.

Otra cosa: Es muy importante que los narradores tengan en cuenta que la gracia del juego es que los personajes no sepan a qué se están enfrentando. Si el narrador describe un ser espantoso, con llagas en todo su cuerpo, y colmillos, y los jugadores piensan para sí: “oh, es un nosferatu, clavémosle una estaca para inmovilizarlo”, el juego perdería todo sentido.

Los cazadores son introducidos a un mundo del que no conocen ni sus reglas ni sus jugadores. Un buen narrador sabrá mantener en el mismo estado a sus jugadores. Es decir, si los jugadores ya jugaron La mascarada, Hombre Lobo, o algún otro juego, sorpréndelos cambiando reglas y poderes que los jugadores conocen. Los cazadores no tienen idea de los clanes vampíricos ni las tribus garou, ni nada. ¡Ni tampoco les interesa! Adapta todos los monstruos a tu conveniencia para mantener a los jugadores en vigilia, hazlos mantener la expectativa de qué podría pasar. ¿funcionará la plata con los hombres lobo? ¿Realmente hará diferencia que cuelgue ajo en las ventanas contra el vampiro? ¿y si le tiro agua bendita?

Si pierden la seguridad en sus conocimientos, los jugadores estarán igual que los personajes, y entonces será más divertido para todos.

Preguntas para un buen personaje

*Que es lo que más teme tu personaje?
*Cual es la idea de tu personaje del amante perfecto? Que piensa de las relaciones de una sola noche?
*Que entiende por pasarlo realmente bien?
*Tiene le personaje un libro o películas favoritos? Por que lo son?
*Cual era la religión o superstición del personaje antes de que escuchara la llamada? Y después?
*Tu personaje acaba de encontrarse con seres que se encuentran mas allá de la realidad científica. Que cree que son? Y los mensajeros?
*De que se arrepiente más? De cual de sus logros esta mas orgulloso?
*Que meta persigue?

También tomo prestado del manual una serie de preguntas que nos ayudaron en mi mesa a armar unos buenos cazadores.

Este excelente material nos fue cedido por Cristian Berruezo.