El Viaje Espiritual y los Kuei-jin

A diferencia de los Vástagos, los Catayanos se encuentran en una mayor sintonía con el mundo que los rodea y por ende con el mundo espiritual, esto supone una gran ventaja ya que, al igual que otros seres del Mundo de Tinieblas, son capaces de acceder a los distintos reinos de la Umbra.

VIAJE ESPIRITUAL
Los Catayanos pasan mucho más tiempo en los mundos espirituales que los Vástagos. Presentar todo el viaje, combate y demás información en esta dimensión es imposible en solo un libro. Se puede encontrar materia más completo al respecto en Hombre lobo: El Apocalipsis (y en su suplemento Umbra: Sombras de Terciopelo), en Mago: La Ascensión y en Wraith: El Olvido.
Aquí se presentan unas reglas simplificadas para simular el viaje hacia los Mundos del Yin y de Yang.

LA MURALLA
Los reinos espirituales están separados del Reino Medio por una barrera mística conocida como la Muralla que evita el contacto entre las dos dimensiones. Es más fuerte en algunas zonas que en otras, pero nunca desaparece pro completo. Por tanto, los hombres normales son incapaces de percibir los reinos espirituales, aunque los más sensibles podrían tener “pensamientos inquietantes” en zonas de Muralla débil.
Esta barrera tiene un valor entre 9 (el más fuerte) y 2 (el más débil), que representa la dificultad de cruzar la Muralla al otro lado, tanto para seres materiales como para espíritus. Para intentarlo siquiera es necesario disponer de los poderes apropiados; un mortal normal no podrá hacerlo aun en una zona con Muralla 2. Tras entrar en los mundos espirituales un viajero no podrá afectar al mundo material ni ser afectado por él, aunque algunos ataques de Chi podría tener efecto.
La fuerza de la Muralla se corresponde directamente con el nivel de Chi ambiente; cuanto más débil es éste, más fuerte es al barrera. Por lo general, la Muralla es más gruesa en las zonas de gran escepticismo o incredulidad en lo sobrenatural.

VIAJE ENTRE MUNDOS
Las criaturas del Yang (como los Hengeyokai y las hadas) tienen dificultades para entrar en el Mundo Yin (pudiendo llegar a resultarles imposible); del mismo modo, los seres de aspecto Yin (como los wraiths) tienen muchísimos problemas para tratar de alcanzar el Mundo Yang. Los Kuei-jin, debido a su terrible estancia en el Yomi, disponen teóricamente de la capacidad de entrar en ambos, aunque para ello es necesario el gasto de Chi y el uso de un rito adecuado o de los niveles superiores de las Disciplinas Prana Yin y Yang. A continuación se describen los modos habituales para que los Kuei-jin crucen la Muralla entre el Reino Medio y os mundos espirituales. Otros shen disponen de sus propios ritos y métodos, aunque las siguientes técnicas podrían funcionar para todos, a discreción del Narrador. Estos métodos son guías, de modo que pueden alterarse. También se pueden crear otros nuevos.
El mundo en el que entre depende del poder utilizado y de la zona circundante. Evidentemente, desde una caverna o un cementerio es más sencillo entrar al Mundo Yin. El Narrador es el arbitro ultimo en esta materia, dependiendo de los poderes empleados.

Muralla Lugar típico Chi ambiente
9 Banco, Laboratorio Estéril
8 Centro de la ciudad Débil
7 Zona urbana normal Débil
6 Campo Moderado
5 Naturaleza, Cementerio Moderado
4 Capilla sinto bien mantenida Moderado
3 Lugar sobrenatural Fuerte
2 Los mayores nido de dragón Fuerte

PRANAS YIN Y YANG
Los Kuei-jin con puntuaciones de 5 en los Pranas Yin o Yang pueden transformar sus cuerpos en energía Chi, cruzando la Muralla. Ver los detalles en la descripción de estas Disciplinas.

ENTRADA EN EL NIDO DE DRAGÓN
Los Kuei-jin pueden moverse entre el mundo material y los espirituales desde determinados nidos de dragón, en los que la Muralla es débil (5 ó menos). Es posible emplear estos lugares, ricos en Chi, como portales naturales entre dimensiones.
La ventaja principal de atravesar la Muralla desde un nido de dragón es su relativa facilidad. No será necesario más que invocar el Rito de Súplica, superar la puntuación de la Muralla concentrando el propio Chi y pasar al otro lado.
Sin embargo, las desventajas pueden ser graves. Los nidos de dragón suelen tener guardianes, ya sean shen que mantienen la armonía e integridad del lugar o espíritus que actúan como protectores de una entrada en particular. El Catayano que desee emplear el nido como portal debe pedir permiso a los guardianes o vencerlos en combate o cualquier otra competición.
Además, casi todos los nidos de dragón conducen a un lugar especifico de los mundos espirituales, por lo que habrá que asegurarse de que se trata del destino esperado.
Sistema: una vez se encuentra un nido de dragón adecuado, en Narrador determina si el sitio está protegido y, en tal caso, lo que debe hacerse para obtener el permiso del guardián o para derrotarlo. Si el personaje logra acceder al nido deberá invocar el Rito de Súplica y tirar su Yang o su Yin permanente (el que corresponda), con la Muralla local + 4 como dificultad (mínimo 6). Solo se necesita un éxito para abrir el portal. El Narrador puede ajustar las dificultades para aquellos que quieran viajar a un mundo que contradiga su Chi dominante.

CABALGAR LA LENGUA DEL DRAGÓN
Usando las líneas de dragón existentes, una Kuei-jin puede teleportarse a lo largo de vastas distancias. Estas líneas conectan dos o más nidos de dragón, y al final de cada camino existe un portal. Por tanto, un viajero puede entrar a un “portal fluvial” y desplazarse hasta cualquier portal de destino al que conduzca esa línea dragón en particular. Otros pueden viajar por la misma senda una vez abierto el canal, llegando incluso a encontrarse a lo largo del viaje. Una vez al año (en Año Nuevo) se deben renovar los vínculos entre portales fluviales (ver los ritos necesarios para crear portales y enfocar el jade para poder viajar por las líneas dragón). Una vez creado el portal no es necesario localizarlo ni abrirlo con rituales especiales.
Atravesada la entrada, la línea dragón comienza a brillar y parece fluir como un río. Las sutiles variaciones de color indican los dos tipos de Chi y los diversos ramales que conducen hasta cada destino. Viajar por las corrientes entre nidos de dragón elimina la necesidad de atravesar el Reino Medio y permite acceder a las Tierras Espejo. Como estas líneas discurren cercanas a la “superficie” del mundo real, un mortal dotado podría sentir el paso de un Kuei-jin por ellas.
En algunos aspectos, este desplazamiento es similar al de la utilización de un Puente Lunar (ver Hombre Lobo: El Apocalipsis). Sin embargo, en vez de caminar por la senda, cabalgar la lengua del dragón asemeja más a flotar en un bote. Los Kuei-jin que desean emplear este transporte usan un pequeño trozo de jade con forma de barca. La gema se sitúa en el centro de al corriente y comienza a hincharse y a crecer, adoptando el aspecto de un sampán. Los viajeros entran en este bote y flotan por el río de energía Chi hasta llegar al destino deseado. El jade que no haya sido preparado mediante el ritual apropiado no valdrá para este propósito. Aunque la sensación recuerda a la de flotar a la deriva en la corriente, el viaje real es muy rápido. Se tardara una milésima parte del tiempo de transito normal en el “mundo real”.
Las historias hablan de líneas dragón que llegan directamente hasta los mundos espirituales sin llegar a conectar dos o más lugares en el Reino Medio. No hay duda de que estos ríos maravillosos que conducen a los Mundos Yin y Yang deben estar tan fuertemente custodiados como los nidos dragón.

SEGUIR LOS PASOS DEL CANGREJO
Otro método para entrar en los reinos espirituales es similar al que los Hengeyokai llaman “caminar de lado”. Debido a su conexión innata con las otras dimensiones, los Kuei-jin no tienen más que concentrarse durante unos instantes en una pieza de jade preparada para tal efecto y dejarla caer al suelo, haciendo que les reserve simbólicamente un espacio en el Reino Medio mientras ellos están ausentes. Después podrán atravesar la Muralla entre mundos. El jade empleado deberá haber sido elaborado apropiadamente mediante el rito Imbuir el Jade. Cualquier otra pieza, por bella y mágica que sea, no tendrá efecto alguno.
Al contrario que los Hengeyokai, los Kuei-jin no necesitan ninguna superficie brillante para proyectarse a través de la Celosía, solo sus réplicas de jade. Salvo que la réplica sea destruida mientras el vampiro se encuentra en el mundo espiritual, o que desee reaparecer en un lugar diferente del Reino Medio, no es necesaria una segunda figurilla de jade. La réplica podrá utilizarse como un faro que permita hacer el camino de regreso y emergen en el mundo real en el mismo punto en el que se abandonó. Si se desea aparecer en otro lugar (o si la réplica es destruida) se necesitará otra figura para poder regresar. Cuando el transito se completa, el jade se rompe. Si se dejó una réplica en los mundos espirituales para que el Kuei-jin pudiera marcharse, ésta se romperá cuando el vampiro vuelva a entrar en los mundos espirituales (viste el reino que visite). Si el viajero no tiene más réplicas y la original es destruida, deberá localizar un portal que le permita atravesar la Muralla.
El uso de una figurita de nadie permite a los Catayanos cruzar la Muralla sin gastar Chi, pero requiere algún tiempo. Normalmente hacen falta cinco minutos para entrar en sintonía con la réplica y cruzar al otro lado. Si al velocidad es importante se puede acelerar el transito gastando Chi. Normalmente no se requiere tirada alguna. Gastar un punto del Chi apropiado para el destino permite a un Kuei-jin tirar en al siguiente tabla para determinar lo rápido que puede atravesar la Muralla.
Se comprobará Percepción + Ocultismo contra la puntuación de la Muralla.

Éxitos Tiempo de cruce
Fracaso Incapaz de cruzar en este momento
0 10 minutos (el doble de tiempo normal)
Uno 4 minutos
Dos 2 minutos
Tres 1 minuto
Cuatro+ Instantáneo

Varios Kuei-jin pueden entrar al mismo tiempo en el mundo espiritual, ya sea mediante el uso de replicas personales o siguiendo a un líder. En este último caso, todos aquellos que quieran atravesar la Muralla deberán cogerse de al mano o estar en contacto físico. Llegarán juntos al mismo lugar y en el mismo momento. Si el líder decide tirar para acelerar el viaje, todos se someterán al mismo resultado.
A pesar de que la réplica tiene alguna similitud superficial con el Kuei-jin, y aunque éste está en sintonía con ella, le jade no puede ser utilizado para dañar al vampiro ni para seguirle. Lo peor que se puede hacer es destruir la figura. Aunque se traslade la replica a un lugar peligroso con al esperanza de que al regresar el vampiro tenga problema, la gema guaira a su dueño a su emplazamiento original, no a aquel en que ahora descansa.

COMBATE Y TAREAS
Los Kuei-jin en los mundos espirituales emplean los Rasgos Rabia, Gnosis y Fuerza de Voluntad para realizar diversas acciones de un modo similar a los propios espíritus. Para los Kuei-jin, la Rabia es el P´o, Gnosis el Hun y la Fuerza de Voluntad permanece igual. Los Catayanos en los mundos espirituales suman su puntuación permanente en la Virtud correspondiente (Yin en el Mundo Yin, Yang en el Mundo Yang y P´o en el Yomi) a sus Niveles de Salud para determinar la cantidad de daño que sus cuerpos pueden absorber. Un Kuei-jin reducido a cero Niveles de Salud en estos mundos se disuelve inmediatamente y se considera que ha sufrido la Muerte Definitiva.

Deja un comentario