Hadas y Cainitas

Las hadas y los Cainitas tienden a moverse en círculos distintos. Si los vampiros no buscan a las hadas, probablemente no se verán molestados por ellas.

Por lo general, las hadas y los Cainitas tienden a moverse en círculos distintos. Si los vampiros no buscan a las hadas, probablemente no se verán molestados por ellas Aun así, hay ciertos vampiros que adquieren un gusto por la sangre exótica o que creen que un sluagh puede conocer cierta información vital. Estos Cainitas pueden buscar a las hadas, para bien o para mal. Su recepción depende del tipo de hada que busquen, el hada al que encuentren, lo que estén buscando y cómo aborden al hada en cuestión.

Puede darse una situación desastrosa si un Cainita bebe sin saberlo la sangre de un mortal bajo la protección de un hada. Las hadas son celosos guardianes, y considerarían tal acto un descarado intento de robarles el mortal en cuestión. Estas afrentas no pueden quedar sin castigo, y puede que el Cainita no sepa nunca qué le atacó ni por qué.

Algunas hadas son más tolerantes con los Cainitas que otras, creyendo que hay algún parentesco entre ellos. De acuerdo con la tradición feérica, los vampiros fueron hadas en el pasado, pero fueron consumidos por su ansia de sangre, que les convirtió en lo que son ahora. Muchas hadas compadecen a sus hermanos caídos, y pueden ayudarles si se encuentran en apuros. Otras hadas encuentran la presencia de los Cainitas extremadamente desagradable, viéndoles como horribles recordatorios de lo bajo que pueden llegar a caer si ceden a sus instintos más básicos. Estas hadas hacen a los vampiros todos los desplantes posibles, procurando expulsarles de sus territorios si se acercan demasiado. Las hadas más sensibles llegan a sentir dolor cuando se encuentran en presencia de los vampiros. Los inmortales sienten la gélida mano de la mortalidad extendiéndose hacia ellos, congelando la risa en sus corazones cuando se encuentran con vampiros. Huyen de los Cainitas, procurando matarles si les siguen.

Una excepción a todo esto es la de los vampiros del clan Malkavian. Muchas hadas les consideran los únicos Cainitas aceptables, reconociendo su locura como intentos de reclamar de nuevo su herencia feérica, emergiendo otra vez al Ensueño que espera al otro lado de la locura. Las hadas tienen muchas Artes que pueden usar para importunar, avergonzar e incluso matar a los Cainitas que les desagradan. La profusión de Glamour y la fuerza de su magia en esta época hacen de ellas todo un reto para un vampiro solitario, y quizá hasta para un grupo entero. Los Cainitas prudentes se mueven con cuidado y hablan respetuosamente cuando hay hadas cerca.