Jaroslav Pascek, Justicar Brujah

Siendo al mismo tiempo aristócratas corruptos y justos pastores de los depredadores, los miembros de la Camarilla se acercan más y más al borde del abismo cada noche. Aunque aprieta los puños cada vez con más fuerza, los vampiros se escapan de ella como granos de arena.

Trasfondo: Hijo de un eslavo y de una gitana nómada, Jaroslav fue dado por muerto y abandonado por su madre cerca de la frontera de lo que se convertiría en la moderna Alemania. Un fraile franciscano rescató al pequeño de la muerte y lo llevó a un monasterio, donde los religiosos lo criaron como a un “hijo colectivo”. Los hermanos educaron al muchacho, inculcándole una feroz devoción hacia Dios y una cierta noción de ser el producto de un pecado, de ser un medio-demonio por culpa de su herencia gitana. Las palizas que soportó y las lecciones que estudió dejaron en Jaroslav una violentísima furia que canalizaba a través de su percepción de Dios y del Hombre.

A la edad de 18 años, Pascek se encontró a la deriva, sumido en una crisis de fe. Su personal visión de la unidad entre Hombre y Dios, con la Iglesia como vínculo compasivo y puro, se revelaba constantemente como una mentira. Cada vez que el joven monje contemplaba como el clero lego se abandonaba a los pecados mundanos y al vicio, se convencía más de la necesidad de purificar la iglesia.

Muy pronto, Jaroslav llegó a la conclusión de que él mismo era el instrumento purificador que Dios había elegido. Un Siglo y medio antes que Martín Lutero, Pascek empezó su propia Reforma. Barrió las rurales regiones septentrionales del Sacro Imperio Romano, predicando su doctrina de pureza y santidad, pero pronto descubrió que la mera predicación tenía poco efecto, así que él y el pequeño grupo de seguidores que había reunido, unieron la acción directa a sus palabras. Junto a su peregrinación por los campos desarrollaron una campaña de terror asesinando a los religiosos a los que consideraban impíos, destruyendo falsas reliquias y continuando con sus sermones contra la corrupción de la Iglesia.

La cruzada de Jaroslav podría haber desencadenado la Reforma un siglo antes si no hubiera sido porque un capricho del destino lo arrojó al mundo de los no-muertos.

Durante una incursión nocturna que acabó con el incendio de una catedral, un enloquecido Pascek se irguió ante el edificio en llamas incitando a las masas a que purificaran la corrupción que les rodeaba. Unos ojos que brillaban con algo más que fanatismo también le contemplaban desde la oscuridad. Hubo otros que vieron la fuerza y la ferocidad del joven, y querían usarle para sus propios propósitos.

Una semana más tardes, dos figuras sombrías le ofrecieron al hermano Jaroslav un modo de hacerse con un gran poder para su cruzada. Hablaron con magnetismo y persuasión, irradiando un aura de poder. El religioso tomó a estas figuras sobrenaturales por agentes de dios y aceptó unirse a su causa.
El Abrazo cambió la fe de Jaroslav en Dios. Ya no caminaría más a la luz del Todopoderoso, pues el Señor le había abandonado en la oscuridad. El joven sentía que había sacrificado su alma para poder purificar más fácilmente a los demás. El débil vínculo que le unía a la realidad se quebró, así que se sumergió por completo en el mundo de los no-muertos.

Su nueva “parroquia”, una cuadrilla de Brujah que cazaban en la ciudad de Munich, convenció a Jaroslav de que el mundo vampírico estaba tan corrupto como la Iglesia. De hecho, muchos Vástagos mantenían una mascarada como clérigos.

Estos Brujah le dieron permiso a Pascek para que destruyera a los vampiros que demostraran ser agentes de Satán. A menudo, estos objetivos eran simples enemigos de su Sire o de su cuadrilla, pero muy pronto, el neonato se independizó de aquellos que se entrometían en el mundo espiritual y empezó a destruir a los Cainitas que, según él, estaban aprovechándose de los crédulos mortales.

La cuadrilla tenía no pocos enemigos a los que perseguir, y el primer siglo de Jaroslav transcurrió en una bruma de sangre y vísceras.

Aquellas noches carmesíes terminaron con la fundación de la Camarilla. Después de la Convención de Thorns, un Pascek cansado decidió abandonar el mundanal ruido para asegurarse de que esta nueva secta no sucumbiera a los excesos de los no-muertos.

Esperaba que el hecho de ocultarse de la humanidad terminaría con aquellos Vástagos que se hacían pasar por ángeles o espíritus. Después de encontrar una antigua cripta romana, Jaroslav entró en sopor.

El Brujah se levantó de nuevo a mediados del siglo XVII. La Camarilla aún era fuerte, pero durante su largo sueño la Espada de Caín había logrado una cierta prominencia. Creyó que luchar contra estos vampiros sería su nueva misión, ya que percibió en cada uno de sus rasgos la maldad a la que se había enfrentado siglos antes. Reuniendo una cuadrilla de otros Vástagos, se nombró a sí mismo azote de los malditos Sabbat, encargándose de hacer conocer el miedo hasta al más seguro de los cardenales.

En el transcurso de los 200 años siguientes, Jaroslav continuó con su cruzada, y como recompensa a sus esfuerzos fue nombrado Arconte en 1834. Nominalmente, estaba a las órdenes del antiguo Justicar Brujah, Carlak (que sirvió como tal durante múltiples ejercicios), si bien el Arconte solía actuar por su cuenta. Con una diligencia y una franqueza que rayaban en la obsesión, él y sus agentes eliminaron a los Sabbat o a los anarquistas que ignoraban las Tradiciones. A mediados del siglo XX, Pascek había dado un giro completo a su existencia; ahora estaba a la vanguardia de una institución tan calcificada y corrupta como lo había sido la Iglesia en su juventud.

La elección de Jaroslav como Justicar es un movimiento para añadir algo de experiencia y dirección a los nuevos cuerpos de simpatizantes de la Camarilla. Dispone de muchos métodos de investigación, juicio y castigo de eficacia probada. Muchas de estas técnicas son bastante severas, por no decir violentas, en su ejecución, e incluyen mutilaciones, “confesiones” bajo coacción y cosas peores. De hecho, el Brujah parece haberse inspirado en los Inquisidores de antaño. Algunos de los demás Arcontes y Justicar, en especial el Tremere Anastasz di Zagreb, han notado que los edictos y las acciones de Jaroslav se han hecho últimamente más sangrientas y precipitadas.

Recientemente, Pascek ha recibido algunas informaciones procedentes de sus agentes en y alrededor de Montreal, lo que le ha empujado a establecer un centro de operaciones en Ottawa. Planea derribar al bastión Sabbat más antiguo de Norteamérica como un mensaje para toda la Estirpe, y, personalmente, ya tiene el ojo puesto sobre el poderoso cardenal Strathcona.

Imagen: Jaroslav es una persona de gustos sencillos. Cuando está “de servicio” lleva un traje conservador de estilo inglés, con una solitaria orquídea blanca engarzada en la solapa. Cuando se mueve hacia un objetivo golpea y se va con tanta rapidez que nadie es capaz de decir qué lleva puesto. Su pelo es rojizo y sus penetrantes ojos son garzos. Apenas supera los 1’50 de altura y tiene unas manos sorprendentemente delicadas.

Sugerencias de Interpretación: Has sido elegido por Dios y la Camarilla para eliminar a la Espada de Caín de la faz de la Tierra. Los Sabbat son bestias sin alma que han de ser aniquiladas antes de que destruyan a todos los Vástagos. Obviamente, los otros vampiros que rompen las Tradiciones han traicionado los principios de la Camarilla y no son mucho mejores. Te ves a ti mismo bueno y justo, pero lo cierto es que ya hace años que perdiste cualquier sentido de la misericordia. Aunque aún conservas un ramalazo del encanto del Viejo Mundo, la Bestia te reclama, lo que a veces te hace comportarte de un modo errático (casi siempre cuando se acerca la hora de un juicio). No hay técnica o método que consideres excesivo para descubrir la verdad. Una vez que has pronunciado tu decisión, tu sentencia es rápida y severa.

Clan: Brujah
Sire: Jann Berger
Naturaleza: Juez
Conducta: Bravo
Generación: 7ª
Abrazo: 1371
Edad Aparente: Bien entrada la veintena
Físicas: Fuerza 5, Destreza 4, Resistencia 6
Sociales: Carisma 4, Manipulación 4, Apariencia 3
Mentales: Percepción 3, Inteligencia 4, Astucia 3
Talentos: Alerta 3, Atletismo 2, Callejeo 3, Diplomacia 2, Intimidación 4, Liderazgo 3, Pelea 2, Subterfugio 5
Técnicas: Armas C.C. (porra) 5, Armas de Fuego 4, Etiqueta 3, Seguridad 1, Sigilo 4, Supervivencia 2
Conocimientos: Academicismo 2, Burocracia 4, Ciencias 2, Cultura de la Camarilla 4, Cultura del Sabbat 3, Investigación 6, Leyes 4, Lingüística (un abanico de lenguas europeas) 4, Ocultismo 3, Política 3
Disciplinas: Auspex 2, Celeridad 5, Dominación 2, Fortaleza 3, Ofuscación 3, Potencia 5, Presencia 3
Trasfondos: Aliados 4, Contactos 4, Criados 2, Influencia 2, Posición 5, Recursos 4
Virtudes: Consciencia 2, Autocontrol 4, Coraje 5
Moralidad: Humanidad 4
Trastornos Mentales: Animismo Sanguinario
Fuerza de Voluntad: 6