Organizar Conclaves

Tras leer acerca de los cónclaves, encuentras la idea intrigante, ¿No sería ingenioso presentar a tus jóvenes jugadores un mundo mucho mayor del que se imaginaban? Y ahora que se te ha ocurrido, piensa en la logística y estremécete.

¿Cómo vas a Narrar este asunto tan difícil de manejar? ¿Cómo vas a controlar a 300 vampiros o más? ¿Qué pasa si todo el mundo decide ignorar el acontecimiento principal y pensar que sólo es una fiesta?

Conclaves

En primer lugar, ¡tranquilo! Organizar un cónclave puede ser un desafío, pero no tiene por qué superarte. Las claves para introducir con éxito un cónclave dentro de una partida son la organización, la oportunidad y la atmósfera. Coge tu cuaderno o siéntate delante del ordenador y empieza a poner en orden tus ideas.

¿Quién está convocando el cónclave?, y lo que es más importante, ¿por qué lo convoca? Las cuestiones a tratar tendrán un impacto considerable en el tema y tono de tu historia. ¿Quién acude al acontecimiento? Aboceta quiénes serán los principales protagonistas de arriba abajo; no todos serán antiguos y justicar. ¿Habrá neonatos inocentes absortos ante los vampiros poderosos? ¿Habrá algún aspirante a anarquista tratando de reunir a la juventud bajo su bandera reclamando su invitación a los consejos?

¿Habrá unos cuantos ancillas que son bastante poderosos (regentes o lugartenientes), pero que siguen siendo tratados como “niños”? ¿Habrá espías e infiltrados de los clanes independientes, los anarquistas y el Sabbat? No tienes que detallarlo todo, pero al menos ten algunas ideas acerca de lo que pueden esperar los personajes de los miembros de su clan que asisten.

Piensa cuánto se integran tus personajes en la escena. ¿Tienen planeado acudir a las sesiones? ¿Son los encargados de los asuntos de seguridad? ¿Han ido únicamente por la fiesta? Averigua cuales son los planes de tus jugadores antes de seguir con tu tarea. ¿Hacia qué cosas se sentirán atraídos y cuáles ignorarán? Tiene poco sentido poner las mejores pistas y partes divertidas en acontecimientos y escenas a las que es improbable que vayan los personajes. Sólo porque los personajes se pierdan un acontecimiento importante no quiere decir que no estarán en el meollo del asunto; las noticias encontrarán vías para filtrarse en las conversaciones de las fiestas, en informes de seguridad o en las charlas con los compañeros del clan.

Además, no cuentes con pasar por todo ello en una noche, a menos que se convoque el cónclave para un asunto muy específico (como un solo juicio). Si tus jugadores van en 50 direcciones, y estás llevando todo el cónclave tú solo o con un amigo, te volverás loco y acabarás pasando por alto muchas cosas.

Planifica un tiempo de juego muy concreto (por ejemplo, tres sesiones) y cuando se acaba, se acaba; en un cónclave importante pasan tantas cosas que podrían nutrir fácilmente varios meses de sesiones de juego. Si Narras un cónclave en solitario, tendrás que interpretar a un montón de gente diferente. Habrá vampiros tratando de tener la palabra, vampiros pasando por detectores de metales, vampiros celebrando fiestas salvajes en sus habitaciones —más ghouls, más infiltrados del Sabbat y cualquier otra cosa que te apetezca introducir. Esta es una ocasión por la que probablemente no quieras pasar sólo. Recluta a un Narrador o a un par de jugadores externos para ayudarte en la labor de interpretación. Esta opción te deja más libertad para dirigir los aspectos importantes de la historia a la vez que aquellos personajes que quieran hacer alguna otra cosa tienen opciones,  además de estar mano sobre mano. – Quizá incluso llegues a considerar la opción de reclutar a tus personajes para que doblen el turno (si algún personaje está sentado en una sesión —apartado temporalmente del juego- haz que interprete al Toreador calavera que se encuentra otro personaje en una fiesta). Si estás pensando en que tus personajes dupliquen su jornada, ten en cuenta la información que das a los personajes secundarios; si tus jugadores pueden darte problemas por no separar la información que saben los dos personajes, ten cuidado con los datos que les proporcionas. Proporciona a tus ayudantes por escrito información detallada de sus nuevas personalidades, incluyendo sus objetivos y ambiciones, y dales un poco de tiempo para leerla y formular preguntas antes de lanzarles al juego.

¿Por qué esforzarse tanto por un cónclave? ¿Merece la pena para los jugadores? Mucho, si se realiza adecuadamente. Es muy probable que tus- personajes nunca hayan salido de su ciudad demasiado, y la oportunidad de conocer a otros miembros de su clan que no son las mismas caras pueden darles una nueva perspectiva acerca del alcance y la amplitud de la sociedad vampírica. Es un lugar estupendo para plantas semillas para nuevas historias con los nuevos amigos y enemigos, o con otros que vuelven de sus pasados. Puede que los personajes se enteren de asuntos que  pronto se convertirán en una conjura, como un delincuente perseguido o los misteriosos vampiros orientales. Ver de primera mano el juicio de un Vástago puede apagar la llama del entusiasmo desbocado de un aspirante a anarquista (que ha estado trastornando la partida) o indignar a un conservador y sacarle de su creencia autocomplaciente de que la gente de las altas esferas sabe lo que es mejor para todos. Si quieres que tus vampiros consigan algo más de experiencia en los asuntos del mundo, un cónclave les da la oportunidad de conocer casi a cualquiera. Un personaje que tenga un altercado con un Setita en un cónclave recordará a los de su especie cuando lleguen a su ciudad, mientras que otro que busque información debe aprender a ser diplomático cuando va a visitar a un antiguo que quizá pueda ayudarle —por un precio.

Mas información en