Sabbat – Metatrama V20 – Parte I

CITAS
“Por mi propia voluntad y acuerdo yo [nombre], hijo/hija de Caín, rechazo a los Antediluvianos y me dedico a su destrucción. Entrego mi alma al Sabbat, y condenado sea quienes se enfrenten a nosotros. ¡Escuchadme, hermanos y hermanas! Vuestros enemigos son mis enemigos. Vuestras victorias, mis victorias. Vuestra sangre, mi sangre. Que así sea hasta el final de los tiempos.” – El Juramento del Sabbat

“Venid, hermanos y hermanas, unámonos en los ritae sagrados. Pronunciad Sus Palabras, compartid Su Sangre, y aseguraos de que los mandamientos del Padre Oscuro nunca son olvidados…” -Temoch el Chacal, Regente del Sabbat

“Destruir a un hombre no es nada. Destruir todo lo que ha creado y contemplar cómo se derrumba ante sus ojos. Esto es lo que yo he hecho por Praga. Esto es lo que te haré…a ti.” -Vaclav Bili, Voivoda Tzimisce

“Cuando quiera tu opinión, la adivinaré en tus entrañas.” -Jack A. Prufrock, destacado Antitribu Toreador

“El deber, hermanos y hermanas. Recordad que todos estamos unidos a los ritae y entre nosotros. Sólo mediante el deber podemos ser libres.” -Juan Carlos de Borbón, Obispo de Espiritualidad

“¿Te atreves a juzgar mi valía? Cada noche camino entre vampiros que han jurado erradicar a mi clan. La supervivencia es una victoria, ¿no estás de acuerdo?” -Dorotea Black, Antitribu Tremere y Priscus

“Los vampiros son la apoteosis del pecado, la encarnación de la virtud profanada y violada. Así demuestras lo que vales.” -Cardenal Francisco Domingo de Polonia

“Eternos, no inmutables. Si no aprendéis a cambiar, entonces ya estáis más muertos que esos capullos del suelo.” -Gumborrash Giorgi, Clan Tzimisce, Sacerdote de Manada

“El enemigo de mi enemigo…muere en segundo lugar.” -Dominus Regalieve, Antitribu Toreador

“Es necesario pelar las mentes de estos nuevos Cainitas, capa tras capa, hasta que descubramos los monstruos que acechan bajo sus gritos. Requiere mucho tiempo, pero por suerte, soy muy paciente y tenemos una eternidad que compartir…” -El Oráculo Kiasyd de Coblenza

“Es monomacia, estúpido colmillo de puta. No monomancia. Lo primero es un ritus sagrado. Lo segundo es masturbación mágica. Dilo bien.” -Artemis, Antitribu Malkavian

The_Sabbat

HISTORIA

UN AÑO DE FUEGO

Durante un breve período en julio de 1999 una Estrella Roja brilló en el cielo, marcando una serie de cambios en lo que sería conocido como la Semana de las Pesadillas. Según los rumores que se extendieron rápidamente entre el Sabbat, el Antediluviano Ravnos había despertado en Bangladesh y que había resultado rápidamente destruido por facciones desconocidas en una devastadora batalla que duró tres días con sus noches. El Sabbat consideró el acontecimiento como una revelación sagrada y la Estrella Roja como una señal del inminente regreso de Caín. La Regente Melinda Galbraith anunció una Cruzada y el Sabbat Abrazó cantidades masivas de mortales, empujándolos contra sus enemigos de la Camarilla en salvajes oleadas. Si la Estrella Roja era o no una gran revelación de los Tiempos Finales, en cualquier caso se convirtió en un catalizador conveniente para que los Cainitas hambrientos justificaran una Cruzada total después de décadas de guerra fría.

Atacando con entusiasmo, las fuerzas del Sabbat conquistaron Atlanta, Georgia y Washington D.C. Detroit, que había sido una fortaleza tradicional de la secta, creció en prominencia, preparando lo que parecía la inminente llegada de Caín. Sin embargo, se produjeron varios tropiezos. Una poderosa maldición se extendió por la secta, destruyendo a casi todos los Antitribu Tremere, y en un acto de descarada traición, los Antitribu Assamitas abandonaron el Sabbat en masa cuando el Viejo de la Montaña los llamó para que regresaran a Alamut.

Dejando a un lado todos los vestigios de cautela, el Sabbat se alzó y se preparó para la Gehena. Había llegado el momento del regreso de Caín.

Y entonces…no ocurrió nada.

Parece que ningún otro Antediluviano despertó. La Estrella Roja desapareció y la gloria esperada no llegó. Este lento descubrimiento fue seguido por una rápida y devastadora frustración entre la secta. Las manadas se culparon unas a otras por haber flaqueado en su fe o por carecer de fuerza militar: cualquier ofensa que pudiera haber provocado la pérdida del favor de Caín. Las facciones políticas estallaron. Los más fanáticos recurrieron al suicidio en masa, y la violencia interna convirtió la secta en un pandemonium. Entonces, un golpe masivo golpeó a la secta dividida y comenzaron las Noches de la Tempestad.

En enero de 2001 todos los vampiros de la ciudad del Sabbat de Savannah fueron erradicados en una sola noche. Sociedades de cazadores mortales especialmente bien coordinadas e informadas cooperaron juntas, aprovechándose del caos interno de la secta. Estos cazadores atacaron las fortalezas del Sabbat y eliminar una manada tras otra. Los vampiros que se habían confiado celebrando “el fin del mundo” fueron rápidamente destruidos y la Espada de Caín fue masacrada por toda la Costa Este.

Los agentes de la Mano Negra intentaron mantener a la secta unidad dirigiendo sus fuerzas. Sin embargo, la escisión de los Antitribu Assamitas había dividido el liderazgo de la Mano Negra y erosionado el orden interno de la secta. Ansiando venganza por la rivalidad del pasado, la Inquisición utilizó su considerable poder político para dañar todavía más la reputación de la Mano Negra. Utilizando su autoridad, los Inquisidores descubrieron y revelaron los lazos de la Mano con facciones externas al Sabbat. Esos lazos fueron cortados y varios asesinos establecidos de la Mano fueron destruidos acusados de traición. Hacia el año 2005 los restos dispersos de la Mano Negra estaban a punto de derrumbarse en la insignificancia.

Al final fue la tenacidad del nuevo Regente, Temoch el Chacal, lo que salvó a la Espada de Caín de la destrucción. Temoch reunión a los agentes supervivientes de la Mano Negra y anuló la independencia de la subsecta. Convocó a su propia línea de sangre, los Gangrel Urbanos, y les pidió que se unieran a las filas de la debilitada Mano Negra. Con su ayuda Temoch restauró el orden de la Mano a su propósito original como defensores de élite del Sabbat y utilizó a la subsecta para localizar y salvar a manadas desesperadas y aisladas en zonas de guerra, reagrupando los restos quebrantados de la Espada de Caín en la ciudad de México.


¿OCURRIÓ LA GEHENA?

Existen muchos puntos de vista contradictorios sobre si la Estrella Roja era o no una verdadera señal de los Tiempos Finales. Algunos vampiros del Sabbat creen que Caín no regresó porque la secta fracasó en cumplir adecuadamente (de forma fanática) sus mandamientos. Otros creen que la Estrella Roja era sólo la primera señal de la Gehena y que el paso de los Tiempos Finales puede llevar décadas o incluso siglos. Quizás los Antediluvianos hayan despertado, pero no se hayan manifestado.

Y quizás la Estrella Roja no era una señal de la Gehena y los Tiempos Finales todavía estén por llegar. Todos estos puntos de vista, y otros muchos, son discutidos entre las manadas del Sabbat.

EL SILENCIO DE LA SANGRE

Después de la destrucción de las manadas de Savannah, el Sabbat se dio cuenta de que era estúpido ignorar la amenaza del mundo mortal. En una era de teléfonos móviles, microcámaras y vigilancia por satélite el Silencio de la Sangre se ha extendido. Los miembros del Sabbat no quieren llamar la atención de los cazadores mortales ni poner en peligro a sus manadas o compañeros de secta permitiendo que el mundo mortal localice las reuniones del Sabbat o identifique y neutralice los poderes de Caín.

LAS NOCHES MODERNAS

Muchos eruditos y poderosos líderes del Sabbat fueron destruidos durante las Noches de la Tempestad. El Sabbat se ha debilitado. Su número se ha reducido drásticamente, y sigue siendo el principal objetivo de los cazadores mortales. La guerra contra los Antediluvianos y la Camarilla, aunque sigue siendo importante, debe dejar paso a la prioridad de la supervivencia de la secta. Desesperadas por encontrar esperanza, muchas manadas buscan los mitos perdidos de Enoch, profecías alternativas sobre el regreso de Caín o revelaciones en páginas perdidas del Libro de Nod.

Aunque en el pasado el Sabbat practicaba Abrazos en masa sin control, la táctica ha sido drásticamente reducida y ahora sólo se practica como parte de una Cruzada oficial. En una época donde hay cámaras de seguridad a la vuelta de la esquina que emiten directamente en internet, Abrazar a un gran número de mortales revelaría la localización y las actividades de la secta en un instante. Además, los vampiros recién Abrazados son débiles e ignorantes; los empleados supervivientes de una hamburguesería nunca sustituirán a la pérdida de un ejército. El don sagrado del Abrazo de Caín debe tratarse con respeto.

En el pasado, la guerra entre la Camarilla y e Sabbat se reflejó en la Guerra Fría de los mortales. Ahora se ha convertido en un eco de la guerra de guerrillas modernas. Las batallas son más pequeñas los combatientes realizan incursiones en las que golpean y huyen, utilizando sabotaje e incendio en lugar de permanecer en un lugar o enviar sucesivas manadas desde una diócesis. La secta no está equipada para la guerra abierta. No te equivoques, no hay cariño entre la Camarilla y el Sabbat. Los viejos odios arden, los vampiros vengativos todavía esperan la oportunidad de golpear y no han olvidado nada. Los no muertos simplemente luchan con más cautela. La ruptura deliberada de la Mascarada en el territorio de la Camarilla sigue siendo una estrategia popular, así como los ataques dirigidos contra individuos destacados, pero las Cruzadas abiertas son raras.

Ahora el Sabbat hace mayor uso de aparecidos y ghouls, dirigidos por la Orden de San Blas, para proteger el Silencio de la Sangre y mantener los territorios de la secta ocultos. Los clanes independientes (especialmente Assamitas, Giovanni y Seguidores de Set) son claramente enemigos de la Espada de Caín. Estos tres clanes sirven abiertamente a sus fundadores, y sus alianzas no pueden igualar el poder de la Camarilla. Son cazados y destruidos sin prejuicios ni negociación.

Los Anarquistas son interesantes para el Sabbat por otro motivo. Subyugados por la Camarilla y luchando por su libertad, las reuniones de los Anarquistas son un terreno fértil de reclutamiento para la Espada de Caín.

En algunas localizaciones la secta sigue siendo moderadamente fuerte. El Sabbat se aferra celosamente a dominios en México, el Norte de África y Europa Oriental. La Espada de Caín tiende a mantener su poder en los lugares donde la tecnología es menos relevante, o donde la violenta tiranía mortal es apoyada por el control del Sabbat. En los Estados Unidos el Sabbat mantiene su dominio de St. Louis, por todo el oeste de Ohio y la zona de los Grandes Lagos, así como en sus fortalezas tradicionales de México y Sudamérica. Sin embargo, ahora la mayor parte de la Costa Este está en manos de la Camarilla y Nueva York permanece en disputa. Más al sur, Miami se ha convertido en un avispero multicultural de villanía que no es reclamado por ninguna secta: una auténtica zona de nadie de alianzas mixtas y breves.

TRAICIÓN

Durante las Noches de la Tempestad un linaje Toreador del Sabbat, dirigido por el Barón Philippe Volgirre, abandonó la secta. Insatisfechos con el nuevo renacimiento religioso y culpados de haber atraído la atención de los cazadores con su arte decadente e inhumano, los Volgirre decidieron marcharse. El linaje alteró su aspecto y formas con Vicisitud y rompió sus Vinculi con la secta utilizando un ritual taumatúrgico robado a la Inquisición: la Mano Cortada. El Sabbat ha jurado venganza contra estos traidores –pero hasta que sean encontrados y destruidos, la secta dirige su furia contra los restantes Antitribu Toreador, que como los Antitribu Assamitas, están sintiendo el desagrado de la Espada de Caín.

EL REGRESO DE LOS ANTITRIBU TREMERE

Antes del regreso de la Estrella Roja, los Tremere crearon un poderoso ritual para destruir a los antitribu de su clan. El ritual tuvo éxito, pero un pequeño grupo de Antitribu Tremere sobrevivió; en concreto los que descendían del infame antiguo Goratrix, cuya sangre fue utilizada como lazo simpático para el ritual. La mayoría de los Antitribu Tremere supervivientes son miembros de la línea de sangre de los Telyavos: hechiceros que prefieren enfocarse en los rituales paganos que en los hechizos herméticos. Sólo un puñado de los Antitribu Tremere supervivientes son Tremere de sangre pura, que tuvieron la buena suerte de descender de antiguos que no eran Goratrix (la minoría). Están dispuestos a vengarse de quienes les lanzaron la maldición.

RENACIMIENTO

“¿Monstruos? No. Somos “monstruos” sólo hasta el punto en que un ángel caído puede ser llamado así.” -Yitzhak, Antitribu Toreador, Cardenal de Montreal

Tras las Noches de la Tempestad el Sabbat renovó su dedicación a la fe de Caín. Los ritae se han vueltos más importantes que nunca. Sin embargo, para algunos vampiros, el enfoque incrementado de la secta en la fe es un obstáculo. Los Cainitas que no fueron educados en una profunda cultura religiosa encuentran la adherencia fanática y las prácticas eclesiásticas blasfemas incómodas. Los miembros más jóvenes de la Espada de Caín, especialmente los que no son cristianos, los agnósticos y los ateos, no están a gusto con la ferviente doctrina de devoción de la secta y sus actitudes parroquiales. Es difícil ignorar los beneficios tangibles de los ritae, pero ver cómo funciona la magia no demuestra la existencia de Dios o de Caín. Los miembros del Sabbat mantienen puntos de vista diferentes sobre el vampirismo, Caín y la religión. No todos los miembros de la secta son fanáticos religiosos. Mientras un vampiro no haga proselitismo activo contra la doctrina de la secta, niegue la existencia de Caín o se niegue a participar en los Auctoritas Ritae, es considerado un miembro adecuado del Sabbat.

Los vampiros del Sabbat aprecian la creencia, y ven su poder en los ritae. Los sires de la secta a menudo buscan la capacidad para creer en un chiquillo potencial. Los individuos que defienden ideales fuertes –ya sea en la religión, la ciencia o algún otro ideal- son reclutas excelentes. Mientras una persona tenga una fuerza de voluntad fuerte y la mente de un creyente, la fe en la Espada de Caín llegará con el tiempo.

Como secta, el Sabbat no se alía con vampiros fuera de la Espada de Caín. Esas criaturas son débiles y descarriadas, que sirven a sus antiguos como esclavos y desafían a Caín. En ocasiones un Cainita (o una manada) puede interactuar con vampiros independientes y Anarquistas, especialmente para convertirlos o manipularlos contra enemigos más peligrosos. Interactuar con vampiros ajenos a la secta es peligroso; la Inquisición rápidamente lanza acusaciones de herejía contra cualquier miembro dela secta descubierto en compañía habitual de extraños. Quienes se excusen con el proselitismo deberían ser capaces de proporcionar una lista de “conversos” al Sabbat. Si un individuo no se convierte en unos meses es condenado como un hereje voluntario. Se asume que para convertir a un vampiro debe disponer de información sobre las prácticas y creencias del Sabbat –y se les prohíbe compartir su conocimiento con un individuo que no tiene intención de unirse a la secta. Si el aspirante no se convierte rápidamente, será perseguido con dedicación y diabolizado para fortalecer a la Espada de Caín. El miembro del Sabbat que no ha conseguido convencer al aspirante también es castigado; los individuos que revelan secretos de la secta son sometidos a la Cacería Salvaje y su existencia es rechazada. En cualquier caso, negociar con los vampiros ajenos al Sabbat es algo peligroso.

Esta actitud refleja la hipocresía interior de la secta. Los antiguos del Sabbat anteriores a la Convención de Thorns a menudo han tenido relaciones con vampiros ajenos al Sabbat. Una manada Lealista podría hacer tratos clandestinos otros vampiros o aliarse temporalmente con los clanes independientes contra la Camarilla para sobrevivir. Estas circunstancias son comprensibles –pero castigables. Si estas “excepciones” son descubiertas y atraen la atención de la Mano Negra o de la Inquisición, no habrá piedad.

ELÍSEO

Los jóvenes Sabbat a menudo se burlan y desafían la costumbre del Elíseo. Sin embargo, muchos antiguos de la secta tienen cierto temor supersticioso y respetan esos lugares por cautela. Aunque la secta no tiene leyes formales contra esos ataques, habitualmente la Espada de Caín considera que atacar un Elíseo es una cobardía, además de peligroso. Hasta los miembros más jóvenes se dan cuenta de que atacar un Elíseo es una forma de provocar una venganza rápida e inmediata: tanto de la Camarilla como de los clanes independientes. Matar a un vampiro puede provocar la enemistad potencial del linaje de ese vampiro, sus aliados o incluso su clan. Sin embargo, una violación del Elíseo crea muchos más enemigos. Los individuos con rivalidades personales a menudo utilizarán el ataque contra una localización sagrada como un motivo para dejar a un lado sus diferencias, uniendo varios linajes, clanes e incluso sectas en un ataque dirigido contra el Sabbat. Además, semejante muestra de cobardía inútil provoca el odio de individuos que podrían haber sido conversos de la Espada de Caín.

Las violaciones del Elíseo se realizan como un golpe final y nunca sin una certeza absoluta de victoria.

JERARQUÍA

El Sabbat mantiene una jerarquía interna, aunque a veces parece más un desorden organizado. En realidad existen dos cadenas de mando distintas. Cada manada del Sabbat contiene un Ductus y un Sacerdote cuyos deberes conjuntos son salvaguardar y dirigir a los vampiros de su manada. Más allá de esa estructura ordenada, líderes ordenados conocidos como Clérigos tienen jurisdicción sobre territorios físicas, con autoridad dentro de una estructura formal: Obispo, Arzobispo, Cardenal y Regente. Unos pocos individuos, conocidos como Prisci, aconsejan a la secta, pero técnicamente no forman parte de ninguna cadena de mando.

En teoría, el ascenso en la secta se basa en el mérito y los logros en lugar de la edad y la generación. La verdad es que la mayoría de los líderes del Sabbat han obtenido su autoridad mediante las maniobras políticas, el intercambio de favores o una hipocresía velada. Los líderes recompensan a sus aliados y culpan de sus fallos a sus rivales, asegurándose de que sus superiores nunca sepan la verdad completa. El intercambio de culpa es la norma, y sin aliados, un vampiros del Sabbat termina convertido en el cabeza de chivo de todos los fallos.

REGENTE

El poder del Regente es espiritual y político, pero la posición sólo es tan fuerte como quien la ocupa, y tiene tanta autoridad como el respeto que inspira. El Regente actual, un Antitribu Gangrel Urbano llamado Temoch, se ganó la lealtad de la secta mediante acciones decisivas durante las Noches de la Tempestad. Es un líder al que muchos respetan, aunque algunos temen el fanatismo que ha traído con su posición.

La autoridad del Regente incluye, aunque no está limitada a:

  • Convocar un Sínodo de la Secta.
  • Eliminar o imponer prohibiciones de ocupar un determinado puesto a un individuo.
  • Convocar Cacerías Salvajes y Festines de Sangre por todo el Sabbat.
  • Emitir cartas para ratificar o desautorizar las decisiones de un sínodo.
  • Conceder inmunidad de persecución a cualquier cargo menor de la secta.
  • Ordenar a cualquier miembro del Sabbat a que se someta a un Rito de Contrición.
  • Ordenar (mediante un Baño de Sangre) a cualquier cargo de la secta.
  • Confirmar a un Priscus que ha sido nombrado por el Concilio de los Prisci.
  • Retirar a cualquier miembro ordenado del Sabbat de su posición.
  • Nombrar o retirar a los Serafines y al Gran Inquisidor.
  • Nombrar hasta cinco Templarios a su servicio.
  • Declarar una Cruzada completa; el Regente es el único capaz de convocar una Cruzada total del Sabbat.
  • Convocar a cualquier miembro de la Mano Negra o de la Inquisición y darle órdenes.
  • Disponer de jurisdicción global sobre el Sabbat.

CARDENAL

Los Cardenales tienen la autoridad para administrar grandes zonas geográficas llamadas Santas Sedes. Los Cardenales siempre son miembros de manadas fundadas en el territorio que controlan e informan directamente al Regente. Se espera que sirva al Consistorio y que coordine a los Arzobispos de su territorio. Para ascender a este puesto es necesario conocer extremadamente los Auctoritas Ritae y ser capaz de realizar el Baño de Sangre.

Los límites de un Cardenal son su territorio y el propio Regente. La mayoría de los Cainitas nunca conocen en persona a un Cardenal, pero a menudo oyen rumores y susurros sobre ellos.

La autoridad de un Cardenal incluye:

  • Ordenar (mediante el Baño de Sangre) Arzobispos y Obispos en su jurisdicción.
  • Celebrar Cacerías Salvajes y Festines de Sangre dentro de su Santa Sede.
  • Ayudar y aconsejar al Regente.
  • Ordenar a cualquier miembro de su Santa Sede que realice un Rito de Contrición.
  • Nombrar hasta tres Templarios a su servicio.
  • Convocar un concilio ecuménico de la Santa Sede.
  • Enviar cartas para ratificar o desautorizar las conclusiones de un concilio ecuménico.
  • Retirar a cualquier Arzobispo u Obispo de su puesto dentro de su jurisdicción.
  • Exiliar a un miembro del Sabbat de su Santa Sede (de forma permanente o temporal).
  • Convocar a un cargo menor de la Mano Negra o de la Inquisición (pero no tienen por qué obedecer sus órdenes).
  • Disponer de jurisdicción regional sobre el territorio de su Santa Sede (o sobre sus Cainitas nómadas).

CONTINUARA…

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Los comentarios están cerrados.