Tanuki

Los tanuki son los hirayanu que adoptan la forma de tejones. De origen japonés, se han multiplicado y extendido por toda Asia oriental.

Suelen ser agresivos y a menudo solitarios, aunque tenaces y dedicados. Estos seres son extremadamente territoriales, y puede llegar a resultar fastidiosa su costumbre de mantener sus territorios limpios, ordenados y a salvo. Los kamuii aprecian especialmente a estos orgullosos guerreros por su sinceridad y persistencia. Si un noble elemental encomienda una misión a uno de estos tejones, no hay duda de que la desempeñará con éxito.

 

No todos los tanuki son solitarios, algunos se reúnen en grupos de una media docena para entrenar y vivir juntos como una familia. En estos grupos existe una jerarquía estricta y una cadena de mando: los tanuki de más edad se responsabilizan de enseñar a los miembros más jóvenes y menos experimentados del grupo. Las acciones de cada individuo se reflejan en todo el grupo de los tanuki. Por lo tanto, es importante demostrar la habilidad en la batalla y honrar la misión de uno mismo. Ningún tanuki quiere servir como ejemplo de miembro pobre de su kwannon-jin.

La mayoría de estos hirayanu son de talante bronco e incluso agresivo. Refunfuñan por todo, y nadie se libra de su comportamiento hostil. Su sentido del humor lo demuestran gastando bromas a víctimas desprevenidas, tanto mortales como hsien. La mayoría de estas tienen como fin hacerles quedar como tontos o avergonzarles. Los fríos y arrogantes suijen son uno de sus objetivos preferidos. Otras de sus bromas son más crueles y peligrosas, y a menudo tienen como fin enseñar a los Shinma a no reírse de los Tanuki.

Los hsien-tsu tanuki suelen ser niños abusones. Les gusta pelearse y demostrar sus habilidades en campeonatos de lucha. La mayoría no tienenmuchos amigos, y se pasan el tiempo preguntándose porqué no caen bien a nadie. Los padres se dan cuenta de que por mucho que aleccionen a sus hijos, no pueden evitar que se metan en líos. Por otra parte, son sinceros. Si se les pregunta sobre su mal comportamiento no lo negarán. Un hsien-tsu tanuki prefiere recibir un castigo antes que decir una mentira. Del mismo modo, son bastante buenos en las tareas de la casa.

Los hsien-jin tanuki son en su mayor parte solitarios, aunque muchos tienen algún amigo o confidente íntimo. Su ferocidad en la lucha iguala casi a la de los chu-ih-yu, porque, a diferencia de estos, los tanuki no tienen ni idea de cuándo rendirse. Si hay algo que se les da bien, es ayudar a los humanos que se han visto injustamente castigados, chantajeados o extorsionados. Los tanuki a menudo escucharán las plegarias de los humanos e intentarán vengar sus males, y si los enemigos de estos son una panda de tipos duros, mucho mejor.

Los tanuki no consideran muy útiles a los Li Shen o los Xian Mo, y los consideran una panda de snobs estirados a los que les gusta contemplarse el ombligo. Algunos tejones más siniestros son seguidores de los Shu Shen, mientras que hay otros que se consideran simplemente seguidores de los Wu Hsien. Sin embargo, la mayoría de los tanuki se ríen para sí de las sociedades hsien.

Apariencia: Los tanuki suelen ser rechonchos y de cintura ancha. Sus miembros son robustos y fuertes, y sus ojos negros son penetrantes. La mayoría son de pelo oscuro, y algunos tienen algunos mechones blancos en las sienes. Estos hirayanu no suelen medir más de metro y medio, y son corpulentos y musculosos, con garras y dientes afilados. Sus cuerpos están cubiertos de pelaje gris y negro, y la mayoría prefieren evitar cualquier tipo de indumentaria en la medida de lo posible. Su aspecto es algo cómico (tejones bípedos con manos y pies de persona) pero sólo un loco se atrevería a reírse de ellos. Bajo su forma animal, estos Shinma son los especímenes más grandes de su especie, de unos noventa centímetros de largo incluyendo la cola, y llegan a pesar unos veinte kilos. Su espalda está cubierta de pelaje, y sus colas son grises, mientras que el pelaje de sus piernas y su bajo vientre es negro. Unas elegantes líneas blancas adornan los lados de sus caras. Cuando un tanuki invoca a la Máscara de Shintai, su hocico y su mandíbula crecen, dejando entrever los afilados dientes. El pelaje se les eriza como las púas de un puercoespín, y sus garras crecen y se afilan. Un tanuki enfadado no deja de gruñir, preparado para atacar con sus pezuñas a cualquiera que se acerque demasiado.

Fortuna: Metal.

Suerte: Debido a su obstinación y fuerza de Fuerza de Voluntad, los tanuki nunca se rinden. La dificultad de sus tiradas de Fuerza de Voluntad en situaciones que requieran tenacidad o resistencia se reduce en 2.

Maldición: La obstinación de los tanuki a menudo les nubla el juicio. Deben hacer una tirada de Astucia + Alerta con dificultad 8 para darse cuenta de que la pelea ha terminado, o de que sería una buena idea retirarse discretamente.

Poderes Wani: El pelaje de los tanuki añade dos dados a las tiradas de absorber daño. Sus garras infligen un daño igual a la Fuerza + 2 del personaje. Además, los Tanuki añaden un punto extra a la Resistencia, incluso si esto hace que este Atributo supere los cinco puntos.

Conceptos: Policía antidisturbios, guardaespaldas, profesor de artes marciales, mercenario.

Méritos y Defectos: Arrojado, Exceso de Confianza.

Cita: “¡Ya le tenía en mis manos! ¡Si me hubierais dejado, hubiera mandado a ese Kuei-jin cabrón de un golpe a los Estados Unidos atravesando la tierra!”

Estereotipos

Hu Yuke gruñe y te enseña los dientes mientras
te explica las verdades del mundo:
Sobre los chu-ih-yu – Son excelentes guerreros y críticos implacables. Tienen todo nuestro respeto.
Sobre los chu jung – Las tácticas son útiles, pero no pueden sustituir a una espada manejada con maestría. Tal vez sean mejores amantes que guerreros después de todo.
Sobre los hou-chi – Parece que les gustamos de verdad, aunque creemos que sus grandes ideales sobre la naturaleza y la renovación son difíciles de comprender. En lugar de hablar tanto sobre la vida ¿por qué no la viven?
Sobre los komuko – Son sabios y amables, y es un placer servirles en todo lo que podamos.
Sobre los suijen – Sus modales fríos hacen de ellos unos esnobs reservados, pero si hay alguien capaz de atacar con palabras mejor que nosotros, esos son ellos.
Sobre los fu hsi – Los Fu hsi creen que lo saben todo, pero ¿cuántos de ellos se han enfrentado a la muerte durante una misión? Muy pocos, me atrevería a decir.
Sobre los hanumen- Los más sabios de entre ellos cuentan buenas historias, pero los más estúpidos no saben cuándo callarse. A veces creo que una cola de mono sería un buen trofeo.
Sobre los heng po – Su desorden es asqueroso. Su estilo de lucha es todavía peor. Nunca serán capaces de hacer daño a nadie si siguen flojeando por ahí.
Sobre los nyan – Otra panda de inútiles, aunque son rápidos y mortíferos cuando hace falta. Si no fuesen tan vagos tal vez habría esperanza para ellos.
Sobre los waigoren – He oído que sus guerreros son duros y fuertes. También he oído que saben algo sobre el honor, aunque no tanto como nosotros. Me gustaría medirme con alguno en una batalla y ver qué es lo que saben esas criaturas de la Estirpe sobre el arte de la guerra