Alex Swift – Despiadado genio militar

«¿Ves esa ciudad de ahí? Para ti todos esos edificios pertenecen a la Camarilla. ¿Yo? Yo sólo veo objetivos.»

Alex Swift nació en el seno de una importante familia sureña de principios del siglo xix, creció en Virginia y en 1861 se alistó en el ejército confederado junto a su padre. Para inspirar a sus compañeros soldados, Swift solía ensalzar las virtudes de los valores sureños y las filas del ejército confederado aumentaron gracias a sus apasionados discursos. La retórica de Swift le benefició de otras formas, aparte de su habilidad para reclutar a otros soldados para que lucharan a su lado. No sólo fue ascendido al rango de oficial más rápido que sus compañeros, sino que su magnética personalidad también le llevó a trabar amistad con figuras históricas como Stonewall Jackson, con quien a menudo mantenía largas conversaciones acerca de diversas estrategias militares tanto antes como después de sus muchas batallas.

Con el tiempo, su habilidad como estratega y soldado en el campo de batalla le valió una posición clave en el frente. No había pasado mucho tiempo tras alistarse por la causa confederada cuando participó en batallas importantes, como la primera batalla de Bull Run. Sin embargo, la guerra le pasó factura al joven oficial y finalmente fue abatido durante la batalla de Fisher’s Hill. Inconsciente y herido, fue dado por muerto en el campo de batalla y, como era costumbre en aquella época, sus oficiales al mando habían planeado recoger su cadáver y limpiarlo para darle sepultura tras la reyerta al día siguiente.

Sin embargo, tan pronto como cayó la noche, una aterradora fuerza de la naturaleza arrasó aquel terreno teñido de sangre, escogiendo de entre los restos de los soldados, tanto vivos como muertos, y desangrándolos. Entre los gritos, un soldado solitario fue elegido para pasar el resto de sus noches junto a este monstruo misericordioso. Alex Swift se convirtió en vampiro esa misma noche, elegido por un Gangrel desconocido. Swift y su misterioso Sire pasaron las siguientes décadas explorando los bosques y los dominios de la Camarilla por toda la costa oriental de EE.UU., desde el norte en Nueva Escocia hasta el sur, en Texas. Aunque tuvieron especial cuidado para evitar llamar la atención, la pareja fue avistada cerca de Nueva York por compañeros de Clan del Lasombra Francisco Domingo de Polonia. Antes de que pudieran reaccionar, los agentes entrenados del Arzobispo emboscaron a ambos Gangrel en los bosques circundantes. Swift pudo acabar con uno de los espías, pero no era rival para el Lasombra y fue estacado y llevado hasta
la finca de Polonia. La suerte de su Sire, sin embargo, nunca llegó a saberse. Se cree que el Gangrel desapareció en medio de la confusión y aún debe aparecer y revelarse como tal.
Tras la emboscada, Swift fue transportado con cuidado hasta una extensa hacienda del Lasombra en el estado de Nueva York.

El lugar, una mansión que una vez pudo haber pertenecido a la familia Cabot, había sido convertido en unas instalaciones de entrenamiento militar por el Lasombra y una célula de Ghouls
conocida como Garras de la Rabia Negra. En las entrañas de esta próspera hacienda, Polonia y sus aliados desestacaron a Swift en un intento de convertirlo en un miembro del Sabbat.

Tras proporcionarle Vitae, Polonia le contó al antaño oficial un escalofriante relato sobre cómo supo de él en sus últimos días en el ejército confederado. Para su sorpresa y pesar, tal y como decía Polonia, su mayor enemigo (un Clan de la Camarilla) le robó el honor de concederle la no-vida para su Clan. En el transcurso de muchas noches, Polonia desarrolló los paralelismos entre el Sabbat y la Confederación, manipulando a sabiendas a Swift para que éste creyese que ambos grupos compartían creencias similares. Esta técnica fue muy efectiva, y el Arzobispo consiguió persuadir a Swift para que se uniera al Sabbat con la promesa de entrenamiento adicional y la oportunidad de ganarse un nuevo título a cambio de su lealtad, que el exoficial confederado entregó encantado. Motivado por su nuevo sentido del orgullo y del descubrimiento, Swift
le devolvió el favor al enseñarle tácticas militares a la organización secreta de Ghouls del Lasombra durante varios meses.

Polonia se mantuvo fiel a su palabra y comenzó a instruir a su aliado en Obtenebración y otras Disciplinas, tal como había prometido. Por desgracia, no importaba cómo de bien tratase el Lasombra a Swift, el soldado no estaba satisfecho con su baja posición. Ansioso por probarse a sí mismo, Swift quería más, quería marcar una diferencia dentro del Sabbat, hacer lo que a menudo
otros vampiros no lograban. En vez de conspirar y maquinar durante décadas o siglos, Swift sentía que el Sabbat obtendría una mayor ventaja si atacaba rápido y sin miedo, si daba un golpe a
la institución de la Camarilla al azar, debilitando a la bestia durmiente. Pero, para hacerlo, necesitaba a Cainitas que le siguieran.

Tras unos meses, el Arzobispo finalmente cedió ante la propuesta de Swift de que aprovecharía mejor el tiempo reclutando nuevos Cainitas que pudiera entrenar para la guerra, con una condición: Swift podría llevar a cabo sus planes si no revelaba la existencia de los Garras a nadie, ni siquiera a otros Cainitas. Polonia explicó a regañadientes que sus Ghouls conformaban
un cuerpo policial secreto formado para exponer a antilealistas y puso al día a Swift sobre los eventos que estaban teniendo lugar en la Segunda Guerra Civil del Sabbat. A cambio de su silencio, el Arzobispo envió a Swift a México para servir bajo las órdenes de la entonces Cardenal Melinda Galbraith, acompañado por una manada Lasombra. Swift entendía que estaba corriendo
un enorme riesgo al dejar a Polonia y la protección que éste le ofrecía, pero estaba decidido a hacerse un nombre propio.

Cuando Swift por fin llegó a México, guardó inteligentemente el secreto de Polonia y juró poner sus conocimientos a disposición de Galbraith para acabar con la Segunda Guerra Civil mediante su experiencia. La política Cainita aún le era ajena a Swift y, aunque no deseaba involucrarse en los asuntos internos, pensó que poner fin a aquel conflicto interno le ayudaría a satisfacer su auténtico objetivo: la destrucción de la Camarilla.

En más de un sentido, el papel de Swift en la Segunda Guerra Civil del Sabbat reflejaba sus actos y su posición durante la Guerra de Secesión. Se dedicó a reclutar nuevos miembros para el Sabbat e hizo amigos entre los altos cargos, como Galbraith. Swift parecía ser el soldado perfecto y fue fiel a su palabra durante muchos años, escuchando y esperando a conocer más sobre su enemigo. Con el tiempo, Swift asoció a los llamados “Vástagos” de la Camarilla con su Sire, aquél que lo condenó a la no-vida, el vampiro que jamás se dio a conocer ni volvió para recuperar a su Chiquillo.

Tras la ratificación del Código de Milán y el nombramiento de Galbraith como Regente, Swift descubrió que prefería, con diferencia, dejar al descubierto sus colmillos a esconderlos tras
la fina fachada de la política y la adulación. Ansiaba acción y conflicto, y se preguntó qué había sido de Polonia, su benefactor. A mediados de los años treinta, Swift volvió a Nueva York
para buscar al Arzobispo y a sus Ghouls, sólo para descubrir que su antiguo mentor ya no se encontraba allí. En su lugar, se topó por accidente con otro vampiro ocupando la hacienda
abandonada: una Antigua Brujah de paso llamada Benedykta Gorski, que había reclamado el edificio como refugio temporal. Como la mayoría de miembros de la Camarilla de aquella
época, Gorski no sabía nada de la historia de Swift o de su afiliación con el Sabbat. Ambos lucharon, Gorski perdió y Swift quemó la mansión hasta los cimientos con ella dentro. Los actos
del vampiro no pasaron desapercibidos y la coterie de Gorski encontró a Swift mientras éste intentaba escapar de la finca.

Aunque querían enfrentarse directamente al vampiro, un muro de llamas los separaba, como más tarde contarían al Príncipe de Nueva York. Pese a estos obstáculos y la gravedad de sus heridas, la coterie pudo ver bien al miembro del Sabbat y se las arreglaron para dar una descripción exacta del recién llegado. La muerte de Gorski en 1936 obligó al Príncipe a convocar una Caza de Sangre. Cuando se les ordenó a los miembros de la Camarilla de la zona que buscaran y eliminaran a Swift, descubrieron información importante: su nombre, el Clan del que se le sospechaba miembro (Lasombra) y su afiliación (Sabbat). Aunque nadie en la Camarilla está seguro de lo que pasó a continuación, se cree que Swift quedó acorralado porque no estaba preparado para lidiar con la cólera del Príncipe: en cada lugar en el que Swift se dejaba ver, sus cazadores Vástagos se aseguraban de que no pudiera descansar o alimentarse por mucho tiempo. Sin embargo, lo que es seguro es que este joven miembro del Sabbat no se acobardó y terminó haciendo lo que resultaba natural: reunió aliados rápidamente y planeó un contraataque. Swift reclutó a bastantes Cainitas e incluso trató de persuadir a Neonatos de la Camarilla para que se uniesen a él y dar una guerra sin cuartel.

La prueba de los esfuerzos de Swift por reclutar para su causa pudieron apreciarse en el aumento de las deserciones en la Camarilla, especialmente notable entre los Anarquistas, a favor del Sabbat durante los siguientes diez años. Sin embargo, algunas de estas alianzas se dieron por parte de lealistas a la Camarilla, espías Brujah que buscaban venganza por la muerte de su Antigua.

A medida que estos Brujah se acercaban más a Swift, los rumores se extendieron y sus mensajes secretos llegaron hasta oídos de los Justicar: Swift no era un Lasombra, como habían supuesto en un principio, sino un Gangrel que había abandonado la Senda de la Humanidad y ahora se encontraba bajo la tutela de un Antiguo del Sabbat. No tenía intención alguna de abandonar Nueva York, se estaba preparando para atacar al Príncipe de Nueva Jersey e iba a liderar un ataque masivo contra la Camarilla. Estos rumores, combinados con sus desconcertantes,
más bien aleatorias, escaramuzas propias de la guerrilla, convencieron a los Justicar para empezar a considerar a este miembro del Sabbat una amenaza a gran escala que no podía ser contenida
de forma ordinaria. Por desgracia, la decisión de los Justicar de incluir a Swift en la Lista Roja llegó demasiado tarde, pues este Cainita fue el responsable de la caída de Pittsburgh. Aunque muchos Brujah y Gangrel continuaron buscándole, Swift desapareció de la escena en algún momento durante la Tercera Guerra Civil del Sabbat y no volvió a dejarse ver hasta mediados de los noventa. Aunque muchos creyeron que se había tomado un descanso de la lucha, Swift se había estado preparando para la guerra y se había retirado a los Apalaches, donde reclutó a algunos miembros de la familia de Aparecidos Bratovich para aumentar el número de soldados en buena condición física bajo su mando.

Tras décadas de entrenamiento, reclutamiento y de ascender en las filas del Sabbat, parecía que el exoficial confederado por fin había conseguido lo que quería: un rango de prestigio y un título en el Sabbat, Disciplinas de alto rango exclusivas del Clan Lasombra y la licencia para castigar a los enemigos del Sabbat como considerase oportuno. Con el apoyo del Sabbat, Swift hizo gala del poder que poseía y aniquiló a una coterie de Arcontes que había encontrado cazando Anarquistas fuera de los territorios de la Camarilla. Después, cuando el Arconte Ventrue Wilhelm von Bran investigaba su desaparición, Swift tomó al Vástago como prisionero y lo torturó durante varias semanas antes de enviarlo, maltrecho y ensangrentado, de vuelva a la Camarilla con un mensaje perturbador: «Voy a por vosotros». Concentrándose en un objetivo de la Camarilla tras otro, Swift
y su nuevo ejército del Sabbat, formado por Lasombra, Gangrel Antitribu, Pander, Tzimisce jóvenes y una prole de Aparecidos Bratovich, atacaron sin piedad y sin dudar. Se concentraban en un lugar estratégico, atacaban con fuerza y dejaban a un único superviviente. Los actos de Swift han diezmado los refugios de los Nosferatu, Toreador, Brujah y Gangrel, haciendo uso de la ira de los Nosferatu y Assamita Antitribu que deseaban ajustar cuentas con sus antiguos compañeros de Clan. Hasta ahora, este Gangrel del Sabbat ha tomado la ciudad de Augusta, en Carolina del Sur, y ha colocado allí a algunos de los miembros más estables de la familia Bratovich en posiciones de poder. Desde entonces, se ha estado moviendo poco a poco hacia Atlanta, acompañado por jóvenes miembros del Sabbat enamorados de la idea de una guerra contra la Camarilla sin saber realmente por qué luchaban.

La aproximación sistemática y resuelta del líder de guerra del Sabbat para destruir la Camarilla le otorgó un puesto en la Lista Roja y sus recientes movimientos han puesto al Príncipe de Atlanta en alerta máxima. Cuando los Justicar estaban decidiendo cuál sería el Clan Trofeo, se sorprendieron al saber que varios Clanes no sólo estaban impacientes por auspiciar el
Trofeo, sino que estaban dispuestos a ofrecer nuevos reclutas a las filas de Alastores y Arcontes para luchar contra esta terrible amenaza en nombre de su Clan. Aunque se ha confirmado que
este Anatema ha asesinado a más de un Antiguo, docenas de confiados miembros de la Camarilla que han cruzados sus caminos con este cerebro militar han acabado estacados o algo peor a sus
manos. Sin embargo, al final, se le concedió el honor de ser el Clan Trofeo al Clan Gangrel, que ahora aprovecha su posición para encontrar al Sire de Swift y ofrecer ayuda a los Alastores.

A Alex Swift no le importa el protocolo, la sociedad de la Estirpe o las Tradiciones. Sólo le preocupa presenciar cómo su amado Sabbat asciende hasta el poder y permanecer invicto,
sin restricciones. Y, como muchos Alastores temen, éste es el vampiro que podría hacer que eso sucediera.


Nombre: Alex Swift.
Clan Trofeo: Gangrel.
Sire: Desconocido.
Alias: Stonewall Jackson (un apodo que odia).
Clan: Gangrel Antitribu.
Naturaleza: Superviviente.
Conducta: Director.
Generación: Octava.
Abrazo: 1864.
Edad aparente: 20 y pocos.

Atributos Físicos: Fuerza 3, Destreza 4, Resistencia 5.
Atributos Sociales: Carisma 2, Manipulación 4, Apariencia 2.
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 4, Astucia 4.

Talentos: Alerta 3, Atletismo 3, Callejeo 3, Consciencia 2, Empatía 1, Expresión 2, Intimidación 4, Liderazgo 5, Pelea 4, Subterfugio 3.
Técnicas: Armas de Fuego 4, Artesanía 3, Conducir 2, Etiqueta 2, Interpretación 2, Latrocinio 2, Pelea con Armas 4, Sigilo 3, Supervivencia 4, Trato con Animales 3.
Conocimientos: Academicismo 3, Ciencias 2, Informática 1, Finanzas 1, Investigación 3, Leyes 3, Medicina 3, Ocultismo 2, Política 4, Tecnología 2.

Disciplinas: Animalismo 4, Celeridad 4, Dominación 2, Fortaleza 5, Obtenebración 2, Ofuscación 3, Potencia 2, Protean 5.

Trasfondos: Estatus (Sabbat) 3, Contactos 2, Criados 2, Rituales 1.

Virtudes: Convicción 3, Instinto 3, Coraje 3.

Moralidad: Senda del Poder y la Voz Interior 5.

Fuerza de Voluntad: 8.

Reserva de Sangre / max. por turno: 15 / 3.

Apariencia: Alex tiene el pelo castaño, corto y ondulado, además de una frente amplia. De tez rubicunda y cara ovalada, aparte de sus ojos azul claro, su aspecto no llama la atención. Como veterano de guerra, siempre está alerta y no se esconde tras un disfraz. Viste con ropa militar y, cuando se le pregunta, alega ser un supervivencialista que se entrena para algún desastre.

Pautas de interpretación: No compartes las mismas inquietudes que otros vampiros. Miras a la Camarilla y sólo ves una organización débil que puede ser derrocada con una serie de batallas. Cuando entras en una habitación, analizas la situación, determinas las salidas y las entradas,
a quién hay que matar primero, quién representa la mayor amenaza y quién podría servirte de algo. Para cualquiera que te conozca, eres agradable y simpático, sin embargo, si te contrarian, verán a un asesino frío y calculador.

Aliados y Contactos: Alex tiene espías que vigilan la actividad vampírica situados en diversas ciudades en poder de la Camarilla. Algunos son Aparecidos o Ghouls, otros están Dominados y no son conscientes de lo que cuentan cuando se les contacta.

Criados: Alex tiene a dos miembros de los Garras de la Rabia Negra (Ghouls Lasombra) asignados como guardaespaldas y asesinos diurnos si lo requiriese.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.