Christopher Barrow – Misterioso manipulador de lo sobrenatural

«Hay dos tipos de mercaderes de lo oculto: los que creen que los amuletos que venden son reales y los que pueden garantizarlo. ¿Adivinas cuál soy yo?»

Christopher Barrow, un ocultista británico con el que los Vástagos se han topado en Nueva York y en Londres, es el único mortal que figura ahora mismo en la Lista Roja. A primera vista, Barrow es un hombre de negocios normal y corriente: se le están poniendo las sienes canas y sus ojos verdes y apagados son completamente olvidables. En más de un aspecto, Barrow se parece a cualquier otro emprendedor de éxito sin ningún tipo de comportamiento excéntrico notable, excepto por uno: de cara al público, este ocultista vende libros de hechizos sacados de la
cultura popular o libros de «cocina brujeril» para el populacho en su tienda personal y el resto de su franquicia, pero a puerta cerrada Barrow dirige una prestigiosa librería de lo oculto que
contiene una colección poco común de tomos sobre brujería, demonología, criaturas sobrenaturales y fenómenos psíquicos de editoriales esotéricas que se remontan al siglo vii.
Guarda diarios escritos a mano por ocultistas de renombre (no todos ellos mortales), además de objetos únicos, en un cuarto bajo llave al fondo de su tienda, donde clientes selectos
pueden consultarlos y estudiarlos. En un día cualquiera, puede haber un puñado de gente buscando entre las estanterías de la tienda, debatiendo sobre teoría mágica con un café o tomando notas con cuidado mientras estudian en la trastienda. Durante la noche, la tienda se encuentra cerrada a cal y canto con un sistema de última generación que avisa a Barrow a la primera señal de movimiento.

Aunque regentar con éxito una librería de ocultismo no es precisamente una amenaza para la Camarilla, la otra afición de Barrow, convertir a criaturas sobrenaturales en sus esclavos personales, sí lo es. Los Justicar creen que Christopher Barrow ha operado fuera de su sanctum, El Nido del Cuervo, durante muchos años, planeando y conspirando en secreto. Sus actos en los años ochenta no fueron demasiado trascendentes. Muchas de sus transgresiones, como el curioso experimento que llevó a cabo en un Lupino, fueron insignificantes durante algún tiempo.

Sin embargo, en algún momento durante los años noventa, Barrow se volvió más atrevido y trató de secuestrar a un Gangrel de Decimotercera Generación, pero la coterie de éste lo pilló. Para su sorpresa, los Gangrel fueron emboscados por un Brujah y un Lupino que parecían estar protegiendo a Barrow. Informaron del incidente al Sheriff local y le contaron que aquellos sirvientes involuntarios tenían una película lechosa que les cubría los ojos. Como todos los asuntos específicos de una ciudad, el intento de secuestro fue considerado un asunto local y como tal, era el Príncipe quien tendría que lidiar con ello. Como el Gangrel logró escapar, el Sheriff decidió no empeorar la situación y el asunto se olvidó rápidamente. Sin embargo, el Clan Gangrel no olvidó el incidente y creyó que, de todos los Clanes de la ciudad, ellos y los Brujah serían los más vulnerables.

Los Antiguos Gangrel también se preguntaron qué más tenía escondido Barrow en El Nido del Cuervo y si los rumores eran ciertos. Tras decidir que iban a lidiar con Barrow a su manera, el Clan Gangrel envió una pequeña partida de caza para infiltrarse en El Nido del Cuervo con instrucciones de informar de sus hallazgos en el Elíseo. Nunca volvieron, y su ausencia no pasó desapercibida. Esta vez se convocó una Caza de Sangre, pero para cuando los agentes locales de la Camarilla llegaron a El Nido del Cuervo, todo cuanto encontraron en el sanctum de Barrow fue a sus esclavos sobrenaturales.

El misterio de la verdadera identidad de Christopher Barrow y cómo ha logrado controlar a hombres lobo, vampiros, espíritus y demonios menores ha empezado a desentrañarse a lo largo de la última década. El Príncipe de Nueva York creía que el mortal era un Ghoul del Sabbat o un mago, hasta que un Arconte demostró que sus sospechas no se correspondían con la realidad.

Aunque Christopher Barrow tiene más de cien años y puedeque naciese en la época victoriana, no ha envejecido demasiado y no es un vampiro. Es más, los Alastores han descubierto que el ocultista es el centro de una amplia red, un mercado negro global que colecciona y vende lo sobrenatural (esclavos, reliquias, artefactos antiguos y partes del cuerpo) al mejor postor. Hasta
ahora se han destapado operaciones de Barrow en Venezuela, Alemania, Sudáfrica, partes de la India, China y Filipinas, ocultas gracias a empresas fantasma y nombres falsos. Por desgracia,
hasta ahora nadie sabe cómo Barrow envía su “inventario” a estos países ni quiénes figuran en su larga lista de compradores. ¿Son cazadores? ¿Otros seres sobrenaturales? ¿O gente insanamente
rica y supersticiosa? Y, para empeorar la situación, los Gangrel sospechan que han desaparecido más miembros de su Clan, incluida una Azote Gangrel llamada Borya Stansilov.

En la actualidad, se ha encargado a los Alastores reunir tantos detalles como puedan sobre Barrow y sus operaciones. Tal y como les han pedido los Justicar, han reclutado Vástagos
versados en tecnología para coordinarse con los Nosferatu y llevar un registro de sus hallazgos en SchreckNet. Algunos Vástagos, sobre todo Gangrel, Brujah y unos pocos Tremere, creen que la Camarilla debería dedicar sus recursos a atacar directamente. La implicación de los Tremere en este caso ha generado algunos rumores que muchos Alastores encuentran difíciles de ignorar. Algunos creen que los Tremere están conspirando para enfrentarse a Barrow por su cuenta y por eso se niegan a ofrecer más ayuda para acabar con este Anatema.

Otros piensan que la inclusión de Barrow en la Lista es una estrategia de los Tremere para mantener a los Alastores ocupados, pues se cree que Barrow fue reclutado o que quizá haya
servido a algún Antiguo en el pasado. La cortina de humo que rodea a este Anatema se debe, en parte, a secretos que los Tremere no están preparados para desvelar.

En cualquier caso, la mayoría de los vampiros se toma esta amenaza muy en serio y no estarán dispuestos a entrar en cualquiera de los sanctums de Barrow sin prepararse. Sin entender
completamente hasta dónde llega el alcance de sus poderes y sin conocer exactamente cuántos seres sobrenaturales y Vástagos ha esclavizado, los vampiros están en desventaja a la hora
de enfrentarse al ocultista.

OJOS DE MELAMPO

Rodeados de misterio, se dice que los relucientes zafiros conocidos como los Ojos de Melampo son los ojos preservados del legendario oráculo griego que aseguraba haber descifrado los secretos de los misterios egipcios. Barrow ha incrustado los Ojos de Melampo en su bastón. La reliquia está encerrada en una calavera de cristal, soldada a una base negra metálica estratégicamente diseñada para ahuyentar a Lupinos y hadas. Cualquier método de análisis convencional revelará que estas piedras preciosas son de calidad media y no poseen ningún rasgo notable.

Sin embargo, el uso de métodos sobrenaturales revelará que sus propiedades sobrenaturales sólo son efectivas si están cerca la una de la otra. Si se desincrusta una de las piedras de la calavera, la otra quedará inservible. La reliquia otorga al poseedor tres puntos adicionales de Consciencia (incluso si esto hace que tenga más de 5 puntos de Consciencia). Para saber más sobre reliquias y artefactos, ver Cazadores Cazados II, pág. 157.


Nombre: Christopher Barrow.
Clan Trofeo: Gangrel.
Naturaleza: Perfeccionista.
Conducta: Confabulador.
Edad aparente: 50 y muchos.

Atributos Físicos: Fuerza 2, Destreza 3, Resistencia 3.
Atributos Sociales: Carisma 3, Manipulación 4, Apariencia 3.
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 5, Astucia 3.

Talentos: Alerta 3, Atletismo 2, Callejeo 2, Consciencia 4, Empatía 3, Expresión 3, Intimidación 3, Liderazgo 4, Pelea 2, Subterfugio 4.
Técnicas: Armas de Fuego 3, Artesanía 3, Conducir 2, Etiqueta 4, Interpretación 3, Latrocinio 1, Pelea con Armas 4, Sigilo 3, Supervivencia 2, Trato con Animales 1.
Conocimientos: Academicismo 5, Ciencias 3, Finanzas 3, Informática 2, Investigación 3, Leyes 3, Medicina 2, Ocultismo 5, Política 3,Tecnología 3.

Númina: Magia Estática (Senda de la Adivinación 5, Senda de la Alquimia 5, Senda de las Maldiciones 5, Senda de la Sanación 4), Númina Psíquicos (Piroquinesis 4, Proyección
Astral 4, Telequinesis 5).

Trasfondos: Aliados 3, Contactos 3, Recursos 5, Criados 4.

Virtudes: Conciencia 1, Autocontrol 4, Coraje 3.

Moralidad: Humanidad 5.

Fuerza de Voluntad: 9.

Apariencia: Christopher Barrow es un hombre de negocios con todo el pelo cano, ojos verdes y penetrantes, nariz aguileña y mentón prominente. Su cara está plagada de líneas de expresión y siempre lleva una barba bien recortada. Al ocultista se le suele ver casi siempre vestido con un traje de tres piezas confeccionado a medida y una corbata. Lleva las manos adornadas con anillos de varios tamaños y formas, cada uno ostentando una piedra única. Siempre lleva un reloj de bolsillo y aborrece los dispositivos que funcionan a pilas. Suele usar un bastón y casi siempre lo lleva consigo cuando viaja.

Pautas de interpretación: Eres un diestro hombre de negocios bastante mayor de lo que aparenta y haces lo que puedes por ocultarlo. Sin embargo, a veces tienes un desliz y haces una broma que nadie pilla o una referencia a algo que casi nadie más entiende. Prefieres que hablen los demás
y tienes mucho cuidado de no enseñar tus cartas. Apenas has conseguido arañar la superficie de lo que mora en las tinieblas, pero te reconforta el hecho de que tienes tu propia arma
secreta. A veces confías demasiado en tus conocimientos de lo oculto, pero hasta ahora tus secretos no te han fallado.

Aliados y Contactos: Barrow tiene un gran número de aliados bien conectados dentro de su orden y la comunidad ocultista en general. Puede ponerse en contacto con ellos para conseguir
información, materiales o un esbirro en cualquier momento.

Criados: Barrow mantiene siempre cerca a dos ocultistas primerizos y, como mínimo, a un ser sobrenatural vinculado, ya sea hombre lobo o vampiro, siempre que puede. Se dice que
la habilidad de Barrow para detectar lo sobrenatural se debe a que tiene a un diablillo que ha encadenado a una sombra. El diablillo puede atravesar el velo de Disciplinas como Ofuscación
y otras ilusiones con facilidad y se lo susurra al oído. Por desgracia, esto todavía no ha sido confirmado.

Nota: Barrow ha reunido una serie de poderosos Artefactos y Reliquias a lo largo de los años, incluido un bastón ornamentando con los Ojos de Melampo, una daga que causa daño agravado
a criaturas sobrenaturales y un anillo que le concede una reserva adicional de Fuerza de Voluntad (almacena 7 puntos y recupera 1 punto al día). Las Númina de Barrow pueden encontrarse en
Cazadores Cazados II (Alquimia pág. 142-143, el resto en pág. 70-85). Si no tienes acceso a dicho libro, siéntete libre de asignar una mezcla de Sendas de Taumaturgia y rituales del V20 para reflejar la maestría mágica del ocultista.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.