Casas Nobles – Casa Ailil

Por las escamas del Dragón de Plata, por la luz de las cuádruples estrellas, por el manto de la más oscura noche, entrego mi cuerpo, mi corazón y mi voluntad al cuidado de la Casa Ailil. Que sus objetivos guíen mi visión, sus esperanzas dirijan mis aspiraciones y su propósito inspire mis acciones. Que todas mis ambiciones se derrumben hasta ser polvo si traiciono las palabras que he pronunciado esta noche. Que el dragón a mi vera, las estrellas sobre mi cabeza y la noche tras de mí sean testigos de mi juramento.

Corte: Oscura.

Apodos: Dragones, Mentirosos (vulgar).

Mientras que otras Casas usan la política para promover sus objetivos, la Casa Ailil ve la política como un fin perfecto en sí mismo. Los Dragones, dotados líderes, estrategas y manipuladores incluso entre los Sidhe, demuestran un dominio de las maniobras políticas que hacen que otras Casas recelen de crear alianzas con ellos y tengan aún más miedo de contrariarlos. Cuando tratas con los Ailil, es mejor que pienses tres pasos por delante (así probablemente estés sólo dos pasos por detrás).

La Casa Ailil se considera a sí misma la cabeza de la Corte Oscura, así como la Casa Gwydion lidera la Luminosa, y justifica muchas de sus acciones como necesarias para restaurar el equilibrio entre Luminosos y Oscuros. Pese a que la típica creencia de que todos sus miembros están involucrados en la Corte Sombría no es en absoluto cierta, los Dragones están muy implicados en las actividades de dicha Corte, e incluso si un Ailil no es miembro, es una apuesta segura suponer que conoce a alguien que sí.

Aunque las Casas rivales desconfían de los Dragones, siendo justos, su reputación de deshonestos no es del todo merecida. Tienen un gran respeto por los juramentos y se jactan de tener algunos de los mayores creadores de juramentos de las hadas. Sus miembros recurren a ellos cuando es necesario (aunque a quienes forjan un juramento con ellos se les aconseja que revisen el lenguaje usado con cuidado, por si acaso). Los Dragones son muy conscientes del poder de la honestidad, especialmente en política, y la usan como cualquier otra herramienta a su disposición; el hecho de
que mantenga a sus rivales tratando de adivinar sus verdaderas intenciones es sólo un encantador beneficio secundario.

La vida en la Casa Ailil es intensamente competitiva, una carrera constante por puestos y juegos de superioridad tanto grandiosos como mezquinos. Cada miembro es muy consciente de su posición y está alerta ante cualquier oportunidad de escalar en el escalafón y de evitar que quienes están por debajo de él hagan lo mismo. Incluso antes de su Crisálida, los futuros Dragones suelen verse atraídos por profesiones donde su superioridad puede medirse de forma
manifiesta, como la política, el periodismo de investigación, la ley, el atletismo de alto nivel o el liderazgo empresarial. A pesar de su reputación de ganadores que se lo llevan todo, los Ailil se conforman asumiendo puestos de consejeros cuando les resultan adecuados; para ellos, ser capaz de manejar políticas y organizaciones sin el riesgo añadido de ser el centro de atención tiene su propio atractivo.

Los miembros Luminosos de la Casa son escasos pero no inauditos, y tienden a concentrarse más en los juramentos y lealtades que sus compañeros. Sin embargo, incluso los Ailil Luminosos confirmados deben librar una batalla cuesta arriba para obtener aceptación, no sólo por la reputación de su Casa, sino por los miembros Luminosos que han resultado ser agentes de sus
parientes Oscuros. Aun así, tener un consejero o estratega Ailil es una ventaja lo suficientemente aterradora como para que muchas cortes Luminosas corran el riesgo. El Dragón, no obstante, puede estar seguro de que sus “amigos” están vigilándolo de cerca.

Favor

Hasta los miembros más nobles de la Casa Ailil tienen talento para las palabras, y parece que sus políticos y embusteros nunca son pillados por otros de su clase. Los Dragones restan 1 a la dificultad de todas las tiradas de Manipulación y no pueden fracasar en las tiradas de Subterfugio o Política.

Defecto

Los Ailil creen que son los más listos del lugar. Un Dragón debe hacer una tirada de Fuerza de Voluntad a dificultad 8 para admitir directamente estar equivocado o dejar que algún otro tenga
la última palabra en una situación agitada. Si un Ailil admite estar equivocado, pierde un desafío de Astucia o Habilidad o recula en una confrontación acalorada, no puede recuperar Fuerza de
Voluntad y sufre una penalización de +1 de dificultad en todas las tiradas Sociales hasta que restaure su prestigio de alguna forma, vengándose contra su oponente o simple e injustamente reprender a sus inferiores para sentirse mejor.

Exilio

Entre el resto de las Casas se afirma ampliamente que los Dragones fueron exiliados tras ser pillados orquestando alguna enorme crisis política en Arcadia, lo que dio como resultado su destierro sumario. Sorprendentemente, la Casa Ailil no niega esos rumores, en parte porque sus propios recuerdos parecen confirmarlos, pero insisten en que la crisis fue el resultado de su oposición al liderazgo Arcadiano por no reconocer la necesidad de prepararse para el inminente Largo Invierno. Algunos de los Ailil incluso dan a entender que el fundador y epónimo de la Casa ha estado operando en la Tierra todo este tiempo, aguardando a que su Casa se le uniese.

Facciones y sociedad

Los Guardianes del Dragón de Plata, disciplinados guerreros y guardaespaldas que protegen a nobles Oscuros y sus dominios. Les Amoureux, hedonistas y sensualistas que adoran mezclar negocios y placer. Los Desheredados, nobles que han roto juramentos y han jurado recuperar su honor por medio de la batalla o grandes logros. Las Cerraduras, una sociedad de Ailil de inclinaciones místicas que vigila lugares prohibidos y objetos malditos.

Miembros destacados

El Alto Señor Erdarth, consumado político y fuerza directora de la Corte Oscura en el Parlamento de los Sueños. El Conde Declan, guerrero, genio militar y líder de los Guardianes del Dragón de Plata. El Conde Clou Argent, un poder en el sector inmobiliario a cargo de las adquisiciones de Feudos por toda Concordia. El Barón Richard September, “diplomático independiente” Luminoso y miembro de un famoso dúo de cazadores de Thallain. La Princesa Jessamy, niña prodigio de la cual se rumorea que herederá el liderazgo de la Corte Sombría. Los Escuderos Sal y Torg, el equipo al que acude la Casa cuando se necesita de forma improvisada armas, caos y sabotaje. La
Dama Sláine, protegida del Alto Señor Erdarth y con frecuencia su representante en la corte, a menudo considerada como la que realmente mueve los hilos tras la Casa Ailil.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.