Linaje Feérico: Boggans

«He limpiado todo el Feudo, he alimentado la casa de fieras y he remendado la túnica favorita del Duque. ¡Sólo unas cuantas cosas más de las que hacerme cargo! ¡Para mediodía debería estar listo para ir a la búsqueda!»

Los Boggans valoran el trabajo duro y la hospitalidad por encima de todo. También se deleitan con los sencillos placeres terrenales, como la buena comida y bebida, un fuego acogedor, una silla cómoda en la que sentarse y leer. Tienen una arraigada reputación por su trabajo e integridad.

Se dice que un Boggan es tan honesto como callosas sus manos. También son conocidos por
ser entrometidos. Si necesitas saber qué ocurre en la corte, pregunta a un Boggan; casi siempre
estará al día de los chismorreos e intrigas del momento.

Nacidos de sueños de caridad, servicio y venganza, los Boggans encarnan todas estas cosas.
Sus cuentos se originaron en las antiguas historias de ángeles terrenales que obraban milagros en favor de los pobres y virtuosos. Historias más oscuras incluían espíritus maliciosos que exigían precios abusivos por los servicios prestados. Y hay quienes hablan de pequeñas hadas domésticas que ayudaban a las familias con las tareas del hogar y atendían a los animales de granja.

Los Boggans suelen dividirse en dos grupos: los que prefieren la comodidad y la seguridad de su propio hogar y los que humildemente se integran entre otra gente. Los que prefieren su propio
hogar rara vez carecen de invitados. Mantienen la despensa llena, el botellero bien aprovisionado y las habitaciones de invitados frescas y limpias. No son excesivamente quisquillosos sobre a quién invitan, y cualquiera que necesite refugio es bienvenido al hogar de un Boggan. Ellos mismos son consumados anfitriones y huéspedes, y la mayoría de Kithain pueden considerarse afortunados si un Boggan se muda con ellos. Por supuesto, los Boggans sólo aparecen donde son bienvenidos y nunca soñarían con vivir donde no se les quiere; trabajan muy duro para asegurarse de que su presencia es apreciada. Se encargan obedientemente de cualquier limpieza o reparación y hacen todo lo posible para asegurarse de que su huésped esté feliz y bien cuidado. Hasta los Boggans Oscuros son hospitalarios con sus invitados a este respecto, aunque su presencia también puede implicar un precio.

Los Boggans han convertido el chismorreo en una forma de arte. Tienen una habilidad innata para descifrar relaciones y captar pequeños cotilleos “oyéndolos por casualidad”. Los Boggans Luminosos rara vez usan esta información con malicia, y aseguran que sólo son curiosos. Los secretos que “oyen sin querer” son sólo recompensas por su trabajo duro. Los Oscuros, en cambio, atesoran sus secretos para usarlos para chantajes y propósitos aún peores.

Apariencia: Los Boggans tienden a ser bajos y rechonchos, con narices grandes y una apariencia
distintivamente sencilla. Suelen tener pelo grueso y espeso con cejas a la par que se ciernen sobre
unos ojos pequeños y brillantes. Tienen grandes manos callosas con dedos largos y ágiles. Su piel suele estar bronceada y se oscurece y arruga con la edad. A pesar de su aspecto robusto, se mueven con paso grácil. Ya sea apretando un tornillo o el tabaco de su pipa, sus manos están en constante movimiento. Si no tienen nada en ellas, se ponen nerviosos e instintivamente buscan algo que necesite ser reparado.

Estilo de vida: La comodidad es de vital importancia para los Boggans: una despensa bien provista, mobiliario cómodo y una selección de sus bebidas favoritas son esenciales en un hogar
Boggan. Famosos por su talento en la cocina, suelen encontrar trabajo como chefs o cerveceros.

En estos tiempos modernos, también se les puede encontrar trabajando como diseñadores gráficos, paisajistas, diseñadores de moda, chicos de la limpieza, carpinteros y joyeros; cualquier
cosa que implique trabajar con las manos.

Infantiles: Los Boggans en este estadio de la vida sienten una poderosa curiosidad por todo. Se deleitan conociendo a gente nueva, aprendiendo cosas nuevas y explorando nuevos lugares. Quieren saberlo todo sobre todo y todos. Exploran el mundo con chispas en los ojos y hablarán con cualquiera que quiera sentarse el tiempo suficiente para escuchar y aguantar sus incesantes preguntas. Aunque la mayoría de Boggans tienen fama de caseros, los Infantiles suelen viajar de un lado para otro, normalmente metiendo sus narices en lugares donde no deberían.

Rebeldes: Todos los Boggans son perfeccionistas, pero los Rebeldes lo llevan al extremo. Cada tarea debe completarse a la perfección y siempre deben hacer más que los demás, una meta que
facilita en parte su Privilegio. Sin embargo, si dos Boggans Rebeldes empiezan a competir, puede ser necesario que alguien intervenga y los separe, porque pueden volverse terriblemente  competitivos. Los Boggans que de normal son apacibles pueden llegar incluso a ponerse violentos si se les provoca durante un frenesí competitivo.

Gruñones: Los Boggans que han entrado en este estadio de la vida lo han visto y oído todo, pero aún tienen el deseo de saber más. Suelen perder su ansia competitiva y prefieren asentarse en un lugar, normalmente un Feudo u otro sitio donde crean que pueden ser de mayor ayuda. Reunir y recopilar información es de máxima importancia para ellos y suelen poseer un gran almacén de información sobre los Kithain locales. Habitualmente tienen enormes bibliotecas de historias y periódicos que han coleccionado durante su vida, con todo eficientemente organizado e indexado.

Afinidad: Actor.

Deleite: Ayudar a la gente en tareas tediosas y odiosas es la marca de los Boggans,  especialmente si pueden hacerlo sin que la persona lo sepa. La tarea puede ser cualquier cosa: limpiar la casa, reparar un grifo roto, remendar ropa o arrancar las malas hierbas de un jardín, pero debe ser algo que requiera al menos un poco de tiempo y darse una paliza (por supuesto, al Boggan le lleva mucho menos tiempo). El Boggan no puede aceptar pago o agradecimiento
por el trabajo y preferiblemente la persona ayudada no debería ser ni siquiera consciente de que el Boggan estaba ahí.

Desatar: Los cantrips lanzados por los Boggans suelen ir acompañados de los apacibles olores del hogar y el campo: pan recién hecho, sidra, hierba recién cortada, tabaco y humo de hoguera.

Privilegios

Artesanía: Los Boggans no disfrutan de nada tanto como de un buen trabajo honrado. Su reputación como artesanos consumados es bien merecida. Cuando nadie los ve, pueden completar cualquier tarea que implique trabajo físico o artesanía en un tercio del tiempo. Pueden estar presentes otros Boggans, pero nadie más. Los Boggans nunca fracasan en una tirada de Artesanía.

Dinámica Social: Los Boggans son grandes observadores de las interacciones sociales y el hecho de que pasen desapercibidos les permite ser testigos de cosas que de otra forma permanecerían
en secreto. Superar una tirada de Percepción + Empatía (o Subterfugio) permite a un Boggan descifrar las dinámicas sociales de un grupo. La dificultad puede ir de 5 (una cena íntima) a 9 (un Feudo ducal). Esto podría reducir la dificultad de futuras tiradas Sociales o proporcionar más información útil para el jugador.

Flaqueza

Llamada del Necesitado: Los Boggans son serviciales por naturaleza y no pueden resistirse a ofrecer ayuda cuando se necesita. Cuando encuentran a alguien que verdaderamente la necesita, el jugador debe hacer una tirada de Fuerza de Voluntad a dificultad 8 para resistirse a ayudarle en forma alguna. Esto no se aplica a un enemigo jurado.

Estereotipos

Brandon Goldworth, un chambelán Boggan, reflexiona:

Sobre los Clurichaun: Pendencieros estúpidos, todos ellos. Aun así, pueden ser divertidos… siempre
que logres que no rompan la porcelana.

Sobre los Eshu: Son maravillosos invitados y cuentan los más deliciosos relatos, pero nunca se quedan mucho tiempo. Presta atención a sus historias y puede que aprendas algo.

Sobre los Nockers: Son consumados artesanos, pero tienden a centrarse demasiado en los detalles. Sus obsesiones los convierten en conversadores aburridos.

Sobre los Piskies: Nunca los dejes solos en una habitación si quieres ser capaz de encontrar algo después.

Sobre los Pooka: Son bastante divertidos en las fiestas, pero nunca ayudan luego a limpiar.

Sobre los Redcaps: Bestias malhabladas y groseras. Tienen unos modales terribles y se comen la cubertería.

Sobre los Sátiros: Ten cuidado con cuánto vino les ofreces. Pueden volverse bastante… ehm… entusiastas. No es que eso sea nada malo. Ejem.

Sobre los Selkies: Ningún lugar en la tierra, ninguna amistad, ni siquiera el amor puede retenerlos. El corazón de un Selkie pertenece al mar y al mar siempre volverá.

Sobre los Sidhe Arcadianos: Aún comprenden las viejas costumbres, pero no siempre entienden las nuestras. Las cosas han cambiado y van a necesitar aprender a adaptarse.

Sobre los Sidhe de Otoño: Aprecian nuestro servicio quizás más que nadie y estuvieron aquí durante el Interregno. Por eso merecen mi respeto.

Sobre los Sluagh: Se puede aprender mucho escuchando los susurros de los Sluagh. Muchos los aborrecen, pero son siempre educados, sólo un poco mohosos.

Sobre los Trolls: Parece que valoran pocas cosas aparte del honor y el deber. Son grandes, sí, pero son más que simples brutos. Son quizás, sólo por detrás de los Sidhe, quienes mejor entienden las complejidades de las cortes.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.