Las Hadas de Knockgrafton

Una leyenda de la región de Glengarrigh al sur de Erin, menciona las peripecias de un joven jorobado, de nombre Lushmore, a quien las hadas ayudaron en su defecto físico, como premio a su buena disposición para con ellas. El pobre Lushmore, a quien llamaban así porque siempre llevaba una ramita de digital en su sombrero de paja, regresaba una tarde del pueblo de MacCurragb, cuando el cansancio y el dolor de su jorobalo obligaron a recostarse a la sombra de un roble, junto a la entrada del Brugh de Knockgrafton, el cual tenia fama en la región de ser morada de las hadas de los túmulos de aquella zona. Ya casi se había adormecido cuando una extraña canción, que no parecía entonada por gargantas humanas, pareció emanar del interior de la tumba. Alelado y asustado, Lushmore prestó atención a la canción, percatándose de que de la impecable interpretación, la…

Continuar Leyendo…

Hechiceria Hahuallotl

Sólo Tlacique. Como sombras en la noche, los Tlacique se arrastran desde las nieblas de la historia llevando consigo una magia que los extraños no han visto en siglos. Esta Línea de Sangre de los Setitas se expande por todas las selvas suramericanas, dejando el poder de su cultura bajo el misticismo de la tierra. Anuncian descender de Tezcatlipoca, el Jaguar; dios de la noche, los espejos y la magia negra. Los Nahualli, magos de sangre Tlacique aun perseveran hasta nuestros días, antiguamente gobernaban de una forma tan abierta que no se había visto desde Cartago, en pequeños grupos familiares llamados Círculos. Para llegada de Cortés a México, gran parte de la Línea se vio amenazada, muchos fueron cazados y otros huyeron guardando sus poderosos secretos durante siglos. Aparte de ellos nadie, (y absolutamente nadie) sabe su existencia, todos los consideran extintos, posee un interés abierto en destruir al Sabbat…

Continuar Leyendo…

Tesoros Nivel IV

La cuarta entrega de la lista de Tesoros de este fabuloso juego. Alfombra Voladora: Tesoro Nivel 4 Uno de los tesoros más comunes entre las hadas de Oriente Medio y la India son las alfombras voladoras, Estos míticos tesoros tienen la apariencia de elaboradas alfombras persas con intrincados dibujos y grecas. Y como antaño, todavía se puden encontrar en muchos de los bazares del Sultanato de Hejaz y el Califato de los Cedros. Las alfombras voladoras sólo vuelan, no pueden hacer piruetas típicas de avionetas de competición y en ningún caso se manejan solas. Para que una alfombra voladora “despegue” se ha de gastar un punto de Glamour temporal y hacer una tirada de Glamour Permanente (a diicultad igual a la mayor Banalidad de todos los que suban a la alfombra) y la alfombra volará una hora por éxito conseguido, siempre y cuando no haya complicaciones, en cuyo caso se…

Continuar Leyendo…