Aclaraciones sobre los Paradigmas

¿Qué es el paradigma? El paradigma es el modo en que concibes la magia y la forma en que la canalizas para hacer lo que haces. Cada mago es diferente, como evidencia el foco que escoge cada uno y el modo en que decide usarlo. Lo que es bueno para unos, no siempre es bueno para otros.

Desde el siglo XV, aproximadamente, ha existido en cada Tradición una idea compartida sobre el paradigma. Es la idea de que, para afectar al mundo que nos rodea, la magia puede ser canalizada a través de nueve avenidas. A estas avenidas las llamamos Esferas, y son el lenguaje básico que todos los magos de las Tradiciones y algunos Huérfanos usan para comunicarse unos a otros lo que hacen. “Soy un mago de las Fuerzas”, significa que canalizo la mayoría de mis energías afectando Patrones de energía. “Soy un mago de Vida”, significa que canalizo la mayoría de mis energías afectando Patrones de vida. En cuanto a la Quintaesencia, la magia de Fuerzas y la de Vida son iguales. Uno no puede sentir la magia y saber al instante de qué clase es sin averiguar a qué está afectando esa magia. La diferencia estriba en el modo en que la magia esté canalizada y en aquello a lo que vaya a afectar. La noción de Esfera proviene de la idea de que existen nueve divisiones principales de existencia en este mundo, aunque unos pocos defienden que también hay una décima.

¿Es posible hacer magia sin las Esferas? Quizá. Desde luego, antes de que las Tradiciones se reunieran, las Esferas no existían como constructo metafísico. Sin embargo, son el sistema teórico-mágico más extendido entre las enseñanzas de las Tradiciones hoy en día. Cada Tradición adopta un modo de considerar cada Esfera. A cambio, el mago puede describir su magia en términos amplios a fin de que otros magos puedan reconocer su proveniencia. Puede que el otro mago no comprenda cómo su compatriota lo hace, pero reconoce la validez del efecto en la Esfera elegida.

El foco actúa como un guía para el mago, dirigiéndolo a través de la Esfera. Continuamos usándolo hasta que podemos visualizar la senda por nosotros mismos, aunque incluso entonces, el foco siempre lo hará de un modo más sencillo. Al principio un mago no puede encontrar su Esfera sin ayuda de su foco.

Con el tiempo aprendemos a abandonar o a comprometer algunas de las ideas de los paradigmas, a la ves que nos adaptamos, aprendemos, cambiamos y crecemos. A menudo la necesidad es la que dicta el ritmo. El camino hacia la verdadera iluminación crea el deseo de abandonar las ideas estáticas.

El poder es la razón más habitual por la que los focos y el paradigma no son abandonados. Incluso cuando los magos descubren que no necesitan ni los focos ni el paradigma, seguirán encontrando que es más sencillo canalizar la magia a través de ellos. En otras ocasiones, la magia simplemente no puede superar las ideas estáticas de los focos y el paradigma.

Los Seres Huecos y los Huérfanos suelen tener un batiburrillo de paradigmas. Autodidactas a la fuerza, estos magos tienden a desarrollar su paradigma del modo en que siempre han considerado que debería ser la magia. Generalmente son acogidos por una Tradición encuentran su hogar en aquellas que se asemejan a su estilo particular.

Los magos Tecnócratas tienen sus propias ideas sobre el paradigma, muy fundamentadas en la ciencia, y por tanto su magia también suele estar relacionada con esta. Para ellos, los logros científicos hacen que su magia sea posible y real. Sus paradigmas tienden a encajar de un modo mucho mas sencillo que el de los Tradicionalistas y otros magos, lo que hace que les resulte más fácil trabajar juntos.

“Es obvio que Mago depende en gran medida de los paradigmas y los focos. Gran parte del libro de reglas está dedicado a los paradigmas y a los focos, así que son absolutamente fundamentales, y debes usarlos o de otro modo no estarás jugando adecuadamente a Mago.”

Como las consideraciones de cualquier otra historia, los paradigmas y los focos no son en sí mismos más que herramientas con las que contar tu aventura. Sólo necesitas usarlos en una crónica en la medida que quieras hacer el juego más divertido.

De nuevo, el nivel de distinción entre los paradigmas y los focos depende de la crónica que el Narrador desee desarrollar. Es decir, que no puedes decidir por las buenas que tu mago no usa focos cuando todos los demás tienen que hacerlo. En último caso, eso es cosa del Narrador… pero, como jugador, hay muchas maneras de utilizar tu paradigma:

Rígidamente paradigmático: Tu mago está convencido de que su paradigma es “el único camino verdadero”. Puede que otros creen magia, pero no lo están haciendo bien. Probablemente tu personaje aligera su discurso de modo liberal con jerga mágica especializada de su Tradición. Los personajes de este tipo pueden obtener una bonificación de dificultad cuando usen fórmulas hechas por sus Tradiciones, pero también una penalización de dificultad cuando combinen su magia con cualquier otro mago de otra Tradición, y nunca usarán una receta de una Tradición que no sea a suya.

Paradigma cerrado: Tu personaje cree que forma parte de un sistema mágico que encaja con una visión personal de la verdad. Por lo general, deja que los demás usen sus propias prácticas mágicas, pero puede considerar algunas de estas prácticas erróneas o equivocadas. Cree que su Tradición enseña una magia y unos valores apropiados, y que estos valores son buenos para adoctrinar a los recién Despertados que estén preparados. Aprecia la valía de otros paradigmas, pero no entiende realmente cómo funcionan, e intentan que los otros magos se aproximen a su punto de vista. La mayoría de los magos se adhiere a su paradigma de este modo.

Paradigma abierto: Tu personaje cree que su paradigma es verdadero, pero que existen otros igualmente válidos. no es necesario que los estudie, pero acepta que otra gente puede percibir verdades muy distintas a la suya. Es flexible a la hora de combinar su magia con otros estilos. Normalmente no incorpora otros paradigmas, porque el suyo le funciona bien, pero no tiene ningún problema en guiar a un estudiante hasta un mentor cuyo paradigma encaje mejor con el de dicho individuo. Comparte sus conocimientos con otros magos y en ocasiones intenta averiguar de dónde proceden. Muchos visionarios de las Tradiciones entran dentro de esta categoría.

Paradigma liberal: Tu personaje siente que no existe una única verdad, sino que todas las verdades son igualmente válidas. Por lo tanto, usa un paradigma en particular porque es el que ha aprendido a utilizar, pero estará muy dispuesto a aprender nuevos paradigmas si se le presenta la ocasión. Comparte sus métodos e incorpora otras técnicas. Trata de concebir nuevos modos de considerar y practicar magia. Un mago de este tipo puede ser capaz de aprender el modo de practicar la magia de otras Tradiciones, pero tendrá problemas para mejorar, debido a la falta de profundidad de sus estudios mágicos.

Ten en cuenta que todas estas posibilidades parten de la base de que tu Narrador hace respetar los paradigmas. El Narrador podría perfectamente desarrollar una crónica sin Tradiciones, con paradigmas combinados, con paradigmas pero sin focos… depende de él