H20 – Parte V Metatrama – Hombre Lobo

CONSEJEROS TRIBALES

Las trece tribus Garou están unidas en la guerra contra el Wyrm, pero eso no significa que estén de acuerdo en la forma de luchar en esa guerra. Incluso dentro de las alianzas entre tribus, su liderazgo no siempre proporciona una dirección clara. La pérdida del Alto Rey Albrecht ha incrementado las tensiones todavía más, pues el Concilio de las Tribus lucha en su interior por guiar al conjunto de la Nación Garou y llevar a cabo los planes de cada tribu. Se hacen tratos y las alianzas cambian, a medida que cada tribu lucha por demostrar a las demás que sus planes para guiar a la Nación Garou son los correctos.

Actualmente el Concilio de las Tribus está extendido por todo el mundo, y cada Consejero gobierna uno de los último Túmulos para asegurar la Nación Garou bajo su liderazgo.

CAMADA DE FENRIS

Valka Un Ojo, Jarl del Clan del Puño Sangriento, reclamó el liderazgo de los Fenrr en el amanecer de la Era del Apocalipsis. Pocos se atreven a desafiar su habilidad feroz y salvaje como guerrera, pero la verdad es mejor general que política. En más de una ocasión ha tenido que ser separada del Margrave Josef Konietzko o de Benny “Oído-en-Tierra” Reed, para no derramar sangre durante la sesión de un consejo tribal. Valka Un Ojo es impulsiva y directa, aunque posee una sorprendente generosidad de espíritu.

La Camada de Fenris apoya el Santuario de Gaia, valorando las tradiciones que los han traído hasta hoy. La fuerza y ferocidad de los Wendigo y los Garras Rojas se han ganado el respeto de la Camada de Fenris, y consideran a esas tribus aliados dignos. A menudo estos tres grupos participan juntos en las asambleas tribales, probando su fuerza y astucia en batalla entre ellos. De la misma forma, recientemente los Fenrir se han aliado con sus viejas rivales, las Furias Negras, gracias a la amistad personal y camaradería entre sus Consejeras.

Para los Fenrir no resulta sencillo ocultar su desprecio, y su actitud directa no les hace ganar amigos. La debilidad percibida en los Roehuesos les asquea, y de la misma forma la paz y diplomacia defendida por los Hijos de Gaia es considerada una forma de cobardía.
La Consejera Fenrir gobierna sobre el Clan del Puño Sangriento en la Selva Negra, Alemania, protegiendo el gran Túmulo.

CAMINANTES SILENCIOSOS

Nacida durante el caos de la Guerra del Golfo, Samira “Portavoz del Destino” Tahan pasó su vida como refugiada, sobreviviendo en las zonas de guerra. Poco después del Primer Cambio las Espadas de la Noche la reclutaron y la adiestraron durante más de una década para cazar y matar vampiros. Durante los siguientes diez años la Ragabash se convirtió en una de las más destacadas expertas en el tema, viajando por el mundo para ayudar a distintos Clanes a enfrentarse a los horrores no muertos. Los Caminantes Silencios respetan su conocimiento del mundo y sus victorias –por respeto a sus deseos como Consejera, su tribu se ha negado a aliarse con el Santuario de Gaia o el Concordato de las Estrellas. Tahan a menudo actúa como el voto decisivo entre ambas facciones, y a menudo se la considera la razón de que la Nación Garou no haya coronado un nuevo Alto Rey.

Los Caminantes Silenciosos se esfuerzan por permanecer neutrales en las mezquinas alianzas y odios políticos. Esta actitud los hace ser bienvenidos en los Clanes de todo el mundo. A menudo muestran amistad con las Furias Negras y los Roehuesos, que honran el concepto del hogar, y que también comprenden el dolor que sufren los Caminantes Silenciosos, apartados de sus hogares tradicionales.

Aunque el honor y la sabiduría requieren que lo oculten, los Caminantes Silenciosos muestran un profundo desagrado por los Colmillos Plateados y los Señores de la Sombra. El liderazgo y las maquinaciones de estas tribus han dividido a la Nación Garou, creando una profunda brecha que requiere la atención de los Caminantes Silenciosos en lugar de dedicarse a cazar vampiros.

La Consejera de los Caminantes Silenciosos ayuda al Ahadi a proteger el Túmulo del Río Oscuro, cerca de Lisala en la República Democrática del Congo. Aunque los Caminantes Silenciosos prefieren viajar, Tahar está contenta no liderando un Clan, sino ayudando a las Fera.

COLMILLOS PLATEADOS

Sabine “Plata Veloz” LaCroix se convirtió en la Reina de la Casa del Corazón Inquebrantable cuando Margaret Piedras Erguidas cayó en batalla defendiendo el Clan de la Luna Creciente. Después de que el Alto Rey Albrecht desapareciera durante el ataque contra los Túmulos al comienzo de la Era del Apocalipsis, los Colmillos Plateados se reagruparon bajo su estandarte. Junto con Alika Kalominos y Valka Un Ojo forjó los cimientos del Santuario de Gaia y guió a la Nación Garou en su diáspora y durante la plaga de Harano. La tensión entre el Margrave Konietzko y LaCroix ha dividido al Concilio de las Tribus, pues los dos quieren ocupar la posición de Alto Rey.

Arrogante, aunque carismática e inspiradora, LaCroix reunió a las Casas europeas de los Colmillos Plateados a su alrededor y ha actuado para reparar la brecha entre los Colmillos Plateados y los Wendigo de Rusia. Los Colmillos Plateados también recurrieron a fuertes alianzas con los Fenrir y las Furias Negras para poner los cimientos del Santuario de Gaia. Su compañía ha sido templada por el fragor de la batalla y endurecida por el éxito.

Los Señores de la Sombra se ganaron la enemistad de los Colmillos Plateados hace mucho tiempo, cuando azuzaron a las hordas de los mongoles contra Rusia, y el surgimiento del Concordato de las Estrellas ha revivido todas las antiguas ofensas y odios. De la misma forma los Moradores del Cristal se ganaron la desconfianza y el desprecio de los Colmillos Plateados por aliarse con la Tejedora y los Señores de la Sombra. LaCroix afirma que Roger Daly, el Consejero de los Moradores del Cristal, es un Lobo de Invierno y debería ser apartado según la Letanía.

La Consejera de los Colmillos Plateados gobierna sobre el Clan de la Luna Creciente en los Montes Urales, en Rusia, protegiendo un gran Túmulo.

CONTEMPLAESTRELLAS

Después de recuperar el Monasterio de Shigalu tras una década de lucha, la líder del Campo del Céfiro, Anh Lai Viaja Lejos, sintió una clara intranquilidad en su alma, incluso para ser una Ahroun. No podía dejar de preocuparse por el destino del Pueblo del Crepúsculo y su lucha para proteger a la Madre esmeralda. Esta intranquilidad la llevó a contactar con el hijo de un viejo camarada de su padre, que representaba a la Nación Garou. Ciran Viaja Lejos había muerto años antes, y sin embargo Anh Lai creía que su obra estaba incompleta. Los Contemplaestrellas habían oído rumores de los ataques del Wyrm contra otros Túmulos del mundo, pero carecían del contexto para comprender correctamente lo mal que iba la guerra para la Nación Garou. El Margrave Konietzko le pidió a Anh Lai Viaja Lejos que trajera a los Contemplaestrellas de vuelta y tantas Fera como pudiera reunir para la batalla que se avecinaba. Ella aceptó para honrar a su padre, y habló con los ancianos de su tribu. Aceptaron, con la condición de que ella los guiara personalmente y representara a su tribu en la Nación Garou.

Los Contemplaestrellas encuentran una causa en común con los Roehuesos y los Hijos de Gaiak, ya que ambas tribus también enfatizan el equilibrio, aunque lo hagan sin comprender sus matices. Los Hijos de Gaia luchan por los que son demasiado débiles para defenderse, equilibrando su fuerza ayudando a otros que son más débiles. De la misma forma, los Roehuesos luchan por la igualdad de todos, un sentimiento de equilibrio y justicia que los Contemplaestrellas pueden aceptar.

Los Contemplaestrellas tienen más problemas con los Garras Rojas y la Camada de Fenris. El odio de los Garras Rojas por el lado humano de sus propias naturalezas choca con el énfasis de los Contemplaestrellas por encontrar equilibrio e uno mismo. Los Fenrir comparten una debilidad similar, enfocándose en la fuerza y la agresión sin honrar también la paz y la diplomacia.

La Consejera Contemplaestrellas gobierna sobre el Clan del Cristal y el Acero en el edificio Galaxy Soho de Beijing, China, protegiendo el gran Túmulo.

FIANNA

Bron Mac Fionn, el Ard Righ, ha caído bajo el geas que le impuso una amante feérica rechazada conocida como la Princesa del Samhain –esta maldición es tan poderosa que afecta a toda la tribu Fianna. Sus rivales buscan un digno sustituto que pueda desafiar con éxito a Mac Fionn, y no son exactamente discretos en su descontento. Esta situación de alguna forma ha distraído a Mac Fionn en su deber como Consejero de la tribu; por lo general sigue el liderazgo de la Consejera de los Colmillos Plateados, Sabine “Plata Veloz” LaCroix.

Los Fianna encuentran más aceptación entre la Nación Garou entre los Colmillos Plateados y los Wendigo. Los Colmillos Plateados reverencian la familia y el linaje, lo que resulta atractivo para los Fianna, y su aprecio por los Fianna como los mejores creadores de Klaives también ayuda. Los Wendigo comparten el amor de la tribu Fianna por las historias y su dedicación a la tradición.

Los Fianna desconfían de los Moradores del Cristal y su aceptación de la tecnología de la Tejedora. La fabricación industrial es un insulto al amor y el cuidado de la obra de un artesano, y consideran que la dependencia de los Moradores del Cristal de herramientas y armas que no crearon personalmente los hace débiles y propensos a la corrupción. De forma similar, los Fianna dudan de la integridad de la tribu Uktena, y creen que su excesiva curiosidad por la naturaleza del Wyrm, sólo provocará dolor y destrucción.

El Consejero Fianna gobierna sobre el Clan de la Tara de Plata en Irlanda, protegiendo el gran Túmulo y el trono de poder de la tribu.

FURIAS NEGRAS

Como tribu fundadora del Santuario de Gaia, la estrella política de las Furias Negras se ha elevado en el Concilio de las Tribus. Su nueva Consejera, una joven Philodox llamada Alika Kalominos, ha aprovechado discretamente la tensión entre el Santuario de Gaia y su rival, el Concordato de las Estrellas para llevar a cabo la agenda de su tribu. Inteligente y razonable, Kalominos es considerada una fuerza moderada en la facción –que puede comprometerse si la causa es justa.

Las Furias Negras tienen entre sus aliados tribales más próximos a los Garras Rojas, y sorprendentemente, a la Camada de Fenris. La devoción de los Garras Rojas al Kaos y a los lugares naturales es similar a la propia misión e identidad tribal de las Furias Negras, y la reciente apertura de la Camada de Fenris a través de las Valquirias de Freye también ha abierto nuevas alianzas. La Consejera Fenrir Valka Un Ojo parece tratar a Kalominos con afecto fraterna, que Kalominos aprovecha para asegurarse de que se hace justicia.

Las Furias Negras mantienen su enemistad con los Señores de la Sombra, que jugaron un papel importante en la pérdida de sus Túmulos europeos, y con los Moradores del Cristal, cuyo enfoque en la tecnología y la humanidad demasiado a menudo conduce a la pérdida de los lugares del Kaos que las Furias han jurado cuidar y proteger. La Consejera Furia Negra gobierna sobre el Clan de las Visiones Pasadas en Ecuba, Grecia, protegiendo el gran Túmulo.

GARRAS ROJAS

Cardo Quemado es una loba feroz y taciturna que dirige a los Garras Rojas mediante su fuerza. Un brutal incendio en el bosque provocado por el hombre la quemó cuando era un cachorro, pero Cardo Quemado se ha convertido en una matriarca que ha cuidado de cuatro generaciones de feroces lobos. Desde entonces ha luchado en muchas batallas para mantener a los humanos alejados de sus tierras. Su determinación para asistir a las reuniones del Concilio tribal procede de su deseo de vigilar a las demás tribus e impedirles que se aproximen a la Tejedora.

Discretamente apoya al Santuario de Gaia, pero su verdadero interés consiste en restablecer el Impergium. Por el momento Cardo Quemado comprende que los demás hombres lobo están demasiado contaminados por su herencia humano para aceptar este plan voluntariamente, así que en secreto está contactando con las minorías Lupus de las demás tribus para construir su propia facción de lobos de verdad.

Los Garras Rojas a menudo mantienen la distancia con las demás tribus, considerando sus percepciones demasiado humanas para su gusto, pero encuentran una relación especial con la Camada de Fenris y los Wendigo. La reverencia de los Fenrir por el espíritu lobo Fenris atrae a una tribu de Lupus. El salvaje instinto depredador de los Wendigo parece natural para los Garras Rojas. Respetan el deseo constante de estas tribus de ponerse a prueba para determinar los rangos internos de sus manadas. De la misma forma, respetan a las Furias Negras por su protección de los lugares del Kaos en el mundo. Algunos Garras Rojas están reclutando activamente a los miembros Lupus de esas tribus para llevar a cabo su sueño de crear un nuevo Impergium.

Los Roehuesos y los Moradores del Cristal son las tribus que más despiertan la ira de los Garras Rojas, ya que consideran que están formadas por traidores a Gaia, habiéndose unido a la Tejedora y protegiendo a quienes están destruyendo el Reino Material. Cada momento que desperdician en la humanidad es un momento que no dedican a lo realmente importante: Gaia y la guerra contra el Wyrm.

La Consejera Garra Roja gobierna el Clan de la Doncella Llorosa, protegiendo el gran Túmulo y la naturaleza de Alaska, Estados Unidos. Hasta la Era del Apocalipsis, los Garras Rojas prohibían estrictamente que cualquier otra tribu entrara en su boun.

HIJOS DE GAIA

Conocida por defender la necesidad de curar a la Tríada y restaurar el equilibrio, Harmony “Gira la Rueda” Mason a menudo constituye la cara amable del Concordato de las Estrellas, escuchando a quienes están demasiado enfadados con el Margrave Konietzo y tienen demasiado miedo para negociar con Roger Daly. Esta Galliard habla con voz suave, pero equilibrada con sabiduría y significado, reforzada con el temple conseguido en una vida de experiencia poniendo las necesidades de los demás por encima de las suyas.

Habitualmente los Hijos de Gaia han servido como diplomáticos, así que tienen pocos prejuicios cuando se trata de rencores o disputas entre tribus. Cuentan a los Señores de la Sombra y a los Moradores del Cristal como aliados, aunque también consideran que esas tribus son las que más necesitan su sabiduría y guía. Los Señores de la Sombra son estimados por los Hijos de Gaia por haber conseguido unir a la coalición que permitió la formación del Concordato de las Estrellas. Los Hijos de Gaia respetan a los Moradores del Cristal por su continua protección de la humanidad.

Los Fenrir detestan a los Hijos de Gaia por su mantra de paz y por fomentar la posibilidad de curar a la Tríada, proclamando en voz alta que los Hijos de Gaia no tienen rabia. La reciente división entre facción también ha convertido a las Furias Negras, tradicionales aliadas de los Hijos de Gaia, en rivales potenciales, al no estar de acuerdo en las formas apropiadas de impartir justicia en el complejo mundo moderno.

La Consejera Hija de Gaia gobierna sobre el Clan del Corazón Hueco, cerca de Tefé, Brasil, protegiendo el gran Túmulo.

MORADORES DEL CRISTAL

Considerado muerto durante casi una década, el Consejero Roger Daly regresó a la Nación Garou al comienzo de la Era del Apocalipsis con la advertencia de la Tejedora sobre el posible regreso del Devorador de Tormentas. Infame por su habilidad para pensar fuera del orden establecido y formar alianzas imposibles, como su controvertido tratado de paz entre los hombres lobo y los vampiros de Vancouver, muchos atribuyen a Daly haber trabajado con el Margrave Konietzko en secreto para formar el Concordato de las Estrellas. Cauteloso y perceptivo, Daly se ha convertido en el arquitecto de esta nueva facción, fomentando sus ambiciosos objetivos de devolver el equilibrio a la Tríada.

Los aliados naturales de la tribu son los Roehuesos y los Hijos de Gaia. Los Roehuesos comparten la afinidad de los Moradores del Cristal con la Tejedora y comparten espacio en los centros urbanos del mundo. Los Hijos de Gaia impulsan a la Nación Garou a restaurar el equilibrio de la Tríada, un objetivo que comenzó con la formación del Concordato de las Estrellas.

Como tribu, los Moradores del Cristal consideran difícil colaborar con las Furias Negras y los Garras Rojas. Ambas tribus están tan obsesionadas con los lugares del Kaos del mundo que tienen poca tolerancia por lo que consideran influencia de la Tejedora, así que los choques entre ambas tribus y los Moradores del Cristal son inevitables y frecuentes.

Daly está siendo perseguido activamente por Pentex. En un esfuerzo por ponerse fuera de su alcance convenció al Concilio de las tribus para que lo enviara a ayudar al Ahadi a proteger el Clan de la Última Resistencia en Lagos, Nigeria. Tiene considerable influencia para convertir Lagos en el Silicon Valley de África.

ROEHUESOS

Benny “Oído-en-Tierra” Reed tenía un taller mecánico en Fresno antes de que comenzara la Era del Apocalipsis. Este querido Ahroun era popular en su barrio y en su comunidad, y si había un problema serio en el Clan, no tenía miedo de machacar a un idiota con su infame llave inglesa.
Fue uno de los pocos hombres lobos que escucharon los avisos de la Tejedora y reunió a su tribu justo antes de que estallara el cataclismo. Ayudó a organizar a los Roehuesos durante los ataques contra sus Túmulos, y se ganó una reputación como un poderoso organizador además de líder. Posteriormente, los Roehuesos lo nombraron Consejero de la tribu. Reed tiene una perspectiva pragmática de la política y no tiene miedo de ajustar las actitudes de su oponente con su llave inglesa si es necesario.

Los Roehuesos a menudo mantienen estrechos lazos con los Moradores del Cristal –una tendencia que continúa hasta hoy. Ambas tribus prosperan en ambientes urbanos que otros muchos desprecian y también reverencian a la Tejedora. También comparten una alianza tentativa con los Hijos de Gaia. El ascenso del hombre trabajador y el énfasis de los Hijos en cuestiones de igualdad y justicia social están creando vínculos entre los miembros de ambas tribus.

En el pasado la tribu Roehuesos era considerada la omega de la Nación Garou. Unas pocas tribus, como los Colmillos Plateados y la Camada de Fenris, mantienen los viejos prejuicios, pero los Roehuesos se enfrentan a su rechazo a adaptarse a los tiempos. Se rumorea que cada vez con más frecuencia se producen encuentros acalorados, pues los Roehuesos ya no están dispuestos a que les callen.

El Consejero Roehuesos gobierna sobre el Clan de las Aguas Olvidadas en el Pantano Maurepas de Luisiana, Estados Unidos, protegiendo el gran Túmulo.

SEÑORES DE LA SOMBRA

El Margrave Josef Konietzko es considerado el padre fundador del Concordato de las Estrellas y el líder que organizó la búsqueda para encontrar las semillas de cristal y el método de construir nuevos Túmulos. El Consejero de los Señores de la Sombra tiene una conducta áspera y sarcástica que a menudo enfurece a sus enemigos, como la Consejera Fenrir, Valka Un Ojo. Muchos creen que el destino de Konietzko es convertirse en el siguiente Alto Rey, guiando a la Nación Garou más allá de la Era del Apocalipsis y reviviendo a Gaia.

Los Señores de la Sombra han actuado con pragmatismo. Trajeron a los Contemplaestrellas y a los Moradores del Cristal al Concordato de las Estrellas, dejando atrás sus antiguas alianzas y prejuicios para poder guiar la facción. Los Señores de la Sombra valoran el conocimiento de los Moradores del Cristal sobre la Tejedora y la amistad de los Contemplaestrellas con las Fera es una ventajosa alianza que hay que aprovechar.

El surgimiento del Concordato de las Estrellas no ha hecho sino incrementar la enemistad de los Señores de la Sombra con los Colmillos Plateados, pues ya no son una tribu que busca derrocar el gobierno tradicional, sino los líderes de una coalición de tribus que quieren hacerlo.
El Consejero Señor de la Sombra se ofreció voluntario para gobernar el Clan de la Rueda de Path en Casablanca, Marruecos, protegiendo el gran Túmulo.

UKTENA

Aylen “Destripadora” Queupul sufrió su Primer Cambio durante una de las numerosas campañas del gobierno de Chile contra los indígenas que reclamaban sus tierras durante el cambio de milenio. El nombre Garou de esta Theurge fue bien ganado después de una lucha sangrienta en la que utilizó a los espíritus contra los soldados humanos que atacaban su aldea, y que después fueron encontrados con sus corazones arrancados de sus pechos. Queupul luchó durante dos décadas para proteger su territorio de las empresas más interesadas en obtener beneficios que en proteger la tierra. La Era del Apocalipsis obligó a los Puros y a las tribus europeos a retroceder y contraatacar, protegiendo los pocos Túmulos que quedaban. El famoso héroe Fenrir Golgol Colmillos-del-Primero salvó la vida de Aylen protegiéndola de una ráfaga de balas de plata durante el asedio del Túmulo del Corazón Hueco. La experiencia cambió la perspectiva de Aylén y acudió a los Bastet y otros Fera para que la ayudaran a proteger el Túmulo. Después los ancianos de la tribu Uktena le pidieron que los representara en el Concilio de las Tribus.

La impulsiva decisión del Hermano Pequeño de unirse al Santuario de Gaia hizo que los Uktena se unieran al Concordato de las Estrellas, para saber qué planes y deseos defendía una facción decidida a cambiar la Nación Garou. Aunque son parte de facciones diferentes, nada puede romper del todo el lazo entre los Wendigo y los Uktena y consideran a su Hermano Pequeño un aliado firme, sin importar cuán grande sea el desacuerdo entre las dos tribus sobre los mejores métodos para conseguir sus objetivos. Los Uktena también consideran a los Contemplaestrellas aliados, admirando la búsqueda de conocimiento de la tribu de diversas fuentes que los Uktena no sabían que existían.

La memoria de la tribu Uktena es larga. Nunca han perdonado a los Colmillos Plateados ni a los Señores de la Sombra, que llegaron a las tribus Puras y pusieron en marcha la cadena de eventos que llevó a la desaparición del Hermano Mediano, los Croatanos. Sin embargo, los Uktena son pacientes y por el momento esas dos tribus son necesarias en la guerra contra el Wyrm. Los Uktena también son cautelosos, y saben que una daga es una herramienta, pero puede cortar a quien la porta.

La Consejera Uktena gobierna sobre el Clan del Sol Dividido, en Sierra de las Minas, Guatemala.

WENDIGO

En el pasado los Wendigo eran aislacionistas que evitaban las maquinaciones políticas de la Nacón Garou, dejando esas cosas a los Uktena. La formación del Santuario de Gaia abrió una ventana de oportunidades a los Wendigo, permitiéndoles flexionar sus músculos políticos y demandar respeto. Un negociador natural, el Philodox John Rabia de Invierno pasó décadas manipulando a diversas agencias federales entre sí, buscando los mejores acuerdos para su pueblo y protegiendo las pocas tierras del Kaos que le quedaban. Dirigió su conducta gélida y sin pasión hacia las otras tribus, exigiendo concesiones a cambio del apoyo de la tribu Wendigo.
Sorprendentemente, los Colmillos Plateados resultaron la tribu más receptiva a las maniobras de Rabia de Invierno. En el pasado los Colmillos Plateados eran heraldos de la opresión que los Wendigo habían sufrido cuando los hombres lobo europeos llegaron a las costas de las Tierras Puras, pero ahora los Colmillos Plateados se han mostrado humildes y receptivos, ofreciendo reparaciones. Recordando la amistad entre Evan Cura-el-Pasado y el Alto Rey Albrecht, y su sacrificio para salvar el mundo del Devorador de Tormentas, los Wendigo siguieron el liderazgo de Rabia de Invierno y se unieron al Santuario de Gaia. Su nueva alianza ha creado vínculos de amistad con los Garras Rojas y la Camada de Fenris, pues estas dos tribus comparten la feroz determinación de los Wendigo en los campos de batalla.

Pero no todas las cosas cambian ni todos los odios mueren. Los Wendigo continúan con su rechazo agresivo a los Señores de la Sombra por sus crímenes contra las Tierras Puras durante la Era del Lamento. De la misma forma recuerdan bien el daño que causaron los Moradores del Cristal, cuando la tribu era conocida como los Jinetes de Hierro, durante la Era de las Tormentas.

El Consejero Wendigo gobierna sobre el Clan del Último Aliento en la reserva del parque del río Caribú en Manitoba, Canadá.

CONTINUARA…