Transilvania y Constantinopla Nocturno

Excelente trabajo de comparación de dos nocturnos por parte de uno de nuestros colaboradores.

 TRANSILVANIA

Lo primero que no encontramos en Transilvania Nocturno, suplemento para Vampiro: Edad Oscura, es una portada oscura, presidida por un inquietante vampiro vestido de negro, espada en mano en la cima de lo que puede ser el castillo de Bran en el centro de los Cárpatos Transilvanos, sobre un oscuro fondo en el que se adivina el arisco monte y un ceniciento cielo negro que pronostica lo que vamos a hallar tras la portada del libro: un inquietante trasfondo…

Comienza dándonos la típica advertencia de cómo rolear las historias situadas en el ambiente que nos relata y de los posibles errores históricos, cosa que nos puede hacer dudar de lo que nos encontraremos en su interior. Afortunadamente nos encontramos ante uno de los nocturnos mejor hechos (para mi gusto, claro) de Vampiro: La Mascarada o Vampiro: Edad Oscura.

En el primer capítulo interesante que podemos leer nos alecciona sobre las diversas tierras que abarca este complemento, Bohemia, Polonia, Hungría, Bulgaria, Lituania (lugar de residencia de Baba Yaga, La bruja de Hierro, chiquilla del mismísimo Absimilliard, antediluviano nosferatu), y la Rusia de Kiev o lo que es lo mismo Ucrania. La más interesante de estas tierras es sin duda Hungría más amplia de lo que lo es en la actualidad, abarca también lo que es hoy Rumanía, nos cuenta la historia humana y sobrenatural. Lo verdaderamente inquietante de esta tierra es que es aquí donde se gesta parte de la Gehenna, por obra y gracia entre otros del demonio Kupala, encerrado en estas tierras desde hace tiempo y dispuesto a salir a la luz en cuanto le sea posible, una vez cumplidas las nueve profecías.

Bajo este estremecedor trasfondo los pobladores del territorio van y vienen, tribus prerromanas, el Imperio Romano, Las tribus bárbaras, y toda su historia a través de los tiempos hasta el medioevo profundo.

En la sociedad de la época el gobierno se sigue llevando por unos pocos nobles y señores, los Voivodas, que regentan su voivodato o dominio como auténticos déspotas. Recordamos que no hay mascarada como tal, y los campesinos creen en Dios y el Diablo y por supuesto en vampiros y en hombres
La historia transilvana sobrenatural es extremadamente interesante. Es en este territorio donde se producen los más acalorados conflictos de los vástagos durante esta época, la guerra Tzimisce-Ventrue, y la tremenda guerra librada contra los Vaivodas Tzimisce rumanos contra los Usurpadores, además es donde encontramos Ceoris, la espectacular capilla Tremere en la que el antediluviano del clan descansa.

El libro nos detalla más cada una de las regiones, centrándose a parte de la historia, en las ciudades, personajes humanos notables, política, religión, cultura, y trasfondo sobrenatural, centrándose un poco más en la región de Transilvania.

También podemos encontrar en este suplemento los vampiros más destacados de cada uno de los territorios y en el que podemos ver las fichas de algunos de los vampiros más carismáticos de white wolf como son Lucita (Lasombra 7ª generación) , Anatole (Malkavian 10ª), Octavio (Malkavian 6ª), Nova Arpad (Ventrue 7ª), Zelios (Nosferatu 7ª), Ecaterina (Brujah 8ª y pnj de Vampire: Redemtion) y Gutka (Nosferatu 5ª y progenie de Baba Yaga).

Conforme avanzamos en su lectura nos va dejando bien a las claras que estamos en la sagrada tierra del clan Tzimisce. Nos describe, pero no nos facilitan las fichas de los Tzimisce más carismáticos, como son Yorak (4ª), Sumo Sacerdote de la Catedral de la Carne, Noriz (5ª), Corruptor de Legiones y Shaagara (5ª), Matusalén de Praga. Aunque si ponen a nuestra disposición la de otros Tzimisces de renombre, aunque más “humanos” como Radu y Vladimir Rustovitch.

Sin tener que despreciar en nada el capítulo Tzsimisce hay también uno dedicado a sus más fieros rivales durante la Edad Oscura y uno de los clanes que más trasfondo le da en general al Mundo de Tinieblas del lobo blanco, los Tremere, y su importantísimo papel en toda la zona (recordemos que su antediluviano descansa en Ceoris y que de hecho su transformación a vampiros tuvo lugar aquí).
Nos cuentan la historia de este clan desde los principios como magi y la fundación de Ceoris hasta la rivalidad entre Etrius y Goratrix, pasando por la transformación en no-muertos e incluyendo el amaranto de Saulot. Se extienden también describiendo Ceoris y sus espectaculares defensas, comenzando por una grieta de cientos de metros de profundidad salvada sólo por el puente levadizo y creada por Etrius mágicamente.

Y desde luego nos narra la creación de las Gárgolas y la importancia que tuvieron estas para la supervivencia del clan durante sus más duros y turbulentos 80 años en los que lucharon para sobrevivir a la ira del resto de clanes.

Las principales facciones de los Tremere en esa época, los conservadores liderados por Etrius y los conspiradores encabezados por Malgorzata (chiquilla de Goratrix) que quiere quitar de en medio a Etrius y ocupar su puesto como consejera de Tremere, que cree que le compensará por los esfuerzos en aumentar el poder del clan.

No se olvidan de incluir la influencia de otros seres del Mundo de Tinieblas como los brutales Señores de las Sobras que viven en los bosques de la región, los wraith, dibolistas, hadas y magos.

El último capítulo, el apéndice, nos instruye acerca de los ghouls tzimisce, los famosos Aparecidos, las familias ghoul (de las que nos cuentan sus orígenes) y las distintas familias como los Basarab y los Danislav.

Uno de los detalles más interesantes de todo el trasfondo del libro es el demonio Kupala que parece estar metido en todos los ajos incluido la trasformación de los Tremere en vampiros… 😮

Lo único que he echado de menos son tramas más implicadas en los sucesos “históricos” del mundo de tinieblas, me refiero a que si evidentemente el trasfondo para estos acontecimientos es ideal no lo aprovechas todo lo que se podría, la razón más obvia son las Crónicas de Transilvania que ya se implican 100% en este asunto. Si es verdad que nos dan unos esquemas o semillas de aventuras en los distintos territorios que abarca Transilvania Nocturno pero nada fuera de lo más común.

CONSTANTINOPLA

Lo primero que debemos destacar de este suplemento es que la ciudad se encuentra en medio de los ejércitos cristianos y musulmanes haciendo de ciudad fronteriza que unas veces rivaliza con cristianos, otras con musulmanes, e incluso con los dos a la vez. Además es la ciudad de mayor tamaño de toda la cristiandad en esta época.

El ambiente de Constantinopla Nocturno es de declive cuesta abajo y sin frenos a la espera de la cuarta cruzada sucedida en el año 1202, y puesto que comenzamos en 1197 se nos viene encima en muy breve plazo, la mayoría de los cainitas de la ciudad no sabe nada al respecto y creen que la ciudad dorada será eterna, pero hay unos cuantos que se preparan para todo y hacen bien…

Constantinopla en esta época es una ciudad multicultural en la que se mezclan latinos (españoles, italianos, franceses en menor medida, facción basada en el cristianismo), griegos (cristianos ortodoxos), musulmanes y judíos entre otros. La ciudad está levantada sobre 7 colinas y basada en su predecesora Roma. Llenando la ciudad de más de un millón de habitantes en 18 kilómetros cuadrados y haciendo de esta una posible confrontación en cada uno de sus catorce barrios y un gran complejo subterráneo que dominan una buena suma de nosferatus.

Como elemento curioso en Constantinopla encontramos diversos artefactos cristianos y judios con auténtico poder “celestial” todos ellos bajo la protección del matusalén Miguel, como son La Lanza de la Pasión de Cristo, de la que se dice que todavía quedan restos frescos de sangre, el Clavo de Hierro, perteneciente a la crucifixión de Jesús, la Corona de Espinas, todavía fresca y verde, y la Piedra de Santo Sepulcro, entre otros.

Lo que ha sustentado la sociedad vampírica durante todos estos siglos es “el Sueño” una especie de filosofía que han intentado llevar a cabo entre tres matusalenes, Michael (toreador de 4ª), Antonius (ventrue de 4ª) y Dracon (Tzimisce de 4ª), además de gobernantes, son amantes.

El Sueño.

El Sueño del Matusalén Toreador Miguel es en esencia la ciudad de Constantinopla. Palacios, iglesias y acueductos; la belleza de un crepúsculo sobre el Cuerno de Oro; una historia rica y gloriosa… en esto consiste el Sueño. Con su poder de pura fascinación y arrebato, el Sueño es una de las últimas cosas que todavía unen a los Cainitas de Constantinopla. Ni siquiera los recién llegados a la ciudad pueden evitar una abrumadora sensación de maravilla al contemplar por primera vez sus innumerables monumentos, estatuas y sutiles referencias a los Cainitas de la Trinidad.
Desgraciadamente, el Sueño de Miguel como cualquier otro, es una creación efímera abierta a la interpretación, y cada Cainita encuentra en él algo distinto.
Es Sueño es obra de la ambición y el egotismo; la obra de arte definitiva, no confinada a la tela o el escenario, sino manifestada en el tapiz de la humanidad. Miguel buscaba crear un lugar de celestial belleza y serenidad, un testamento inmortal no sólo para él, Antonius y el Dracon, sino para todos los hijos de Caín.
Por desgracia, muchos de los malditos hijos de Caín consideran la existencia como algo efímero y transitorio, incluso aunque ellos sean eternos. Su destino es ser testigos del final de las cosas, desde las vidas de sus seres queridos hasta las culturas de sus orígenes. Aunque Constantinopla le ofrece a Miguel la esperanza de la eternidad –de que no todo debe llegar a un final, de que algo puede sobrevivirle a él y a su maldición- incluso el Sueño se está desvaneciendo en la Larga Noche

Pero su fin está cerca, promovido por el Iconnu la llegada de la 4ª cruzada está cerca y aunque la mayor parte de los vampiros siguen su no vida sin preocupación alguna, hay algún antiguo que está esperando algo así. Pero todavía es más siniestro pues saben que poco pueden hacer en una sociedad cainita muy dividida y en muchos casos con grandes enfrentamientos soterrados entre poderosos vampiros.

Los Condenados

Podemos encontrarnos en las calles de Constantinopla con numerosos cainitas, pero quizá sean estos los que más me han gustado.

Maria La Negra es una baali de 7ª generación que además del atractivo que tiene de por sí este diabólico clan, es la cainita que diabolizará a Miguel y finalmente acumulará tanto poder que usurpará el poder del Decani Anoster y ocupará su lugar entre ellos…, casi nada.

Alexia Theusa, capadocio de 5ª, chiquilla de Byzar fundador de la ciudad. El trasfondo que tiene es tan interesante que la han hecho una de las protagonistas de la novela de clan Capadocio de Edad Oscura. En su refugio guarda los cuerpos de Byzar y de todos los emperadores de Constantinopla que ella misma convierte en vampiros y a continuación deja inmovilizados y “almacenados” a la espera de la reencarnación de su amante cuando ella todavía era mortal.

Marcus Muza Giovanni, capadocio de 7ª. Lo interesante de este vampiro es la malísima relación con su hermana de clan Alexia Theusa y la relación con ella, sabiendo como nosotros sabemos como acabaran las cosas…, además es protagonista de la novela de clan Capadocio de Edad Oscura.

El Barón Thomas Feroux, gangrel de 7ª , protector de la Biblioteca de lo Olvidado perteneciente a los Tzimisce Obertus y que contiene incluso algunos escritos de la incendiada Biblioteca de Alejandría. Da gusto ver de vez en cuando un gangrel cultivado 😉

El Nosferatu Malaquita de 7ª generación y protagonista de la novela del clan Nosferatu de Edad Oscura es un alma caritativa totalmente creyente del Sueño y de Miguel, líder de su clan en la ciudad.

Khay´Tall, setita de 6ª generación, merece que se le mecione no solo por su habilidad a la hora de corromper el alma de cualquier ser que se le acerque sino por convencer a un vampiro de miles de años de antigüedad de dejarle instalarse en su dominio como parte de su Sueño, y que le deje actuar como corruptor del mismo para probar la solidez que tiene. Aprovechó la clásica debilidad de un matusalén, la falsa seguridad que tienen creyéndose omnipotentes.

El Patriarca Miguel, increíble matusalén que a ni a duras penas puede ya sostener su cordura rota en gran parte por la acción de los Setitas de la ciudad. Con un nivel tan alto de Presencia que cuando se le puede ver tiene el aspecto de una vidiriera con la forma del Arcangel San Miguel. Nacido como humano en Mesopotamia 2300 años antes de Cristo era el escriba del rey cuando saber leer y escribir era una gran fuente de poder, llamó la atención de Arikel, antediluviana Toreador y le hizo uno de sus chiquillos.

Hay dos destacados Tzimisce en Constantinopla uno es Gesu de la 5ª generación y chiquillo del Drakon, es considerado santo entre los suyos y lidera esta rama de los Demonios que se encuentra en permanente conflicto con el resto del clan.

Y el otro es Myca Vickos , 7ª generación y uno de los cainitas más conocidos en el Mundo de Tinieblas lo encontramos haciéndole la rosca a una tremere para que le enseñe Taumaturgia.

Por último tenemos a Achmed el soñador, un salubri de sépima generación en busca de la golconda, y presintiendo que cierta tremere acabará con él como acabó su antediliviano con Saulot 😉

La comparación con Constantinopla Nocturno básicamente se encuentra en que se trata de dos nocturnos completamente distintos en cuanto al ámbito que abarca cada una de ellas y sus distintos trasfondos tanto sociales como geográficos. Personalmente me gusta más Transilvania Nocturno porque Constantinopla me recuerda más al típico nocturno de Vampiro: La Mascarada, pero he de decir que los dos son excelentes documentos que guardan muchas intrigas en la que los pj´s pueden implicarse en crónicas que pueden tener trasfondos románticos pero oscuros y dramáticos, hasta las pesadillas demoníacas más horribles.

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.