Convertirse en Gangrel

No solemos dar el Abrazo, porque es tanto una bendición como una maldición. Cuando lo otorgamos, elegimos a individuos fuertes, con inclinación por la lucha. Las cualidades que buscamos en aquellos a los que bendecimos son el valor, la fuerza de voluntad y las habilidades de supervivencia. El Abrazo también es una maldición, y lo es para los mortales que nos hacen mal. El Abrazo funciona de una forma similar, ya sea como maldición o bendición.

El Abrazo

Los sire Gangrel suelen escoger a posibles candidatos cuando se alimentan. Si la presa mortal resiste y lucha contra lo que le sucede, puede que su recompensa tras la muerte sea probar la sangre Gangrel. Nuestro clan crea a muchos Gangrel de esta forma, desde los tiempos de los
primeros guerreros elegidos por Ennoia para luchar en su guerra. Este método produce un Gangrel con un fiero deseo de supervivencia, incluso si le faltan los medios. También elegimos a posibles Gangrel mediante observación. Aunque la mayoría de los mortales se mantienen ocultos y seguros durante la noche, algunos se aventuran a caminar en la oscuridad.

Excepciones

No todos los Gangrel son vagabundos. Aunque la tradición del clan y la situación general normalmente favorecen este tipo de comportamiento,
algunos Gangrel constituyen excepciones a la norma. Un Gangrel de este tipo se apegará a un territorio durante siglos, considerándolo su propio terreno y haciendo todo lo posible para defenderlo de los intrusos. Este tipo de Gangrel se encuentra en Escandinavia, los Balcanes y algunas
áreas de las Islas Británicas. Los Gangrel que no viajan están dentro del grupo de los más fuertes del clan, y se les respeto por ser capaces de sobrevivir de esta manera.

Estos Gangrel también son capaces de conseguir breves treguas con los Lupinos. Algunas almas especialmente generosas describen estas treguas
como alianzas, pero en realidad no son más que tratados de no-agresión temporales. Las raíces de muchas historias Gangrel sobre amistad con los
Lupinos se basan en estas frágiles treguas.

Cuando un miembro de nuestro clan se encuentra con uno de estos mortales, lo observa en vez de atacar. Después de todo, hace falta valor para caminar por la noche. El Gangrel observa al mortal, en busca de cualquier señal de valentía o instinto de supervivencia. A veces, un mortal que esté fuera de casa por la noche será simplemente alguien perdido, en cuyo caso se convertirá en presa. Sin embargo, si demuestra tener cierta habilidad para moverse por la noche, no es un cobarde, y mantiene el interés del observador, es un buen candidato para el Abrazo.

Sin embargo, cuando castigamos, no desperdiciamos esfuerzos en balde. Un mortal que insulte o amenace a un miembro del clan recibirá una visita nocturna. El Gangrel Abrazará al mortal de la forma más dolorosa y terrorífica posible, y lo abandonará. Normalmente, este proceso suele
tener lugar a puerta cerrada, en las habitaciones del merecedor del castigo, con lo que se asegura que los demás mortales lo encuentren y lo destruyan. En la actualidad, este método ha caído en desuso, aunque todavía hay algunos que lo practican.

Si no queda claro el proceso del Abrazo, permitidme explicarlo. Casi nunca damos a elegir. Esto se ha convertido en una tradición de nuestro clan, ya que pocos de nosotros hemos tenido la oportunidad de elegir. Yo diría que casi nunca, porque hay algunos Gangrel que sí rompen
la tradición. Los descendientes de esos Gangrel se consideran inferiores, incluso si logran sobrevivir. Aunque no se les considera proscritos, a un Gangrel al que se le ofrezca la oportunidad de elegir raramente suele tratársele con el mismo respeto que a aquellos a los que se da el Abrazo de forma tradicional, incluso después de los ritos de posición social. Te aconsejo que tengas esto en cuenta antes de ofrecer la posibilidad de elegir.

Las primeras noches

Después del Abrazo, el sire desaparece en la oscuridad de la noche, dejando a solas al nuevo Gangrel. He oído hablar de Cainitas que han tardado años en criar a sus chiquillos, entrenándoles antes del Abrazo y casi inmediatamente después. Esto es una pérdida de tiempo. Es mejor ahorrarse el esfuerzo de entrenar a un chiquillo hasta que haya demostrado que es capaz de sobrevivir. De este modo, el sire abandona completamente su nueva creación, y la deja sola para que se enfrente al desafío de sobrevivir.

Muchos no duran más allá de la primera noche. El hambre inicial es la más fuerte, y hace que la Bestia salga rápidamente a la superficie. En la niebla de esa primera rabia salvaje, un chiquillo comete todo tipo de errores. Si los Lupinos y los mortales no lo destruyen, puede que lo
haga el amanecer. Sin embargo, si el sire ha hecho una buena elección, el chiquillo rápidamente aprehende la situación y se adapta. La recompensa por esta primera noche es una de las marcas de Ennoia.

Cualquier Gangrel lo suficientemente resistente como para sobrevivir durante sus primeras noches, desarrolla pronto los recursos necesarios para sobrevivir a las siguientes. Con el paso del tiempo, debe aprender a sacar las garras, a hablar con los animales y a aceptar sus puntos fuertes y débiles. También debe aprender a tomar sus propias decisiones con rapidez. Nuestro estado no nos permite pensarnos largo y tendido nuestras acciones. Esta clase de indecisión conduce a la Muerte Definitiva. Este es un momento peligroso para el chiquillo, perdido y sin guía.

Aceptación

Un Gangrel nuevo debe sobrevivir al menos durante un invierno antes de merecer un  entrenamiento. Normalmente, lo primero que pregunta un Gangrel al encontrarse a otro en la espesura es “¿cuántos inviernos?”.

Los Gangrel nuevos no suelen contestar correctamente, y, de esta forma, se ponen en evidencia. Según la tradición, cualquier cachorro al que se encuentre así se convierte en una responsabilidad. El Gangrel mayor debe ayudarle a sobrevivir y enseñarle las costumbres del clan, al menos hasta que se revele su naturaleza. Si el cachorro resulta ser un miembro de la prole Cainita, el Gangrel
lo abandona a su suerte.

El enemigo inmortal

Abrazar a los enemigos es una amenaza en potencia para los Gangrel. En caso de que el enemigo sobreviva a las primeras noches y desarrolle su poder, podría utilizar sus nuevas habilidades para perseguir a aquél que le haya condenado.

Esto es muy inusual, ya que parte del castigo consiste en asegurarse de que sea prácticamente imposible sobrevivir. Un Gangrel nuevo que consiga sobrevivir posee una envidiable combinación de astucia, habilidad bruta y suerte, lo que lo convierte en un claro oponente al que perseguir, pero también a un miembro del clan con un futuro posiblemente brillante.

Una vez aceptado, el nuevo Gangrel aprende las historias y tradiciones de su clan, especialmente el ritual de saludo y los ritos de posición social. A continuación se le enseña a usar nuestros poderes. Entre estas lecciones se incluyen las descripciones de nuestras relaciones con los Ravnos, los Lupinos y los Cainitas. Después de meses de aprendizaje, se crea un vínculo estrecho entre el maestro y el aprendiz, similar a la relación entre sire y chiquillo de los Cainitas. Una vez completado este entrenamiento, el Gangrel ya es un miembro oficial del clan.

Diablerie

No solemos consentir el Amaranto, ya que preferimos honrar a los caídos con una simple Muerte Definitiva. Además, consideramos cobardes a los que practican la diablerie simplemente para obtener poder. Sólo hay un caso en el que la diablerie es apropiada: para preservar el
espíritu de un guerrero valeroso caído en combate.

Ghouls

Muchos miembros del clan consideran un grave delito el acto de dar a beber a un mortal nuestra sangre. Al parecer, los Cainitas lo suelen hacer habitualmente, creando cultos de ghouls para servirles, lo que no hace más que contribuir a crear distancia entre ellos y nosotros.

Sin embargo, hay momentos en los que estaremos dispuestos a crear tales criaturas. En el norte, los Gangrel dan de beber su sangre a los guerreros para fortalecerlos, como recompensa por un servicio leal. En cualquier otro caso, convertir a un mortal en esclavo es el paso anterior al Abrazo, y se considera parte del proceso de observación. Sin embargo, en ningún lugar se lleva a
cabo a la ligera.

Es más corriente que demos a beber nuestra sangre a los animales, lo que asegura su lealtad y los problemas de tener que estar imponiéndoles constantemente nuestra voluntad. Muchos otros afirman tener servidores animales entre las criaturas salvajes: los Lupinos, los Cainitas e incluso los mortales. Si un Gangrel quiere un compañero leal, a menudo la única forma de obtenerlo es el
don de la sangre. Incluso aquellos libres del control de otro suelen ser criaturas diurnas, y nos temen hasta que prueban nuestra sangre.

En estado constante de guerra en que se encuentran muchos Gangrel, ya sea este real o imaginario, les ha empujado a crear muchos ghouls, tanto mortales como animales. Yo espero, al igual que muchos dentro del clan, que esta cantidad se reduzca en el futuro. Reunir una
enorme tribu de bebedores de sangre es algo que apesta a civilización.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.