La Familias Ravnos

Por Magus (Extraido de la Biblioteca de Cartago)

La presencia del Clan Ravnos es muy escasa en Occidente, habiendo llegado en sucesivas y distintivas migraciones a lo largo de los siglos. La primera gran oleada se produjo en Egipto durante el reinado del faraón Akenatón, momento en que un poderoso Matusalén del clan conocido como Ramessu llegó procedente de la India y creó una progenie entre la nobleza egipcia, a menudo enfrentándose a los Seguidores de Set. Estos Ravnos egipcios, conocidos como Alejandrinos, permanecerían en Egipto durante muchos siglos, aunque poco a poco comenzarían a extenderse por el mundo mediterráneo, sobre todo a partir del siglo IV a.C. con el ascenso de la dinastía de los Ptolomeos, siguiendo las rutas comerciales.

La segunda gran migración del Clan Ravnos llegó en el siglo IV a.C. acompañando al ejército del conquistador Alejandro Magno desde las fronteras de la India hasta Europa. Entre los soldados de Alejandro viajaba una poderosa Matusalén conocida como la Madre Negra, que fue creando varios chiquillos, que a su vez crearon diversas familias que se extendieron por Occidente. Es de esta Matusalén de la que descienden la mayoría de los Ravnos europeos.

A pesar de la llegada ocasional de algún exiliado o heraldo procedente de la India, los Ravnos europeos permanecieron en gran parte aislados hasta la llegada de la última gran oleada migratoria del clan en el siglo XIV, siguiendo los pasos del pueblo romaní. Estos Ravnos romaníes se convirtieron en la imagen por excelencia del clan en Europa, donde se los consideraría, salvo unos pocos, inherentemente unidos al pueblo gitano.

Sin embargo, bajo la imagen estereotipada del clan existe una gran diversidad, no sólo provocada por las antiguas oleadas migratorias del linaje, sino también a la propia diversificación y adaptación de los Ravnos a los diversos países y ámbitos sociales. Aunque tras la Semana de las Pesadillas en julio de 1999 la mayor parte del clan resulta destruida y con ella varias de estas distinciones o “familias”, su presencia todavía resulta factible como inspiración para diversos personajes anteriores a esa fecha o incluso para los supervivientes que quieran restaurar su antiguo legado.
LOS LINAJES PUROS (VRITA)

Los siguientes linajes son los originales del clan Ravnos, supuestamente creados por el propio Antediluviano y eran los predominantes en la India hasta la Semana de las Pesadillas. Algunos probablemente todavía existan, pero no en un número suficiente para marcar una diferencia destacable. Casi todos los antiguos indios fueron destruidos.

Los antiguos Ravnos de la India intentaban imponer normas estrictas sobre a qué mortales podían Abrazar los Ravnos, en una forma muy similar a la de los Príncipes de las ciudades occidentales. Sin embargo, para los seguidores indios de la Senda de la Paradoja, esta estructura tenía la importancia de las palabras del Antediluviano, o así les gustaba afirmar. Se prohibía a los Ravnos que Abrazaran a mortales que no formaran parte de su propia jati (casta) –los Ravnos Brahmanes sólo podían Abrazar a brahmanes, los Kshatriyas sólo podían Abrazar a mortales kshatriyas, y así sucesivamente. En verdad, pocos Ravnos seguían esta rígida estructura y muchos antiguos solían hacer la vista gorda y simplemente asumir que los neonatos eran Abrazados en las castas adecuadas. Con la guerra contra los asuratizayya como una constante amenaza, los Ravnos estaban más interesados en los resultados.

BRAHMANES

Los Ravnos Brahmanes tenían el don de la segunda visión del que carecían las demás jati y a menudo lo utilizaban para adivinar el futuro o descubrir el paradero de sus enemigos. Los Brahmanes también se consideraban los custodios de la “Senda de la Mayaparisatya” o la Senda de la Paradoja. Entre los Ravnos de la India, los Brahmanes eran los consejeros espirituales y los filósofos del clan, y a menudo aconsejaban a las demás jati.

Los Ravnos Brahmanes reemplazan Fortaleza con Auspex como su Disciplina de Clan, y en los demás aspectos son similares al resto de los Ravnos.

KSHATRIYAS

Los Kshatriyas son los guerreros del clan Ravnos, y la mayoría de los miembros del clan en la India pertenecían a este jati. Los antiguos Kshatriyas normalmente dirigían y planeaban la guerra contra los asuratizayya, y se encontraban entre los Vástagos más temibles de la India. A pesar de la tradición, muchos Abrazaron soldados y oficiales occidentales cuando la India formaba parte del Imperio Británico. Después de la independencia y la marcha de los británicos, muchos Ravnos siguiendo buscando soldados competentes fuera de la India para que participaran en la guerra contra los asuratizayya.

En los últimos siglos, en ocasiones los Kshatriyas han utilizado la estrategia del “Abrazo en masa”. Se infiltraban en un barrio o una aldea y Abrazaban a tantos mortales como podían, creando docenas de vampiros en una sola noche. Quienes eran considerados indignos eran ofrecidos a los chiquillos como su primer alimento. Los Abrazos en masa de los Kshatriyas constituían sólo el principio antes de lanzar asaltos masivos contra grupos de asuratizayyas o poderosos Vástagos Orientales para debilitarlos lo suficiente antes de que los Kshatriyas más hábiles les dieran el golpe de gracia. Los Brahmanes desaconsejaban esta táctica, pero no podían negar su éxito en varias ocasiones.

Pocos Kshatriyas supervivientes permanecen en la India, y muchos han decidido probar suerte en otros lugares. La Semana de las Pesadillas ha convencido a muchos de que su guerra era inútil y carente de propósito.

VAISYAS

Tradicionalmente Abrazados entre la clase mercantil, los Vaisyas son los Ravnos encargados de tratar con la sociedad mortal. La mayoría de los Vaisyas tenían muchos contactos y poder en sus barrios y ciudades antes del Abrazo, y siguen manteniendo sus lazos con el mundo mortal a través de la riqueza e influencia de sus familias mortales. Los Vaisyas supervisan y vigilan las ciudades para que los Kshatriyas puedan dedicarse completamente a la guerra.

Normalmente los Vaisyas se ocupan de la interacción de los Ravnos con los gobiernos e instituciones mortales, ocultando cualquier incidente que pueda provocar el descubrimiento de la existencia de los Vástagos (Orientales u Occidentales) y asimismo también buscan indicios de la presencia de los Catayanos en las ciudades. Históricamente, uno de los cometidos más frustrantes de esta jati ha sido “limpiar” los efectos de las guerras santas de los Kshatriyas, normalmente provocando incendios, plagas o desinformando a la población para evitar que se hagan demasiadas preguntas. Sin embargo, es imposible evitar completamente las sospechas, pero con el gran número de mortales que habitan en ciudades como Delhi, los Vaisyas raramente encontraban difícil evitar que las personas equivocadas hicieran las preguntas equivocadas –si no podían recurrir a nada más, simplemente podían encogerse de hombros y contar que la noche se había llevado a los desaparecidos.

CHANDALAS

Los Ravnos Chandalas constituyen la jati de posición más baja. Normalmente se prohíbe Abrazar a sus miembros, para evitar que extiendan su sangre impura y sus ideales. Los Ravnos de la India consideran que todos los Caitiff son Chandalas, y cualquier Ravnos que sea sorprendido incumpliendo los principios de la Paradoja corre el riesgo de ser degradado a esta casta. Los miembros de otros clanes y líneas de sangre extranjeras que vienen a la India, también son considerados Chandalas por defecto, aunque abiertamente los Ravnos puedan mostrar cierto respeto o consideración para evitar conflictos.

Los Chandalas a menudo reciben oportunidades de mejorar su posición realizando tareas odiosas y onerosas –por ejemplo, recoger e incinerar los cuerpos de mortales que se cree puedan convertirse en Vástagos Orientales. La mayoría de los Ravnos que son lo bastante desafortunados para ser considerados Chandalas simplemente prefieren abandonar la India en lugar de sufrir ese estigma.

SUDRAS

Los Sudras no son una verdadera jati y ningún Ravnos es considerado Sudra. Los ghouls Ravnos son considerados sudras y normalmente nunca reciben el Abrazo. Si un mortal es verdaderamente digno del Abrazo de un Ravnos, no habría sido convertido en un servidor ghoul. Los Ravnos raramente tratan bien a sus ghouls, ni suelen mantenerlos durante mucho tiempo. Sin embargo, algunos Ravnos han mantenido ghouls personales durante décadas o siglos, pero se trata de casos verdaderamente excepcionales, y estos servidores son bastante poderosos debido a su edad. Unos pocos son transmitidos de regente en regente y sufren las consecuencias psíquicas de cambiar de lealtad con cada Vínculo de Sangre.

Normalmente los Sudras sirven como chivos expiatorios. Si un Ravnos atrae demasiado la atención de los mortales, posiblemente uno de sus ghouls acabará sufriendo las consecuencias en su lugar.

Entre los Ravnos de la India, los ghouls son considerados fuera de su dharma, como los Vástagos, por lo que no reciben la misma consideración que los demás mortales, al menos de acuerdo con la Senda de la Paradoja. Cuanto más tiempo un Sudra haya permanecido como ghoul, menos conectado estará a su vida humana y será menos valioso como individuo para los Ravnos más devotos.

LOS LINAJES IMPUROS

Fuera de la India, los Ravnos ponen un énfasis mucho menor en el linaje y pedigrí, Abrazando mortales por razones mucho más diversas que las relaciones sanguíneas o la posición social. Puede que esas consideraciones hayan sido más importantes hace siglos, pero en las noches modernas, los Ravnos occidentales no se encuentran muy unidos. De hecho, tienden a buscar cualquier espacio que les parezca apropiado, y ocuparlo. No es raro encontrar a un Ravnos como consigliere de una familia de la Mafia, o trabajando con los cárteles de Medellín. Al carecer de una estructura social tan rígida como en la India, los Ravnos occidentales eligen cualquier tipo de interés que les atraiga.

En consecuencia, la mayoría de los Ravnos occidentales forman pequeños grupos compuestos por neonatos sin una conexión sanguínea directa o un sire Abraza unos pocos chiquillos para mantenerlos a su lado, o simplemente un Ravnos individual decide colaborar con miembros de otros clanes. Tras la Semana de las Pesadillas, la mayoría de los grupos formados exclusivamente por Ravnos se fragmentaron, separaron o perdieron a la mayoría de sus miembros durante el período en que los frenesíes que afectaron al clan los controlaron.

Los Ravnos supervivientes han preferido ocultarse, han buscado a otros miembros de su clan o han aprovechado la oportunidad para acercarse a la sociedad mortal y a los demás Vástagos en sus propios términos sin la influencia de los demás Ravnos, especialmente los antiguos. Quienes forman nuevos grupos lo hacen por la necesidad de sobrevivir o descubrir lo que ha ocurrido –o para evitar que les ocurra a ellos.

AL-MUJRIM

El “Clan Criminal” del mundo islámico remonta sus raíces a la antigua facción de los Alejandrinos, un linaje de Ravnos que afirmaban descender de los antiguos faraones egipcios, y en especial de Akenatón, el faraón hereje. Su fundador, el Matusalén Ramessu, que parece que en la lejana India había sido un humilde mercader, elevó a su linaje en Egipto al rango de la nobleza.

Sin embargo, la existencia de los Ravnos del antiguo Egipto no fue nada fácil. Atacados y acosados por los Seguidores de Set, que los consideraban intrusos indeseados, finalmente, durante la dinastía de los Ptolomeos, muchos decidieron que era mejor optar por regresar a sus humildes orígenes como comerciantes y siguieron las rutas comerciales, extendiéndose por todo el Mediterráneo, aunque nunca fueron demasiados. Aparte de mercancías mundanas, los Al-Mujrim también desarrollaron una reputación como piratas y esclavistas, a menudo proporcionando sangre fácil a otros vampiros por el precio adecuado. El declive de la esclavitud llevó a muchos a abandonar el mercado de la sangre, pero unos pocos se esforzaron por adaptarse, a menudo colaborando con otros clanes, y todavía siguen proporcionando mercancía humana en estas noches.

El legado comercial de los Al-Mujrim ha sobrevivido hasta la actualidad, a menudo en forma de un estilo de vida nómada que evita que despierten demasiadas suspicacias de otros clanes. Aunque la gran mayoría de la facción es musulmana, debido simplemente a sus orígenes geográficos, no suelen ser aceptados por los vampiros musulmanes. En el pasado existía una minoría cristiana y fanática situada en torno a la ciudad de Damasco, pero fueron destruidos durante la Edad Media, salvo el Príncipe de Acre, un embustero oportunista que nunca se tomó demasiado en serio los principios religiosos.

Los miembros de la facción, nunca muy numerosos, y todavía menos tras la Semana de las Pesadillas, han mantenido sus rutas y puestos comerciales durante siglos, transmitiéndolos de sire a chiquillo. La mayoría se mantienen cerca de los dominios portuarios, lo mejor para huir rápidamente si surgen problemas. Aunque es cierto que el linaje tiene una reputación de criminalidad, posiblemente sean la facción Ravnos más injustamente acusada y rechazada por los demás clanes.

Creación del personaje: La mayoría de los Al-Mujrin tienen algún tipo de trasfondo comercial –legal o ilegal-, disponiendo de una extensa red de contactos por gran parte de los puertos mediterráneos. Algunos Al-Mujrim han creado auténticas dinastías de familias de comerciantes, mientras que otros, de actitud más pragmática, prefieren aprovechar el talento para el “oficio” dondequiera que lo encuentran.

CHOZZAI

Un hecho poco conocido es que algunos Ravnos se infiltraron en los ghettos y comunidades judías que surgieron en Europa durante la Edad Media. No obstante, algunos afirman que la relación de los Ravnos con los judíos se remonta ya al siglo II, tras la represión ordenada por el emperador Adriano, y que fomentó la diáspora de los judíos por todo el Mediterráneo. Sin embargo, si es cierto que la presencia de los Ravnos entre las comunidades judías es tan antigua, debieron tratarse de muy pocos.

Es en la Edad Media cuando los Ravnos judíos comienzan a adoptar una presencia más visible y organizada. Su organización fue favorecida por la política de aislamiento y reclusión en barrios distintivos por parte de las autoridades cristianas. En el siglo XIII comienzan a aparecer los primeros grupos de los Ravnos Chozzai, extendidos sobre todo por las ciudades flamencas, germánicas, bohemias y polacas.

Aunque los Chozzai sufrieron los ocasionales ataques y estallidos de violencia dirigidos contra los judíos, sufriendo la destrucción en algunos casos, bien por tratar de defender a sus congéneres mortales o de forma accidental, lo cierto es que esta facción Ravnos se encontraba en una posición más acomodada que otros miembros de su clan, condenados a errar como vagabundos o nómadas. Irónicamente el rechazo de otros clanes les resultó beneficioso, ya que no les importaba que los Ravnos se aislaran entre una comunidad igualmente marginada.

Con la llegada de los Ravnos gitanos hubo algunos roces entre ambas facciones, pero finalmente, al compartir una situación igualmente oprimida a menudo terminaron respetándose y en ocasiones protegiéndose mutuamente. Aunque el número de judíos europeos era muy superior al de los gitanos, no obstante la facción Chozzai era inferior en número a los Ravnos gitanos, aunque era la segunda facción europea del clan más numerosa.

A principios del siglo XX los Chozzai contaban con varias comunidades prósperas extendidas por varias ciudades europeas, especialmente Rótterdam, Munich y Cracovia. Sin embargo el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto constituyeron un terrible golpe del que nunca llegarían a recuperarse. Se estima que casi el 90 % de la facción fue destruida durante el Holocausto y los nazis fueron los únicos responsables. Otros clanes, principalmente los Tremere, les dieron caza por motivos desconocidos. Al terminar la guerra apenas quedaba un puñado escaso, concentrado sobre todo en los puertos holandeses. Tras la Semana de las Pesadillas no ha vuelto a ser visto ninguno.
Creación del personaje: De entre los Ravnos europeos, los Chozzai son quienes tienen más posibilidades de adoptar un concepto al margen de la cultura gitana. Muchos de ellos ni siquiera son creyentes en el judaísmo, habiendo optado por un estilo de vida y no vida laico, pero son una minoría.

DEVORADORES DE CARNE (CHIH – MEI)

Erróneamente, algunos Ravnos Occidentales conocen a esta facción del clan Ravnos como Kalderash, y se rumorea que son hábiles orfebres, hojalateros y artesanos. Sin embargo, se trata de una visión muy equivocada y que seguramente ha surgido debido al gran desconocimiento que se tiene de la facción, que sin embargo es una de las más antiguas del clan.

Desde el comienzo de la historia del clan Ravnos comenzaron a extenderse desde la India por toda Asia, desde los reinos del sureste asiático, hasta el gran Reino Medio de China e incluso ocasionales incursiones en Japón, a menudo disfrazándose como los Vástagos orientales para recorrer esos territorios con algo de seguridad, y sin permanecer mucho tiempo asentados en ningún lugar.

El término “chih-mei”, que significa “devorador de carne” es un término despreciativo que les dieron los vampiros de Oriente, que los han despreciado y que en muchas ocasiones los han perseguido abiertamente. Como mínimo siempre han sido recibidos con tensión. El hecho de que en ocasiones los Ravnos hayan respondido con violencia o que sus congéneres de la India hayan entablado durante milenios una guerra santa contra los vampiros orientales, tampoco ha contribuido a mejorar las relaciones.

A pesar de los enfrentamientos, unos pocos Ravnos han conseguido sobrevivir contra viento y marea en el corazón de Asia. A menudo deben mantener su propia Mascarada no sólo para ocultarse de los mortales, sino también de sus antiguos enemigos, y normalmente suelen tener poderosas razones personales para quedarse en sus dominios.

La Semana de las Pesadillas ocasionó pocas pérdidas a los Ravnos Chih-mei, pues no solían estar tan unidos como sus compañeros de otros lugares del mundo. A pesar de este hecho, existen menos Ravnos en Asia que en el resto de los continentes simplemente debido a las dificultades que entraña sobrevivir en mitad del territorio de los vampiros orientales.

Creación del personaje: El factor que identifica a los Chih-mei como facción es el lugar en el que habitan, careciendo de los vínculos étnicos y culturales de otras facciones y familias Ravnos. Cada miembro de la facción a menudo recibe el Abrazo por razones pragmáticas y personales, aunque suelen ser individuos astutos e independientes, muy capaces de valerse por sí mismos. Muchos suelen aprender diversas técnicas del clan que les permiten ocultarse o hacerse pasar por vampiros orientales (Animalismo 3, Quimerismo 3).

JUNA

Los Juna, aunque comparten muchas similitudes con los Ravnos gitanos, realmente tienen otro origen cultural, entre los grupos nómadas de jornaleros, buhoneros y chatarreros de las Islas Británicas. Cuando los gitanos llegaron en el siglo XV simplemente se unieron a ellos, adoptando su forma de vida, y los vampiros Ravnos que los acompañaban se limitaron a ampliar la “familia”.

Se dice que los Juna tuvieron un importante papel durante la Revolución Inglesa del siglo XVII, colaborando con los Brujah y los vampiros anarquistas, tratando de mejorar las condiciones de vida de los grupos desfavorecidos. El aplastamiento de las aspiraciones de “levelers” y “diggers” resultó un duro golpe para ellos y muchos optaron por huir al Nuevo Mundo con otros refugiados, o se embarcaron y adoptaron con entusiasmo el estilo de vida de los piratas. El declive de la piratería en el siglo XVII llevó al asentamiento de estos Ravnos, y sus descendientes se dispersaron por los diversos dominios caribeños, donde la influencia de las sectas era muy débil.

Sin embargo, el grueso de los Ravnos Juna permaneció en las Islas Británicas, continuando con su forma tradicional de vida, viajando de dominio en dominio y ofreciendo sus servicios. Algunos trabajaron ocasionalmente para el Príncipe Mitras de Londres, a menudo transmitiéndole información sobre sus principales adversarios, los vampiros del clan Tremere… o viceversa. Su actitud mercenaria no les granjeó excesivas simpatías, pero a pesar de los prejuicios nunca les faltaron potenciales clientes que alquilaran sus servicios.

En ocasiones, no obstante, actuaron desinteresadamente. Cuando estallaron los conflictos nacionalistas en Irlanda a finales del siglo XIX, varios Juna se unieron a los irlandeses. Se dice que uno de sus principales líderes, un antiguo venerado que al parecer era el fundador de la facción resultó destruido cuando su refugio fue asaltado durante el día por la policía inglesa. Como parte de su venganza los Juna no sólo atacaron a los vampiros que apoyaban la presencia de los británicos en Irlanda, sino que también colaboraron con los mortales opuestos al dominio británico. Tras la independencia de Irlanda su furor pareció apaciguarse algo, aunque se dice que algunos continuaron colaborando con el IRA, aunque de forma más discreta, proporcionando armas a los terroristas.

La Semana de las Pesadillas acabó con los Juna, y según algunos fue uno de los factores que contribuyó a que se alcanzara la paz en la zona. Otros dicen que quedaron debilitados, y los escasos supervivientes fueron atacados por los vampiros Tremere y Ventrue, hartos de su carácter mercenario y traicionero, que se cobraron su venganza con la destrucción de la facción.

Creación del personaje: Aunque llevaban un estilo de vida nómada y oportunista, como los gitanos continentales, la facción de los Juna era mucho más diversa étnicamente. Entre sus filas había muchos ingleses e irlandeses que también habían adoptado un estilo de vida nómada debido a sus condiciones económicas. Muchos de ellos trabajaban como contrabandistas o colaboraban con grupos marginales y terroristas.

KINYONYI

Los Ravnos del África subsahariana o Kinyonyi mantienen una posición peculiar en el Reino de Ébano, los Kinyonyi toman su nombre de la palabra Luanda para “pájaro”, y muy adecuadamente, ya que este Legado viaja con más frecuencia que ningún otro. Pero para muchos Laibon los Kinyonyi son algo más que viajeros –son los vampiros que más a menudo pueden obtener cosas o realizar tareas para otros Laibon. Aunque tienen una peculiar organización separada del resto de la sociedad vampírica del Reino de Ébano, los Kinyonyi siempre están dispuestos a utilizar sus talentos para beneficiar a los demás a cambio de un pago adecuado.

Los miembros del linaje lo suficientemente antiguos (o cuyos sires o ancestros se molestaron en contárselo) afirman que llegaron al Reino de Ébano desde Oriente, aunque exactamente de dónde es un tema de especulación. Aunque algunos Kinyonyi afirman estar emparentados con los gitanos, el linaje ya se encontraba presente en África mucho tiempo antes de que esa cultura llegara. Algunas líneas trazan sus orígenes a figuras de dioses embaucadores como Anansi o Eshu, pero no hay forma de confirmar estas afirmaciones. De cualquier manera, la mayoría de los Kinyonyi tienen cosas más importantes de las que preocuparse.

Aunque los Kinyonyi disponen de una amplia variedad de habilidades desperdigadas entre sus filas –de hecho, puede decirse que en algún lugar existe un Kinyonyi que puede hacer casi cualquier cosa imaginable – muchos parecen gozar de una inherente habilidad para el sigilo y el engaño. Los Kinyonyi parecen capaces de poder evitar sin esfuerzo cámaras y sistemas de seguridad. Se dice que los Kinyonyi pueden conjurar objetos del aire, resistir enormes cantidades de daño e incluso invocar a sus ancestros o a los dioses en su ayuda. Cuando se les habla de esos rumores, un Kinyonyi normalmente sonríe y sugiere que el linaje simplemente ha tenido una formidable buena suerte.

Desde la Semana de las Pesadillas los antiguos han sido reducidos y se les ha visto muy raramente, e incluso los jóvenes son mucho más escasos que de costumbre. A pocos otros vampiros les preocupa, pero los que lo saben simplemente rezongan y aceptan esta extraña maldición como parte de su existencia –quizás debido al arquetípico carácter Kinyonyi.

Creación del personaje: Normalmente los Kinyonyi buscan personas independientes y autosuficientes para el Abrazo, pues su existencia viajera así lo requiere. Sin embargo, son más importantes las habilidades útiles, aunque lo que se considera “útil” varía de individuo en individuo, proporcionando una variedad ecléctica de habilidades. Aunque entre los Kinyonyi hay cazadores, matones a sueldo, mercenarios y similares, entre ellos también hay chamanes, empresarios, arqueólogos, científicos, psicólogos y Laibon de casi cualquier profesión o talento.

NEVE

No está claro si esta facción ya se encontraba presente entre los nativos norteamericanos antes de la llegada de los europeos o si fue creada por Ravnos europeos en los primeros años de la colonización europea. Los Ravnos Neve tenían leyendas en las que se contaba su nacimiento en “la tierra donde duerme el sol”, y afirmaban descender de una pareja de embaucadores identificados con los espíritus del Coyote y el Cuervo.

Esta facción permaneció en gran parte circunscrita a las grandes praderas y llanuras de Norteamérica, y recibieron a varios refugiados a medida que la colonización europea empujaba a los nativos hacia el oeste. Nunca fueron muy numerosos y cuando los nativos convocaron la Danza Fantasma a finales del siglo XIX para acabar con el dominio del hombre blanco en América, muchos lo interpretaron como una convocatoria para ayudar a sus congéneres mortales.
Su resistencia fue un fracaso. Aunque sus primeros ataques resultaron favorables, un grupo de granjeros y vaqueros enfurecidos por la muerte de sus familias y el saqueo de sus propiedades decidió vengarse de los “diablos indios” y persiguió a los Ravnos Neve. Alcanzaron su poblado durante el día y le prendieron fuego, quedándose en las inmediaciones para evitar que ninguno huyera con vida. Los pocos supervivientes fueron cayendo uno tras otro en los años siguientes en diversas circunstancias, y la facción parecía extinguida a principios del siglo XX.

Sin embargo comenzaron a circular rumores de que uno u otro antiguo de los Ravnos Neve en especial el llamado “Asesino de Sabandijas” de Arizona había sobrevivido. Es más probable que algún nativo americano Abrazado por los Ravnos contribuyera a perpetuar la leyenda de la supervivencia de la facción. Tras la Semana de las Pesadillas, los Ravnos Abrazados entre los nativos americanos han sido introducidos en el clan con posterioridad a la hecatombe.
Creación del personaje: Los Ravnos Neve, bien desciendan de la facción propiamente dicha o hayan sido Abrazados por los Ravnos europeos, se identifican por proceder de las culturas indígenas de Norteamérica, conservando sus tradiciones y costumbres, aunque otros, al igual que sus congéneres mortales, no han podido evitar sucumbir a los encantos y comodidades de la vida occidental moderna.

PHURI DAE

Aunque la mayoría de los Ravnos que se marcharon de la India eran renegados, proscritos o miembros de las castas más bajas del clan que querían mejorar su posición, así como sus descendientes, existe un linaje dentro del clan que también constituye una línea de sangre.

Descendientes de la Madre Negra, una Matusalén del clan, y pertenecientes en la India a la casta de los Brahmanes, acompañaron a su fundadora a Occidente en tiempos de Alejandro Magno, siendo rechazados y proscritos por el resto de su linaje. En Occidente la facción fue conocida como Phuri Dae, un término que significa “mujer anciana”.
La facción de los Phuri Dae se extendió por Occidente, a menudo convirtiéndose en líderes y consejeros espirituales de los demás Ravnos. Cuando los Ravnos romaníes llegaron en el siglo XV, la mayoría, pertenecientes a las castas más bajas del clan, adoptaron a los Phuri Dae en sus filas para que los guiaran. La legendaria antigua conocida como Durga Syn pertenecía a esta facción.

El estereotipo de los Phuri Dae a menudo es el de un hombre o mujer de aspecto experimentado, a menudo bien versado en las tradiciones orales y costumbres de los gitanos, y con un profundo conocimiento del clan Ravnos, que aunque en ocasiones asumen una posición abierta de liderazgo es más frecuente que actúen como guías espirituales y jueces, patriarcas y matriarcas gitanos, arbitrando los conflictos internos en las kumpaniya Ravnos.

Los descendientes de la Madre Negra, Abrazados antes de la llegada de los romaníes, son conocidos como Phaedimitas. Pocos sobrevivieron a las noches modernas, pero a menudo concedían el Abrazo entre estudiosos e investigadores.
Tras la Semana de las Pesadillas la mayoría de los Phuri Dae romaníes resultaron destruidos junto con el resto de los Ravnos gitanos, ya que su estrecha relación familiar redundó en su prejuicio, llevándoles a devorarse entre ellos cuando se produjo el frenesí que devastó el clan. Se rumorea no obstante que la antigua Durga Syn y algunos de sus descendientes han sobrevivido, así como varios Phaedimitas occidentales, que han comenzado a investigar lo ocurrido y a recuperar su legado fragmentado.

Creación del personaje: Los Ravnos Phuri Dae tienen Animalismo, Auspex y Quimerismo como disciplinas de clan. Suelen tener un trasfondo intelectual o espiritual, reflejando su posición como consejeros y guías espirituales, aunque no siempre. Por otra parte son los Ravnos que con mayor frecuencia aparecen en una posición elevada –sobre todo en las que es necesario mentir y cometer toda clase de crímenes para mantenerse en lo más alto.

SINTI

Esta facción de los Ravnos siguió a una rama de los romaníes que se extendió por gran parte de las ciudades del Sacro Imperio Germánico y los reinos vecinos. Los Sinti son conocidos dentro del linaje por su habilidad artística, sobre todo en el ámbito musical. De hecho, se dice que su fundador –desaparecido hace siglos- era un habilidoso músico que recibió el Abrazo en la lejana Persia durante la Alta Edad Media.

Sea cierto o no, los Ravnos Sinti han hecho honor al talento de su fundador, a menudo reclutando músicos y artistas ambulantes entre sus filas. Durante la Edad Media, aunque no fueron los únicos, contribuyeron a popularizar el estereotipo de los gitanos como un pueblo festivo. Aunque la música era su principal ámbito otros prefirieron dedicarse al espectáculo circense, a menudo utilizando su habilidad para elaborar fantásticos números de equilibrismo, magia y doma de animales salvajes. En más de una ocasión se desvincularon de los romaníes para Abrazar a algún maestro del “arte”, y durante el siglo XIX algunos comenzaron a recorrer Alemania y otros lugares del mundo con circos ambulantes.

Durante el período romántico algunos Sinti colaboraron con músicos mortales proporcionándoles conocimiento de primera mano sobre la música romaní, aunque no se trató de un fenómeno frecuente. Se convirtieron en una de las familias de Ravnos gitanos más prósperas de toda Europa, y todas las ciudades de Alemania y Europa Central recibían su visita en uno u otro momento.

El ascenso del nazismo fue un duro golpe para los Ravnos Sinti. De la misma forma que ocurrió con los Ravnos Chozzai muchos resultaron destruidos tratando de proteger a sus congéneres mortales de los nazis, y los supervivientes terminaron huyendo o alimentándose en la miseria de los campos de concentración. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial la facción había sido prácticamente destruida, y los escasos supervivientes de habían dispersado por el mundo. Sólo quedaban dos pequeños grupos en Berlín y Frankfurt, y la Semana de las Pesadillas constituyó el golpe de gracia.

Creación del personaje: El rasgo distintivo de los Ravnos Sinti es su aptitud artística. Entre ellos se encontraban los mejores músicos del clan, pero la música no era su ámbito exclusivo: orfebres, poetas y artistas circenses también estaban presentes dentro de la facción.

TALTOS

Desde el siglo XIII comenzaron a llegar a Europa Oriental los primeros exploradores de los Ravnos gitanos, buscando lugares en los que asentarse con su congéneres mortales. Sin embargo, fracasaron, pues los habitantes de Europa Oriental no eran más tolerantes que los otros países que habían recorrido desde su larga migración de la India.
Los Taltos fueron una de las primeras familias en asentarse en Europa Oriental, y pronto resultaron esclavizados, no sólo por los gobernantes mortales, sino por los antiguos Tzimisce que dominaban la zona. Los propios Ravnos Taltos se convirtieron en agentes voluntarios e involuntarios de los viejos Demonios.

Por otra parte también existían conflictos entre los propios Ravnos gitanos, odios familiares que a menudo les llevaron a pelearse entre ellos. Los Taltos, enfrentados con los Torenu, finalmente decidieron abandonar los principados de Valaquia y Moldavia y se asentaron en el reino de Serbia, donde sufrirían un terrible debacle tras la Batalla del campo de los Mirlos de 1389, cuando los soldados otomanos cayeron sobre la familia Taltos y prácticamente la eliminaron. No habrían sobrevivido sin la ayuda de los Ravnos.

La familia Taltos comenzó a recuperarse desde el siglo XV, extendiéndose por la zona de los Balcanes y Europa Central, convirtiéndose en una de las facciones gitanas del clan Ravnos más numerosas. El auge de los nacionalismos y el odio contra los gitanos en el siglo XIX los llevó a emigrar o buscar nuevos territorios. Tras la Primera Guerra Mundial la mayoría de los supervivientes se encontraban en el reino de Yugoslavia.

Con la fragmentación de Yugoslavia a finales del siglo XX, que despertó un renovado odio nacionalista hacia las minorías étnicas y la Semana de las Pesadillas, la facción volvió a resultar seriamente dañada, y los escasos supervivientes están tratando de reconstruir de nuevo los fragmentos de su familia, dispersa por varios países.
Creación del personaje: La mayoría de los Ravnos Taltos son gitanos procedentes de los países de la antigua Yugoslavia, aunque en sus migraciones algunos también han llegado a Chequia, Eslovaquia y Hungría. Sin embargo, otros también han extendido su sangre entre las numerosas minorías étnicas de la zona, sobre todo entre poblaciones campesinas de costumbres tradicionales.

TORENU

El antiguo fundador de la familia Torenu, conocido actualmente como Iván Krenyenko, fue el primero de los Ravnos gitanos en llegar a Europa. No se sabe cuál fue su ruta de llegada, pero algunos creen que no atravesó el Imperio Bizantino, sino que emprendió un peligroso viaje a través del Caúcaso hasta llegar a las estepas de Rusia, donde Abrazó a la antigua Durga Syn y creó chiquillos entre los pueblos de las estepas, enfrentándose a la Matusalén Baba Yaga y los Nosferatu rusos, que aterrorizaban las noches de la región. Mongoles, tártaros y cosacos recibieron entre sus filas la sangre de los Ravnos.

Mientras tanto la familia Torenu llegó a Europa Oriental en el siglo XIII, manteniendo cierta enemistad con los Taltos, si bien es cierto que ambas familias cooperaron o se ayudaron ante la amenaza de enemigos externos.

Mientras los Taltos caían bajo la influencia de los Tzimisce y eran esclavizados por ellos, los Torenu se aferraron tenazmente a su independencia, aunque ni siquiera el poder de los vampiros Ravnos pudo impedir que los gitanos mortales resultaran esclavizados por los gobernantes de Transilvania, Moldavia y Valaquia, su principal lugar de asentamiento. Unos pocos fueron ayudados por sus parientes rusos, que los ayudaron a huir de los principados rumanos.

La relación entre los Torenu de Rusia y Rumania continuó durante los siglos siguientes. Durante el siglo XIX provocaron varias revueltas entre las poblaciones gitanas y finalmente consiguieron que el gobierno de Rumania pusiera fin a la esclavitud de los gitanos.

De todas las facciones gitanas del clan Ravnos, los Torenu son una de las más numerosas y unidas. Consiguieron sobrevivir al Porrajmos, el Holocausto gitano, y se unieron a los soviéticos para derrotar a los nazis. Sufrieron los estragos antiziganos de las dictaduras de Josip Stalin y de Nicolai Ceaucescu y también resultaron afectados por la Semana de las Pesadillas. Sin embargo, es la facción de Ravnos gitanos con más supervivientes, destacando la antigua Durga Syn y varios de sus aliados.

Creación del personaje: Los Torenu que habitan en Rumania son gitanos en casi toda su totalidad, los que habitan en Rusia han compartido su sangre con otros pueblos, y especialmente con los cosacos de las estepas ucranianas y rusas. Entre sus filas también se encuentran algunos guerrilleros y paramilitares que han combatido en varias guerras.

URMEN

Existe una familia gitana con raíces feéricas, cuyo origen aparece trazado en varias leyendas y narraciones orales de la familia. Se trata de los Urmen. Sin embargo, cuando algunos Ravnos descubrieron estos lazos feéricos la relación adquirió tintes más oscuros. Los vampiros descubrieron las propiedades de la sangre de hada y se intoxicaron con ella, convirtiéndose en auténticos adictos. Más aún, también descubrieron que sus poderes de Quimerismo tenían efectos devastadores sobre las hadas, adquiriendo mayor realidad en su mundo.

Un puñado de miembros de la familia Urmen recibió el Abrazo. Algunos se suicidaron o enloquecieron, y fueron expulsados para mantener la paz. Sin embargo, los tres supervivientes comenzaron a investigar los poderes de la sangre feérica, persiguiéndolas y bebiendo su sangre. Por supuesto, los duendes también contraatacaron, enviando a los chupasangres a la destrucción siempre que podían.

Actualmente los Ravnos Urmen no son un grupo familiar, sino una facción organizada para la caza de hadas. A menudo utilizan su sangre en siniestros experimentos, buscando desarrollar su poder y disfrutar del placer adictivo que para ellos supone. Para evitar los peligros de la intoxicación que supone esta sangre sobrenatural, a menudo la destilan mediante una serie de fórmulas para obtener una especie de licor dorado que llaman “ambrosía” y que les proporciona diversos poderes. Sin embargo, esta Ambrosía también provoca una profunda adicción y la locura a largo plazo. Pocos Urmen llegan a una edad avanzada, aunque la facción ha sobrevivido hasta las Noches Finales.

Irónicamente, los Urmen apenas resultaron afectados por la Semana de las Pesadillas. Ya enloquecidos y esclavizados por su adicción, el frenesí que destruyó a su linaje sólo contribuyó a incrementar sus impulsos internos. El hecho de que el resto de los Ravnos los considerara peligrosos y procuraran permanecer apartados de ellos también contribuyó a su supervivencia. De todas formas, nunca han sido muy numerosos, llevando existencias solitarias salvo para relacionarse con otros individuos de su facción o para unirse y cazar criaturas feéricas.

Creación del personaje: Todos los Ravnos Urmen tienen el Defecto de Adicción (3 puntos) a la sangre de las hadas, y a menudo entran en frenesí en presencia de criaturas feéricas. Con frecuencia desarrollan algún Mérito o Defecto Sobrenatural debido a su adicción, o algún rasgo extraño.

WUZHO

Los Wuzho son un fenómeno reciente, surgidos como consecuencia del Porrajmos y el Holocausto gitano de la Segunda Guerra Mundial. Un grupo de gitanos, los Tsurara o “La tribu del cuchillo” que han sufrido las depredaciones de los Vástagos o que han sido abandonados por ellos se organizan formando un grupo de cazadores de vampiros, dispuestos a erradicar a los chupasangres de la faz de la sangre.

Sin embargo, algunos Ravnos ven en estos cazadores un arma formidable que utilizar contra sus enemigos. Algunos comienzan a proporcionarles información sobre otros vampiros, y otros incluso terminan Abrazándolos. Los Wuzho que no se suicidan horrorizados por su nueva condición deciden utilizar sus nuevos poderes para continuar con los objetivos que llevaban en vida, convirtiéndose en asesinos de vampiros y en protectores de las comunidades gitanas. Estos radicales en parte contribuyen a fomentar el mito del “Tratamiento”, atacando los intereses de los Vástagos de otros clanes que se atreven a maltratar o a herir a los gitanos.

La actitud radical de los Whuzo no es tan eficaz como pretenden y sus acciones en ocasiones terminan provocando más represalias o empeorando la situación de sus protegidos, que sufren por las acciones de los vampiros. De este modo, los Whuzo terminan provocando el resentimiento de los propios gitanos, que prefieren mantenerse alejados de ellos. Otros sin embargo les siguen siendo fieles.

Debido al peligro que suponen, cuando la Semana de las Pesadillas devasta las filas de la facción, otros vampiros aprovechan su debilidad para atacar y en pocos meses la facción es completamente destruida.

Creación del personaje: Los Whuzo a menudo se especializan en la caza de vampiros, adoptando Habilidades y rasgos que les ayudan en la caza. Su concepto suele ser agresivo, pero su odio y fanatismo hace que pocos Vástagos, incluyendo otros Ravnos, soporten su compañía, por lo que sólo suelen relacionarse con los miembros de su facción.

YORYARI

Una de las facciones de Ravnos Gitanos más poderosas de Europa, la familia Yoryari también es una de las más antiguas, extendida principalmente por la península ibérica y el sur de Francia.

En sus orígenes los Yoryari no eran gitanos. Su fundadora era una esclava romana que huyó de su decadente sire para crear su propio grupo de seguidores. Durante muchos siglos permanecieron en la península ibérica, actuando como mercenarios para otros clanes vampíricos y actuando como carroñeros, dedicándose al robo y al saqueo. Cuando los gitanos y los Ravnos que los acompañaban llegaron a la península ibérica a finales del siglo XV se encontraron con los Yoryari, pero al contrario que había ocurrido con otras facciones Ravnos, no se enfrentaron, sino que se produjo una alianza. Tanto los Yoryari como los gitanos llevaban modos de vida muy similares, y no les resultó difícil terminar compartiendo creencias.

De esta forma, gracias a la alianza entre ambos grupos, en parte motivada por los ataques de la naciente secta del Sabbat, se formó una nueva facción que consiguió mantener una presencia fuerte del clan Ravnos en España y Portugal, a pesar del poder de las sectas, que a menudo los marginaron de sus dominios o trataban de expulsarlos de sus dominios.

El descubrimiento del Nuevo Mundo abrió un nuevo horizonte de expansión para los Yoryari, y de hecho, la mayor parte de los Ravnos que habitan en las antiguas colonias españolas y portuguesas de América pertenecen a esta facción. La emigración hacia el Nuevo Mundo fue fomentada sobre todo por la presión de otros clanes.

En el siglo XVIII el gobierno de España llevó a cabo un proyecto para expulsar a los gitanos del reino. Sin embargo, finalmente no se llevó a cabo debido a las dificultades que surgieron y a la caída de su inductor, el conde de Aranda. Se cree que en una inusitada muestra de solidaridad los Yoryari colaboraron para evitar que sus congéneres mortales fueran exiliados.

Desde las noches medievales los Yoryari han contribuido a la imagen estereotípica que se tiene de los Ravnos gitanos. Varios Toreador españoles, sobre todo a partir del interés romántico del siglo XIX por el folklore tradicional, los han contratado para amenizar sus fiestas a pesar de su fama por el robo y el engaño. Sin embargo, otros vampiros creen que la relación entre los Toreador y los Ravnos españoles es más sutil y profunda, y que a cambio de obtener refugio ocasional y temporal en sus dominios los Ravnos han actuado como espías y también como asesinos para los Toreador. Nadie ha sabido probar esta afirmación, que es más probable que se deba a un acuerdo puntual y localizado.
Tras la Semana de las Pesadillas de 1999, los Ravnos Yoryari resultaron prácticamente destruidos, aunque se dice que algunos individuos han sobrevivido en Portugal y Andalucía.

Creación del personaje: Después de varios siglos los Yoryari han asimilado la cultura gitana de la península ibérica y todos son de origen gitano, salvo algún antiguo ocasional anterior al siglo XV, originario de grupos mercenarios de los reinos ibéricos. Con el progresivo asentamiento de los gitanos españoles y portugueses en los siglos XIX y XX han reclutado ocasionalmente algún payo especialmente próximo entre sus filas.