La Senda de la Sangre

Saluda la llamada de Haqim y di su mensaje.
La sangre del kafir corre por nuestras venas; es nuestro derecho, nuestra obligación tomarla.
Las reservas no tienen lugar en el corazón del asesino.–Las Parábolas de la Sangre

Apodo: Derviches
Creencias básicas: esta Senda es practicada casi en exclusiva por los diabolistas del clan Assamita, aunque solo los vampiros que demuestren una absoluta lealtad al clan aprenden sus terribles preceptos. El principio fundador de la Senda explica que los Hijos de Caín (o Khayyin, como se refieren a él los Assamitas) son fallos perversos cuyo objetivo principal es acercar a la estirpe de Haqim (el nombre Assamita para el fundador de su clan) al “Uno”, un estado de transcendencia mística. Haqim instruye a sus hijos para que ataquen a los demás chiquillos de Khayyin, bebiendo su sangre en un esfuerzo por destruir la mancha que provocan en el mundo.
Los Assamitas en esta Senda siguen dos preceptos básicos. El primero y más importante es que el clan trata de convencer a los demás Vástagos de su naturaleza fallida y maldita, convirtiéndolos así al servicio de los seguidores de la Senda. Los vampiros en general son una úlcera sobre la Tierra, y solo siguiendo el justo código de Haqim podrán redimirse. Si se resisten al intento de conversión serán muertos y diabolizados por los Assamitas, que emplearán su sangre para reducir sus generaciones y regresar así al tesoro de Haqim. Aunque no se trata necesariamente de asesinos psicópatas, los Assamitas que siguen la Senda de la Sangre apenas dan valor a la no-vida de los demás Vástagos, y deben tener una buena razón para no matar a muchos de los vampiros con los que se encuentran. Estas criaturas son una amenaza para los demás a su alrededor, y no suelen relacionarse con vampiros ajenos a su clan. Sin embargo la sangre es la sangre, y no son tan fatuos como para ignorar el valor de la vasta telaraña de la sociedad vampírica. Muchos de ellos ofrecen su experiencia marcial como asesinos y guardaespaldas a cambio de pagos en vitae: podrán cosechar la sangre de aquellos a los que derroten en combate.
Pocos Assamitas jóvenes siguen esta Senda o incluso conocen su existencia, ya que el clan hace lo posible por mantener el secreto de estas creencias alejado de los demás Vástagos. Hace cientos de años la sed de sangre del clan logró unir contra él a todos los demás Hijos de Caín, y no tienen muchas ganas de volver a enfrentarse a la oposición concentrada de la progenie bastarda de Khayyin. Por tanto, solo los Assamitas más capaces y consumados aprenden los principios de esta Senda. Los jóvenes, enfrentados a situaciones desesperadas, pueden poner en peligro la cruzada de sangre del clan.

LA ÉTICA DE LA SENDA

•Sigue fielmente las enseñanzas de Haqim.
•Los mortales no son nada para los vampiros. Aliméntate de ellos solo cuando sea necesario.
•Sacia a la Bestia con la vitae de otros Vástagos.
•Resiste la furia de la Bestia: no conseguir dominarse a uno mismo disminuye los propios logros.
•Busca el conocimiento que pueda ayudar al clan en su guerra contra la semilla maldita de Khayyin.
•Extiende la gloria de la gloria de Haqim a los demás Vástagos. Si se niegan, empléalos para ayudarte en tu viaje de vuelta hacia la gracia de Khayyin.

VIRTUDES
Los vampiros en la Senda de la Sangre suscriben las Virtudes de la Convicción y el Autocontrol.

JERARQUÍA DE LOS PECADOS DE LA SENDA DE LA PARADOJA

Valor – Guía moral (Racionalización)
10 – Matar a un mortal para alimentarse (La Sangre humana es nutritiva para el cuerpo, pero el asesinato de los inferiores envenena el alma)
9 – Romper la palabra de honor dada a un miembro del clan (La solidaridad es importante en la causa sagrada)
8 – No ofrecer a un no Assamita la conversión (Los chiquillos de Khayyin están malditos, y hay que salvarlos)
7 – No destruir a Vástagos de otro clan que no se arrepienten (Los que no aceptan las enseñanzas de Haqim renuncian a sus no-vidas)
6 – Sucumbir al frenesí (Haqim habla de dominio, no de indulgencia)
5 – No seguir el conocimiento de Khayyin (Para oponerse a un enemigo hay que saberlo todo sobre él)
4 – No perseguir la sangre menor (Otros miembros del clan pueden beneficiarse de esta vitae, por muy diluida que esté)
3 – Negarse a ayudar a un superior de la Senda (Ser egoísta es caer en la trampa de la semilla de Khayyin)
2 – No aprovechar la ocasión de bajar la generación (Haqim lo ha decretado como vital para la causa)
1 – Actuar contra otro Assamita (Es una traición a la Senda y al clan)

HISTORIA

Los Assamitas practicaron una primera versión de la Senda durante cientos de años antes de la formación de la Camarilla y del Sabbat. Su sed de sangre les llevó a un conflicto abierto con otros antiguos poderosos, que trataban desesperadamente de controlar a los locos diabolistas. Los Assamitas se vieron en la misma situación que los anarquistas durante la Revuelta. La Camarilla lanzó una maldición sobre el clan, haciendo imposible a sus miembros consumir sangre de vampiro. Durante siglos se siguió una versión degradada de la Senda, anulada por la incapacidad de sus miembros de cometer diablerie directamente. Desde la ruptura de la maldición de la sangre los Assamitas han renovado su apoyo a la vieja Senda, dándose al diabolismo con ansias renovadas.

PRÁCTICAS ACTUALES

La naturaleza fatal de esta Senda en lo que respecta a los demás Vástagos es el motivo de gran parte del miedo y la desconfianza que se tiene hacia el clan Assamita. La suelen practicar los antiguos y los ancillae que han demostrado su valor, y lleva a estos seres a un conflicto directo contra los vampiros no Assamitas. Los seguidores de la Senda de la Sangre intentan convencer a los demás de un “verdadero camino”, pero son muy pocos los que escuchan sus consejos.
Los practicantes menos inteligentes no tratan más que de seguir las enseñanzas de Haqim sin hacerse más preguntas. Sin embargo, los de mayor sabiduría intentan explorar lo que representa “convertirse en el Uno”. Tomando la sangre maldita de los Antediluvianos y su progenie, los seguidores de la Senda esperan concentrar la maldición de Khayyin en manos de aquellos que la pueden emplear de forma responsable. De este modo, según su doctrina, se logrará evitar la Gehena que espera al final de la partida. Los antiguos Assamitas practican una pureza y una meditación rigurosas, surgiendo rumores recientes de Golconda.

DESCRIPCIÓN DE LOS SEGUIDORES

El estudio, la diablerie, el proselitismo y los golpes selectivos contra los demás vampiros ocupan las noches de los Vástagos en esta Senda, ya que se trata de un camino de justicia (o al menos así lo ven). Son fanáticos en su búsqueda y provocan la Muerte Definitiva de aquellos que representan una diferencia entre acercarse o no a Khayyin. Incluso aquellos de generación superior caen presa de estos vampiros, ya que se rumorea que ciertos seguidores de la Senda pueden preservar la esencia de la víctima en su vitae, devolviendo luego la sangre a la fortaleza Assamita en Alamut para ayudar a otros miembros del clan. Sin embargo, normalmente se trata de convertir a aquellos de generación superior, pues están más alejados de sus progenitores y, por tanto, de la mancha del mal.

SEGUIR LA SENDA

Esta Senda abraza la práctica de la diablerie, así que sus miembros seguidores deben buscar este fin cuando los demás recursos fallen. Los más iluminados tratan también de descubrir conocimientos que puedan llevarles hasta enemigos de sangre antigua y poderosa. Los vampiros que siguen la Senda de la Sangre no son monstruos ciegos que beben la vitae de cualquier Vástago, sino salvadores de todo el mundo. Tratan de alcanzar la “Unidad” con el mítico Haqim, aunque los pocos que han logrado este fin no se dignan a explicar su naturaleza. Casi todos los Derviches creen que la Unidad es similar a la Golconda o a cualquier otro estado en el que los vampiros pueden liberarse de su maldición y disfrutar de sus naturalezas Cainitas.
Habilidades comunes: las habilidades ocultistas y las de combate ayudan a los seguidores en la consecución de los principios básicos de la Senda. Armas Cuerpo a Cuerpo, Esquivar, Intimidación, Ocultismo y Pelea son algunas de las más apreciadas.
Disciplinas predilectas: esta senda se presta al refinamiento de Extinción, Ofuscación y Celeridad. Algunos seguidores cultivan el conocimiento de la Taumaturgia para ayudarse en su sangrienta búsqueda.