Linaje Feérico: Nockers

«Lo sé, lo sé… Llevo con el maldito cacharro toda la semana y aún no está listo. Quizás si no estuvieras encima de mí todo el rato o, mejor aún, si me dejases a solas de una maldita vez conseguiría terminarlo.» Los Nockers son tan conocidos por su cinismo y amargura como por ser hábiles artesanos. También son fieramente individualistas y ningunean todo aquello que no casa con su propio ideal de perfección artística. Prefieren crear y rodearse de maravillas mecánicas en lugar de interactuar con gente “imperfecta”. Cuando se ven forzados a tener contacto social, son sumamente sarcásticos con todos y critican sin reservas a quienquiera que esté al mando. El nerviosismo estremecedor al comenzar un nuevo proyecto, la alegría desenfrenada de completar una obra de arte y la angustia descorazonadora de ser víctima de críticas son cosas intrínsecas de los Nockers. Los artistas, los constructores, los artesanos e…

Continuar Leyendo…

Disciplina – Vicisitud

Vicisitud es el poder de los Tzimisce, ya que prácticamente ningún otro clan dispone de él. Es similar en muchos aspectos a Protean, y permite a los Demonios esculpir tanto su carne y sus huesos como los de los demás. Cuando un Tzimisce utiliza Vicisitud para alterar a un mortal, a un ghoul o a un vampiro de generación superior los efectos del poder son permanentes. Los Vástagos de igual o menor generación pueden curar los efectos de la Disciplina como si se tratara de heridas agravadas. Por supuesto, un Tzimisce siempre puede reformar su propia carne. Aunque este poder permite conseguir efectos espectaculares y horrendos, hay que señalar que es necesario tocar a la víctima, y a menudo esculpir físicamente sus nuevas facciones. Esto se aplica también al uso personal de la Disciplina. Los Tzimisce más habilidosos con Vicisitud suelen ser inhumanamente bellos; los demás son simplemente inhumanos. Nota:…

Continuar Leyendo…

La Senda de la Sangre

Saluda la llamada de Haqim y di su mensaje. La sangre del kafir corre por nuestras venas; es nuestro derecho, nuestra obligación tomarla. Las reservas no tienen lugar en el corazón del asesino.–Las Parábolas de la Sangre Apodo: Derviches Creencias básicas: esta Senda es practicada casi en exclusiva por los diabolistas del clan Assamita, aunque solo los vampiros que demuestren una absoluta lealtad al clan aprenden sus terribles preceptos. El principio fundador de la Senda explica que los Hijos de Caín (o Khayyin, como se refieren a él los Assamitas) son fallos perversos cuyo objetivo principal es acercar a la estirpe de Haqim (el nombre Assamita para el fundador de su clan) al “Uno”, un estado de transcendencia mística. Haqim instruye a sus hijos para que ataquen a los demás chiquillos de Khayyin, bebiendo su sangre en un esfuerzo por destruir la mancha que provocan en el mundo. Los Assamitas…

Continuar Leyendo…

La Retribución

Las Tradiciones que conforman la Retribución representan las leyes básicas de la Estirpe. Se cree que se originaron entre las sabias hadas que vivían más próximas al Ensueño, fueron recopiladas tras la División como forma de asegurar la supervivencia feérica frente al cambio inexorable. Heredadas y reforzadas por la nobleza, los preceptos de la Retribución son respetados tanto por los nobles Luminosos como Oscuros (aunque cada Corte tiene variaciones sobre como interpreta cada principio). Los nobles Luminosos y sus súbditos siguen generalmente la letra de la ley, mientras que los nobles Oscuros y sus seguidores suelen hallar los fallos y utilizarlos a su favor. A diferencia de los juramentos, la autoridad para hacer cumplir la Retribución no está respaldada por el Glamour. En vez de ellos, conlleva la fuerza de la ley, la tradición y las costumbres. Ocasionalmente el Ensueño crea sus propias sutilezas quiméricas entorno a la Retribución, asegurándose…

Continuar Leyendo…