Los Mundos Tras la Muralla 2º Parte

Aquí se explican los tres mundos espirituales (Yin, Yang y Yomi) y algunos de los reinos más importantes que los conforman.

EL MUNDO YANG
Muy por encima del Reino Medio se encuentra el salvaje y caótico Mundo Yang. Este lugar alberga un número casi infinito de reinos, y sus constantes transformaciones hacen que estos parezcan aún más numerosos. Es posible encontrar Paraísos e Infiernos, mundos de sueños y de pesadillas, el Reino de los Espíritus Luchadores y las cortes de los dragones. Aquí vagan espíritus de todo tipo, algunos personificaciones de ideas y objetos, otros representaciones de su propia monstruosidad.
Aunque son menos las almas mortales que pasan al Mundo Yang que a su sombría contrapartida Yin, muchos moradores del Reino Medio terminan aquí aunque su estancia es breve: son conducidos a un reino donde los espíritus les juzgan, recompensan o castigan. Tras esto se transforman en espíritus y se reencarnan como humanos o animales, o bien son arrojados al Mundo Yomi.
Los shen llegan aquí tras su muerte, en especial los hengeyokai y las hadas. Estos seres también son capaces de comunicarse de forma limitada a través de la Muralla; los hengeyokai denominan “Umbra” al Mundo Yang mientras que los hsien se refieren a él como “El Ensueño”. Los Kuei-jin orientados hacia el Yang aseguran descender de la Reina Escarlata, que supuestamente caza en las zonas más profundas de este Reino.
El Mundo Yang no tiene centro conocido, y su energía fluye caprichosa por todas partes. Vientos y tormentas salvajes azotan el Tejido, haciendo el viaje incierto y peligroso. En estas tempestades Yang existen varios reinos , hogar de todo tipo de deidades, dragones y espíritus poderosos.

REINOS YANG
Ki, en el Ki Chuan, habló sobre los reinos que había visitado, tanto en el sueño como en la vigilia. Aquí se presentan algunos de los más conocidos.

EL REINO DE LOS ESPÍRITUS LUCHADORES
La mitología budista habla del Reino de los Espíritus Luchadores, una vasta llanura de la aniquilación en la que los espíritus sin consagrar marchan a la batalla. Sobre una extensión infinita de tierra empapada de sangre innumerables criaturas chocan y se despedazan entre gritos, humo, metal entrechocando y disparos. El suelo se cubre de cuerpos, esqueletos de criaturas titánicas, armas, armaduras y maquinaria de todo tipo. Carros destrozados de la Edad Antigua se mezclan con los tanques de la Republica Popular y los Zero Mitshubishi. La batalla nunca cesa, ni de día ni de noche; los espíritus “muertos” o heridos terminan levantándose, recuperando sus miembros amputados y prosiguiendo al lucha.
Los Kuei-jin que han visitado este reino suelen hablar de tres grandes fuerzas que combaten ente violento caos. La primera guerrea con precisión mecánica bajo el estandarte de una gran araña. La segunda es una legión de monstruos deformes que combate bajo el estandarte de una serpiente o un ciempiés; la tercera “fuerza” es una turba desorganizada de cambiaformas y remolinos de energía. Fuerza es para ellos un eufemismo, ay que no disponen de un emblema y combaten contra si mismo tan a menudo como contra sus enemigos. Los Kuei-jin, que no entienden el motivo de esta guerra eterna, suelen mantenerse al margen.

UMI, EL REINO DRAGÓN DEL MAR
El dominio del Umi, uno de los Reinos más poderosos del Mundo Yang, reclama el control de todo el Pacífico, aunque algunos reinos polinesios e indonesios no están demasiado de acuerdo con estas pretensiones. Se cree que es posible llegar hasta aquí mediante grandes remolinos en los abismos oceánicos más profundos. Desde su palacio en el fondo de su reino, el Rey Dragón de Umi supervisa sus infinitas responsabilidades, gobierna las calmas y las tempestades, guía a los barcos a buen puerto o envía a los tiburones a devorar a los supervivientes de un naufragio.
A su servicio hay escuadrones de Zhong Lung y escuelas de Same-Bito, así como versiones espirituales de tiburones, medusas, calamares gigantes y otros terrores oceánicos para mantener el orden en el mar.
El Rey Dragón no abandona sus aposentos privados y no ha sido visto públicamente desde hace 50 años por lo que corren números rumores sobre su autoexilio. Algunos cortesanos aseguran que el Rey Dragón llora por su amor, la destruida Princesa Dragón de Hiroshima; otros creen que el Rey Dragón se encontraba en la cama de la Princesa aquel 6 de agosto de 1945, y que desde entonces sufre un mal terrible que le ha desfigurado.
En lugar del Rey Dragón gobierna su senescal, Gajyra, un inmenso y brutal espíritu dragón cuyo aliento flamígero puede vaporizar el jade blanco y el metal. Algunos murmuran que el propio Gajyra ha sufrido la contaminación de las pruebas nucleares en el Pacífico, pero nadie se atreve a decírselo en la cara.

EL MUNDO YIN
Bajo el Reino Medio, opuesto al Yang, se encuentra l siniestro Mundo del Yin. Aquí todo es sombrío, apagado y silencioso. Estos reinos son más estables que los del Yang, y sus moradores son más relajados… o resignados. La mayoría de las almas humanas acude aquí tras la muerte, aunque algunas pasan al Mundo Yang tras el proceso de la reencarnación.
Al contrario que el mosaico de sensaciones del Yang, el Mundo Yin dispone de un centro relativamente estable: la gargantuesca creación espiritual conocida como el Inframundo y, bajo ella, el Vacío. Son muy pocos los vivos que viajan hasta estas tierras, aunque los Kuei-jin, algunos magos y cambiaformas descienden a los reinos Yin para cumplir determinadas misiones. Los vampiros orientados hacia esta energía negativa suelen considerarse siervos del Dragón de Ébano.

REINOS YIN
El Mundo Yin también contiene reinos sobre los que Ki escribió. A continuación presentamos dos de los más importantes.

EL REINO OSCURO DE JADE
En el centro del Yin se encuentra el Inframundo, también conocido como el Reino Oscuro de Jade. Casi todos los humanos del Reino Medio que se convierten en fantasmas terminan aquí, aunque algunos son cosechados por los Reyes Yama y conducidos al Yomi. El Reino Oscuro de Jade es un lugar siniestro, esculpido con el pálido jade blanco, un material formado con las almas de los infortunados que fueron considerados indignos de otra cosa que no fuera a la fundación del reino.
El lugar es gobernado por el tirano Qin Shihuang, a los que algunos Kuei-jin sirven por miedo. Se puede encontrar más información sobre este reino en Wraith: El Olvido, la Guía del Jugador de Wraith y el suplemento El Reino Oscuro de Jade.

LA JUNGLA SUSURRANTE
En los limites del Reino Oscuro de Jade se encuentra una gran extensión de follaje surgido de la misma Tempestad y que se extiende sin control en todas las direcciones. Este bosque, que crece con formas imposibles para las plantas normales y que responde con lamentos a los vientos de la Tempestad, es conocido como la Jungla Susurrante.
Todo el lugar y sus habitantes están compuestos de metal, ya que éste es el elemento del Yin. Árboles de plata con hojas afiladas que brillan en la luz apagada, y las lianas de alambre hace muy difícil avanzar. Serpientes de bronce y perros de hierro recorren a floresta en busca de viajeros desprevenidos. Sin embargo, los más peligrosos moradores de la jungla son os Mukade, gigantescos ciempiés-demonio aparentemente construidos con placas de hierro negro. Los Reyes Yama suelen esclavizar a estas criaturas y las emplean como maquinas de asedio vivientes en sus guerras eternas.

EL MUNDO YOMI
Existe un tercer mundo espiritual, aunque a pocos shen les gusta hablar de él. Se trata del temido Mundo Yomi, guarida de los Reyes Yama y de sus lacayos demoníacos. Este lugar pavoroso, también conocido como los Mil Infiernos, parece compuesto por los peores elementos del Mundo del Yin y de Yang. Se trata de una dimensión que se yuxtapone a las otras dos, tomando elementos de ambas para su formación. Algunos shen dicen que, a medida que el Reino Medio se corrompe y envenena, sus contrapartidas espirituales sufren el mismo efecto, proporcionando nuevos pedazos de maldad espiritual que contribuyen a aumentar el Yomi.
Los Kuei-jin conocen este lugar mejo que nadie, ya que el alma P´o de todos ellos se somete a un terrorífico viaje por el Mundo Yomi antes del renacimiento. Los vientos desgarradores y las tormentas de este Mundo dejan su marca en el P´o, desfigurándolo y enfureciéndolo. Sin embargo, al convertirse en Kuei-jin el alma demuestra tener la fuerza necesaria como para escapar de los Mil Infiernos, haciendo que todos sus habitantes ansíen el momento de capturar al fugitivo y hacerle regresar.
El Mundo Yomi es hogar de incontables tipos de demonios. Las regiones más cercanas al Yin suelen estar infestadas de espíritus malvados conocidos como Espectros; as más cercanas al Yang son el hogar de las monstruosas Pesadillas. Los maestros del Yomi, los poderosos Reyes Yama, tienen reinos infernales en lo más profundo de su dimensión. Allí, rodeados por rugientes tormentas y campos llenos de muertos, guerrean entre ellos y contra los shen de naturaleza más pura, soñando con la noche en que llegue la Sexta Edad y uno de ellos sea coronado Emperador Demonio.

REINOS YOMI
El Libro de Hierro del Puente Rojo, escrito por el demente poeta Kuei-jin O, habla de mies de reinos infernales. A continuación s describen algunos de ellos.

LA CIUDAD PERVERSA
Esta vasta y contaminada megalópolis puede alcanzarse desde las cercanías de Tokio, Bangkok, Yakarta o Hong Kong, aunque no corresponde exactamente con ninguna de ellas. Se trata de un lugar opresivo de espectaculares rascacielos, arcos de neón interminables y suburbios depauperados. El color del ciclo es el de un color sin sintonizar. Los edificios, que desafían abiertamente los principios del feng shui, crecen en todas direcciones. Miles de fantasmas y otros elementos urbanos recorren sus calles entre espíritus metálicos, demonios eléctricos y wraiths maestros en el poder Habitar. También es posible encontrar cíborgs de la Tecnocracia.
La Ciudad Perversa la gobierna el Rey Yama Mikaboshi. Desde su rascacielos de 70 plantas, este demonio presume de la corrupción que afecta al Reino Medio, y está convencido de que su ciudad se convertirá en el dominio más poderoso de los mundos espirituales, convirtiéndole en Emperador Demonio de la eterna Sexta Edad.

KAKURI
Cerca del Mundo Yin y rozando los Territorios Conquistados de Inframundo japonés, el reino Yomi de Kakuri aguarda a los muertos nipones. El poderoso Rey Yama Emma-o gobierna este universo de tinieblas desde el que planea arrasar los paraísos de los propios Budas. En Kakuri moran muchos Muertos sin Reposo, que han escapado de las garras de Qin Shiuan para caer en las de Emma-o, que no son mucho mejores.
Este demonio tiene sirvientas vampiras, todas ellas mujeres. En realidad, solo las mujeres pueden servirle, aunque no se sabe si esto se debe a un homenaje a las antiguas tradiciones que ligan al Yin con lo femenino o a un simple capricho. Estas Kuei-jin suelen denominarse a sí mismas shikome, y reciben favores y dones mágicos de Emma-o a cambio de su servicio y de la entrega de una determinado número de almas al Rey. Las que no consiguen cumplir estos objetivos son arrastradas a Kakuri, donde son devoradas.

EL INFIERNO DE LA DESOLLACIÓN
Este Reino Yomi es un lugar horripilante de vientos lacerantes y eternas tormentas de energía destructora. El paisaje es desolador, y ha sido erosionado formando altas columnas pétreas de formas imposibles.
El Infierno de la Desollación es el dominio de la Reina Yama Tou Mu, también conocida como la emperatriz de Hierro. Viste una temible mascara metálica y guantes con garras de acero, quizás para protegerse de los vientos de su reino, que cortan como cuchillas. El demonio controla legiones de lamas condenadas y se sabe que ha utilizado vampiros n sus planes, aunque fue una enemiga de los Wan Xian y no quiere más que ver a sus descendientes sufriendo el tormento eterno.

LOS REINOS CELESTIALES
Algunos shen hablan de los Reinos Celestiales, que se encontrarían en e firmamento espiritual, por encima del Yin y del Yang. Si es cierto que existen, los dominós de la Augusta Personalidad (y de sus lacayos, los Reyes Dragón) se han separado pro completo de la creación.
Los Reinos Celestiales parecen haber dado la espalda a las preocupaciones del Reino Medio. Mortales y shen recitan sutras y cantan mantras mientras buscan la liberación de tantos siglos de pesar, pero no tienen respuesta.
Algunos sabios Kuei-jin enseñan que mediante la trascendencia Dhármica es posible escapar a los ciclos del mundo y encontrar el consuelo eterno (o el olvido) en estos reinos.