Relato de Yanira- La inocencia perdida

Uno de los relatos que recibieron mencion en nuestro flamante concurso.

Disfrutenlo. 

Un recuerdo acude a mi memoria y hago lo posible por alejarlo, pero él insiste en volver una y otra vez como la mosca que golpea insistente la ventana.

Fue aquella noche la que creí sería la más larga de mi vida sin que se me pasase por la cabeza que el mundo me tenía preparada una paradoja…mi vida pasaría a ser la más larga de las noches.

Ichi tenía 16 años, se había escapado de casa a altas horas de la noche saltando por su ventana pues su padre no la dejaba salir tan tarde. A su encuentro acudió Lui que, sentado en el coche de su padre, la esperaba impaciente.

Se saludaron y la luz de la luna fue la única testigo de su marcha hacia las afueras del pueblo, o eso creyeron.

Llegaron a la mitad del bosque, sólo les rodeaba el silencio…ella le sonrió nerviosa mientras se arreglaba el pelo, él la beso y las miradas decidieron por ellos.

Se amaron apasionadamente como jamás lo habían hecho, en el ambiente se respiraba el suave aroma de un beso. El brillo de los ojos, las mejillas sonrojadas y unas risas complices fueron arrebatas por el impacto de una garra.

Unas enormes uñas estaban rasgando el techo . Los dos se abrazaron. Los jirones caían y se abría un hueco…entonces le vieron…sus ojos, su mirada roja como el mismisimo infierno. Enmudecieron.

La bestia atacó a Lui deshaciendolo en mil pedazos, convirtiéndolo en un gigantesco puzzle que ni el amor de Ichi podría reconstruir. Ella salió corriendo pero, sin saber como, él estaba delante de ella “yo también me merezco un beso” y sin más bebió de su cuello…ahogó sus suspiros entre su pelo y luego con un movimiento casi involuntario la dió de beber de su sangre, de su vida…

Entonces Ichi entendió muchas cosas…entendió que era la vida, entendió que era la muerte, entendió que lo imposible era posible…comprendió que la inocencia se podía perder dos veces.