Linaje Feérico: Piskies

«¡Ups! ¿Es éste tu dedal? No sé cómo ha llegado a mi bolsillo. ¡Claro que puedes recuperarlo! A menos que no lo necesites ahora mismo… Estaré encantado de guardártelo hasta que lo  necesites.»

Ágiles, rápidos y capaces de mezclarse con cualquier grupo, entre los demás Linajes los Piskies tienen cierta reputación de ser amistosos y atentos pero difíciles de conocer de verdad. Sirven como correos del Ensueño, portando misivas, paquetes y secretos de un lado a otro entre cortes nobles y plebeyos por igual. Proporcionan transporte y servicios de entrega por encargo y ocasionalmente operan como espías para aquéllos a quienes juran lealtad. Otras hadas dicen que una vez que un Piskey se ha guardado algo en el bolsillo, sea un tesoro o un secreto, nadie salvo él podrá sacarlo de nuevo.

Los Piskies son un Linaje nómada y solitario que suele preferir la compañía de mortales u otros changelings de su clase. Pueden integrarse en cualquier población emigrante, desde un grupo de
teatro ambulante a temporeros del campo. Aprenden nuevos idiomas con facilidad y disfrutan explorando nuevas culturas y tradiciones, encajando en ellas rápidamente y sin esfuerzo. No tienen miedo de trabajar duro para ganarse el sustento, ya que hasta el trabajo físico puede ser una estimulante nueva experiencia, aunque pocas actividades pueden mantener su atención más allá de un mes o dos. Los Piskies están siempre listos para pasar a la siguiente ciudad, el siguiente trabajo, la siguiente persona.

Mientras que la mayoría de Linajes tienen un fuerte sentido de identidad que une a sus miembros, los Piskies rara vez se vinculan a una identidad durante mucho tiempo. Tienen una apariencia natural a la que revierten cuando no están en compañía de un grupo, pero poca gente la ve nunca, ya que los rasgos de un Piskey cambian subconscientemente a otros más cómodos y familiares para el observador. Comparten los rasgos de amabilidad, compasión, la disposición a oír cualquier historia y una increíble habilidad para localizar y afanar objetos, incluso los que de primeras parecen inocuos o carentes de valor. Una vez que el objeto llega a su bolsillo, el Piskey
desaparece, mezclándose entre la multitud y siendo imposible de encontrar.

Los Piskies aman a los niños y se privarán de comida o calor para atender las necesidades de uno. Se vuelven muy protectores con sus amigos jóvenes, y pobres de aquéllos que hieran a un niño que tiene a un Piskey por amigo. Los Piskies siempre ven lo mejor de quienes los rodean, aunque los Oscuros cuya confianza ha sido traicionada pueden mostrar resentimiento pronto. Los Luminosos, en cambio, son más indulgentes con las pequeñas decepciones de la vida y esperan que la siguiente aventura les traiga ilusión y oportunidades para aprender y cambiar. Los que tienen la suficiente suerte como para que un Piskey revolotee por sus vidas siempre recuerdan la fascinación brillando en sus ojos y la sensación de que algo nuevo y asombroso aguardaba en cada esquina, incluso cuando apenas pueden ya recordar su cara.

Apariencia: El rasgo más notable de un Piskey es su falta de rasgos destacables. La cara de un Piskey nunca resalta en medio de una multitud, porque siempre parece que pertenece al grupo con el que viaja. Su tono de piel, rasgos faciales y constitución cambian en cada viaje. Ciertas características siguen siendo reconocibles y quien llega a conocer bien a un Piskey concreto suele poder identificarlo, pero es improbable que quienes lo ven sólo durante un momento puedan reconocerlo si se lo encuentran de nuevo. Son, a este respecto, los espías o correos perfectos para material sensible. Los Piskies sí tienen una apariencia propia, aunque comienza a desvanecerse con el tiempo y pocos llegan a verla.

Aislado, sin ningún grupo al que imitar, la piel de un Piskey revierte a un cálido tono oliváceo y se arruga y curte con la edad, y su pelo se vuelve de un suave color plata. Hasta el rostro de los más jóvenes tienearrugas y patas de gallo en torno a sus enormes y luminosos ojos a causa de sus frecuentes sonrisas. Tienen orejas largas y puntiagudas y una constitución fuerte. Su estatura varía entre 1,2 y 1,5 metros (4 y 5 pies) y tienden a ser robustos y musculosos. Los Piskies Gruñones con una larga vida de viajes pueden perder detalles de sus rasgos faciales por completo en favor de sus arrugas.

Estilo de vida: Los Piskies han nacido para vagabundear y sólo en raras ocasiones se asientan en un lugar durante mucho tiempo, cuando se toman una licencia de sus deberes como correos para saciar su ávida curiosidad. Prefieren la compañía del camino, pero nunca permanecen con un grupo mucho tiempo. Aunque no quieran ser el centro de atención, son un gran amigo que tener cerca. A diferencia de los Eshu, quienes constantemente buscan nuevos relatos y aventuras, los Piskies disfrutan con los placeres sencillos y haciendo nuevos amigos. Incluso si están solos, rara vez se sienten así. Cada momento sin compañía es como una breve pausa entre amistades.

Los Piskies no suelen hacer juramentos de fidelidad, lo que convierte a los pocos que los hacen en un preciado lujo. Los Piskies son un arma secreta en el arsenal de un noble, capaces de cruzar las líneas enemigas o moverse entre grupos hostiles sin llamar la atención.

Infantiles: Los Piskies Infantiles son los que más sentido de individualismo tienen de su Linaje. Tienen poca experiencia en el mundo y han vestido otro rostro pocas veces. Los Infantiles tienden a ser más confiados, forman amistades con facilidad y no las descartan tan a la ligera. Pueden ser algo caprichosos y poco fiables, lo que los hace menos deseables como correos. Sus dedos largos son menos expertos y los objetos que hurtan y ocultan suelen tener menos valor y ser más puramente interesantes.

Rebeldes: Aunque los años de Rebelde vuelven cínicos y salvajes a algunos Linajes, la mayoría de Piskies retienen gran parte de la dulzura de sus años de Infantil, emparejados con un reciente deseo de deshacerse de sus viejas identidades y probar algo nuevo. Como las semillas de un diente de león, los Piskies rebeldes se dejan llevar por el viento, abandonan su lugar de nacimiento y buscan experiencias y caras nuevas. Los buscadores Piskies hacen amigos por donde pisan, especialmente entre los jóvenes y los indigentes, a los que abrazan sin juicios ni críticas. Sólo en los Oscuros el pequeño ardor del sarcasmo comienza a inyectarse en su humor. Aun así, si este temprano indicio de amargura puede mezclarse con afecto o ingenio, la alegre naturaleza
del Piskey se reafirma. A los Piskies Rebeldes los buscan en las cortes quienes desean pasar misivas o regalos secretos. Aunque un Piskey nunca robaría algo que ha acordado entregar, los Rebeldes ya han desarrollado por completo sus hurtos compulsivos e intuitivos.

Gruñones: Aunque la mayoría no lo admita, los Piskies Gruñones hacen que la gente se sienta incómoda. Una vida cambiando de rostro con tanta facilidad les concede un desconcertante anonimato. Hasta a quienes creen conocer bien a un Piskey les costaría describirlo cuando se les presiona. Siempre encajan, pero nunca forman parte de algo realmente. Sus amistades son periféricas y efímeras. A otros Linajes les resultaría triste, pero ellos lo ven como una liberación. Tienen sus propias leyendas sobre Piskies Gruñones cuyas formas mortales desaparecieron por completo y cuya esencia se dispersó y mezcló con la de todo el mundo a su alrededor.

Afinidad: Actor.

Deleite: Los Piskies encuentran la inspiración al sumergirse de lleno en un grupo. En la euforia de nuevas vistas y sonidos, de la total aceptación de un grupo, es donde encuentran gozo. Cuando el grupo experimenta alegría, también lo hace el Piskey, y cuando experimenta pérdida y pesar, el Piskey también bebe de esa nueva sensación. Los Piskies que son testigos de nacimientos, muertes y otros ritos de paso en su grupo actual experimentan el más puro Deleite.

Desatar: Igual que los Piskies cambian y se mezclan de forma constante, sus Desatares son siempre cambiantes y están en constante evolución. Cuando un Piskey viaja por California con un grupo de trabajadores inmigrantes, su Desatar puede ir acompañado de un estallido de calor y el olor de tierra y especias. Los Piskies que viajan con una feria pueden Desatar con una explosión de confeti, el olor del maquillaje y a masa frita y el distante sonido de un tiovivo. Si alguna vez alguien es testigo de un Piskey Desatando en su forma original, no será capaz de describir lo que sintió, o a qué sonaba u olía, pero después se sentirá totalmente nuevo.

Privilegios

Ágil: Los cuerpos delgados y ágiles de los Piskies están hechos para escurrirse y escapar de los problemas. No es de extrañar que suela encontrarse a este Linaje en circos ambulantes o como parte de algún grupo de artistas callejeros de vanguardia. Los Piskies suman 1 punto de Destreza, incluso cuando esto aumenta el Atributo por encima de 5.

Integrarse: No importa adónde vayan, los Piskies siempre parecen pertenecer allí. Su color de piel, ojos y pelo, sus rasgos faciales y ropa siempre encajan en el grupo con el que viajan. Cualquier changeling o entidad sobrenatural puede tirar Percepción + Sagacidad a dificultad 8 para ver a través de esta ilusión.

Flaqueza

Dedos Largos: Los Piskies no son ladrones exactamente, pero de alguna forma objetos de gran valor terminan en sus bolsillos. Cuando un Piskey ve algo que desea, no puede evitar birlarlo, normalmente sin ser consciente de ello. Para resistir esta compulsión, el jugador debe superar una tirada de Fuerza de Voluntad a dificultad 8. Los Piskies no son necesariamente sutiles en sus hurtos y se les puede pillar perfectamente robando, aunque su Privilegio Ágil hace menos probable que
sean descubiertos.

Estereotipos

Tisket Plumaclara, un espía Piskey de Su Majestad la Reina Aeron del Reino de Pacífica, confiesa:

Sobre los Boggans: No puedo imaginarme atado así. ¿Siempre en el mismo sitio y con la misma cara por siempre jamás? ¡Dios mío!

Sobre los Clurichaun: Oh, son bastante majos, pero una vez cometí el error totalmente accidental de colocar cierta bola de nieve en mi bolsillo y digamos que mi nariz ya nunca volverá a ser la misma.

Sobre los Eshu: Son como un enigmático primo mayor. Recorreremos muchos caminos juntos, pero al final ellos son lo que son y nosotros realmente no somos nada específico.

Sobre los Nockers: Uhm. ¿Quién le ha puesto ese alfiler en el cojinete? No importa, sigue al niño que descubra el trabajo de un Nocker, porque lo que encuentre seguramente será una nueva experiencia.

Sobre los Pooka: ¿Ilusionantes como un niño? Sí, sin duda, hasta que empiezan con las bromas.
Sobre los Redcaps: ¡Evítalos a toda costa! Si alguna vez existió la bondad en este Linaje, probablemente se la zamparon hace tiempo.

Sobre los Sátiros: Cuando saquen una flauta o se aclaren la garganta para cantar, acércate, porque quienes oyen su canción suelen experimentar algo verdaderamente único. Sólo asegúrate de retirarte antes de que la fiesta se salga demadre, ¡porque nunca saben cuándo parar!

Sobre los Selkies: ¡Lo que daría por pasar unas semanas con ellos! Por desgracia, no importa cuánto lo intente, nunca soy capaz de integrarme entre estos adorables primos nuestros.

Sobre los Sidhe Arcadianos: Hermosos, pero algo tristes, atados a sus ducados y baronías e identidades. ¿No se dan cuenta de que un nuevo mundo aguarda más allá de los muros de sus castillos?

Sobre los Sidhe de Otoño: Todos deberíamos comprometernos a unirnos con un pueblo como lo hicieron estos Sidhe.

Sobre los Sluagh: Tienen un semblante tan melancólico, los pobres. No son los amigos más cariñosos, pero supongo que a veces vendrá bien tenerlos.

Sobre los Trolls: He andado muchos caminos, pero en ninguno encontrarás la lealtad y la amistad que éstos ofrecen. Si eres digno de la devoción de un Troll, sin duda serás un alma digna.

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.