Linea de Sangre – Tlacique

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, en Mexico, se descubrieron vampiros que ya moraban allí desde tiempos ancestrales. Se encontraron Gangrel, y Nosferatu, pero en mayor número, y gobernando, a los Tlacique, un linaje que creía descender de Tezcalipoca, el dios jaguar, de los espejos, la noche, el humo y la magia negra.

Gobernaban sobre los nativos como no se había visto desde Cartago (aunque ellos llevaban haciéndolo desde antes). Los hechiceros Tlacique eran llamados Nahualli, y gobernaban en pequeños grupos llamados círculos. Los Nahualli celebraban sus ritos en lo alto de los zigurat, extrayendo el corazón de sus victimas y bebiendo su sangre. Eran considerados dioses y adorados como tales.

En un primer momento, los Tlacique mantuvieron buen entendimiento con los vástagos extranjeros, pero los Conquistadores aplastaron al pueblo Mexicano, y los Tlacique cometieron el error de creer que si los Conquistadores actuaban así, era por deseo de los vampiros extranjeros, sin entender que la marea humana marcaba su propia historia. Los vampiros extranjeros hablaban de una alianza de su estirpe, de nombre Camarilla, así que volcaron su enemistad sobre esa alianza de vampiros.

Los Tlacique no hubiesen podido enfrentarse a los extranjeros de la Camarilla solos, pero sellaron una alianza con una secta llamada Sabbat que decía ser rival de la Camarilla, y lograron rechazar a la Camarilla de México. La Mano Negra mostró interés por los rituales de los Nahualli, no por su contenido religioso, sino por su aspecto sádico y sanguinario. Cuando los Tlacique decidieron que el Sabbat era una amenaza mayor y rompieron su alianza, se desencadenó una lucha en la que el Sabbat se hizo con Mexico, mató a los Tlacique, diabolizó a sus antiguos, y les arrebató su tierra ancestral.

Los Tlaciques que sobrevivieron tuvieron que escapar y esconderse para sobrevivir. El sabbat y la camarilla dieron a este linaje por extinto, y con el paso del tiempo, pareció demostrarse que así había sido.

En la actualidad, existen unas decenas de Tlaciques en Centroamérica y Sudamérica, que están tendiendo lazos de comunicación, y buscando a sus antiguos aletargados desde los tiempos de la guerra con el Sabbat (cuando se fueron a dormir para escapar de la persecución).

El abrazo de los Tlacique tiene un componente nacionalista, ya que consideran que cualquier centroamericano o sudamericano puede recibir el abrazo siempre que sea útil, quizás debido a su necesidad de aliados para recuperar su tierra.

Han pasado desapercibidos estos siglos, hasta recientemente, cuando la Regente del Sabbat Melinda Galbraith es asesinada en su cámara en México DF durante la Palla Grande y aparece un signo que puede ser relacionado con los Tlacique. Los que conocen este dato, empiezan a plantearse que no estén tan extintos como pensaban, pero no faltan quienes piensan que este signo ha sido colocado por terceros para desviar la autoría del asesinato.

Las disciplinas de la línea de sangre son ofuscación, presencia y protean (se convierten en jaguares, no en lobos). El defecto de su linaje consiste en que sufren dos niveles de salud extra por causa del sol, y restan uno a la reserva de dados cuando están expuestos a una luz brillante.

En principio, podríamos estar hablando de una línea de sangre del clan setita, aunque el hecho de que poseen como propia la disciplina del clan Gangrel, y conviviesen en Mexico con Gangrel (y Nosferatu) pero no con Setitas, abre puertas a que se trate de una línea de sangre Gangrel.


Tlacique

Cuando los españoles llegaron a lo que ahora es México, llevaban Vástagos con ellos en las bodegas de sus barcos. Esos no-muertos caminaron en las noches del Nuevo Mundo… y se encontraron con que ya había otros vampiros que reclamaban un dominio allí. Una Línea de Sangre de esos Vástagos era la de los Tlacique. Los Tlacique, que decían ser descendientes de Tezcatlipoca, el dios azteca de la noche y la magia negra, podrían haberse aliado con los Vástagos que llegaron con los españoles si éstos no hubiesen destruido sus civilizaciones
y contagiado la viruela a su gente. Cuando su sociedad se derrumbó, los Tlacique se aliaron brevemente con el Sabbat; cuando ambas partes se tomaron el tiempo de examinarse mutuamente, se dieron cuenta de que sus creencias eran bastante incompatibles. La Espada de
Caín prácticamente arrasó a los debilitados Tlacique, y la Línea de Sangre en conjunto desapareció. Sin embargo, aún existen: unos pocos, dispersos entre América Central y el suroeste de los Estados Unidos.

Los Tlacique son incuestionablemente una Línea de Sangre Setita, aunque sólo la vulnerabilidad a la luz los identifica como tales. Todos y cada uno de ellos son místicos y el prestigio dentro de la Línea se gana en parte aprendiendo magia. Además de sus Disciplinas, practican una forma de Taumaturgia conocida como Nahuallotl (en términos de juego, esta senda es idéntica a la
Senda de la Sangre, que se encuentra en la pág. 213, aunque para aprenderla tienen que pagar los costes de las Disciplinas no de Clan).

Apodo: Jaguares.

Disciplinas: Ofuscación, Presencia, Protean.

Debilidad: La Debilidad de los Tlacique es una de las pocas formas de trazar su linaje hasta los Setitas. Como los Seguidores de Set (ver pág. 65), sufren dos niveles de Salud de daño adicionales debido a la luz solar, y un dado de penalización a todas las tiradas cuando están expuestos
a alguna luz brillante de cualquier clase.

Cita: Un corazón para que salga el Sol. La sangre del corazón para nutrir al Sol durante su sueño nocturno. Has sido bendecido: vas a proporcionar ambas cosas.

Mas Información -> https://www.oscurossecretos.com.ar/hechiceria-hahuallotl

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

2 comentarios:

  1. Pingback: Hechiceria Hahuallotl « Secretos Oscuros

  2. e leido libros de este tipo y me suena muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.