Introducción y Preguntas Frecuentes.

Por lo tanto, con la misma necesidad con la que la piedra cae a tierra, el lobo hambriento hunde sus colmillos en la carne de su presa sin la posibilidad del conocimiento de que él mismo es el destruido al igual que el destructor. –Schopenhauer Etiquetas: Vampiro La Mascarada

Continuar Leyendo…