Auspicios

El Primer Cambio es un acontecimiento en si mismo, pro acarrea mucho más de lo que puede o verse o creerse a simple vista. La fase la luna bajo la que se produce este cambio marca la Uratha para siempre, se convierte en el auspicio que regirá su vida a partir de ese momento. Los cinco rostros de Madre Selene son cinco dones que esta tiene para sus hijos…Rahu: Luna Llena, guerrero

El auspicio Rahu es, técnicamente, una bendición, pero pocos hombres lobo lo consideran algo benigno, puesto que le don de la luna llena es la furia sin sentido. Cuando el rostro de Selene está lleno, el mundo espiritual es más peligroso. La ira de la luna satura el páramo espiritual, haciendo a los espíritus más agresivos y volátiles. Los hombres lobo encuentran más difícil resistirse a sus impulsos agresivos, y los Exiliados que pasan su Primer Cambio bajo la luna llena se convertirán en guerreros temerarios y violentos.
A pesar del poder de la furia que los llena, un autentico Rahu no es un loco asesino sin más, y no debería ser etiquetado como un “descerebrado”. Muchos son líderes de reconocido prestigio en el campo de batalla, el culmen de las habilidades de combate de su manada. Algunos son tácticos solventes, que destacan en los aspectos mentales de la senda del guerrero. Todos, a través de sus respectivos papeles, tratan de dominar sus impulsos violentos, purgando las impurezas de sus almas.

El rol del Rahu en la manada resulta obvio. Será el guerrero más capaz, el primero en conducir l lucha hasta el enemigo y el último en retirarse. Una manada con un Rahu fuerte está mucho mejor preparado para sobrevivir a los peligros de los mundos espiritual y físico por igual, puesto que no solo presta su fuerza en la batalla sino que también reconoce las debilidades del enemigo. Una manada que carece de un Luna Llena ha de ser cuidadoso con las luchas en las que se mete, ya que carece de un guerrero con al fortaleza suficiente en el que confiar en todas las situaciones.

Renombre primario: Pureza

Especialidad en Habilidades: Pelea, Intimidación, Supervivencia.

Lista de Dones: Dominación, Luna Llena, Fuerza.

Habilidad de Auspicio: Ojo del guerrero. Una vez por sesión, un Rahu puede tratar de “leer” a un enemigo, determinando así quien es el mejor guerrero. El jugador tira Astucia + Instinto Primario; los éxitos indican que el hombre lobo apenas puede decir si la amenaza es más fuerte o más débil que él, mientras que un éxito excepcional garantiza más entendimiento de la comparación entre ambos (“es mucho más poderoso que yo”). Un fallo dramático indica que el personaje juzga erróneamente a su objetivo. El ojo del guerrero tiene en cuenta solo las habilidades que podrían contar en una lucha directa. Un hombre lobo podría leer que un vampiro asesino es “débil”, incluso aunque l vampiro resultara mucho más mortal en caso de poder elegir el momento del combate.

El Cambio: Cuando un Rahu cambia por primera vez, termina cubierto de sangre, con la luna llena ardiendo furiosa, el rostro de Selene la Destructora. Muchos Rahu afrontan nuevas vidas con las marcas de sangre de sus seres queridos en sus garras; un horrible recordatorio de su primera noche como hombres lobo.

Cita: Es demasiado tarde. Si alguna vez hubiera habido esperanza para ti, uno de mis amigos estaría aquí, tratando de ayudarte a recuperar lo que queda de tu maltrecha alma. Pero no están mis amigos… estoy yo. Igual te gustaría cerrar los ojos. Lo hará más fácil.

Cahalith: Luna Gibosa, Visionario

A partes iguales sacerdote e historiador, oráculo y convocador de guerra, el Cahalith es la voz de Selene. Ser un Cahalith implica resultar acosado por los sueños de uno, sentir cosas sobrenaturales, y tener el alma ardiendo constantemente con los pensamientos e impulsos que exigen ser expresados. Selene inspira la musa en aquellos que cambian bajo la luna gibosa, aunque se trata de un patrón exigente. Los Cahalith suelen ser artistas o músicos de algún tipo tras su cambio, pero no por elección en la mayoría de los casos. Necesitan una vía de escape para as visiones que Selene les envía, o acabarían locos.

En un contexto mayor, dentro de la sociedad Exiliada, los Cahalith conservan los fragmentos dispersos de la cultura de los hombres lobo. Son los que recuerdan las leyendas de antaño y las baladas. También son los que miran hacia el futuro, capaces de encontrar respuestas a los problemas del mañana en las historias del ayer. Incuso los Cahalith que no poseen un autentico talento para componer canciones, contar historias o crear arte, encuentran medios para expresarse a través de sus aullidos. Se dice que nada s más conmovedor que el aullido de un Cahalith. Y también, que incluso os hombres lobo de las Tribus Puras se detienen por un momento cuando escuchan el eco del aullido de un Cahalith resonar bajo el cielo.

Dentro de la manada, el Cahalith suele ser el receptáculo del conocimiento del que los demás carecen. Aunque el Ithaeur comprende el mundo espiritual, el Elodoth aprende a juzgar los corazones y el Rahu domina el arte de la guerra, el Cahalith proporciona información sobre casi cualquier cosa. El Cahalith, además, es el alma de la manada, ya que inspira a sus compañeros a luchar de forma más feroz o mantenerse en pie. Al contrario, una manada que carece de un Cahalith ha de trabajar duramente para descubrir información de relevancia sobre todo lo que respecta a viejas leyendas. Sin un Cahalith, una manada ha de luchar con menos fuerza y celo; no hay nadie que les recuerde con palabras y aullidos por que luchan.

Renombre primario: Gloria

Especialidad en Habilidades: Pericias, Expresión, Persuasión.

Lista de Dones: Luna Gibosa, Inspiración, Conocimiento

Habilidad de Auspicio: Sueños proféticos. Una vez por historia, el jugador puede preguntar al Narrador acerca de un sueño profético, que deberá proporcionar una pista sobre los desafíos a los que se enfrenta el Cahalith. El Cahalith debe dormir al menos cuatro horas para tener este sueño revelador. El sueño siempre se encuentra velado mediante el simbolismo, simbolismo que ha de ser interpretado por el jugador. El Cahalith gana de forma automática un dado en las tiradas de Ocultismo realizadas para interpretar profecías o solventar enigmas.

El Cambio: el don de Selene para los Cahalith es el de la visión, pero en el Primer Cambio, esta visión es abrumadora. El asalto de olores, sonidos, texturas, sabores, colores y otros estímulos, a menudo es bastante para hacer que alguien pierda el control. En otros casos, el hombre lobo experimenta visiones de lo inmaterial (parte alucinaciones, parte profecías del mundo espiritual). De forma habitual, el Cahalith se ve impulsado a aullar alto y de manera sostenida, para así expresar su miedo, confusión y maravilla, lo que pude conducir a otros hombres lobo hacia él.

Cita: ¡Alzad las voces! ¡Que el cielo retumbe! ¡Aullad vuestra ira, vuestro pesar, vuestra añoranza, vuestra esperanza! ¡Gritad a la gran Selene, y dejad que oiga que sus hijos siguen siendo fuertes!

Elodoth: Media Luna, Caminante Entre Sendas

El media luna se mantiene en equilibrio, y el equilibrio es el Don de Selene para los Elodoth. Aquellos que cambian bajo la media luna son tocados por la dualidad, y extraen fuerza de esa dicotomía. Los Elodoth son jueces y verdugos, capaces de situarse a ambos lados del argumento y capacitados para actuar como la voz de la ley. También son los enviados al mundo espiritual, puesto que pueden encontrarse con los espíritus a mitad de camino y negociar con ellos.

Todos los hombres lobo viven en el filo, entre el lobo y el hombre, materia y espíritu, pero un Elodoth es bien conciente de ello. Esta existencia precaria influencia a un Elodoth para hacer lo que puede en su intención de conservar el equilibrio. Un media luna pude pasar su vida tanto en forma humana como en forma de lobo. Puede sentirse compelido a visitar el mundo espiritual después de un periodo prolongado en el mundo físico.

El Elodoth asume un importante papel en la manada. Puede entender la salvaje pasión y la rabia de un Rahu y del Cahalith, así como e misticismo del Ithaeur, y la conducta reservada del Irraka. A menudo juega el rol de abogado del diablo dentro de la manada, cuestionándose las decisiones del alfa (cuando no al propio alfa) si su perspectiva por ambas partes revela otra posible solución. No obstante, el Elodoth sabio se toma su papel como algo muy serio, y no abusa de su privilegio; un baño de sangre no es el mejor momento para desafiar la autoridad. La perspectiva del Media Luna sobre ambos lados de una situación dada ayuda a elegir el curso de acción más adecuado, no el contrario al que se haya elegido, ya sea correcto o erróneo.

Renombre primario: Honor

Especialidad en Habilidades: Empatía, Investigación, Política

Lista de Dones: Media Luna, Perspicacia, Protección

Habilidad de Auspicio: Enviado espiritual. Un Elodoth gana, de forma automática, dos dados en las tiradas de Empatía, Expresión, Persuasión, o Política realizadas cuando negocia con espíritus. Esta bonificación no se aplica a las tiradas efectuadas para amenazar o intimidar a los espíritus. Se espera que el Elodoth ofrezca las palabras adecuadas y utilice la diplomacia, demostrando así su habilidad para percibir la situación desde el ámbito espiritual.

El Cambio: durante el Cambio, el hombre lobo podría darse cuenta de repente de que es conciente de que algo malo sucede a su alrededor, y tratar de arreglarlo lo mejor que pueda. En su confusión, sin embargo, el Elodoth no puede decir con exactitud lo que trata de arreglar o la razón de ellos. Quizá se dedique a destrozar el asfalto y dejar a tierra la descubierto en un intento inconciente para equilibrar las energías de la naturaleza y la humanidad. Podría cambiar entre forma humana y lupina de manera sucesiva hasta pasara a Gauru. Pocos Elodoth consiguen “arreglar” algo durante el delirio del Primer Cambio, pero eso no les detiene en su esfuerzo… a veces al coste de gente poco afortunada que se cruza en su camino.

Cita: “Respeta a tu presa”. No solo es un conjunto de palabras. S una ley escrita en nuestros corazones animales, a la que nuestras bocas humanas han dado forma. Somos mejores que lobos, por que podemos imponernos a nuestros instintos, porque no tenemos que matar cuando no hay necesidad. Así que deja marchar a esa chica, o responderás ante mí.

Ithaeur: Luna Creciente, Maestro Espiritual

La luna creciente es el auspicio del chamán, el que habla con los espíritus, o el cazador de espíritus. Cuando Selene resulta apenas visible, es el oráculo luna, la diosa patrona del misticismo. La luna creciente marca a los Exiliados que cambian ajo ella con perspicacia mística y cierta conexión con el mundo espiritual. Aun así, de la misma forma que la luna creciente arroja la luz suficiente para iluminar, el Ithaeur posee el conocimiento necesario para meterse en problemas.

Tratar con espíritus es algo peligroso n cualquier circunstancia. El Ithaeur está equipado par encarar el desafío, pero también se ve agobiado con el deber de hacerlo. El Ithaeur ha de continuar por al senda del chamán más lejos que cualquier otro hombre lobo. No puede alejarse de los aspectos más aterradores de la interacción espiritual o ignorar lugares donde el mundo espiritual supura y se encuentra enfermo. Cualquiera perteneciente al Pueblo pude interactuar con espíritus relativamente amistosos, pero el Ithaeur es el único que debe tratar de someter a los más maliciosos y venenosos.

El Ithaeur es la autoridad final en todo lo que respecta al mundo espiritual. Guía cualesquiera viajes hacia la Sombra y usa sus poderes para dominar los espíritus cuando las negociaciones del Elodoth fracasan. También es un artesano de los fetiches y, probablemente, conozca más ritos que sus compañeros de manada. Una manada sin un Ithaeur se encuentra en desventaja cuando trata con espíritus, sobre todo con los especialmente agresivos. Aunque todos los hombres lobo pueden relacionarse con los espíritus hasta cierto punto, el mundo que habitan es lo suficientemente hostil como para que una manada se aproveche de cualquier ventaja que pueda encontrar.

Renombre primario: Sabiduría

Especialidad en Habilidades: Trato con Animales, Medicina, Ocultismo

Lista de Dones: Luna Creciente, Elemental, Forma

Habilidad de Auspicio: Maestro ritual. Los Ithaeur adquieren el rasgo de Rituales y ritos a un coste reducido de puntos de experiencia. Cuando se compran ritos, un Ithaeur paga la nueva puntuación x4 en puntos de experiencia (en lugar de a nueva puntuación x 5).un Ithaeur que compre ritos con puntos de experiencia necesita gastar un número de puntos de experiencia equivalentes a los círculos de rito (en lugar de sus círculos de rito x 2).

El Cambio: para un Ithaeur, el Primer Cambio es una revelación, puesto que será conciente de improvisto del mundo espiritual que le rodea. Los espíritus atrapados en el mundo físico se pueden ver atraídos hacia él, o quizá sea él quien mire a través de la Celosía para ser testigo del reino Sombra de primera mano. Una espíritu poderoso podría darse cuenta y decidir terminar con el Ithaeur antes de que crezca y sea un autentica amenaza. Las cosas que un nuevo Ithaeur ve durante su Primer Cambio le pueden perseguir durante el resto de su vida, pero también le proporcionan la motivación necesaria para ser fiel a su auspicio.

Cita: No puedes olerlo ¿Verdad? La calle sangra aquí, y su herid está infectada. Hemos de extirpar. Actuar rápido. Romper el cristal de aquellas farolas. Debes cegarlo antes de que me ponga con ello.

Irraka: Luna Nueva, Cazador

Aquellos que cambian bajo la luna nueva son extraños e impredecibles: Exiliados sin luna, sin estrella que les guíe. La bendición de Selene para los Irraka es la habilidad de caminar sin ser vistos, el don del engaño.

Dentro de la manada, el Irraka es el explorador, el primero en seguir el rastro y el primero en divisar a la presa. Las bendiciones del sigilo y del subterfugio permiten a los exiliados sin luna ir tras una persona o investigar una zona con más facilidad que al resto de sus compañeros de manada. Son los hombres lobo que cazan sin aullar, u matan con un mordisco silencioso dirigido a la garganta.

No obstante, a pesar de esto, no son lobos solitarios. Pueden actuar al margen de l manada durante la caza, pero siguen vinculados a la mentalidad de manada tanto como el resto de los hombres lobo. El auspicio sin luna parece tener un toque menor de Selene, y un gran número de Irraka se ven a si mismos como “humanos” en el fondo, más que los hombres lobo de otros auspicios. No obstante, incluso si a veces deciden caminar en solitario entre los rebaños humanos, su lugar esta junto a su manada.

El Irraka suele ser maestro del arte del embaucamiento, aunque no con la intención de resultar gracioso. Sus artes buscan otro objetivo: engañar a un enemigo o mejorar la reputación de su manada. Suelen ser los que más frecuentemente reciben el encargo de mantener l secreto de la existencia del Pueblo dejando pistas falsas y embaucando a los humanos de la zona.

Renombre primario: Maña

Especialidad en Habilidades: Juegos de manos, Sigilo, Subterfugio.

Lista de Dones: Evasión, Luna Nueva, Sigilo

Habilidad de Auspicio: Sentido del explorador. Como exploradores de los Exiliados, los Irraka no tiene problemas a la hora de reconocer donde se ejerce la influencia espiritual. Los Irraka reciben dos dados extra en las tiradas para mirar de un mundo al otro o para percibir espíritus efímeros o en la tirada para determinar en qué dirección se alza un locus dentro de su área de influencia.

El Cambio: un Irraka podría ser inundado por un furia homicida, y dedicarse a reducir a jirones todo lo que encuentre en su camino, o tal vez ser superado por el mido, y tratar de evitar el contacto con todo el mundo. La única nota en común es la de que el Primer Cambio de un Irraka hace que el instinto de ocultarse o moverse en silencio se imponga al resto, y muchos Irraka lo utilizan para protegerse durante la noche del Cambio.

Cita: Creías que no había ninguno de los nuestros en al ciudad ¿verdad? Supongo que no sabes mucho sobre los hombres lobo, y tampoco tienes mucho tiempo para aprender. Escucha. Mis amigos están en la entrada.