Curaferrum, Castellano y Escalador de la Piramide

Podría decirse que Curaferrum es un recién llegado tanto a las filas de los magi como de los Cainitas. Por medio de un excelente instinto para la política y una energía incombustible, ha ido amasando poder dentro de Ceoris.Habitantes de Ceoris: Curaferrum, Castellano y Escalador de la Piramide.
Nació cerca de Minsk en 1098, como Yan, hijo de Symon. Su padre era granjero pero su hermano Frantsyk, mucho mayor, se había convertido en un vendedor…

Trasfondo: Podría decirse que Curaferrum es un recién llegado tanto a las filas de los magi como de los Cainitas. Por medio de un excelente instinto para la política y una energía incombustible, ha ido amasando poder dentro de Ceoris.

Nació cerca de Minsk en 1098, como Yan, hijo de Symon. Su padre era granjero pero su hermano Frantsyk, mucho mayor, se había convertido en un vendedor ambulante. El hermano de Yan viajaba por todo el este de Europa vendiendo reliquias sagradas (pocas de ellas auténticas) a los nobles adinerados. Ante la poco halagüeña perspectiva de una vida entre cerdos y gallinas, Yan decidió seguir los pasos, en apariencia prometedores de su hermano. Mientras redactaba su lista de mecenas, se dieron cuenta de que un buen número de individuos interesados en huesos se santos y trozos de la cruz verdadera, también estaban dispuestos a comprar otras mercancías exóticas: huevos de cocadriz, cuernos de unicornio y ciertos cristales puros. Tras la muerte de Frantsky en 1125 a manos de los guardias de un cliente al que había engañado, Yan abandonó la falsificación y explotó su talento natural para localizar objetos imbuidos de lo que sus clientes llamaban Vis. En 1128, un cliente le canjeó a Yan cierta información por un puñado de perlas cargadas de Vis. El cliente le habló de una capilla de Transilvania, gobernada por una maga honesta llamada Tosia.

Esa capilla, Umor Mons, aceptaría todo el Vis que Yan pudiera reunir y le recompensaría con creces por ello. Yan acudió a la capilla de Tosia. Llegado el año 1130, convenció a uno de sus magi, Iusta, que lo aceptara como aprendiz. Adoptó el nombre de Curaferrum.

En 1135, los Tzimisce arrasaron Umor Mons y los supervivientes se refugiaron en Ceoris. Allí, el ambicioso Curaferrum, recién elevado a mago de pleno derecho, abandonó a Iusta y a su patrona para cultivar la amistad de Etrius. Ésta acaba de instalarse como timonel de Ceoris y disponía de pocos aliados de confianza. Curaferrum planeaba aconsejar a Etrius, poco disciplinado en ocasiones, sobre la sutileza del gobierno de una capilla. Antes de darse cuenta, se vio respondiendo a una seria de preguntas capciosas que planteó el señor de la capilla a lo largo de varios meses. Etrius, satisfecho con sus respuestas, al parecer, le confió el secreto de los Cainita Tremere.

Curaferrum sintió un nudo en la garganta al conocer la verdad pero, viendo que era la única forma de conseguir más poder dentro de la casa, consintió de inmediato ante la propuesta del Abrazo. Etrius seleccionó como sire del novato a un taumaturgo, ya desaparecido llamado Pervicax y ascendió a castellano a Curaferrum seis años después, en 1146. Malgorzata se opuso al nombramiento con todas sus fuerzas, pero no pudo hacer nada para impedirlo.

Durante las cinco décadas siguientes, Curaferrum no ha dejado de insistir en los privilegios que corresponde como castellano, además de abandonar casi toda cautela a la hora de conservar y aumentar su poder. La facción conspiradora le hace tan poco caso como resulta posible sin incurrir en la ira de Etrius. Tosia considera que es un codicioso sin escrúpulos y se arrepiente de haberle permitido franquear las puertas de Umor Mons. Otros magi mortales lo ven como a un recién llegado arrogante al que el cargo le viene grande. Los aprendices mortales cuentan numerosos chistes a su costa y se mofan de su conducta quisquillosa y desmesurada devoción a las reglas más ridículas. Su arrogancia y su inquebrantable confianza en sí mismo evitan que se dé cuenta de la baja estima en la que lo tienen los residentes de Ceoris. Es demasiado cauto para conspirar por cuenta propia contra sus enemigos dentro de la casa; sólo actuará contra Malgorzata o Jervais si Etrius o Tremere lo aprueban.

Quiere establecerse como algo más que el castellano de Ceoris, y espera demostrar su acuidad política atrayendo a Ceoris a un prestigioso enviado de otro clan.

Aspecto: Curaferrum viste una humilde túnica marrón, igual que Etrius, pero la adorna con pedrería y borde de piel. Se toca con un elaborado sombrero de piel imbricado con símbolos místicos. Pese a su aspecto juvenil, prodiga una larga barba, con la pretensión de resaltar su sabiduría y elevada posición.

Sugerencias de interpretación: No se te cae de la boca la palabra orden. Crees en la pirámide de autoridad decretada por Tremere. Tu deber consiste en meter en vereda a los alborotadores e indisciplinados habitantes de Ceoris, quienes estarían perdidos sin ti. Son todos unos infelices que ya habrían muerto si no te preocupases de hacer cumplir las sabias directrices de Etrius. Algún día se dará cuenta de todo lo que has hecho por ellos, y se pelearán por el derecho a se el primero en darte las gracias. Etrius es un gobernante admirable. Te da igual que se burlen de ti, pero te saca de las casillas que no le muestren a él el debido respeto. Al menos, eso es lo que te gusta creer. Nunca se te pasará por la cabeza traicionar a Etrius o Tremere, eso sería una soberana hipocresía.

Secretos: Una red de sirvientes ghouls informa a Curaferrum. Gracias a ellos, se ha enterado de muchas cosas interesantes acerca de los magi mortales. Sabe que Tosia y los otros magi cristianos se han estado reuniendo en secreto y cuchicheando entre sí con semblante preocupado. También sabe que Biturges lleva siempre encima una carta de alguien, y le pica la curiosidad por saber lo que pone en ella.

Influencia: Curaferrum dirige las actividades de cada noche de Ceoris. En su cargo, ostenta una influencia considerable. Sin embargo, depende por entero de Etrius para conservar el poder, al no haber conseguido que ningún subalterno le profese lealtad a él solo.

Destino: Curaferrum es destituido de su cargo en 1250, cuando Goratriz y Malgorzata le tienden una emboscada a él y a uno de sus aprendices. Acusado de complicidad en un incidente durante el cual un guerrero Gangrel no sólo entra en Ceoris sino que está a punto de llegar hasta la mismísima cámara de Tremere, Curaferrum pasa media década en las mazmorras, sufriendo torturas periódicas. Sin embargo, Ceoris se sume en los altercados y el desorden sinal, por lo que Tremere termina perdonándole su inexistente traición en 1255. Curaferrum sigue ejerciendo de castellano hasta 1476, cuando Virstania conduce a sus adoradas Gárgolas hasta sus aposentos. Las bestias lo inmovilizarán mientras ella bebe la sangre de su corazón como última declaración de desprecio hacia la jerarquía del clan. Ardan el de la Melena Dorada, otrora maes de la pequeña capilla de Praga, ocupa el lugar de Curaferrum como resultado de la rebelión de las Gárgolas.

Clan: Tremere
Sire: Pervicax
Naturaleza: Autócrata
Conducta: Autócrata
Generación: Octava
Abrazo: 1140
Edad aparente: cincuenta y muchos
Físicos: Fuerza 2, Destreza 2, Resistencia 2
Sociales: Carisma 2, Manipulación 4, Apariencia 1
Mentales: Percepción 3, Inteligencia 5, Astucia 3
Talentos: Esquivar 1, Intimidación 2, Liderazgo 3, Subterfugio 3
Técnicas: Herbolaria 4, Armas CC 4
Conocimientos: Academicismo 2, Lingüística (griego, rumano) 2, Medicina 2, Ocultismo 3, Política 2, Ciencia 2, Senescal 3
Disciplinas: Auspex 2, Dominación 2, Taumaturgia 4
Sendas: Senda de la Protección 4, Rego Mágica 3, Rego Motus 2Rego Tempestas 2
Trasfondo: Mentor 4, Criados 5, Posición 4 (entre los Tremere)
Virtudes: Conciencia 2, Autocontrol 3, Coraje 3
Camino: Caballería 6
Fuerza de Voluntad: 7